El nuevo Nicky Harrison: el restaurante y bar speakeasy de Palermo ahora ofrece mucho más que sushi

Fuente: Clarín Gourmet by Pietro Sorba ~ Después de una serie de reformas, reabrió sus puertas con diseño interior y carta renovada. Cómo es su nuevo menú.

Nicky Harrison

Speakeasy. Sushi y cocina fusión nikkei peruana. Coctelería clásica y contemporánea de autor.

Malabia 1764, Palermo. CABA.

Teléfono Tel. 11 48310519

Horario Lunes a sábado. A partir de las 20 hs.

Instagram @nicky.bsas Precio promedio por persona

La fórmula de los speakeasy (bares ocultos) tiene veinte años. En este período supo ganar un lugar relevante dentro de los modelos gastronómicos más exitosos del planeta.

El big bang se produjo en Nueva York, en el año 1999, cuando Sasha Petraske -uno de los deus ex machina de la coctelería moderna- abrió las puertas del Milk & Honey para sorprender a sus seguidores con un concepto novedoso que desencadenó rápidamente una moda. 

Una puesta en escena dinámica donde convivían el misterio que rodeaba el lugar, ámbitos decorativos temáticos interconectados y de alto impacto, bartenders excéntricos que preparaban los tragos utilizando cubos de hielos gigantes y geométricos en lugar de los cubitos tradicionales y un nuevo estilo de coctelería “artesanal”, de autor, creativa y de precisión.El salón de Nicky Harrison. Foto: Fernando de la Orden

El salón de Nicky Harrison. Foto: Fernando de la Orden

Por su condición de bar oculto el acceso de los clientes dependía de una membresía otorgada casi con cuentagotas. Una restricción estudiada de antemano que hizo explotar la demanda. Fue un boom. A partir de ese extraordinario trampolín los speakeasy se multiplicaron.

Uno de los efectos colaterales de la movida fue revitalizar una coctelería que transitaba una etapa de estancamiento. De repente los bartenders estaban a la misma altura que los cocineros mediáticos.

La historia de Nicky Harrison

Buenos Aires, debido al contexto económico de ese momento, tuvo que posponer la implementación de la fórmula pero el destino estaba marcado. La capital de Argentina iba a tener sus speakeasy. Era simplemente una cuestión de tiempo.El Wagyu Truffle Nigiri de Nicky Harrison.
Foto: Fernando de la Orden.

El Wagyu Truffle Nigiri de Nicky Harrison. Foto: Fernando de la Orden.

En el año 2013, surgió uno de los primeros bares ocultos de la Ciudad en el barrio de Palermo. La noticia cayó como un relámpago que empezó a alimentar el boca a boca de la noche porteña. Todos querían descubrir el bar misterioso. Andrés Rolando (Uptown BA, Trade Sky Bar y Bourbon Brunch & Beer), sus socios y la arquitecta Paula Peirano dieron en la tecla correcta.

Crearon un espacio sorprendente, inspirado en la Ley Seca de los Estados Unidos, donde conviven situaciones diversas guiadas por el mismo hilo conductor: el disfrute genuino. Fue una apuesta audaz y creativa premiada con éxito inmediato.

Qué comer en Nicky Harrison

El primer paso de la experiencia es comer en el local a la calle. Un lugar íntimo y elegante donde los sushimen trabajan a la vista de los comensales. Su carta expresa una propuesta de fusión nikkei-peruana.El Seco Reloaded de Nicky Harrison. Foto: Fernando de la Orden.

El Seco Reloaded de Nicky Harrison. Foto: Fernando de la Orden.

El Shrimp Grilled & Ldt Hot es un ceviche de langostinos grillados por algunos segundos combinados con una salsa de aji molido sutilmente ahumada, una vigorosa leche de tigre caliente y chips crocantes de papa.

El Wagyu Truffle Nigiri es un bocado umami. La lámina de carne kobe que envuelve el arroz (impecable) desprende su esencia gratamente grasa que se suma al sabor y aroma de la manteca de trufa y al sabor marino de las huevas de salmón rosado (ikura).

El lomo fino del Seco Reloaded es tierno como la manteca, rosado y suculento. Combina con una salsa vibrante de huacatay, un puré de alubia cremoso y la acidez y textura de la cebolla y ají encurtidos. Final refrescante con una mousse de queso delicada, sutilmente lactal y edulcorada con gentileza que juega con un macaron de lima.La mousse de queso de Nicky Harrison. Foto: Fernando de la Orden.

La mousse de queso de Nicky Harrison. Foto: Fernando de la Orden.

Una vez terminada la cena es posible acceder – pasando primero por un sector intermedio y misterioso – a otro espacio totalmente distinto: la “bodega”. Un rutilante bar retro de alto impacto escenográfico dedicado a la coctelería de autor de alta calidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.