La AHRCC y UTHGRA reclaman medidas urgentes para salvar al sector

Fuente: FEHGRA ~ Los titulares de la AHRCC y de UTHGRA Seccional CABA, Daniel Prieto y Dante Camaño, solicitan al Gobierno 5 medidas de salvataje, entre ellas, asistencia al trabajo, exención de Ingresos Brutos y facilidades para pago de deudas. Dicen: “No podemos cerrar. La Gastronomía no contagia”, e informan que ya cerraron 2.500 establecimientos y se perdieron 22.000 puestos de trabajo.

Tras una reunión que se llevó a cabo en la sede de la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC), el Secretario General de Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA) Seccional CABA, Dante Camaño, y el presidente de la AHRCC, Daniel Prieto, acordaron reclamar una serie de medidas de salvataje, a través del siguiente comunicado:

En el marco de la crisis terminal que atraviesa la actividad del turismo, la gastronomía y la hotelería generada por la pandemia del Covid-19 y las restricciones implementadas tanto por el Gobierno Nacional y de la Ciudad de Buenos Aires, que llevaron a la destrucción y el cierre de 2.500 establecimientos y 22.000 puestos de trabajo, los representantes de los empresarios y los trabajadores del sector de la Ciudad de Buenos Aires, reclamamos en forma mancomunada y con la finalidad de salvar la fuente laboral de miles de personas, los siguientes puntos:

1) No podemos cerrar. La Gastronomía no contagia.

2) Programas de asistencia al trabajo y exención de Ingresos Brutos hasta fines 2021. Hasta el momento solo el 20% de los establecimientos califican para el REPRO.

3) Reestructuración de deudas que vencen durante 2021 y créditos a tasa 0 tanto de Nación como de Ciudad.

4) Moratoria impositiva por emergencia gastronómica.

5) Facilidades para el pago de deudas por Servicios Públicos.

La odisea de emprender en Argentina: la burocracia casi los hunde, pero hoy tienen éxito con un producto diferente

Fuente: iProfesional ~ Importaron de casualidad un molino y emprendieron, pero por la burocracia no paraban de perder plata, hasta que dieron con la clave y ahora son un éxito

Emprender en Argentina es una epopeya. Usted un día se levanta con el sueño de importar un molino para producir harina orgánica de la mejor calidad. Paga la máquina en dólares y comienza los tramites de importación. Pero, entre los papeles adicionales, sorpresas y trabas, llega más tarde de lo previsto y le cuesta el doble. Respira hondo, y continua. Alquila un galpón e instala la máquina, pero no le habilitan las instalaciones. Primero necesita una firma, luego otra, después una remodelación. Ya lleva dos años perdiendo dinero sin poder sacar el producto. Llega la habilitación. Sale a la calle. Nadie le compra el producto. Insiste. Asiste a una feria, fracaso total. Pierde toda la inversión.

Por mucho menos, decenas de personas venden el molino y se dedican a otra cosa. Pero no es precisamente el caso de Manuela, su familia y Molinos Mayal.

Ellos emprendieron de casualidad, descubrieron un nicho de mercado desatendido, comenzaron a vender, sufrieron dos inundaciones, robos, golpes en la calle, el dólar, la pandemia, pero ellos sigue con el sueño intacto: difundir la alimentación saludable. Esta es la increíble historia de una epopeya que crece todos los años. La historia de Molinos Mayal

Un emprendimiento puede nacer por los motivos más insólitos. Harinas Mayal surgió como un juego, a partir de la necesidad de una familia alemana, instalada en Buenos Aires, de usar harinas de calidad para sus comidas, como las que conseguían en Alemania. “Las que había acá eran muy gruesas para trabajarlas o no tenían sabor”, recuerda Manuela Schedlbauer, fundadora de Molino Mayal.

Lo que empezó como una búsqueda motorizada por el instinto del “buen comer”, se transformó en un molino familiar que ofrece harinas de calidad premium, orgánicas, molidas a piedra -un método antiguo con el que el grano conserva su estructura molecular y responde muy bien a la hora de trabajarlo, sobre todo en panes-.

Hoy producen harinas gruesas, medianas y finas, a partir de granos de trigo, centeno, candeal, espelta y maíz, y su calidad es reconocida por los más importantes críticos gastronómicos y chefs del país. Pero cuando empezaron, su camino estuvo plagado de obstáculos, tantos que bien podrían haber bajado los brazos, pero esa, para la familia de Molino Mayal, nunca fue una opción.

En 2013 Manuela y su esposo, Anton Johann Kraus, se cansaron de las harinas demasiado gruesas o extremadamente refinadas que el mercado argentino ofrecía. Entonces consiguieron un molino y empezaron a experimentar con diferentes granos orgánicos y a elaborar sus propios panes.

“Estaba buenísimo, pero después nos aburrimos porque no podíamos jugar”, recuerda Manuela. En ese momento, Anton tuvo una idea: importar un molino. “Era para nosotros, pero también pensamos que quizás podríamos vender pan o sino ofrecer la harina a los panaderos”, recuerda Manuela. El proyecto la entusiasmó tanto que decidió poner fin a su profesión de más de 30 años como maquilladora en cine y publicidad.

Con la Aduana, comenzaron las primeras complicaciones: siempre faltaba un papel, un sello, una firma. El gasto que habían previsto se multiplicó. Cuando por fin pudieron llevarse el molino, llegó el momento de habilitar las instalaciones: otra tortura kafkiana.

“Vino un inspector del Senasa y nos dijo que había que hacer boxes, hicimos los boxes con durlock y nos pidieron las cortinas, después el piso”, recuerda Manuela, “fueron dos años en los que siempre faltaba algo”.

Durante todo ese tiempo, pagaban el alquiler y también invertían en las instalaciones sin que entrara un peso, hasta que por fin llegó la última inspección y obtuvieron el visto bueno para empezar a trabajar. La felicidad por haber superado ese gran escollo pronto se vio diluida por un nuevo interrogante: “¿Y ahora qué?” se preguntó la emprendedora “si no nos conocía nadie”.

Cómo se construye una marca

Crear una marca no es fácil. Durante el año que siguió a la habilitación del molino, Manuela se preguntaba cómo hacer para que los consumidores conocieran sus harinas. Primero probaron con las dietéticas de Ingeniero Maschwitz, el pueblo de donde ellos venían, donde todos los conocían. “Fracaso total”, reconoce la emprendedora, al recordar que no lograron vender más de dos kilos por local, en los pocos comercios que les compraron.

En aquel tiempo se sumó al proyecto su hijo, Ben, que es chef y aunque nunca se consideró buen vendedor, hizo el intento. “Iba a Barracas, a San Telmo, al centro y volvía”, recuerda su madre, “volvía y decía: ‘nos van a llamar’, pero no llamaba nunca nadie”.

Ante la frustración, Manuela no sopesó ni siquiera una vez la posibilidad de renunciar “ya fui criada así” explica, “en mi familia el ‘no’ no existe”. Por el contrario, pensó que había que dejar de insistir con las dietéticas y exhibir sus harinas. Entonces asistió, entusiasmada, a su primera feria. “Económicamente fue un fracaso porque no recuperamos ni siquiera el valor del alquiler del stand”, recuerda “no había interés”.

Su hija le aconsejó mostrar las harinas a través de las redes sociales y ahí sí, Molino Mayal comenzó a abrirse camino en el mercado. “Lentamente empezaron a llegar personas y fue como un efecto dominó“, recuerda Ben, “fue increíble”. Así y todo los números no daban.

Todavía faltaba que las cualidades insignia de sus productos: su calidad superior, sus granos orgánicos y su elaboración confiable, salieran a la luz y eso sucedió cuando se contactó con ellos el reconocido chef Diego Veras.

“Nos llamó y nos preguntó si nos podía visitar. Fue una charla interesante porque él es panadero y nunca tuvo acceso a un molino”, recuerda Manuela, quien agrega que “probamos diferentes fuerzas de piedras, tamices, hicimos diferentes harinas y salió muy emocionado. Fue un encuentro mutuo, muy lindo”.

Diego Veras comenzó a hablar de ellos en sus redes y desencadenó un aluvión de curiosos que querían sus harinas. En sincronía, en la Argentina comenzó a despertar una conciencia orgánica y Molino Mayal se convirtió en la marca más buscada por quienes elegían el camino de una alimentación sana y natural.

Molino Mayal: debieron atravesar una odisea para poder comenzar a funcionar

De la euforia a la frustración y a volver a levantarse

Cuando recibieron la invitación para que Molino Mayal participara de Masticar, la feria gastronómica más importante del país, Manuela y Ben se preguntaban cuántos kilos llevar. Imaginaban que la gente compraba de a un paquete y pensaron que entre 100 y 200 kilos estarían bien. Vendieron todo antes de que terminara el primero de los cuatro días que duró la feria. Durante todo ese tiempo, estuvieron a las corridas.

El interés era tanto que la gente esperaba hasta cuatro horas por sus paquetes de harina, que se llevaban de a seis o siete y que Antón traía a las corridas desde el molino, donde Ben molía y su abuela embolsaba.

“Mi mamá me decía que le mandara más y le mandé 600 kilos que se fueron enseguida”, recuerda Ben. “Me decía: ‘mandame más’, pero la máquina tiene sus tiempos, no podía acelerarla”. Fueron cuatro días muy agitados, “nos excedió“, reconoce Manuela al rememorar el éxito.

Pero la euforia se esfumó pronto. Poco después, una fuerte tormenta inundó el molino, mientras Manuela y Antón se encontraban en Alemania. El daño fue grande: “Metía la mano entre la piedra y sacaba masa”, recuerda Ben. Su abuela, Gabi Baumann, la madre de Manuela, fue la encargada de llamar a Alemania para dar la noticia.

Manuela creyó que era el final. Pero en Buenos Aires se arremangaron y empezaron a limpiar. “De ninguna manera hay que quedarse parados lamentándose”, sostiene, en alemán, Gabi, mientras su hija traduce: “Hay que arremangarse, agarrar la escoba, los trapos y avanzar”.

Con esfuerzo, lograron secar el molino y empezaban a sobreponerse cuando, tres semanas después, otra gran tormenta lo volvió a inundar. “No puedo creer que nuestro futuro sea hacer harinas en un lugar húmedo”, se decía Manuela, perpleja, en Alemania, cuando la llamaron para informarle de la segunda inundación.

Sobrevivir a esas complicaciones y a los vaivenes económicos de los últimos años fue de los desafíos más difíciles que debieron afrontar. “Hay noches en que no dormís”, reconoce esta emprendedora, que paga la materia prima en dólares, “cuando el dólar saltó de 40 a 60, fueron momentos de angustia muy fuertes”. Como la filosofía Molino Mayal es que sus harinas sean accesibles, y no para una elite, apostaron a incrementar su volumen de ventas, para ampliar sus ganancias.

Hoy siguen en pie y creciendo. Planean mudarse pronto, a un lugar que contenga los molinos, un espacio de venta al público y otro destinado a un centro de formación. A Manuela le gustaría que haya clases y charlas sobre pan, agricultura y cocina. No sueña con que Molinos Mayal se transforme en una empresa de más de 100 empleados, al contrario, esa no es la idea de la familia.

“Entendimos que para mantener la calidad, hay un tope”, analiza la emprendedora “nosotros embolsamos a mano porque mi mamá mira cada paquete para ver si está como a ella le parece que tiene que estar y eso no hay que perderlo”. Y es que la calidad de sus productos es, siempre fue, su principal valor. Para Manuela: “La clave del éxito de Harinas Mayal“.

Buenos Aires gourmet para disfrutar de tradiciones y novedades

Algunos restaurantes porteños han cerrado sus puertas a causa de la pandemia pero otros no bajan los brazos e incluso algunos se animan a abrir. Por suerte les permiten recibir clientela hasta las 23, por lo que el disfrute está asegurado. Entre las novedades están la pizzería Núvola Centro y del multiespacio gastronómico Mercat.

En pleno centro

En principio, la auténtica pizza napoletana llega a Buenos Aires de la mano de Núvola Centro, con una propuesta gourmet y sus ansias por difundir la cultura napolitana. Tal es así que en el primer piso del precioso local ubicado en Reconquista 479 (a metros de la Avda. Corrientes) funciona Scuola Pizzaioli, institución líder en cursos para profesionales y aficionados a la masa al más alto nivel. Con dos aperturas iniciales, Núvola Capodimonte (Villa Luro) y Núvola Mare (Pinamar), ahora llega una apuesta grande en la que se ofrecen sabores auténticos y también modernos en diversos espacios como la terraza de estilo mediterráneo en la que se respira la belleza italiana tan cara a los porteños.

0409_restaurantes

Hasta su nombre tienen que ver, ya que hace referencia a la ligereza de la masa que los críticos gastronómicos locales clasificaron como “etérea”. Con un proceso de elevación y fermentación muy cuidado, así como la calidad de las materias primas, es una conjunción entre tradición y vanguardia, respetando un estricto proceso de elaboración al que se incorporaron las últimas tecnologías en amasado y equipamiento. Allí se podrán disfrutar desde la clásica Margherita hasta las opciones más gourmet con salsa de pistacho, calabaza, ricota, berenjenas y otros elementos típicos de la cocina italiana. No es casualidad que detenten el sello STG (Specialità Tradizionale Garantita) pues respetan la autenticidad de origen y usan tomate de San Marzano y mozzarella de búfala.

0411_restaurantes

Además del plato estrella hay opciones de antipasto y variantes como la “friggitoria napoletana” (fritatina, crocché y arancino. Aquí entienden a la pizza como una elaboración lenta (de ideal digeribilidad), con condimentos de alta calidad y cocción en hornos hechos por artesanos italianos que logran cocinarla en menos de un minuto convirtiéndola en una opción saludable y liviana.

En Villa Crespo

Anunciado como el primer mercado gastronómico porteño, y ubicado en Thames 747, Mercat propone una experiencia creativa e innovadora, espacio de encuentro donde poder disfrutar de la comida y descubrir productos a precios accesibles en sus 2.700 m2 divididos en tres plantas. Posee un espacio para productores locales especialmente seleccionados, un auditorio y un foyer que marcarán tendencia por el abanico de contenidos interesantes que presentarán y busca imponerse como la evolución de la gastronomía y transformarse en un concentrador cultural alrededor de la comida.

0409_restaurantes2

Con el producto como protagonista, Mercat invita a vivir la experiencia gastronómica disfrutando del trabajo de 27 emprendedores que presentan los alimentos típicos de la identidad argentina con una visión innovadora. El propósito del lugar es una comercialización directa y sin intermediarios, buscando generar un comercio más justo, con una opción de cada rubro. Entre otros, están el café de Grano Santo; las frutas y verduras sin agrotóxicos y por kilo de Tierra Orgánica; la carne pastoril de Pastizales Nativos, que promueve la ganadería responsable; la chocolatier y especialista en cacao Lorena Galasso con Las Romeas y con SabeCacao; Let it V con comida fusión 100 % plant based y gluten free; helado a base de leche y aceite de coco en Haulani; dumplings, ramen y otros platos con influencia asiática en de Koi; y el experto conocedor de quesos Remo Valenti atiende en Remo “al despacho” y “a la barra”.

0409_restaurantes2

Además tiene un auditorio con capacidad para 100 personas con distanciamiento, que está equipado para brindar clases de cocina y disertaciones por igual, precedido por un foyer, un espacio de 150 m2 de usos múltiples en el que incluso se instaló una barra de tragos. Los propietarios se asociaron a varias ONGs para desarrollar programas de difusión, reciclaje y mejoras en la alimentación. Mercat puede visitarse martes, miércoles, jueves y domingo de 11 a 20 y viernes y sábados de 11 a 24, permaneciendo cerrado los lunes permanecerá cerrado.

Early dinner: restaurantes alientan la costumbre de cenar temprano

Fuente: BAE ~ Ante las restricciones dispuestas por la segunda ola de Coronavirus, varios locales lanzaron nuevos turnos y promociones para que los clientes cambien horarios tradicionales de la noche. 

En los últimos días, ante las nuevas restricciones dispuestas por el gobierno, que establecen un cierre del ingreso a  los locales a las 23 horas, varios restaurantes salieron a incentivar a los clientes a comer más temprano. Happy hour, descuentos y nuevos turnos buscan encender la chispa de ese horario vespertino, opuesto a los hábitos locales. Iniciativas que intentan paliar la baja de actividad en un sector muy golpeado por la pandemia.

“Empezamos por la publicidad en radio invitando a una cena más temprano, haciendo chistes como cenan afuera en EEUU. Lo van a hacer varios. Si eso va a sumar o no, no sé. Hay una cultura clara de cómo hacemos las cosas acá. Igual, el horario dispuesto no es tan temprano, no son las 22, no está tan mal”, explica Rodrigo Cefalo Fernandez, socio de los restaurantes La Alameda y Puerto Cristal y la cervecería La mejor Dupla. En el caso de estos establecimientos, hay happy hour antes de las 21, 2×1 y descuentos del 20% en platos seleccionados.

El empresario calificó a este primer fin de semana con las nuevas medidas como “desastroso”. “Se trabajó en 20% de lo habitual. Todavía es nuevo y muchos preguntaron si estábamos abiertos o si había delivery o si cerrábamos a las 22. Cada uno entendió algo distinto”, comenta, aunque dice que los envíos aumentaron.

Por su parte, desde el restaurante Fayer, restaurante referente en comida israelí y judía, que tiene sede también en Madrid, anunciaron que “se reinventa en tiempos de pandemia y ofrecerá cenas en su primer turno de las 19hs como sucede en el viejo continente”. “Al igual que en Fayer Madrid nos adaptamos para brindar a nuestros clientes horarios flexibles. Siguiendo con todos los protocolos y sin dejar de bridar la experiencia gastronómica y el placer de poder disfrutar almuerzos y cenas en horarios tempranos”, explicaron desde Fayer.

Los responsables del restaurante, en declaraciones a BAE Negocios, se mostraron optimistas: “Creemos absolutamente que los comensales porteños se van a adaptar a las nuevas medidas, que tampoco han sido tan restrictivas en el sentido de que finalmente dejan estar en los locales hasta las 24, los gastronómicos. Se va a adaptar igual que pasó con el público en Madrid. La gente va a salir a comer más temprano, va a querer seguir disfrutando con todos los protocolos claros y adecuados. Creemos que con una una clientela fiel y dándole mucho servicio y atención vamos a poder sobrevolar esta turbulencia”.

En SushiClub, para quienes prefieren salir a cenar temprano, todos los días de 17 a 20hs en sus espacios de Caballito, Cañitas, Puerto Madero, Recova, Acasusso, Leloir, Maschwitz y San Juan, ofrecen un beneficio del 30% en porciones de sushi de 4 piezas y, además, un 2×1 en Caipis.

Francisca del Fuego, bar-restaurant – pizzería ubicado en el ex Paseo de la Infanta, abrió poco antes de la pandemia, en noviembre de 2019. Cuando estalló el coronavirus pusieron el foco en el delivery. Ahora, con esa ubicación privilegiada junto al parque, la apuesta es a la variedad y flexibilidad, aprovechando el happy hour y con su horno que casi nunca se apaga. “Tratamos de tener propuestas variadas en distintos momentos del dia, y con un fuerte anclaje en la música, por eso tenemos ciclos de miércoles a sábados, durante la tarde-noche, para aprovechar el happy hour y después quedarse comiendo y tomando algo mientras se disfruta de un dj-set”, señalan.

Los horarios de la cena según cada país

Los argentinos somos noctámbulos. La sobremesa de madrugada es tradición en estas tierras. Cada país cultiva sus propios hábitos y elige un punto en el reloj para sentarse a la mesa. En muchos casos, estas costumbres están motivadas por el clima.

Noruega, es uno de los países más tempraneros: se come entre las 16 y las 17. En Sydney, cenar al anochecer se fue convirtiendo en tendencia y hoy se elige más la franja de las 17 a las 18. Según el medio Insider, en China, el horario promedio es entre las 18,30 y las 19,30.https://c21081ad2d2834d12b364ddc7b43c4f3.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Reino Unido está entre los países del viejo continente donde se prefiere cenar más temprano: entre las 18,30 y las 20. En Francia, entre las 19 y las 21, aunque Paris tiene servicios un poco más trasnochados.

En Estados Unidos, la costumbre es entre las 18 y las 19. En tanto, en Sudáfrica y en Italia, tienen turnos más cercanos a los argentinos, entre las 20 y las 22.

Los gastronómicos reclaman ayuda para evitar despidos masivos ante las nuevas restricciones

Fuente: TN ~ El Gobierno anunció un aumento en el subsidio para pago de salarios pero las cámaras piden poder trabajar con protocolos y rebaja en impuestos.

Tras las nuevas restricciones a la circulación nocturna y mientras el sistema de salud pide medidas todavía más drásticas para contener los contagios de coronavirus, los gastronómicos y hoteleros manifestaron su preocupación por el efecto económico. Pizzerías, heladerías, hoteles, confiterías y franquicias fijaron posición ante las últimas decisiones del Poder Ejecutivo en el que recalcaron que la facturación todavía está al 50% de los niveles previos a la pandemia.

“Los gastronómicos todavía atraviesan una profunda crisis y se encuentran afrontando deudas contraídas en 2020. Con un nivel de ventas que aún no logra superar el 50% de la situación prepandemia, la nueva restricción pondría en peligro las fuentes de trabajo y la sustentabilidad de todo el sector. La industria gastronómica no es fuente de contagios, sino un sector que agrupa a más de 300 mil empleados y es uno de los motores de la economía nacional. El horario nocturno representa en promedio casi el 55% de la facturación del sector”, expresaron las cámaras del sector.

En un comunicado firmado por un la mesa que agrupa a la Asociación de Propietarios de Pizzerías, Casas de Empanadas y Actividades Afines, la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines, la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines, Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés y la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias manifestó: “Hemos adaptado toda la operación con estrictos protocolos y aforos reducidos, según las recomendaciones de los organismos de salud, esto permite recibir a los clientes de forma segura”.

Lorena Fernández, presidente de la asociación que nuclea a las pizzerías y casas de empanadas, aseguró que el 70% de la facturación de ese tipo de negocios se da por la noche. “Creemos que tanto el Estado nacional como los gobiernos provinciales y de la Ciudad de Buenos Aires son conscientes de la vulnerabilidad del sector”, afirmó, y solicitó que el paquete de medidas sea acompañado por un apoyo no solo económico para el sostenimiento de los puestos de trabajo, fue el ATP, sino de todas las cargas impositivas y sociales que de ello se deriva.

En esa línea, el Gabinete Económico anunció el viernes por la tarde que incrementará de $12.000 a $18.000 la asistencia estatal por trabajador para el pago de salarios en los sectores críticos. Será en el marco del programa de Reactivación Productiva (Repro), que reemplazó al ATP.

El Gabinete Económico anunció una mejora en la asistencia para el pago de sueldos en sectores críticos. (Foto: Pablo Duberti/Prensa Jefatura de Gabinete).

Por su parte, Gabriel Famá, titular de la cámara que nuclea a los fabricantes de helado, indicó: “Hoy la situación del rubro es delicada y la pandemia aceleró en muchos casos el cierre de los locales que ya venían golpeados por los avatares de la economía del país. Dependiendo la zona, tuvimos entre un 20% y 40% menores ingresos, además de que la materia prima se encareció muchísimo en este último tiempo”.

“Si bien la asistencia del Gobierno nacional con los ATP y el porteño con la exención del pago de ingresos brutos fue una ayuda, desde la Asociación manifestamos la necesidad de poder trabajar sin nuevas restricciones y cumpliendo, como siempre, con todas las medidas de prevención y protocolos vigentes. Si no trabajamos de noche será inviable que nuestras heladerías y fuerza laboral subsista”, agregó Famá.

Hasta el 30 de abril, los bares y restaurantes deben cerrar a las 23:00. (Foto: Télam).

Por su parte, Susana Perrotta, presidente de la Asociación Argentina deMarcas y Franquicias afirmó que entiende la importancia de las medidas para preservar la salud pero sostuvo: “Nos preocupa mucho el impacto que tendrá sobre un sector que ya está en estado crítico y que resultó uno de los rubros que más pérdidas sufrió tras un año de pandemia. Esperamos que, así como sucedió durante el cierre de más de 150 días en 2020, las autoridades acompañen con medidas que aminoren el impacto que tendrá en el sector gastronómico estas nuevas restricciones”.

// Calendario de pago de Anses: quién cobra

“El sector de comidas rápidas se encuentra en un proceso de leve recuperación y aún no hemos alcanzado el 50% de la facturación prepandemia. De nuestra industria dependen más de 50.000 puestos de trabajo. Contamos con estrictos protocolos que nos permiten operar con total seguridad y no somos una fuente de contagio”, señaló Marcelo Rojas Panelo, titular de la cámara del rubro.

Más de 25 cervecerías ya se inscribieron a la Copa Arte Cervecero 2021

Fuente: Pulso Cervecero ~La primera competencia de etiquetas de cerveza para cervecerías independientes de Argentina, Copa Arte Cervecero 2021, ya cuenta con 26 cervecerías que registraron un total de 65 etiquetas que competirán por las medallas a los mejores diseños. La inscripción aún se encuentra abierta para las cervecerías que deseen participar, hasta el próximo 16 de abril.

Las marcas ya inscriptas para la Copa Arte Cervecero 2021 son Suburbier, Dimenna Brewing Co., Okcidenta, Spika Beer Co, Bronson Brewing, Madness Brewing Co., Rabieta, MUR, Chachingo, Siete Cholas, Pampa Brewing Co., FUNKYBARREL Brewing Company, Cerveza Cocos, Barone Brewing Co., Dos Pulpos, Cerveza Beerdier, Cheverry, Cerveza Goodfellas, La Moya, Indígena, Bierhaus, Baum, Bialystok, Libertador, WEP! Y Jabalina.

Las etiquetas competidoras serán exhibidas para votación abierta del público entre el 26 de abril y el 5 de mayo. Serán elegidas en total 10 etiquetas ganadoras, a saber: primer, segundo y tercer puesto de cervecerías de hasta 15.000 litros/mes; primer, segundo y tercer puesto de cervecerías de hasta 50.000 litros/mes; primer, segundo y tercer puesto de cervecerías de más de 50.000 litros/mes; y un premio especial “Selección de los Editores”.

La Copa Arte Cervecero 2021 es patrocinada por Cadec Automatización, DT Inox (Della Toffola), LookAndBeer, Ball Corporation, FríoBeer, El Molino Capacitaciones, Flex Pack Embalajes y Gestión Cervecera.

Los locales estaban funcionando fuera de horario y con más gente de la permitida.

Fuente: TN ~ Además, efectivos recorrieron plazas para concientizar sobre la importancia de la distancia social.

Clausuraron cinco bares y restaurantes en la Ciudad de Buenos Aires en el primer fin de semana de las nuevas restricciones nocturnas. (Foto: Ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires)

Este sábado por la noche, la Ciudad de Buenos Aires clausuró cinco bares y restaurantes, ubicados en los barrios de San Nicolás, Palermo y Vélez Sársfield, porque se encontraban abiertos fuera de horario e incumplían, además, con las restricciones implementadas por el Gobierno en el marco de la segunda ola de coronavirus.

Durante los operativos se secuestraron mobiliario y equipos de música. Las clausuras fueron realizadas por personal de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), con la colaboración del Departamento Contravenciones y Faltas de la Policía de la Ciudad.

Según informaron desde la cartera manejada por Diego Santilli, desde la noche del jueves se realizan acciones de prevención y concientización en plazas, parques, bares y puntos gastronómicos con distintas cuadrillas de inspectores y personal.

Las cuadrillas recorrieron las áreas gastronómicas de Puerto Madero, Palermo Hollywood, Plaza Serrano, San Telmo, Avenida Corrientes, Plaza Dorrego, Corredor Donado, Avenida Elcano, Paseo Ferroviario y Paseo de la Infanta, donde se concentra más del 80 % de la actividad gastronómica de la Ciudad. Además de los parques Tres de Febrero, Chacabuco, Plaza Arenales, Parque General Paz, entre otros.

De los operativos también participaron personal de la Dirección General de Fiscalización Urbana (DGFU), agentes de Prevención, agentes de Tránsito, bomberos, guardaparques y diversos móviles. En los mismos se verificó el normal cumplimiento de los protocolos y las limitaciones nocturnas.

Uno de los bares clausurados. (Foto: Ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires)

Respecto a este último punto, Horacio Rodríguez Larreta aseguró que, pese a acatar las medidas dispuestas por la Casa Rosada, existe una mayor flexibilización en la Ciudad, con el objetivo de no golpear tanto a la industria gastronómica. Es por eso que los locales nocturnos pueden recibir clientes hasta las 23, que pueden permanecer en cada local como máximo hasta las 24.

Por otro lado, los efectivos concientizaron sobre la importancia de respetar la distancia social, el uso correcto de tapabocas, las normas de higiene personal, la cantidad de personas reunidas (máximo 20) y el cumplimiento de horarios en parques, plazas y establecimientos gastronómicos, normativas que estarán vigentes hasta el 30 de abril.

Las tareas de control y concientización continuarán en la Ciudad y serán de prevención, pero ante casos de no cumplimiento de protocolos y horarios se labrarán actas de intimación hasta llegar a la clausura del establecimiento gastronómico.

Fueron cinco los bares y restaurantes que se encontraron fuera de regla. (Foto: Ministerio de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires)

Este sábado, el Ministerio de Salud de la Nación informó 19.419 casos y 297 muertos de coronavirus en 24 horas. Con estas cifras, la cantidad de infectados desde el inicio de la pandemia asciende a 2.517.300, mientras las personas que perdieron su vida ya son 57.647. De los casos totales, 283.085 son de la Ciudad de Buenos Aires, al que se le deben agregar 6.850 muertos.

Con el kimchi como protagonista, llega el Festival de gastronomía coreana

Fuente: BAE Negocios ~ Una cocina que suma fanáticos locales y nuevas propuestas. Habrá charlas y clases online, un concurso con celebridades como Claudia Villafañe y la posibilidad de acceder a menúes especiales en más de 30 restaurantes.

“Nadie puede conocer Corea o a un coreano sin haber, aunque sea, escuchado la palabra ‘kimchi’. Para nosotros es parte de nuestra identidad. Es una forma de preparar alimentos que nos acompaña desde hace siglos”, destacó el Embajador de ese país, Jang Myung-Soo, durante la presentación del Festival “Hansik” de gastronomía coreana, organizado por el Centro Cultural Coreano (CCC), que se realizará desde el lunes 12 al domingo 18 de abril y tendrá como estrella a esa comida tan popular como valiosa para la salud. 

Es la séptima edición de este evento que une puentes culturales entre ambos países. Siempre centrado en la gastronomía fue mutando desde aquellas primeras ediciones en hotel cinco estrellas con chefs invitados de Corea, pasando por feria callejera a la actual edición que tendrá propuestas presenciales en restaurantes y actividades online que permiten federalizar la iniciativa. “Queremos llegar adonde los deliveries no llegan, a los rincones de Argentina y de America Latina”, agregó Myung-Soo. Una proyección que acompaña el entusiasmo local que cosechó esta gastronomía, al igual que otras expresiones de la cultura coreana como el K-pop. 

El nombre del festival, hansik, es la forma con la que se designa a la comida coreana. Una gastronomía que tiene rasgos  y marcados. “La característica principal está en la armonía entre sus ingredientes y colores, un balance que se traduce en platos saludables y equilibrio nutricional. A diferencia de la comida occidental, utiliza menos carne”, explica el embajador y marca dos particularidades claves: “Una es el picante. Otra es que nosotros la consideramos medicina. La tradición culinaria coreana tiene siglos de desarrollo en los cuales el balance de sabores, la diversidad de ingredientes y la incorporación de fermentados hacen que lo que consumimos no sea sólo comida sino un elemento que alarge la vida”. 

Superalimento 

El kimchi, que está en el corazón de la tradición culinaria coreana, es una preparación fermentada que tiene como ingrediente básico el “baechu”, col asiática, aunque también hay recetas cuyo ingrediente principal es el nabo, el pepino o el rábano. Lleva especias como ají picante, también ajo, cebolla, jengibre, salsa de pescado. Tiene valiosas propiedades para la salud: los probióticos generados en la fermentación refuerzan el sistema inmunológico, favorece la digestión, tiene antioxidantes, ayuda a regular el colesterol y a combatir la obesidad, además de tener vitaminas, sodio y potasio. 

La importancia del kimchi se pone de manifiesto en la kimjang, una costumbre que llega con el otoño, en octubre, cuando las familias, las distintas generaciones, se reúnen a preparar este alimento para comer a lo largo del año. Esa modalidad de cocinar y compartir colectivamente estas conservas, en armonía, fue declarada patrimonio cultural e inmaterial por la Unesco. En el recorrido histórico, los primeros kimchi no llevaban picante, eran una forma de conservar las verduras. El aporte de ají de América introdujo el picante más tarde. 

“Para los coreanos, preparar, compartir y comer kimchi es tan importante como para los argentinos disfrutar de un asado, lo cual no se reduce a asar la carne, sino que implica casi un ritual comunitario y fraterno”, sostiene Moonhaeng Cho, director del CCC. 

En tanto, la cocinera e influencer Sandra Lee, que vive en el país desde que era chica y se considera mitad argentina y mitad coreana (al punto que en los partidos de fútbol no sabe a qué equipo alentar) destaca como el público local se abrió a probar nuevos sabores y acepta y aprueba el kimchi. Asegura que queda buenísimo con un bife de chorizo o un asado. Se come como acompañamiento o cocinándolo. 

Restaurantes y celebridades

Esta edición del Festival llega con un formato similar al del año pasado pero redoblando la apuesta. La explosión de colores, texturas y sabores de esta tradición podrá disfrutarse en más de 30 restaurantes de la ciudad que preparan menúes a precios promocionales, para comer en los locales y para take away. En Buenos Aires, hay un enclave mayoritario en la zona de Flores y Floresta pero en los últimos años se dio esta expansión de nuevos restaurantes o algunos viejos que se mudaron a la zona de Retiro y Palermo. 

Se ofrecen opciones desde $450, por ejemplo pinchos de salchicha y Tteok picante o pollo frito tradicional con kimchi.   Por supuesto el kimchi está presente en la mayoría de las propuestas y en múltiples formatos: en tacos, con noodles, en pizza. También hay platos clásicos como el bulgogi  (carne marinada) y lo infaltables banchan, platitos de acompañamiento.  Habrá además opciones dulces de pastelería. Se puede encontrar Gwail Danja, una masa de harina de arroz cocida al vapor, rellena de fruta fresca de estación y pasta de legumbre, con el toque final de una capa de coco rallado. La lista completa de propuestas puede consultarse en festivalhansik.ar

Una de las novedades de este año es el concurso K-Food Master en edición celebrity. Durante los tres episodios, que pueden verse en el Youtube del CCC participan Claudia Villafañe, Lizardo Ponce y Julia Mengolini. 

Habrá además tres Master Class: la primera será el kimchi y la ciencia con la cocinera Sandra Lee y la Dra. en Química Claudia Degrossi; la segunda, “Kimchi, el original” dictado por Soun Lee Park, cocinera certificada en cocina coreana, y la chef Juliana López May; y la tercera, “Kimchi globalizado”, con las propuestas más contemporáneas como kimchi de mango y brócoli. Se pueden seguir en las redes sociales del CCC. Habrá una instancia divertida llamada Korea Review donde se prueban y se comentan snacks y golosinas.

Gran ocasión para descubrir la cultura de este país asiático a través de sus sabores cotidianos. 

Extienden el plazo para renovar los controladores fiscales

Fuente: AHRCC ~ La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a través de la RG 4955/2021; estableció que los controladores fiscales de “vieja tecnología”, podrán utilizarse según el cronograma, que conforme a la cantidad de equipos homologados de cada contribuyente se detalla a continuación, debiéndose emplear solo equipos de “nueva tecnología” a partir de las fechas indicadas para cada rango.

Este es el cronograma de fechas según la cantidad de equipos de “vieja tecnología” que tenga el establecimiento:

Cincuenta (50) o más > del 1/5/2021 al 30/06/2021

Entre once (11) y cuarenta y nueve (49) > del 01/07/2021 al 31/08/2021

Entre cinco (5) y diez(10) > del 01/09/2021 al 31/10/2021

Tres (3) o cuatro (4) > del 01/11/2021 al 31/12/2021

Uno (1) o dos (2) > del 01/01/2022 al 28/02/2022