Cómo es la práctica contra atragantamientos que buscan instalar en los restaurantes

Fuente: El Día ~ Por una ley aprobada en la Legislatura, los locales de comidas deberán exhibir carteles que expliquen cómo proceder en este tipo de emergencias.

Un restaurante de calle 12 que en nuestra ciudad se adelantó a la norma con la maniobra de Heimlich / Roberto Acosta.

La De tanto en tanto, el caso de algún comensal que se atraganta con comida o un niño pequeño que se ahoga al tragar un botón vuelven a convertir en noticia las asfixias por atragantamiento, un tipo de accidente potencialmente fatal. Y aunque no todos los episodios terminen en una tragedia, es habitual que las personas que los presencian se queden muchas veces impávidas porque no saben cómo ayudar.

Frente a esta realidad, la semana pasada la Cámara de Diputados de la Provincia convirtió en ley un proyecto para difundir la maniobra de Heimlich en bares y restaurantes. La iniciativa, impulsada por la diputada Alejandra Lordén, apunta a que todos los locales gastronómicos de la Provincia cuenten con carteles para indicar como se debe proceder en casos así.

“Nos parece muy importante que la comunidad aprenda la maniobra de Heimlich porque hemos tenido casos de gente que murió por atragantamientos con comida en lugares públicos en medio de personas que se le quedaron mirando porque no sabían qué hacer”, explicó ayer la diputada Lordén, quien además de ser médica preside la Comisión de Salud.

EL PROCEDIMIENTO

La maniobra de Heimlich es el procedimiento de primeros auxilios recomendado por los médicos para casos de atragantamientos severos en personas mayores a un año de edad. Se tata de una práctica sencilla pero que tiene una aplicación puntual. “Se la debe hacer sólo si la persona atragantada tiene dificultades para respirar; cuando no es así, lo recomendable es hacerla toser”, explican en el servicio de Emergencias del Hospital San Martín.

El procedimiento consiste en abrazar a la persona atragantada con los dos brazos desde atrás, colocar ambas manos a la altura de su diafragma envolviendo el puño de una con la mano de la otra y comenzar a presionarle el abdomen con movimientos sucesivos empujando hacia arriba para ejercer una presión abdominal que contribuya a la expulsión.

El procedimiento consiste en abrazar a la persona desde atrás y ejercer una presión abdominal

Si bien la mitad de los casos de asfixia por atragantamientos se resuelven espontáneamente, un 85% de los episodios restantes logran ser solucionados gracias a este procedimiento que promovió un médico norteamericano a mediados de la década del setenta.

Como explican en el Servicio de Emergencias del Hospital San Martín, las asfixias por atragantamientos suelen darse por distintas causas según la edad. “Mientras que en adultos ocurren generalmente por huesos de pollos o sandwiches, entre los chicos se dan generalmente por monedas o piezas de juguetes”.

Si bien la mortalidad de estos episodios es baja, ya que según algunas estadísticas rondaría el 4% de los casos, se trata de situaciones que no hay que subestimar. “Lo más importante es advertir la situación de inmediato y tratar de establecer su gravedad. Si la persona está consciente y puede toser, hay que alentarla a que lo haga. Si el grado de obstrucción es mayor y no le permite respirar, entonces lo primero es pedir asistencia al 911 y empezar a practicar la maniobra de Heimlich”, recomiendan en el Hospital San Martín de nuestra ciudad

~ Suscribite aquí para acceder a los beneficios de Info Gastronómica Premium!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *