Ocho nuevos restaurantes imperdibles en Buenos Aires: dónde están, cómo son y cuánto cuesta ir a comer

Fuente: Clarín Gourmet by María Florencia Pérez – @anchoitacava @mostrador.olivos @pilarpatagonia @asumare_barracevichera @madrerojas @lokantaimprenta @vini_bar @casa.moema Desde un local único para los amantes de los quesos y los vinos hasta una cevichería a precios amigables. Qué pedir en cada lugar.

La gastronomía en Buenos Aires no descansa: la agenda de inauguraciones de restaurantes, bares y todo tipo de espacios y locales gastronómicos no tuvo páginas en blanco ni siquiera en pleno verano. Detrás de las nuevas propuestas hay conceptos cada vez más precisos y diversos que habilitan opciones para salir a comer platos de diferentes estilos y con presupuestos variados.

Además de las recientes aperturas de grandes paseos gourmet como el Mercado de los Carruajes en pleno Bajo porteño (Alem y Tres Sargentos) y Bocha, un gran circuito al aire libre en el Campo Argentino de Polo, también surgieron pequeños y medianos emprendimientos detrás de los cuales hay cocineros y empresarios gastronómicos experimentados.

​Es el caso de estas ocho propuestas ubicadas en diferentes puntos de la Ciudad y de Gran Buenos Aires donde se puede comer desde la charcutería más exquisita hasta platos donde los protagonistas son los vegetales. 

​Ocho nuevos restaurantes imperdibles en Buenos Aires

1. Anchoíta Cava

Anchoíta Cava, una de las novedades de Chacarita.

Anchoíta Cava, una de las novedades de Chacarita.

Primero fue el turno del restaurante Anchoíta (que acaba de reabrir después de un cierre iniciado a comienzos de la pandemia), después llegó Panadería de Anchoíta (el lugar donde probar uno de los mejores helados de pistacho de la Ciudad) y ahora es el momento de Anchoíta Cava, un bar que es una epifanía para el gourmand que aprecia la mejor charcutería y los más exquisitos quesos y vinos.

Detrás de estos tres emprendimientos del barrio de Chacarita se encuentra el multifacético Enrique Piñeyro (cineasta, aviador, médico, actor, empresario gastronómico y cocinero). Este en particular es un local discreto y pequeño con codiciadas mesitas en la calle. Claro que el tamaño del bar es inversamente proporcional a la extensión de su carta.Algunos de los quesos de Anchoita cava.

Algunos de los quesos de Anchoita cava.

Imperdible la oferta de vinos locales e internacionales. Su cava ostenta más de 200 etiquetas. Y más de 50 de ellas se pueden degustar por copa, incluso muchas originarias de Alemania, Francia, Italia, España y otros países. El asesoriamiento de la sommelier Valeria Mortara es crucial en la experiencia de los comensales. 

La propuesta gastronómica es irresistible: charcutería de cerdo de bellota de producción propia (bondiola, nduja y guanciale, entre otros, desde $ 440 por 50 g), más de un centenar de quesos de diferentes tipos de leches, regiones y productores (desde $ 150 por 50 g) y también, platitos para picar: hummus con vegetales encurtidos, boquerones, etc. Infinitos maridajes posibles para exigentes. 

Juan Ramírez de Velasco 1456, Chacarita. De martes a sábados de 11 a 24. IG: @anchoitacava.

2. Mostrador Santa Teresita

Mostrador Santa Teresita desembarcó en Olivos.

Mostrador Santa Teresita desembarcó en Olivos.

El año pasado fue felizmente agitado para el chef Fernando Trocca: llevó su marca insignia, Sucre, a Londres y a Dubai, y para fines de 2021 también inauguró este espacio en el pujante polo gastronómico de Olivos. Se trata de una propuesta que ya funcionaba con éxito en José Ignacio (Uruguay) y en los Hamptons (Estados Unidos).

El concepto es el mismo: platos ricos y sanos expuestos sobre un mostrador. El comensal elige qué quiere comer y en qué formato. El plato chico es una proteína con dos guarniciones y el plato grande, una proteína con tres guarniciones. Todas son tentadoras. Los platos de Mostrador Santa Teresita Olivos

Los platos de Mostrador Santa Teresita Olivos

Desde unos repollos asados con aderezo de miso y sésamo a un ensamble de cabutiá, garbanzos, ensalada de papas con aderezo de mostaza y pickle de pepino. Los vegetales son una fiesta y están al orden del día. También la pastelería que convierte a este espacio en una gran opción para desayunos y meriendasPrecio promedio del cubierto (almuerzo): $ 2250.

Juan Bautista Alberdi 25, Olivos. De lunes a domingos de 9 a 19 horas. IG: @mostrador.olivos

3. Terrazas al Lago Pilar Patagonia

La vista desde el restaurante Terrazas al Lago Pilar Patagonia.

La vista desde el restaurante Terrazas al Lago Pilar Patagonia.

Todos los padres de niños lo saben: salir a comer con sus hijos puede ser una experiencia desafiante. Salvo en contados lugares como este nuevo restaurante de Pilar que cuenta con una infraestructura óptima para el público menudo.

Almorzar en su terraza con vista a los lagos y las añosas arboledas que los rodean es de por sí un buen plan que puede extenderse toda la la tarde en los Juegos del bosque: desde un tren de madera hasta bloques gigantes, hamacas e inflables de acceso libre para los más chicos.La cocina de Terrazas al Lago Pilar Patagonia.

La cocina de Terrazas al Lago Pilar Patagonia.

La cocina es internacional con impronta patagónica. El chef Emiliano Cafiso (Ex Bengal CasaSur) trabaja con truchas, hongos, quesos y ahumados de esa región. Algunos de los hits de la carta: el pulpo confitado; las costillas de cordero, las tablas y el risotto de hongos. Y por supuesto, menúes infantiles abundantes y cumplidores. Precio promedio del cubierto: $ 2300 sin bebidas alcohólicas.

Ruta Prov. 28 – Km 5,8 – Pilar. Horario: jueves 12 a 17 hs.; viernes, sábados y domingos de 12 a 23 hs. IG: pilarpatagonia

4. Asu Mare

El patio de Asu Mare.

El patio de Asu Mare.

La fórmula parece infalible: muy buen (y abundante) ceviche a precios razonables en pleno Palermo. Se trata de la primera sucursal de Asu Mare, barra cevichera especializada en pescados y mariscos cuyo primer local está en el barrio de Once.

El restaurante de la calle Thames es sencillo e informal y cuenta con un patio semicubierto para disfrutar los días cálidos. Los platos son frescos y sabrosos: el ceviche viene en versión clásica, mixto, o de mariscos con diferentes niveles de picante a pedido del cliente.El ceviche de Asu Mare.

El ceviche de Asu Mare.

En la carta también hay arroz con mariscos; arroz chaufa; y cevicausa (la tradicional causa peruana con ceviche arriba). Una buena idea es pedir los Dúos y Tríos Marinos que permiten combinar diferentes platos. Precio promedio del cubierto: $2000.

Thames 1514, Martes a sábado 13 a 24. Domingos de 13 a 20hs – IG: @asumare_barracevichera

5. Madre Rojas

La esquina de Madre Rojas.

La esquina de Madre Rojas.

Esta cantina moderna surgió del encuentro del chef y productor de ganadería sustentable Juan Barcos con los dueños de Sifón y Sede Whisky que funcionan con éxito en el Circuito Newbery. Fuera de los grandes polos gastronómicos, este espacio ubicado allí donde convergen Villa Crespo, Paternal y Chacarita con Caballito apuesta a combinar dos mundos: la típica parrilla con la nueva cocina vernácula.

En la carta convive una creme brule de humita con un bife de chorizo, unas sencillas (y perfectas) papas fritas con unos puerros asados con puré, avellanas y romesco. Un punto fuerte de la carta es la charcutería: cecina (jamón de vaca) de carne wagyu y una bresaola que resplandece bajo un chorrito de aceite de oliva.Los platos de Madre Rojas.

Los platos de Madre Rojas.

La carta de cortes de carne es breve y cumplidora. Debajo del local hay una pequeña cava donde descansan los vinos, muchos de ellos hallazgos de pequeños productores que merecen ser puestos en primer plano. Precio promedio del cubierto: $ 3500.

Rojas 1600, Villa Crespo. De martes a domingos, de 19 a 1. IG: @madrerojas

6. Lokanta

Lokanta, lo nuevo de Narda en Las Cañitas.

Lokanta, lo nuevo de Narda en Las Cañitas.

A pasos de Libertador y en la misma esquina donde antes funcionaba Narda Comedor Diario Imprenta, Narda Lepes abrió esta nueva propuesta en un local remozado: más espacioso y luminoso que antes. El concepto pasa por la reivindicación de la cocina casera de los inmigrantes.

“Hacemos comida que representa las abuelas, lo simple pensando en las raíces (lo español, lo croata, lo serbio más lo turco, lo griego y lo italiano). Hay un camino común en estas gastronomías: Ingredientes, técnicas, combinaciones que cruzan esas fronteras”, explica Narda. Al frente de Lokanta -que en turco significa restaurante- están sus antiguos colaboradores, Mario Spinelli y Lucila Rodríguez.Los pickles de Lokanta.

Los pickles de Lokanta.

Hay una barra que hace sándwiches en el momento (tres de ellos de miga) con diferentes panes: desde pan pita a focaccia. En la carta hay muchos platitos de vegetales crudos y cocidos. También otros como milanesa de berenjenas con capellini (cabello de ángel) y tomates y otros más “caprichosos” como una suprema Maryland, favorito de la infancia de la dueña de casa. Precio promedio del cubierto (almuerzo): $ 2000. 

Migueletes 898, Las Cañitas. Todos los días de 9 a 19 hs . IG: @lokantaimprenta

7. Vini

Vini bar, para amantes de los vinos naturales.

Vini bar, para amantes de los vinos naturales.

Bares de vinos hay muchos por eso para Aldo Graziani, sommelier y empresario gastronómico dueño de Aldo’s, el desafío era montar uno distinto. En este caso el carácter diferencial está dado por el concepto: Vini se enfoca en vinos naturales (con poca intervención), orgánicos, modernos, jóvenes y ajenos al circuito mainstream.

Con el también sommelier Lucky Sosto se inspiraron en un modelo de bar cosmopolita y convocaron al cocinero Leo Lanussol (ex Proper) para idear una serie de platitos tentadores que acompañen las copas. Desde una spianatta (embutido calabrés) hasta una ricotta de almendras o una focaccia.Platitos tentadores y vinos naturales, la fórmula de Vini.

Platitos tentadores y vinos naturales, la fórmula de Vini.

En la carta de vinos hay entre 50 a 60 etiquetas y cada semana rotan unas seis botellas que se pueden degustar por copa. El asesoramiento a los clientes está a cargo del propio Lucky Sosto y de los camareros que también son sommeliers. Precio promedio del cubierto: $ 2.500.

Jorge Luis Borges 1963, Palermo. De martes a domingo de 18 a 00 hs. IG: @vini_bar

8. ​Casa Moema

Casa Moema, un restaurante dentro de una casa de Chacarita.

Casa Moema, un restaurante dentro de una casa de Chacarita.

Una propuesta a puertas cerradas de un tipo de gastronomía que no abunda en esta ciudad: la cocina brasileña en clave fusión. Se trata del emprendimiento de Murilo, un chef paulista que apostó al boca a boca para hacer conocer este espacio montado en la calidez de su propia casa del pujante barrio de Chacarita.

Casa Moema fue pensado como un restaurante pero también como un club, un enclave social, de encuentros, con la energía y la vibra festiva de Brasil siempre presente. El clima distendido de su terracita florida inspira a la interacción entre los comensales. La cocina de Casa Moema.

La cocina de Casa Moema.

Entre sus platos, que cambian todas las semanas, se puede encontrar desde bolinhos de brie con pesto de berro, gazpacho de cangrejo hasta un risotto de moqueca. El precio del menú (que incluye entre 3 y 4 pasos y una copa de vino) es de $ 2500.

Abierto de miércoles a sábados por la noche. Las reservas se hacen a través de IG: @casa.moema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.