Fue un convento en 1890 y hoy es una de las terrazas más lindas para salir a comer en la Ciudad

Fuente: La Nación ~ Una joya escondida en Buenos Aires con más de 500 especies de plantas; la casona fue un convento jesuita, una residencia para inmigrantes, un hostel, y luego incursionó en el rubro gastronómico.

Por fuera parece un café más de los muchos que hay en San Telmo, pero por dentro esconde uno de los espacios más lindos de la ciudad de Buenos Aires. Ubicado en Perú 1024, a metros del famoso mercado, se encuentra Atis bar, un lugar que combina gastronomía y arquitectura y que, a poco más de un año de abrir sus puertas, se perfila como uno de los favoritos de la zona.

“Atis” fue el nombre de un personaje de la mitología griega cuyo nacimiento se celebraba en Roma el 21 de marzo, con el equinoccio de primavera. En él se inspiraron quienes están al frente del bar para nombrarlo, porque el lugar cuenta con una terraza escondida rodeada por más de 500 tipos de plantas. Ese gran espacio le aporta una particularidad al local: los colores que tiñen los metros descubiertos son diferentes en cada época del año.

La historia de la casona data de 1890. En sus inicios, fue un convento jesuita de habitaciones pequeñas y espacios comunes amplios que se comunicaba entre sí por medio de pasillos, escaleras y patios abiertos, según se puede leer en la carta del bar. Con el tiempo, el lugar empezó a sufrir modificaciones: fue una residencia de inmigrantes, un hostel, distintos restaurantes y hasta una feria de artesanos, luthiers y diseñadores.

El 30 de diciembre de 2020, en plena pandemia de coronavirus, se inauguró el bar, que está a cargo de Francisco Valiente, titular de la cooperativa que gestiona el espacio. Según contó en declaraciones radiales, luego de convencer al propietario del espacio de habilitar un local gastronómico, empezaron con las reformas del lugar en noviembre, apenas un mes antes de abrir las puertas.

“Empezamos con un bar adelante y después, por la demanda de la gente, tuvimos que expandirnos. Hablamos con el propietario y nos permitió habilitar la terraza”, contó Valiente en diálogo con Radio Cooperativa. Al principio, solo trabajaban cinco personas en el espacio. A mitad del año pasado, ya eran más de 20, con perspectivas de ser al menos 40 este año.

El comerciante, que trabaja en el rubro hace años y estuvo al frente de al menos ocho bares, sostuvo que no hay ningún lugar que se parezca a Atis en San Telmo. “Es un sueño que tenía en la cabeza, un jardín que en el transcurso del año va cambiando de color con las estaciones. Es muy exclusivo”, aseguró.

Atis bar abre de lunes a jueves y los domingos de 10 a 24. Los viernes y sábados extiende su horario hasta las 2. Trabajan por orden de llegada y la carta se puede consultar en su perfil de Instagram (@atis.bar). Tiene un menú clásico con café, licuados, sandwiches, tortas, milanesas, woks, picadas, pastas, pizzas, hamburguesas y todo tipo de carnes, que se cocinan en una parrilla ubicada en la terraza. En el espacio también se realizan eventos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.