Acli­ma­tar­se. Ba­res y res­tau­ran­tes re­sis­ten el frío y las res­tric­cio­nes

Fuente: La Nación ~ Apues­tan a vol­ver con­for­ta­bles sus pa­tios, ve­re­das y te­rra­zas en los días per­mi­ti­dos pa­ra atraer clien­tes con es­tu­fas de ex­te­rior, pi­rá­mi­des eléc­tri­cas, man­tas y cor­ti­nas de ca­le­fac­ción

El frío se in­ten­si­fi­ca y los res­tau­ran­tes y ba­res afi­lan sus es­tra­te­gias. Sin po­si­bi­li­dad de aten­der puer­tas aden­tro de­bi­do a las res­tric­cio­nes apli­ca­das pa­ra con­te­ner los con­ta­gios de co­ro­na­vi­rus y con el nue­vo cer­co que im­pli­ca te­ner que ce­rrar los fi­nes de se­ma­na, so­lo que­da apos­tar fuer­te a la acli­ma­ta­ción de ve­re­das, pa­tios, te­rra­zas y bal­co­nes. Por­que si bien el sol oto­ñal del me­dio­día pue­de ser una ca­ri­cia agra­da­ble, con­for­me va ba­jan­do tam­bién lo ha­ce la tem­pe­ra­tu­ra, ahu­yen­tan­do a aque­llos clien­tes que so­lían jun­tar­se a co­mer y to­mar al­go post tra­ba­jo, ha­cia la tar­de­ci­ta. Ni ler­dos ni pe­re­zo­sos, los em­pren­de­do­res gas­tro­nó­mi­cos otra vez le bus­ca­ron la vuel­ta: es­tu­fas de ex­te­rior, pi­rá­mi­des eléc­tri­cas, cor­ti­nas de ca­le­fac­ción y man­tas y pon­chos son al­gu­nas de las es­tra­te­gias que se pu­sie­ron en ór­bi­ta. “Tra­ba­jo por la zo­na del bou­le­vard Ca­se­ros, y me en­can­ta al­mor­zar en al­guno de sus res­tau­ran­tes. Pen­sé que con el frío se iba a cor­tar esa cos­tum­bre, pe­ro va­rios hi­cie­ron in­ver­sio­nes. En Hier­ba­bue­na in­clu­so tu­ve una reunión con ca­fé de por me­dio a la ma­ña­na y la ca­le­fac­ción lo hi­zo sú­per agra­da­ble”, des­cri­be Ma­tías Oba­rrio, un pro­gra­ma­dor que en sus dos días de ofi­ci­na pre­sen­cial si­gue eli­gien­do sa­lir a co­mer pa­ra cor­tar el día. “Ad­qui­ri­mos cin­co es­tu­fas que cu­bren has­ta 6 me­tros de ca­lor ca­da una. Y ade­más, des­de ha­ce unos años ofre­ce­mos pon­chos a nues­tros clien­tes”, des­cri­be Die­go Si­co­li, chef y pro­pie­ta­rio de es­te res­tau­ran­te de co­mi­da sa­lu­da­ble y na­tu­ral. Se­gún cuen­ta, el cam­bio de ac­ti­tud de la gen­te des­de que pu­sie­ron es­ta nue­va tec­no­lo­gía fue no­ta­ble. El mo­de­lo de lla­ma a la vis­ta atrae y com­pi­te co­do a co­do con las me­sas en la lí­nea del sol del me­dio­día. “El úni­co pro­ble­ma que ve­mos es la in­ver­sión que hi­ci­mos, y que no sa­be­mos si vamos a re­cu­pe­rar pron­to, ya que por las res­tric­cio­nes es­ta­mos tra­ba­jan­do con un turno me­nos, el de la no­che”, apun­ta.

El frío se in­ten­si­fi­ca y los res­tau­ran­tes y ba­res afi­lan sus es­tra­te­gias. Sin po­si­bi­li­dad de aten­der puer­tas aden­tro de­bi­do a las res­tric­cio­nes apli­ca­das pa­ra con­te­ner los con­ta­gios de co­ro­na­vi­rus y con el nue­vo cer­co que im­pli­ca te­ner que ce­rrar los fi­nes de se­ma­na, so­lo que­da apos­tar fuer­te a la acli­ma­ta­ción de ve­re­das, pa­tios, te­rra­zas y bal­co­nes. Por­que si bien el sol oto­ñal del me­dio­día pue­de ser una ca­ri­cia agra­da­ble, con­for­me va ba­jan­do tam­bién lo ha­ce la tem­pe­ra­tu­ra, ahu­yen­tan­do a aque­llos clien­tes que so­lían jun­tar­se a co­mer y to­mar al­go post tra­ba­jo, ha­cia la tar­de­ci­ta. Ni ler­dos ni pe­re­zo­sos, los em­pren­de­do­res gas­tro­nó­mi­cos otra vez le bus­ca­ron la vuel­ta: es­tu­fas de ex­te­rior, pi­rá­mi­des eléc­tri­cas, cor­ti­nas de ca­le­fac­ción y man­tas y pon­chos son al­gu­nas de las es­tra­te­gias que se pu­sie­ron en ór­bi­ta. “Tra­ba­jo por la zo­na del bou­le­vard Ca­se­ros, y me en­can­ta al­mor­zar en al­guno de sus res­tau­ran­tes. Pen­sé que con el frío se iba a cor­tar esa cos­tum­bre, pe­ro va­rios hi­cie­ron in­ver­sio­nes. En Hier­ba­bue­na in­clu­so tu­ve una reunión con ca­fé de por me­dio a la ma­ña­na y la ca­le­fac­ción lo hi­zo sú­per agra­da­ble”, des­cri­be Ma­tías Oba­rrio, un pro­gra­ma­dor que en sus dos días de ofi­ci­na pre­sen­cial si­gue eli­gien­do sa­lir a co­mer pa­ra cor­tar el día. “Ad­qui­ri­mos cin­co es­tu­fas que cu­bren has­ta 6 me­tros de ca­lor ca­da una. Y ade­más, des­de ha­ce unos años ofre­ce­mos pon­chos a nues­tros clien­tes”, des­cri­be Die­go Si­co­li, chef y pro­pie­ta­rio de es­te res­tau­ran­te de co­mi­da sa­lu­da­ble y na­tu­ral. Se­gún cuen­ta, el cam­bio de ac­ti­tud de la gen­te des­de que pu­sie­ron es­ta nue­va tec­no­lo­gía fue no­ta­ble. El mo­de­lo de lla­ma a la vis­ta atrae y com­pi­te co­do a co­do con las me­sas en la lí­nea del sol del me­dio­día. “El úni­co pro­ble­ma que ve­mos es la in­ver­sión que hi­ci­mos, y que no sa­be­mos si vamos a re­cu­pe­rar pron­to, ya que por las res­tric­cio­nes es­ta­mos tra­ba­jan­do con un turno me­nos, el de la no­che”, apun­ta.

El frío se in­ten­si­fi­ca y los res­tau­ran­tes y ba­res afi­lan sus es­tra­te­gias. Sin po­si­bi­li­dad de aten­der puer­tas aden­tro de­bi­do a las res­tric­cio­nes apli­ca­das pa­ra con­te­ner los con­ta­gios de co­ro­na­vi­rus y con el nue­vo cer­co que im­pli­ca te­ner que ce­rrar los fi­nes de se­ma­na, so­lo que­da apos­tar fuer­te a la acli­ma­ta­ción de ve­re­das, pa­tios, te­rra­zas y bal­co­nes. Por­que si bien el sol oto­ñal del me­dio­día pue­de ser una ca­ri­cia agra­da­ble, con­for­me va ba­jan­do tam­bién lo ha­ce la tem­pe­ra­tu­ra, ahu­yen­tan­do a aque­llos clien­tes que so­lían jun­tar­se a co­mer y to­mar al­go post tra­ba­jo, ha­cia la tar­de­ci­ta. Ni ler­dos ni pe­re­zo­sos, los em­pren­de­do­res gas­tro­nó­mi­cos otra vez le bus­ca­ron la vuel­ta: es­tu­fas de ex­te­rior, pi­rá­mi­des eléc­tri­cas, cor­ti­nas de ca­le­fac­ción y man­tas y pon­chos son al­gu­nas de las es­tra­te­gias que se pu­sie­ron en ór­bi­ta. “Tra­ba­jo por la zo­na del bou­le­vard Ca­se­ros, y me en­can­ta al­mor­zar en al­guno de sus res­tau­ran­tes. Pen­sé que con el frío se iba a cor­tar esa cos­tum­bre, pe­ro va­rios hi­cie­ron in­ver­sio­nes. En Hier­ba­bue­na in­clu­so tu­ve una reunión con ca­fé de por me­dio a la ma­ña­na y la ca­le­fac­ción lo hi­zo sú­per agra­da­ble”, des­cri­be Ma­tías Oba­rrio, un pro­gra­ma­dor que en sus dos días de ofi­ci­na pre­sen­cial si­gue eli­gien­do sa­lir a co­mer pa­ra cor­tar el día. “Ad­qui­ri­mos cin­co es­tu­fas que cu­bren has­ta 6 me­tros de ca­lor ca­da una. Y ade­más, des­de ha­ce unos años ofre­ce­mos pon­chos a nues­tros clien­tes”, des­cri­be Die­go Si­co­li, chef y pro­pie­ta­rio de es­te res­tau­ran­te de co­mi­da sa­lu­da­ble y na­tu­ral. Se­gún cuen­ta, el cam­bio de ac­ti­tud de la gen­te des­de que pu­sie­ron es­ta nue­va tec­no­lo­gía fue no­ta­ble. El mo­de­lo de lla­ma a la vis­ta atrae y com­pi­te co­do a co­do con las me­sas en la lí­nea del sol del me­dio­día. “El úni­co pro­ble­ma que ve­mos es la in­ver­sión que hi­ci­mos, y que no sa­be­mos si vamos a re­cu­pe­rar pron­to, ya que por las res­tric­cio­nes es­ta­mos tra­ba­jan­do con un turno me­nos, el de la no­che”, apun­ta.

El frío se in­ten­si­fi­ca y los res­tau­ran­tes y ba­res afi­lan sus es­tra­te­gias. Sin po­si­bi­li­dad de aten­der puer­tas aden­tro de­bi­do a las res­tric­cio­nes apli­ca­das pa­ra con­te­ner los con­ta­gios de co­ro­na­vi­rus y con el nue­vo cer­co que im­pli­ca te­ner que ce­rrar los fi­nes de se­ma­na, so­lo que­da apos­tar fuer­te a la acli­ma­ta­ción de ve­re­das, pa­tios, te­rra­zas y bal­co­nes. Por­que si bien el sol oto­ñal del me­dio­día pue­de ser una ca­ri­cia agra­da­ble, con­for­me va ba­jan­do tam­bién lo ha­ce la tem­pe­ra­tu­ra, ahu­yen­tan­do a aque­llos clien­tes que so­lían jun­tar­se a co­mer y to­mar al­go post tra­ba­jo, ha­cia la tar­de­ci­ta. Ni ler­dos ni pe­re­zo­sos, los em­pren­de­do­res gas­tro­nó­mi­cos otra vez le bus­ca­ron la vuel­ta: es­tu­fas de ex­te­rior, pi­rá­mi­des eléc­tri­cas, cor­ti­nas de ca­le­fac­ción y man­tas y pon­chos son al­gu­nas de las es­tra­te­gias que se pu­sie­ron en ór­bi­ta. “Tra­ba­jo por la zo­na del bou­le­vard Ca­se­ros, y me en­can­ta al­mor­zar en al­guno de sus res­tau­ran­tes. Pen­sé que con el frío se iba a cor­tar esa cos­tum­bre, pe­ro va­rios hi­cie­ron in­ver­sio­nes. En Hier­ba­bue­na in­clu­so tu­ve una reunión con ca­fé de por me­dio a la ma­ña­na y la ca­le­fac­ción lo hi­zo sú­per agra­da­ble”, des­cri­be Ma­tías Oba­rrio, un pro­gra­ma­dor que en sus dos días de ofi­ci­na pre­sen­cial si­gue eli­gien­do sa­lir a co­mer pa­ra cor­tar el día. “Ad­qui­ri­mos cin­co es­tu­fas que cu­bren has­ta 6 me­tros de ca­lor ca­da una. Y ade­más, des­de ha­ce unos años ofre­ce­mos pon­chos a nues­tros clien­tes”, des­cri­be Die­go Si­co­li, chef y pro­pie­ta­rio de es­te res­tau­ran­te de co­mi­da sa­lu­da­ble y na­tu­ral. Se­gún cuen­ta, el cam­bio de ac­ti­tud de la gen­te des­de que pu­sie­ron es­ta nue­va tec­no­lo­gía fue no­ta­ble. El mo­de­lo de lla­ma a la vis­ta atrae y com­pi­te co­do a co­do con las me­sas en la lí­nea del sol del me­dio­día. “El úni­co pro­ble­ma que ve­mos es la in­ver­sión que hi­ci­mos, y que no sa­be­mos si vamos a re­cu­pe­rar pron­to, ya que por las res­tric­cio­nes es­ta­mos tra­ba­jan­do con un turno me­nos, el de la no­che”, apun­ta.

Otra va­rian­te uti­li­za­da y que co­mien­za a ver­se mu­cho en las ca­lles por­te­ñas son las pi­rá­mi­des eléc­tri­cas de ca­lor, que se al­zan co­mo tó­tems y ca­le­fac­cio­nan va­rias me­sas a su al­re­de­dor. Es lo que ha im­ple­men­ta­do Osa­ka en sus lo­ca­les de Pa­ler­mo y Puer­to Ma­de­ro, don­de tie­nen es­pa­cios am­plios al ai­re li­bre. Pa­ra incentivar su uso y el con­su­mo ade­más se­du­cen con pro­pues­tas co­mo el Oza­ka­ya Hour a par­tir de las 16 del vier­nes en Puer­to Ma­de­ro, con DJ in­vi­ta­dos in­clui­dos, o el brunch nik­kei en am­bos lo­ca­les.

Otra va­rian­te uti­li­za­da y que co­mien­za a ver­se mu­cho en las ca­lles por­te­ñas son las pi­rá­mi­des eléc­tri­cas de ca­lor, que se al­zan co­mo tó­tems y ca­le­fac­cio­nan va­rias me­sas a su al­re­de­dor. Es lo que ha im­ple­men­ta­do Osa­ka en sus lo­ca­les de Pa­ler­mo y Puer­to Ma­de­ro, don­de tie­nen es­pa­cios am­plios al ai­re li­bre. Pa­ra incentivar su uso y el con­su­mo ade­más se­du­cen con pro­pues­tas co­mo el Oza­ka­ya Hour a par­tir de las 16 del vier­nes en Puer­to Ma­de­ro, con DJ in­vi­ta­dos in­clui­dos, o el brunch nik­kei en am­bos lo­ca­les.

En tan­to ha­cia Ca­sa Ca­via la apues­ta pa­ra ame­ni­zar su pa­tio es una cor­ti­na de ca­le­fac­ción eléc­tri­ca a lo lar­go de la ga­le­ría y la pér­go­la trans­pa­ren­te y “setas de ca­lor” en el es­pa­cio del jar­dín. “Fui a to­mar el té con ami­gas la se­ma­na pa­sa­da y la ver­dad es que es­tu­vo sú­per bien la tem­pe­ra­tu­ra. In­clu­so nos que­da­mos has­ta que ca­yó el sol”, ilus­tra Sa­bri­na Pi­co, di­se­ña­do­ra. Es­te mis­mo sis­te­ma de cor­ti­na se apli­ca en Vi­co Wi­ne Bar. Si bien ins­ta­la­do des­de su mis­ma aper­tu­ra, es por es­tos días cuan­do más se amor­ti­za, per­mi­tien­do uti­li­zar la to­ta­li­dad de su vereda pa­ra sen­tar­se a dis­fru­tar de su pro­pues­ta de vi­nos por co­pa jun­to a ta­blas de que­sos y fiam­bres o al­gún pla­to más ge­ne­ro­so de la car­ta. Mien­tras que las setas de ca­lor eléc­tri­cas tam­bién se apli­can en Le Rê­ve, un sim­pá­ti­co bis­tró en una ocha­va pa­ler­mi­ta­na idó­nea pa­ra ma­ri­dar tra­gos de au­tor con pla­tos de la co­ci­na fran­ce­sa.

Va­rian­tes sus­ten­ta­bles

A la vis­ta de los au­men­tos de ta­ri­fas de los ser­vi­cios tam­bién sur­gie­ron al­gu­nas im­ple­men­ta­cio­nes más sus­ten­ta­bles, que re­em­pla­zan o acom­pa­ñan las va­rian­tes eléc­tri­cas o a gas. Así su­ce­de en Aram­bu­ru, que atien­de en la vereda del pin­to­res­co Pa­sa­je del Co­rreo, en Re­co­le­ta. Lo ha­ce me­dian­te ca­le­fac­to­res sus­ten­ta­bles Ofen, que tra­ba­jan con ener­gía renovable uti­li­zan­do pe­llets, un ase­rrín se­co y pren­sa­do. Con esa ayu­da pue­den se­guir sir­vien­do el me­nú de­gus­ta­ción del chef Gon­za­lo Aram­bu­ru en to­do su es­plen­dor y pa­ra unos 20 co­men­sa­les, da­do el es­pa­cio.

Los ce­rra­mien­tos mó­vi­les son otra al­ter­na­ti­va que so­lo con­tem­pla el cos­to ini­cial de su com­pra, y por en­de re­sul­ta muy atrac­ti­va pa­ra ase­gu­rar el uso del es­pa­cio ex­te­rior, en al­gu­nos ca­sos in­clu­so per­mi­tien­do ha­cer­lo ba­jo una llu­via le­ve. En Fa­yer, re­co­no­ci­do por sus pla­tos de la co­ci­na is­rae­líar­gen­ti­na, los ca­len­ta­do­res que se ubi­ca­ron con­vi­ven con los ce­rra­mien­tos y som­bri­llas que per­mi­tie­ron ex­ten­der la ex­pe­rien­cia a la vereda. De es­ta for­ma, desa­yu­nos, al­muer­zos y ta­peos y tés de la tar­de pue­den ha­cer­se sin im­por­tar las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. “La gen­te se es­tá adap­tan­do muy bien y en for­ma muy pro­li­ja, res­pe­tan­do los tur­nos du­ran­te el día. In­clu­so hay quie­nes nos dan el feed­back de que les re­sul­ta más po­si­ti­vo y sano sa­lir de día a co­mer, y apro­ve­chan nues­tras op­cio­nes de ca­fe­te­ría y al­muer­zo”, de­ta­lla Ale­jan­dro Pi­tashny, so­cio del em­pren­di­mien­to.

Los ce­rra­mien­tos mó­vi­les son otra al­ter­na­ti­va que so­lo con­tem­pla el cos­to ini­cial de su com­pra, y por en­de re­sul­ta muy atrac­ti­va pa­ra ase­gu­rar el uso del es­pa­cio ex­te­rior, en al­gu­nos ca­sos in­clu­so per­mi­tien­do ha­cer­lo ba­jo una llu­via le­ve. En Fa­yer, re­co­no­ci­do por sus pla­tos de la co­ci­na is­rae­líar­gen­ti­na, los ca­len­ta­do­res que se ubi­ca­ron con­vi­ven con los ce­rra­mien­tos y som­bri­llas que per­mi­tie­ron ex­ten­der la ex­pe­rien­cia a la vereda. De es­ta for­ma, desa­yu­nos, al­muer­zos y ta­peos y tés de la tar­de pue­den ha­cer­se sin im­por­tar las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. “La gen­te se es­tá adap­tan­do muy bien y en for­ma muy pro­li­ja, res­pe­tan­do los tur­nos du­ran­te el día. In­clu­so hay quie­nes nos dan el feed­back de que les re­sul­ta más po­si­ti­vo y sano sa­lir de día a co­mer, y apro­ve­chan nues­tras op­cio­nes de ca­fe­te­ría y al­muer­zo”, de­ta­lla Ale­jan­dro Pi­tashny, so­cio del em­pren­di­mien­to.

Otro es­pa­cio que re­cu­rrió a es­tos ce­rra­mien­tos mó­vi­les y tol­dos es Ar­de Bra­sas & Co, en Vi­lla Urquiza. Com­ple­men­ta­dos con unos ca­le­fac­to­res que se cuel­gan del te­cho de for­ma que el ca­lor des­cien­da, es­ta es­truc­tu­ra per­mi­te ade­más con­te­ner el vien­to, lo que ge­ne­ra un mi­cro­cli­ma muy agra­da­ble que in­cen­ti­va la es­ta­día. “Así pro­te­ge­mos a los clien­tes de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y tam­bién de las po­si­bles llu­vias”, cuen­ta Ma­xi­mi­li­ano Bart­fled, so­cio ge­ren­te.

Otro es­pa­cio que re­cu­rrió a es­tos ce­rra­mien­tos mó­vi­les y tol­dos es Ar­de Bra­sas & Co, en Vi­lla Urquiza. Com­ple­men­ta­dos con unos ca­le­fac­to­res que se cuel­gan del te­cho de for­ma que el ca­lor des­cien­da, es­ta es­truc­tu­ra per­mi­te ade­más con­te­ner el vien­to, lo que ge­ne­ra un mi­cro­cli­ma muy agra­da­ble que in­cen­ti­va la es­ta­día. “Así pro­te­ge­mos a los clien­tes de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y tam­bién de las po­si­bles llu­vias”, cuen­ta Ma­xi­mi­li­ano Bart­fled, so­cio ge­ren­te.

A al­gu­nos in­clu­so les sir­vió el ges­to pa­ra acen­tuar aún más el es­pí­ri­tu de su pro­pues­ta. Co­mo a Can­ta El Ga­llo, una parrilla en Nor­del­ta que evo­ca el en­can­to cam­pes­tre con su car­ta es­pe­cia­li­za­da en car­nes de no­vi­llos se­lec­cio­na­dos, y que ade­más de con­tar con es­tu­fas a gas y eléc­tri­cas ofre­cen man­tas, cue­ri­tos y ma­tras de cam­po pa­ra quie­nes se quie­ran abri­gar más. Asi­mis­mo, cuen­tan con una me­sa pa­ra 10 per­so­nas que mi­ra a una chi­me­nea gran­de de hie­rro re­ves­ti­do ubi­ca­da en el ex­te­rior. “La lla­ma­mos ‘la ma­te­ra’ y se so­li­ci­ta bas­tan­te por el for­ma­to y el ca­lor de las lla­mas”, cuen­ta Fran­cis­co Pidal, due­ño.

A al­gu­nos in­clu­so les sir­vió el ges­to pa­ra acen­tuar aún más el es­pí­ri­tu de su pro­pues­ta. Co­mo a Can­ta El Ga­llo, una parrilla en Nor­del­ta que evo­ca el en­can­to cam­pes­tre con su car­ta es­pe­cia­li­za­da en car­nes de no­vi­llos se­lec­cio­na­dos, y que ade­más de con­tar con es­tu­fas a gas y eléc­tri­cas ofre­cen man­tas, cue­ri­tos y ma­tras de cam­po pa­ra quie­nes se quie­ran abri­gar más. Asi­mis­mo, cuen­tan con una me­sa pa­ra 10 per­so­nas que mi­ra a una chi­me­nea gran­de de hie­rro re­ves­ti­do ubi­ca­da en el ex­te­rior. “La lla­ma­mos ‘la ma­te­ra’ y se so­li­ci­ta bas­tan­te por el for­ma­to y el ca­lor de las lla­mas”, cuen­ta Fran­cis­co Pidal, due­ño.

Pa­no­ra­ma in­cier­to

Pe­ro aun­que los clien­tes res­pon­den, el pa­no­ra­ma si­gue sien­do bas­tan­te pre­ca­rio pa­ra el sec­tor. Mien­tras en días de mal cli­ma las ven­tas ba­jan un 50%, el he­cho de no po­der

Ma­tías Oba­rrio Pro­gra­ma­dor “Tu­ve una reunión a la ma­ña­na con ca­fé de por me­dio y la ca­le­fac­ción lo hi­zo su­per­agra­da­ble”

Ma­tías Oba­rrio Pro­gra­ma­dor “Tu­ve una reunión a la ma­ña­na con ca­fé de por me­dio y la ca­le­fac­ción lo hi­zo su­per­agra­da­ble”

Ale­jan­dro Pi­tashny SO­CIO EM­PREN­DE­DOR de fa­yer “a mu­cha gen­te le re­sul­ta in­clu­so más pro­li­jo y sano sa­lir a co­mer de día”

Fran­cis­co Pidal due­ño de Can­ta El ga­llo “la ma­te­ra mi­ra a una chi­me­nea de hie­rro re­ves­ti­do en el ex­te­rior, la so­li­ci­tan bas­tan­te por el for­ma­to y el ca­lor de las lla­mas”

Sa­bri­na Pi­co di­se­ña­do­ra “fui con ami­gas a to­mar el té a Ca­sa Ca­via; la cor­ti­na de ca­le­fac­ción ayu­dó a que la tem­pe­ra­tu­ra es­tu­vie­ra bien, nos que­da­mos has­ta que ca­yó el sol”

Sa­bri­na Pi­co di­se­ña­do­ra “fui con ami­gas a to­mar el té a Ca­sa Ca­via; la cor­ti­na de ca­le­fac­ción ayu­dó a que la tem­pe­ra­tu­ra es­tu­vie­ra bien, nos que­da­mos has­ta que ca­yó el sol”

brin­dar el turno no­che y ce­rrar los fi­nes de se­ma­na es un gol­pe de­ma­sia­do fuer­te. So­bre to­do cuan­do, ade­más, han te­ni­do que in­ver­tir en es­te ti­po de im­ple­men­tos pa­ra ha­bi­li­tar es­pa­cios ex­te­rio­res. “Si ya es­tá­ba­mos muy com­pro­me­ti­dos con el pa­go de suel­dos, pro­vee­do­res e im­pues­tos, re­cor­te to­tal de sub­si­dios y aho­ra ba­ja fac­tu­ra­ción, no sa­be­mos có­mo in­ci­di­rá de aquí has­ta que pa­se el in­vierno”, se sin­ce­ra Agus­tín La­to­rre, due­ño de Osa­ka Bue­nos Ai­res, quien ade­más te­me por más res­tric­cio­nes en vis­ta de la se­gun­da ola. Mien­tras que des­de Aram­bu­ru agre­gan que la fal­ta de tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal, gran eje de su pro­pues­ta de me­nú de­gus­ta­ción, es otro pun­to que los su­mer­ge en la in­cer­ti­dum­bre. “Pe­ro co­mo lo hi­ci­mos en to­dos es­tos años, se­gui­mos apos­tan­do”. Re­si­lien­te si lo hay, el ru­bro gas­tro­nó­mi­co con­ti­núa bus­can­do la for­ma de atraer al clien­te y ha­cer­lo sen­tir lo más có­mo­do po­si­ble, in­clu­so de ca­ra al in­vierno. Dón­de ir:

brin­dar el turno no­che y ce­rrar los fi­nes de se­ma­na es un gol­pe de­ma­sia­do fuer­te. So­bre to­do cuan­do, ade­más, han te­ni­do que in­ver­tir en es­te ti­po de im­ple­men­tos pa­ra ha­bi­li­tar es­pa­cios ex­te­rio­res. “Si ya es­tá­ba­mos muy com­pro­me­ti­dos con el pa­go de suel­dos, pro­vee­do­res e im­pues­tos, re­cor­te to­tal de sub­si­dios y aho­ra ba­ja fac­tu­ra­ción, no sa­be­mos có­mo in­ci­di­rá de aquí has­ta que pa­se el in­vierno”, se sin­ce­ra Agus­tín La­to­rre, due­ño de Osa­ka Bue­nos Ai­res, quien ade­más te­me por más res­tric­cio­nes en vis­ta de la se­gun­da ola. Mien­tras que des­de Aram­bu­ru agre­gan que la fal­ta de tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal, gran eje de su pro­pues­ta de me­nú de­gus­ta­ción, es otro pun­to que los su­mer­ge en la in­cer­ti­dum­bre. “Pe­ro co­mo lo hi­ci­mos en to­dos es­tos años, se­gui­mos apos­tan­do”. Re­si­lien­te si lo hay, el ru­bro gas­tro­nó­mi­co con­ti­núa bus­can­do la for­ma de atraer al clien­te y ha­cer­lo sen­tir lo más có­mo­do po­si­ble, in­clu­so de ca­ra al in­vierno. Dón­de ir:

•Aram­bu­ru: im­ple­men­ta­ron ca­le­fac­to­res sus­ten­ta­bles. Vi­cen­te Ló­pez 1661, Re­co­le­ta.

•Ar­de Bra­sas & Co: tie­nen ce­rra­mien­tos mó­vi­les y ca­le­fac­to­res. Dr. Pe­dro Ig­na­cio Ri­ve­ra 4999, Vi­lla Urquiza.

•Can­ta El Ga­llo: a sus es­tu­fas a gas y eléc­tri­cas su­man man­tas, cue­ri­tos, ma­tras y una chi­me­nea. Av. De los La­gos 7010, Nor­del­ta, Ti­gre.

•Ca­sa Ca­via: cuen­tan con una cor­ti­na de ca­le­fac­ción eléc­tri­ca y setas de ca­lor. Ca­via 2985, Pa­ler­mo.

•Fa­yer: tie­nen ce­rra­mien­tos mó­vi­les y ca­len­ta­do­res. Av. Cer­vi­ño 4417, Pa­ler­mo. •Hier­ba­bue­na: ofre­cen es­tu­fas ex­ter­nas y pon­chos. Av. Ca­se­ros 454, San Tel­mo. •Le Rê­ve: cuen­ta con setas de ca­lor. Uriar­te 1901, Pa­ler­mo. •Osa­ka: tie­nen pi­rá­mi­des eléc­tri­cas de ca­lor. So­ler 5608, Pa­ler­mo, y Jua­na Man­so 1164, Puer­to Ma­de­ro. •Vi­co Wi­ne Bar: tie­nen una cor­ti­na eléc­tri­ca. Hon­du­ras 5799, Pa­ler­mo, y Gu­rru­cha­ga 1149, Vi­lla Cres­po.

•Fa­yer: tie­nen ce­rra­mien­tos mó­vi­les y ca­len­ta­do­res. Av. Cer­vi­ño 4417, Pa­ler­mo. •Hier­ba­bue­na: ofre­cen es­tu­fas ex­ter­nas y pon­chos. Av. Ca­se­ros 454, San Tel­mo. •Le Rê­ve: cuen­ta con setas de ca­lor. Uriar­te 1901, Pa­ler­mo. •Osa­ka: tie­nen pi­rá­mi­des eléc­tri­cas de ca­lor. So­ler 5608, Pa­ler­mo, y Jua­na Man­so 1164, Puer­to Ma­de­ro. •Vi­co Wi­ne Bar: tie­nen una cor­ti­na eléc­tri­ca. Hon­du­ras 5799, Pa­ler­mo, y Gu­rru­cha­ga 1149, Vi­lla Cres­po.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.