Con calor y sin turno noche, restaurantes y bares estuvieron colmados

Fuente: Clarin ~ Con temperaturas superiores a los 25 grados, el mediodía de este sábado fue casi un déjà vu del verano. La amabilidad del clima invitó a muchos porteños a salir, y se conjugó con las restricciones vigentes desde este viernes, que suspendieron el turno noche en la gastronomía. ¿El resultado? Se vio mucha más gente comiendo en bares y restaurantes que un sábado habitual, aunque en muchos los clientes lo hicieron adentro pese a no estar autorizado.

Tanto en los polos gastronómicos de Palermo como en los barrios, hubo mucha más afluencia de público que la habitual. Clarín lo comprobó en varias avenidas: en Corrientes, en la zona de Almagro; en Rivadavia, a la altura de Flores; en Montes de Oca, en Barracas; y también en San Juan, por Boedo. En pizzerías, restaurantes y bodegones, mucha gente esperando afuera a que se desocupe una mesa.

Pero este diario también pudo ver, como ya lo había hecho en una recorrida el viernes en Capital y GBA, que muchos locales no están cumpliendo la restricción de atención al público puertas adentro. Por las buenas condiciones climáticas que se mantuvieron toda la tarde –a las 17, el termómetro seguía marcando casi 25 grados– la demanda de mesas fue mayor en el exterior. Pero como también ocurrió el viernes, hubo muchos bares y restaurantes con público en el interior.

Mucho público en un local en Palermo. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Mucho público en un local en Palermo. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Consultados al respecto, desde la Agencia Gubernamental de Control porteña explicaron que “cada vez que sale una resolución primero salimos a concientizar. Siempre toma entre 24 y 48 horas hasta que la gente se adapta a las nuevas restricciones. Los restaurantes generalmente cumplen con las medidas”.

En este sentido, explicaron que si la concientización no funciona, en ese caso sí se labran infracciones. Ponen como ejemplo lo que sucedió el viernes a la noche con la cervecería Piba, donde fueron varias veces a pedirle que cerraran la atención en el local después del horario límite de las 19 impuesto por el decreto presidencial, pero que como los propietarios no lo hicieron, entonces tuvo que intervenir la Policía.

Golpe mortal

El sector gastronómico viene advirtiendo que las restricciones impuestas por Alberto Fernández son terminales para una actividad que venía de un año durísimo por la cuarentena y, en algunos lugares particulares, también muy afectada por la falta de turistas.

En Almagro, también hubo mucha gente consumiendo en bares y restaurantes. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

En Almagro, también hubo mucha gente consumiendo en bares y restaurantes. Foto Rolando Andrade Stracuzzi

Según señalan empresarios gastronómicos, el 70% de la facturación se produce durante la noche, con lo cual perder completamente ese turno es un golpe mortal. La prohibición de atender en el interior también es muy complicada porque en algunas calles y avenidas la gente directamente no quiere consumir en la vereda (por el ruido o el temor a la inseguridad).

Además, a pesar de este “veranito” del sábado, estamos transitando el otoño y se espera que con el correr de los días las condiciones climáticas ya no sean tan favorables para el consumo al aire libre: de hecho la semana próxima si bien habrá temperaturas agradables, el Servicio Meteorológico anticipa posibles lluvias el jueves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *