“Cargados de deudas y con riesgo de más cierres”: así llegan los gastronómicos a las nuevas restricciones

Fuente: Clarín ~ Entre el desconcierto y la angustia, los empresarios gastronómicos se preparan para volver a organizar el total de la venta de sus locales a través del delivery, de aplicaciones y del take away. Esta semana el sector había mantenido reuniones con funcionarios de producción para tomar conocimiento sobre líneas de créditos tendientes a promover la infraestructura en las veredas; calefacción, mesas, sillas, iluminación, toldos, decks de madera, herrería. Pero en cuestión de horas, los sorprendió este regreso a una fase 1, sin la posibilidad de usar los salones y tampoco las veredas. Entienden que esta actividad no ha sido un foco de contagios.

Era en los barrios donde más venían trabajando los locales gastronómicos, cambiando una tendencia histórica; porque hasta el inicio de la pandemia, el movimiento se concentraba en las áreas centrales y en polos, como el de Palermo o el de Caballito, por ejemplo.

“Los bares y restaurantes en barrios son un mojón, son lugares de identificación, de contención. No somos un problema, somos una solución. Es un lugar en donde se puede seguir sosteniendo una actividad económica, en donde no se han generado contagios masivos. La vereda nos permite a nosotros seguir trabajando y a los vecinos poder socializar sin riesgos”, le dijo a este diario Daniel Prieto, presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Café (AHRCC), entidad que representa a unos 10 mil establecimientos y donde estiman cierres de hasta un 40% de los locales

Si bien mantienen un diálogo fluido con las autoridades porteñas, reclaman más asistencia económica, debido a que para muchas pymes gastronómicas ha sido muy complejo acceder al Repro. “El ATP fue la tabla de salvación durante 2020 para pagar los sueldos”, agregó Prieto.

Lorena Fernández, presidenta residente de la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas de la República Argentina (Appyce) resume la crisis de su sector.”Participamos de reuniones con el Ministerio de Desarrollo Productivo y los bancos de Nación y Central, por una línea de crédito para equipamiento en las veredas. De hasta 3 millones, con un año de gracia. Pero esto que se anunció el jueves nos apagó la luz que veíamos a final del túnel. Es un escenario muy complejo. Tenemos que volver a la fase 1, pero cargados de deudas. La preocupación es enorme”, le dijo a Clarín 

Desde la asociación estiman que un 20% de los locales gastronómicos de este rubro cerraron de manera definitiva.

Héctor Yepes es el dueño de Ña Serapia, uno de los locales de empanadas norteñas más famoso de la Ciudad. Después de 58 años frente al Parque Las Heras, está a un paso de cerrar su negocio. “Estoy muy complicado. Hoy me encuentro en esta tremenda situación. Es imposible renegociar el alquiler de mi local, los montos son inaccesibles. Todo se suma, sin ayuda del Estado, estamos sin miras a poder subsistir”, contó. Su local es muy reconocido en el barrio, frecuentado por famosos. Incluso Héctor fue modelo de una de las obras de arte más reconocidas del fotógrafo Marcos López, “El Martir”.

Las pizzerías del centro porteño, entre las más perjudicadas por la pandemia y las restricciones. Desde la cámara que las nuclea dicen que el 20% de los locales cerró para siempre. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi

Las pizzerías del centro porteño, entre las más perjudicadas por la pandemia y las restricciones. Desde la cámara que las nuclea dicen que el 20% de los locales cerró para siempre. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi

“Los Inmortales” atraviesa en este momento “la crisis más inviable que nos haya tocado vivir”, dicen los propietarios de esta marca, también muy famosa. Están facturando al 15% respecto al inicio de la pandemia. No pudieron acceder al Repro: “No estamos en condiciones de afrontar el pago completo de los sueldos de nuestros empleados, quienes han sido parte de nuestra familia hace más de 30 años. Sin la ayuda de los estados, Nacional y de la Ciudad, lamentablemente quedarán muchas familias sin nuestras fuentes de trabajo”, dijeron. Las dos sucursales más complicadas son las que se encuentran sobre avenida Corrientes y la de Lavalle; la de Belgrano subsiste debido al movimiento barrial.

Para las heladerías las nuevas restricciones también siginfican un golpe. "El 70% de las ventas son nocturnas", dicen desde el sector.

Para las heladerías las nuevas restricciones también siginfican un golpe. “El 70% de las ventas son nocturnas”, dicen desde el sector.

Según las últimas estadísticas del sector (de abril), en la pre pandemia había 10.000 locales gastronómicos y 100.000 empleos (65.000 registrados y 35.000 informales, estimados). Pos pandemia: se relevaron 2.000 locales cerrados y 78.000 empleos (50 mil registrados y el resto, informales).

“Entendemos la situación sanitaria, todos la atravesamos; por eso estamos trabajando todas las cámaras gastronómicas para sacar adelante esta situación. Se han conseguido algunas ayudas, como la exención de Ingresos Brutos, pero ante esta situación, vemos que es insuficiente. Además, las pymes enfrentamos las particularidades de cada negocio. Por ejemplo, en el caso de las heladerías, el 70% de las ventas son nocturnas”, advirtió Gabriel Famá, presidente de la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya). Con la llegada del invierno, se suma además la caída estacional en las ventas.

Entre septiembre y febrero los locales tuvieron una exención impositiva de los Ingresos Brutos; medida que se aplica nuevamente desde mayo, por tres meses. Los próximos 9 días serán críticos para el sector, sin embargo, alientan la posibilidad de que una vez transcurrida esta etapa, se los habilite nuevamente a volver a trabajar al menos en las veredas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *