Mejora la situación de los gastronómicos

Fuente: Página12 ~ Un relevamiento que realizó el Centro de Estudios para la Producción (CEP), perteneciente al Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, detectó que en las últimas semanas, la búsqueda de la palabra “restaurant” en Google superó incluso los niveles que tenía en la prepandemia, lo que fue tomado por el sector como un indicativo de la recuperación. Al respecto, Salta/12 consultó a referentes gastronómicos sobre la situación que se vive en la provincia en este momento.

Si bien coincidieron en que el consumo ha mejorado muchísimo y que esperan que lo que viene sea aún mejor, los consultados señalaron que todavía están esperando algunas habilitaciones para volver al movimiento que tenían antes de marzo de 2020, cuando arribó el coronavirus al país y se dictaron las restricciones para evitar el aumento de contagios.

El dueño de uno de los restaurantes con peña folclórica ubicado en el Paseo Balcarce, Tupac Puggioni, reconoció que la actividad “está creciendo bastante” sobre la base del plan de vacunas y a que se permite salir hasta las 2 de la mañana, “porque antes, cuando teníamos que cerrar a las 0, era una lágrima”, y sobre todo en su caso, ese crecimiento también se debe “a que el turismo repuntó”.

Me sorprendió que estas últimas semanas vengan tantos turistas, no tengo una medida real de lo que está sucediendo, pero por lo que se ve en la Balcarce, hay un fuerte movimiento motivado sobre todo por el turismo”, detalló el empresario gastronómico. Y añadió que eso genera un efecto contagio, “cuando vos ves que la gente sale, también te dan ganas de salir”.

Entusiasmado, dijo que el ritmo en alza generó entre otras cosas que vuelva a contratar personal, nuevos mozos, cajero, personal de limpieza y para la atención, “reforzamos de nuevo la cocina y otros sectores, porque tenemos que atender más gente”. Añadió que solo en la cuadra donde tiene su peña restaurante ya se abrieron tres locales gastronómicos más, “es una remontada 100%, por lo menos acá en la Balcarce y en el Paseo Güemes”.

Puggioni sostuvo que “por suerte volvió cierta normalidad al trabajo”, pero aclaró que aún se hacen sentir las deudas que traen de arrastre tras un año de cierre casi total. Además, se quejó del sistema que vienen utilizando las empresas que prestan servicios públicos como gas, luz y agua, “me sacaron el medidor de gas justo un viernes, y recién el lunes me llegó la notificación que si no pagaba me lo retirarían”, contó. Y explicó que efectivamente tenía un saldo a pagar del momento más duro de la pandemia pero  estaba esperando recuperarse un poco más para saldarlo.

Lo mismo relató sobre la energía eléctrica, “no me dejaban pagar el total con débito”. Esas cosas, indicó, son las que dificultan mucho el trabajo cotidiano y a veces generan contratiempos “que en este momento en el que queremos recuperar algo del terreno perdido te tiran para atrás”.

Con respecto a las promociones para quienes estén vacunados, aseveró que no están funcionando de manera colectiva “porque no hay iniciativa oficial para convocarnos, ellos nos tienen que llamar, organizarla y luego cada local aportará lo suyo, el postre, un descuento, el café, pero no hubo nada gubernamental sino que algunos negocios ofrecieron como para seducir a los clientes”.

Con una mirada un poco más escéptica, el presidente de la Cámara de Hoteleros y Gastronómicos de Salta, Freddy Soria, reconoció que si bien el sector viene en ascenso, “aún falta mucho para volver a tener los niveles de la prepandemia”. “Recién hace un par de semanas pudimos lograr que la gastronomía atienda hasta las 2, por lo que es apresurado hablar de crecimiento, y vamos a tardar muchísimo en recuperarnos”, manifestó. Además, subrayó que en el sector hotelero “todavía hay muchos que no pudieron volver a abrir”.

Pero sí aceptó que tiene puestas todas sus esperanzas en las temporadas venideras, con la llegada de los calores, cuando “la gente se va a animar a salir mucho más”, sumado a la apertura de fronteras para el arribo de turistas extranjeros.

Soria opinó que para ir en ese camino se debe autorizar la apertura de los locales hasta las 5 de la mañana, como era antes de que llegara el virus, “un aforo de por lo menos el 70% y no del 50 como ahora”, que es lo que ya solicitaron a las autoridades del Comité Operativo (COE) provincial. Además del pedido para que los bares o boliches, incluyendo los salones de eventos, “puedan permitir a la gente bailar en burbujas”.

El titular de la Cámara explicó que el protocolo para esos casos sería para que la clientela baile pero cada uno en su mesa “y con barbijo”, sin desplazarse hacia una pista. Esa modalidad ya se está implementando en provincias como Misiones. Otro de los ítems que incluyeron fue el de aumentar la cantidad de comensales por mesa, de cuatro a seis en el interior y hasta ocho en el exterior. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *