Cómo es el nuevo restaurante “vintage” de barrio Güemes

Fuente: La Voz ~ La propuesta es rendirle culto a platos clásicos de la cocina argentina e internacional, y disfrutarla en un ambiente que valora la buena música y la coctelería.

La buena mesa atraviesa todos los tiempos, básicamente porque no hay quien se resista a una buena ensalada rusa, a unos delicados huevos rellenos, o a un elegante vitel toné con alcaparras. Menos a una pasta bien lograda o un clásico como el lomo a la Wellington. ¡Imposible!

Esa es la filosofía del nuevo restaurante vintage de barrio Güemes: empoderar a los clásicos, ponerlos en el pedestal y disfrutarlos junto a una buena selección de vinos cordobeses y mendocinos, también coctelería y hasta cerveza Heineken y sidra 1882 tiradas de grifo.

Esta propuesta es universal. Atraviesa barrios y ciudades. Los platos y tragos de siempre perduran porque son perfectos y, si alguien los pone en valor y los acompaña con un ambiente apropiado, se genera lo que genera Roxy Demodé: ganas de ir a comer y beber a barrio Güemes.

Las entradas

De aperitivo podemos probar la sidra y disfrutar de algunos bocadillos en la barra, como los arancini (croquetas de risotto), una tablita de quesos, los tostones de toppings variados (todos tentadores), o las albóndigas (cada platito promedia los $ 300).

En cuanto a las entradas probamos y vamos a recomendar una que es para dos personas y se llama Ave Demodé ($ 750). Consiste en un plato de mayonesa de ave, vitel toné de pechuga y huevos rellenos. ¿Qué decir? ¡Es irresistible!

Roxy Demodé, un nuevo restaurante en Gúemes.
Roxy Demodé, un nuevo restaurante en Gúemes.

Cada comensal disfrutará de esos sabores y texturas gloriosas pero lo más importante es que esas sensaciones en la boca traerán recuerdos, que seguramente serán emotivos, porque estas comidas están íntimamente relacionadas a momentos de mucha intensidad familiar.

Acompañamos esta primera parte con un aperitivo clásico: Americano ($400). Consiste en tres partes igual de Campari, Cinzano Rosso y soda. Un señor aperitivo que aquí está primero entre las sugerencias de la primera página de la carta de bebidas. Es decir: es un recomendado de la casa.

El vino

Para acompañar los platos principales pedimos uno de los mejores vinos de la carta y uno de los mejores vinos elaborados en Córdoba. Tiene una relación precio calidad/originalidad inigualable: Indama Rosado de Isabella de la bodega Terra Camiare, de Colonia Caroya ($ 900).

Esta joyita creada por el enólogo Gabriel Campana logra poner en valor a la bastardeada uva Frambua (o Isabella), que es típica de nuestra región. Y lo hace exponiendo bien al frente la fruta roja suave y delicada, con un final de boca que enamora paladares afines al terciopelo vínico.

Los principales

Entre suprema a la Maryland, carré a la ciruela, paella de mariscos o ternera al queso azul con peras caramelizadas, pedimos primero el Raviolón relleno de acelga, ricota, nueces y salsa pomarola ($ 950). Y luego carne: Lomo a la Wellington ($ 1.150).

El raviolón no es un raviol grande como muchos restaurantes creen. El raviolón es un arrollado, una masa estirada, rellena y arrollada que se corta en rodajas que muestran ese relleno, en este caso angelical. Esa verdosa suavidad se combina con una dosis justa de salsa de tomates dulzones. Un amante de la buena pasta sabrá valorar y adorar a este plato.

Roxy Demodé, un nuevo restaurante en Gúemes.
Roxy Demodé, un nuevo restaurante en Gúemes.

Y el segundo no se queda atrás: el Lomo a la Wellington es un plato tradicional de la historia de los restaurantes, de la gastronomía. Se trata de lomo de vaca envuelto en masa rellena, en este caso de un sofrito de champiñones y acelga; es delicioso y se complementa con una salsa de carne que llega aparte para bañar el conjunto que se completa nada menos que con ¡papas al horno!

Baño y postre

En nuestra visita al baño comprobamos orden, equipamiento y limpieza. De regreso tenemos una gran Mousse de chocolate ($ 500) con toques de naranja. Decimos “gran” porque el sabor es delicado y la textura aireada como tiene que ser. El golpe cítrico suma frescura y originalidad.

En fin, Roxy Demodé es una de las grandes aperturas de los últimos meses en Córdoba, un lugar para disfrutar de la gastronomía que por diversas causas (como los hábitos de consumo, los viajes, las modas) ya son difíciles de encontrar. ¡Pero qué buenos que son y qué bien que hace disfrutarlos!

Roxy Demodé

Calificación: muy bueno

Fructuoso Rivera 241, barrio Güemes.

Abierto de miércoles a lunes desde las 19.

Efectivo y tarjetas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.