Avanza un proyecto para que comercios gastronómicos porteños no paguen Ingresos Brutos por 6 meses

Fiente: Infobae ~ La Comisión de Presupuesto analizó la eximición a restaurantes y cantinas, así como también otro proyecto que prevé impulsar incentivos a la construcción

En el marco de una reunión de la Comisión de Presupuesto -a cargo de Claudio Romero (VJ)- , la Legislatura porteña analizó este lunes dos proyectos de ley que buscan establecer una serie de beneficios económicos para los sectores no esenciales que han visto afectadas sus actividades a lo largo de estos casi seis meses de aislamiento social obligatorio por la pandemia del Covid 19.

De esta manera, uno de los textos que se sometieron a consideración de los diputados fue impulsado por los bloques UCR-Evolución y Vamos Juntos. El texto prevé eximir del pago del impuesto sobre los Ingresos Brutos entre septiembre y febrero del 2021 a los responsables que desarrollen las actividades codificadas de acuerdo con el Nomenclador de Actividades Económicas del Sistema Federal de Recaudación (NAES).

Dicho beneficio alcanzaría a restaurantes, cantinas, fastfood, locales de venta de comidas y bebidas al paso, de expendio de comidas y bebidas en establecimientos con servicio de mesa y/o en mostrador, bares y heladerías.

La iniciativa que se sometió a consideración tiene como autor al presidente de la Comisión de Desarrollo Económico, Marcelo Guouman (UCR-Ev), pero también lleva la firma del vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Agustín Forchieri (VJ), y de los diputados Diego García Vilas, Hernán Reyes, Claudio Romero (VJ) y María Inés Gorbea (UCR-Ev). Cabe destacar que el legislador del Frente de Todos (FdT) Manuel Socías también presentó un proyecto que iba en la misma línea, aunque por el momento no fue incorporado al mismo.

Por otro lado, la otra medida –de autoría de Forchieri- contempla exenciones para el Derecho para el Desarrollo Urbano y el Hábitat Sustentable, para aquellas obras que inicien y obtengan el Permiso de Obra entre el 1 de septiembre de este año y el 31 de agosto de 2021 y que inicien su ejecución hasta el 31 de diciembre del 2021.

También plantea un diferimiento en el pago del Derecho de Delineación y Construcción y en el gravamen por la Generación de Residuos Áridos y afines no reutilizables de doce meses contados a partir de la fecha de obtención del permiso de obra, o un descuento por única vez del 20% por el pago por adelantado al momento de iniciar la solicitud del mencionado permiso para aquellas obras que lo inicien con el objetivo de estimular las obras en el ámbito de la Ciudad.

Se prevé que ambos textos sean debatidos en el marco de las próximas sesiones ordinarias, señala Parlamentario.

Ampliación de la moratoria

La titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, destacó que el Estado ya invirtió 5,2 puntos del Producto Bruto Interno (PBI) a través de distintos planes oficiales para amortiguar los efectos económicos de la pandemia.

La funcionaria destacó la coherencia entre las medidas tomadas y enfatizó que «los pilares de nuestra política son proteger el trabajo y el entramado productivo».

«A veces dicen que no hay plan. Pero las decisiones que se fueron tomando desde marzo fueron absolutamente coherentes: proteger el trabajo, el entramado productivo, amortiguar los efectos de la pandemia», remarcó la administradora federal. «Largamos el ATP en tiempo récord, y estamos orgullosos de eso«, agregó Marcó del Pont al referirse a la próxima edición del programa. «Esta nueva edición tendrá la opción de que los créditos a tasa subsidiada puedan transformarse en subsidio siempre y cuando se conserven y creen nuevos puestos de trabajo», sostuvo.

Marcó del Pont aseguró que en los últimos meses «el esfuerzo que hizo el Estado para sostener el ingreso de los hogares y amortiguar el impacto fue enorme». La administradora detalló que entre los créditos otorgados y las transferencias por el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o el Salario Complementario sumaron 5,2 puntos del PBI, de los cuales una parte sustancial de ese apoyo fue a las pequeñas y medianas empresas (PyMEs).

La moratoria estará operativa la próxima semana

«Con todas las dificultades y problemas que existen, hemos tenido la capacidad para sostener el trabajo y la producción argentina. No nos financiamos con deuda en moneda extranjera, sino que el Banco Central recuperó un rol importante, con el crédito intra sector público», explicó.

Lo que se hizo en materia tributaria, agregó Marcó del Pont, fue desandar un esquema que había planteado el Gobierno anterior muy regresivo, que castigaba enormemente a las pymes y que había bajado impuestos progresivos por naturaleza como Bienes Personales.

La administradora federal habló de la incipiente recuperación económica que se percibe desde el organismo y dijo que hay sectores que están reaccionando, aunque ese comportamiento es muy heterogéneo. «Estamos advirtiendo que en algunos sectores se llegó al nivel pre pandemia de actividad», detalló.

La moratoria estará operativa la próxima semana

Respecto de la nueva Ley de ampliación de la moratoria dijo que se está trabajando en la reglamentación y la semana próxima estará lista. «Eso va a permitir generar un oxígeno grande, y era una condición necesaria para encarar la recuperación».

Reforma tributaria

«Estamos trabajando con el Ministerio de Economía en una discusión del sistema tributario a partir de una visión más conceptual. Mirando la experiencia local e internacional, creemos que en las últimas décadas se dio a nivel global una escalera descendente en baja de impuestos, en flexibilización laboral, que cuando uno lo mira en perspectiva no redundaron en una mejora del trabajo, ni de la inversión ni de en mejora productiva», explicó la funcionaria. Marcó del Pont adelantó además, que la idea es gravar más aquellos de mayor capacidad contributiva y ampliar la base de los impuestos progresivos en la Argentina.

«Estamos pensando un sistema tributario que privilegie la producción, la equidad, la igualdad. La equidad en materia tributaria aún tiene mucho camino por recorrer. No creemos en políticas horizontales de desgravar por desgravar», agregó. «Es importante saber que cada peso que se recauda es peso que vuelve después en políticas públicas, ya sea a Salud, al ATP o el IFE. Buscamos el equilibrio entre la necesidad de recaudar y al mismo tiempo lograr condiciones para que la economía funcione», explicó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.