Proponen que bares porteños sumen menú vegano y ofrecen beneficios impositivos

Fuente: Ámbito ~ Presentan un proyecto de ley para que todos los establecimientos gastronómicos privados de la Ciudad de Buenos Aires incorporen a su carta platos veganos y, como parte del periodo de adaptación, ofrecen la reducción de hasta el 50% del impuesto a ingresos brutos por el término de un año.

La iniciativa pertenece a la legisladora Laura Velasco (Frente de Todos), que redactó el texto junto a la ONG Animal Libre Argentina, y pretende también que el abastecimiento de todos los productos utilizados en los comercios sean elaborados por cooperativas de alimentos de la Economía Social y Popular, como una forma de impulsar este segmento.

En diálogo con Ámbito, Velasco señaló que, más allá de la importancia de promover la ingesta de los alimentos que no contienen ingredientes de origen animal ni derivados, la idea puede funcionar como una estrategia para que “los restaurantes y bares de la Ciudad sumen clientes” en un contexto que los perjudicó.

“Queremos evitar que una persona vegana continúe pasando situaciones incómodas cuando, por ejemplo, concurre a un bar para una fiesta de fin de año y se tiene que conformar con algún plato que contiene algún tipo de carne o consumir las muy pocas opciones que se ofrecen”, sostuvo.

El proyecto propone reducción en la carga de ingresos brutos por un año.
El proyecto propone reducción en la carga de ingresos brutos por un año. NA

Beneficios impositivos

“Lo que proponemos es un acompañamiento importante con la reducción del 50% del impuesto a ingresos brutos para los que se sumen en los primeros 120 días de sancionada la ley; para los que se sumen en los primeros 150 días, la reducción del 45% del impuesto”, precisó la funcionaria.

En el texto se explica que el periodo de rebajas al impuesto es por un año, pero conforme avance la discusión en el recinto se “podría extender a un plazo mayor”, aseguró.

El plan incluye capacitaciones al personal gastronómico, la creación de un portal web de acceso público y gratuito en donde los “productores, distribuidores y comercializadores de vegetales agroecológicos y/o con certificación orgánica” puedan registrarse e instruye al Ejecutivo a impulsar campañas publicitarias en medios de comunicación para promocionar “la alimentación vegana, sus beneficios para la salud, el ambiente y la importancia en favor de los animales”.

Un contexto positivo

Alexia Dean, presidente de la ONG Animal Libre Argentina, remarcó que el proyecto tiene lugar en una coyuntura marcada por el ambientalismo y la consciencia sobre los derechos de los animales.

“El veganismo está atravesado por problemáticas como los daños que se producen en el medio ambiente y lo perjudicial de la emisión del gas metano de las vacas. Hoy hay una mayor consciencia sobre todo esto, sobre la quema de campos para cultivos, sobre el especismo”, señaló en contacto con este medio.

“Las redes sociales también ayudaron mucho en difundir y llegar a más gente. Hace cinco años, por ejemplo, no se conocía mucho y si ibas a un bar tenías que estar pidiendo que le saquen tal producto, pero ahora hay algunos que tienen un menú vegano”, comentó.

La Ciudad demuestra un crecimiento del veganismo en los últimos años y es palpable, y, si bien no existen datos sobre la cantidad de personas veganas en la urbe, sí se observa un aumento en los comercios del sector gastronómico que solamente ofrecen platos para ese público.

Animal Libre Argentina elaboró varios mapas con la oferta de restaurantes, heladerías y panaderías y pastelerías que también tienen este menú y en donde no sólo se visualiza el distrito, sino todo el país.

“La Ciudad es un lugar privilegiado porque tenés más opciones veganas, pero si salís y vas hacia el conurbano, las opciones comienzan a bajar”, afirmó Nor Zárate, una de las propietarias de La Vegana, una cantina ubicada en la avenida Rivadavia 1411 y que abrió sus puertas hace tres meses.

“El circuito de gastronómicos está creciendo y eso se ve en que no sólo hay más productos, sino también más sabores, y va a ir creciendo más porque también hay un cambio ético”, enfatizó.

Zárate señaló que el proyecto de ley no debe buscar “la imposición o exigirle al sector privado sumar este menú porque no se terminará de entender la idea y lo que va a generar es el rechazo” de propietarios y público.

“En este momento todo el sector gastronómico está golpeado y sobreviviendo como puede. Es un sector que necesita mucho cuidado y amor. Entonces, se necesita que el proyecto sea bien comunicado. Que se comunique muy bien sobre la nutrición, la salud y el bienestar”, propuso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *