Uribelarrea. El Palenque, la pulpería que se reconvirtió en restaurante de campo

Fuente: La Nación ~ Fue construido en 1890 –año de la fundación de Uribelarrea– en una de las esquinas más hermosas del pueblo, frente a la plaza del Centenario. Ese espacio octogonal poblado de árboles frondosos y senderos intrincados del que parten cuatro diagonales –diseñado por el arquitecto Benoit– conduce a un paisaje unánime, detenido en el tiempo. Calles de tierra, antiguas casas de ladrillo a la vista, veredas adoquinadas donde asoman yuyos y flores silvestres, caballos solitarios que descansan bajo la sombra de los paraísos.

El Palenque, en una de las esquinas de la plaza de Uribelarrea.
El Palenque, en una de las esquinas de la plaza de Uribelarrea.Estrella Herrera

Sus primeros dueños fueron los hermanos Nafarrate, cuando albergaba una pulpería con almacén de ramos generales y, pared de por medio, una casa de hospedaje. Después pasó por distintas manos, e incluso fue depósito de sal y forrajería. Pero siempre conservó su carácter original de bar de pueblo donde los vecinos se juntaban a jugar al truco y anotaban los tantos con porotos.

En El Palenque se sirve cerveza con marca propia.
En El Palenque se sirve cerveza con marca propia.Estrella Herrera

En 2011, El Palenque reabrió sus puertas y se transformó en uno de los mejores restaurantes de campo de la zona, con un amplio comedor y mesas en la calle y en el patio con galería. Juan Manuel Guggini le puso su impronta a la cocina: “bien argentina y bien criolla”. Los manteles son de papel, el vino de la casa se sirve en pingüino y el menú incluye generosas picadas de fiambres y quesos regionales, empanadas de carne cortada a cuchillo, papas fritas que ya son leyenda, asado al asador y ensaladas frescas. Nunca faltan las pastas caseras (imperdibles los tallarines de rúcula) y a la hora del postre ganan los sabores de la infancia: flan casero y budín de pan.

En El Palenque, el vino se sirve en jarra pingüino.
En El Palenque, el vino se sirve en jarra pingüino.Estrella Herrera

En el salón, más de un centenar de fotos y afiches evocan la historia de Uribe (así lo llaman cariñosamente los locales): imágenes de la estación de ferrocarril (que se conserva tal cual era), de los primeros pobladores, de la escuela, de la fábrica de caramelos Media Hora que tuvo sede en el pueblo en la década del cincuenta.

Hay una pared entera dedicada al cine: Leonardo Favio filmó en El Palenque una escena de su Juan Moreira y por Uribelarrea pasaron muchos famosos, entre ellos Alan Parker y Madonna durante el rodaje de Evita.

Cartel enlozado, con antigua leyenda.
Cartel enlozado, con antigua leyenda.

En 2020 El Palenque cumplió 130 años e inauguró su almacén de regionales, donde ofrece los productos más señeros de la zona: sopresattas, longanizas, salamitos chacareros; damajuanas de malbec de La Iride, una pequeña bodega que abastece a la casa; dulce de leche Mayol (campeón de la Fiesta del Dulce de Leche que, prepandemia, se organizaba todos los años en Cañuelas), alfajores de la Pulpería de Uribe; mermeladas caseras; cerveza artesanal, dulce de leche de cabra, huevos de campo. Manjares para llevarse a casa antes de que anochezca.

Nuevo local de regionales para llevar en El Palenque
Nuevo local de regionales para llevar en El Palenque

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.