¿Cómo se prepara la gastronomía frente a la llegada del invierno?

Fuente: Rosario 3 ~ A la llegada del frío, en estos días se suma el incremento pronunciado en los casos de Covid-19 y las restricciones en el horario de funcionamiento de bares y restaurantes, lo que vuelve a poner un manto de incertidumbre sobre el futuro de la gastronomía en la ciudad. Si bien tanto a nivel nacional como provincial se pusieron en marcha una serie de ayudas para el sector, desde la Asociación de Empresarios y Hoteleros Gastronómicos de Rosario (Aehgar) buscan ampliar los beneficios ante un panorama que avecina un descenso en el ritmo de la actividad.

Es por esto que el viernes pasado, desde la entidad mantuvieron una reunión con el secretario de Comercio Interior y Servicios, Juan Marcos Aviano, a quien le fueron presentados una serie de pedidos concretos para asistir al rubro y garantizar que no se pierdan más puestos laborales.

A nivel nacional, las estimaciones oficiales del Indec publicadas recientemente, muestran la pérdida de más de 170 mil puestos de trabajo totales en el sector hotelero gastronómico entre el cuarto trimestre del 2019 y el cuarto trimestre del 2020, lo que significa la destrucción aproximada del 25% del empleo total en este segmento.

El secretario de Aehgar, Alejandro Pastore, precisó, en base a fuentes del Sindicato Uthgra Rosario, que con el inicio de la pandemia en los seis departamentos del sur de Santa Fe se perdieron 4.500 trabajadores de 10.500 que tenía el sector: «El volumen se redujo en un 40%, es un número muy notorio, para ponerlo en dimensión estamos hablando de 40 veces más que los puestos que se pierden con la retirada de Falabella del país».

Pedidos concretos

En la reunión con Aviano, desde Aehgar plantearon la necesidad de extender algunos beneficios y poner en marcha nuevos programas de asistencia. Uno de los pedidos está relacionado al anuncio que viene de hacer el Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de Santa Fe con la puesta en marcha del Programa de Asistencia Económica para Trabajadores del Sector Hotelero que otorgará $10 mil mensuales por trabajador por seis meses en concepto de aporte no reintegrable.

En este sentido, referentes de Aeghar solicitaron que este mismo programa se extienda al sector gastronómico, aunque podría contemplarse un monto menor teniendo en cuenta que, a diferencia de la hotelería, los bares presentan niveles de trabajo superiores.

Entre otras solicitudes que le fueron realizadas a la provincia figuran:

Nuevos créditos a tasa cero en el marco del programa Santa Fe de pie: con el objetivo de flexibilizar los requerimientos para alcanzar a la mayor cantidad de emprendimientos o incrementar en un 50 % la ayuda ya recibida por otros emprendimientos prolongando en el tiempo su devolución, con un período de gracia de un año, y la devolución a 48 meses con tasa 0% (en la actualidad $500.000 incrementarlo a $750.000).

Condonación del Impuesto Inmobiliario (en gastronomía el 80% de los establecimientos alquilan la propiedad, por lo que plantean que debería anclarse el beneficio al nomenclador).

Bonificación del 70% de la factura de Aguas Santafesinas (ASSA) para quienes no tienen medidores y/o Planes de 60 cuotas sin interés hasta el 31 de diciembre

– Planes especiales de pago de deudas con la EPE, con 0% de interés de financiación y 120 cuotas y extensión del cobro a los grandes clientes de sólo lo consumido hasta el mes de diciembre de 2021.

Pastore agregó que, si bien a partir de las diferentes charlas con funcionarios del gobierno no se vislumbra un escenario de mayores restricciones, la actividad de muchos bares y restaurantes hoy se encuentra en situación crítica. Un ejemplo son las cervecerías, cuyo fuerte de trabajo es en horario nocturno, muchas de las cuales no cuentan con un sistema de delivery afianzado que les permita mantener ingresos.

«Algunas intentan abrir durante el horario de la mañana o mediodía para reformularse con otra propuesta, pero con poco éxito y muchas permanecen cerradas, así como los segundos turnos de parrilla. Si bien está la opción de delivery, este segmento tiene jugadores de gran trayectoria con precios muy competitivos y aquellos que no tienen desarrollado el canal ni siquiera ven posible intentarlo», destacó Pastore.

Un beneficio vigente hasta el 30 de junio de este año es el acuerdo nacional que estableció la Federación Empresaria Hotelero Gastronómica de Argentina (Fehgra) con la plataforma de delivery Pedidos Ya para bajar las comisiones cobradas a la hora de brindar sus servicios, favoreciendo a la economía de los negocios. La acción se dio luego de que el año pasado los locales realizara un apagón de apps en todo el país para reclamar por las altas tasas, las cuales podían llegar al 35% más IVA.

Con esta rebaja, la comisión hoy se ubica en un 18% para comercios que utilizan la logística de Pedidos Ya y del 10% en el caso de los que usan solo su marketplace, pero cuentan con cadetería propia. El referente de Aehgar contó que el objetivo es lograr extenderlo teniendo en cuenta la continuidad de la crisis en el escenario actual.

La gastronomía también tiene acceso al programa Repro II, que buscó ser una continuación del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) a partir del 2021. Sobre este punto, el Gobierno comunicó a principios de abril que ampliaría la ayuda para los sectores considerados en emergencia, aumentando el monto por trabajador de $12 mil a $18 mil. 

Si bien el mismo resulta crucial para miles de establecimientos, Pastore destacó que hay mayores exigencias en el acceso a este programa en comparación con el ATP, dejando afuera a algunos comercios que no llegan a cumplir con todos los requisitos

A su vez, el gabinete económico anunció días atrás que las empresas de los sectores más afectados por la pandemia inscriptas en el Repro II, no tendrán que pagar aportes patronales hasta el 31 de diciembre. Pastore consideró que se trata de una gran noticia para el rubro, pero todavía se encuentran esperando que salga la resolución oficial.

Veredas aclimatadas

A finales de abril, la Municipalidad autorizó la colocación de toldos móviles y equipos de calefacción externa a bares y restaurantes de Rosario dentro de las áreas asignadas. Esto será de manera temporal mientras dure la pandemia con el objetivo de favorecer el uso de espacios al aire libre pese al descenso de temperatura, por ser una forma más segura de evitar los contagios. 

«Ahora que empezó a bajar la temperatura, le explicamos al municipio que teníamos que buscar la forma de poder colocar calefactores en los toldos y hacerles un cerramiento liviano de al menos dos caras».

Uno de los primeros en incursionar en su uso fue Leo Santero, titular del bar El Gran Chopp, ubicado en la esquina de Pellegrini y Presidente Roca. El comerciante contó a Ecos365 que el año pasado previo a la llegada de la pandemia colocaron un toldo, inicialmente llamado por ellos sombrillón, en el exterior del bar para proteger a los comensales del sol.

«Lo que no se permiten son estructuras fijas ancladas al piso, pero la ordenanza no decía nada sobre usar estructuras móviles. Decidí arriesgarme y empezamos con esta idea de un toldo móvil que funcionó muy bien», indicó Santero. A poco de andar, el gastronómico inició un diálogo con la Municipalidad para pedir que habilitaran su uso entendiendo que podía ser un aliado dentro del contexto de coronavirus, en lo que refiere al trabajo con el público en espacios exteriores.

«Con la baja de la temperatura, le explicamos al municipio que teníamos que buscar la forma de poder colocar calefactores en los toldos y hacerles un cerramiento de al menos dos caras, así se logra frenar un poco el viento», señaló Santero y agregó que ya lograron la preordenanza para llevar adelante ambas iniciativas.

Vale recordar que el Concejo aprobó un proyecto para que el Banco Municipal ofrezca una línea con tasas especiales a bares y restaurantes para facilitar la compra de calefactores exteriores, a fin de que puedan re adecuar el uso del espacio al aire libre y garantizar el cumplimiento de los protocolos por coronavirus.

Foto: Alan Monzó/Rosario3.

La empresa con la que trabajó El Gran Chopp es rosarina y se llama Toldos Cano. Su titular, Jorge García, contó a Ecos365 que se trató de un modelo original realizado por primera vez en sus 30 años de historia. El mismo consta de un arco de seis metros de largo con un toldo que se abre por encima suyo a dos aguas y tiene dos metros de ancho a cada lado. Además, apostaron a incursionar en otras opciones más acotadas, de cinco metros por cuatro y de cuatro por cuatro.

«Recibimos alrededor de 30 consultas de interesados que quieren usarlos en sus espacios en veredas. También estamos conversando con empresas de calefacción para evaluar la posibilidad de montar calefactores a nuestras estructuras. Una es Liliana Electrodomésticos, según tengo entendido ellos produjeron un modelo que puede ir agarrado al toldo o, por ejemplo, a un caño en caso de que hubiese uno», detalló García.

Entre los bares que ya se contactaron con la empresa se encuentran: Joi (Pellegrini), Murana (Centro), Cuervo Blanco (Puerto Norte), El Entrerrianito (Zona Sur), Bar Dalia (Zona Sur) y Gran Lago (Parque Independencia), Augustus (Centro).

Ambos artefactos solamente podrán ser utilizados por comercios que posean autorización para la colocación de mesas y sillas en el espacio público. Sin embargo, hoy en día hay muchos locales que no tiene habilitado el uso de veredas y se encuentran en una situación de desventaja a la hora de atraer clientes, al menos mientras los efectos de la segunda ola sigan sintiéndose con fuerza en la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.