Los hoteles no pagarán el ABL por seis meses por la crisis desatada por la pandemia

Fuente: Clarín ~ La Legislatura porteña aprobó una ley que le trae un poco de alivio a uno de los sectores más golpeados por la crisis desatada por la pandemia de coronavirus. Los hoteles estarán eximidos de pagar el ABL durante seis meses. La iniciativa resolvió 55 votos a favor y 4 en contra.

El proyecto fue impulsado por el Ejecutivo porteño y presentado por la legisladora Sol Méndez (Vamos Juntos), y fue acompañado por varios diputados opositores. Se trata de una medida que fue solicitada por los empresarios del sector.

El beneficio alcanza a los hoteles, albergues transitorios, alojamientos, pensiones y todos los establecimientos del sector, que no pagarán el ABL mensual entre abril y septiembre.

Sin turistas ni congresos o eventos internacionales y con sus bares y restaurantes vacíos, la situación de los hoteles porteños es crítica. Algunos cerraron para siempre, como el tradicional hotel Castelar, en la Avenida de Mayo.

El tradicional Hotel Castelar, ubicado en la Avenida de Mayo, es uno de los que cerraron para siempre. Foto Lucía Merle

El tradicional Hotel Castelar, ubicado en la Avenida de Mayo, es uno de los que cerraron para siempre. Foto Lucía Merle

En el Ejecutivo porteño calculan que la eximición a los hoteles significará un costo fiscal de 300 millones de pesos en el año.

Para acceder a la eximición, los hoteleros deberán pedir una autorización ante la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos. Ese trámite se habilitará después de que la ley sea promulgada, para lo cual faltan al menos dos semanas.

Los fundamentos del proyecto aprobado plantean que estas excepciones son necesarias porque la pandemia y la cuarentena provocaron “una abrupta disminución en la circulación y arribo de turistas a la Ciudad, por lo que el impacto sobre la actividad económica del sector conlleva la necesidad de tomar medidas de alivio”.

“La quita de la obligación de pagar ABL por seis meses a un sector gravemente golpeado por la pandemia representa un auxilio necesario en este momento de crisis. Hoy más que nunca el Estado debe estar al lado de los motores económicos de la Ciudad”, dijo el legislador Marcelo Guouman, presidente de la comisión de Desarrollo Económico de la Legislatura.

Por su parte, el diputado Juan Manuel Valdés (Frente de Todos) cuestionó que la eximición de ABL se extienda por tan sólo seis meses. Y que se equipare a los hoteles chicos con las grandes cadenas hoteleras. Su bloque, sin embargo, votó a favor del proyecto.

Además, los hoteles y otros sectores productivos podrán acceder a beneficios para refinanciar sus deudas impositivas. Desde febrero y hasta junio, el Gobierno porteño habilitó una moratoria de ABL y Patentes, con pagos en cuotas y quitas de interés. Ese plan corre para cualquier vecino de la Ciudad, pero con deudas que no superen el $ 1.500.000. Sin embargo, con una modificación que también se aprobó este jueves, la posibilidad de adherir a la moratoria se amplió para deudas de hasta $ 18.000.000.

Tristes postales del centro de Buenos Aires transformado en un paisaje desolador por la falta de turistas y la crisis económica

Antes de la pandemia, existía en la Ciudad un programa de incentivos fiscales para aquellos establecimientos que ampliaran su capacidad de alojamiento, porque el turismo venía creciendo a buen ritmo y las expectativas eran muy positivas.

El contraste con la situación actual es total. Según el Ente de Turismo de la Ciudad, en Buenos Aires hay 1.116 hoteles. Pero en la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC) aseguran que un 80% de esos establecimientos están cerrados, y por eso resaltan que la eximición del ABL resulta “fundamental”.

“La ocupación hotelera actual en la Ciudad es de entre un 5% y un 8%. Para ser viables se necesita más del 70%“, resumió Ariel Amoroso, el presidente de la AHRCC.

La ocupación hotelera en la Ciudad oscila entre el 5% y el 8%. Foto Rafael Mario Quinteros

La ocupación hotelera en la Ciudad oscila entre el 5% y el 8%. Foto Rafael Mario Quinteros

Durante estos meses, el sector había tenido algo de actividad con los pacientes leves de coronavirus que fueron derivados a unos 50 hoteles para hacer el aislamiento. Pero, si bien esos establecimientos recibieron durante la pandemia a 73.889 personas, hoy la ocupación es mucho menor: hay 369 alojados en sólo 5 hoteles.

Además, los hoteles que sí reciben a los poquísimos turistas que se movieron estos meses tuvieron costos operativos mayores, ya que los protocolos sanitarios obligaron a aumentar la limpieza de las instalaciones y a reducir ingresos como el que pueden aportar los bares y restaurantes de los establecimientos.

El panorama no se ve para nada mejor. Ante el temor de una segunda ola, el Gobierno nacional no sólo reforzó el cierre de fronteras sino que se suspendieron decenas de vuelos y se insiste para que también se reduzca la circulación entre provincias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *