Manual de supervivencia gastronómica

Fuente: La Nación: Los restaurantes tuvieron que reformular sus propuestas para adaptarse a la nueva normalidad

Augusto Hassel (32) y Jonathan Rivas (35) se conocieron en el mundo bursátil. Economista por la Universidad de La Plata y especialista en análisis de datos e implementación de tecnología, Hassel creó en 2014 Puerto Finanzas, la primera red social de inversiones de la Argentina. Rivas fue uno de sus primeros inversores y durante cuatro años forjaron un vínculo especial. “Ese primer emprendimiento fracasó, pero la experiencia fue prácticamente un doctorado”, explica Hassel, quien durante los años siguientes estuvo detrás del desarrollo de datos de dos empresas claves del mercado financiero argentino como Bull Market Brokers y Matba Rofex (actualmente se desempeña en Cohen).

Por su parte, nacido en Washington y formado en finanzas en la Universidad de Maryland, Rivas hizo su carrera construyendo puentes entre emprendedores, finanzas y tecnología. En 2012 se sumó como socio en DCDB Group para trabajar en consulting, y en 2013 creó DC Ventures, una firma de capital semilla y advisory para startups en Latinoamérica.

Seis meses antes de que se desencadenara la pandemia del Covid-19, Rivas y Hassel volvieron a encontrarse para fundar Parra Payments, una startup del rubro gastrotech, que aplica herramientas tecnológicas al negocio de la gastronomía. La idea surgió mientras ambos estaban en una cervecería de Buenos Aires y observaban el flujo de gente yendo de una cola a otra, esperando para pedir, pagar y retirar su vaso de cerveza. “Esto no debería ser así”, pensaron. “Los clientes deberían hacer su pedido en sus teléfonos celulares. Un menú online disponible y un botón de pago podían resolver ese trámite en segundos”.

1. Soluciones de gastrotech.

Pensando en el rubro gastronómico, Parra Payments se propuso entonces beneficiar a ambas partes: clientes, por un lado, y bares o restaurantes, por el otro. ¿Cómo funciona? Se presenta como una solución 100% contactless para bares, restaurantes, cafés e incluso hoteles, que optimiza los recursos humanos, mejora la dinámica de movimiento dentro del local, reduce al mínimo el contacto y organiza el espacio con la comodidad como prioridad. Augusto Hassel: “Nuestro primer emprendimiento fracasó, pero la experiencia fue prácticamente un doctorado” Crédito: archivo

“Con la llegada del clima veraniego y la habilitación de patios y terrazas, los establecimientos gastronómicos empezaron a recibir nuevamente a los comensales. Y pronto empezamos a ver cómo se forman filas en las veredas y se concentra gente en bares y restaurantes esperando un pedido, o bien haciendo cola para pagar”, cuentan los emprendedores. Por eso, “desde tu teléfono celular podés acceder al menú digital de los establecimientos gastronómicos adheridos. Así, podés comprar antes de ir al local y evitar pasar por la caja, pagando directamente desde la app móvil. Con un código QR, podés retirar tu pedido cuando quieras (en ese momento, si estás en el local, o más tarde, si hiciste el pedido desde tu casa). E incluso podés compartir la cuenta con tus amigos o invitarles un trago y compartirles por Whatsapp el código QR para que ellos lo retiren, con una herramienta similar a la que ofrece Venmo en los Estados Unidos”.

Los beneficios que ofrece la app se resumen en: evitar colas para pedir o retirar el pedido; priorizar la higiene a través de la tecnología contactless; evitar congestiones y demoras en restaurantes y bares; integración de pagos con Mercado Pago; optimización de los procesos para el personal, y prioridad de protocolos de salud y distanciamiento responsable.

2. Contactless y cashless

La cuarentena modificó la manera de pagar de los consumidores argentinos. Según un estudio de D’Alessio-Irol que releva datos de los primeros 60 días de aislamiento, el 44% de los argentinos inició o intensificó el uso de pagos online y el 24% inició o intensificó el uso de billeteras virtuales. En nuestro país, el uso del código QR para realizar pagos se ha posicionado como la solución predominante gracias al crecimiento de jugadores como Mercado Pago.

El uso de efectivo en la Argentina es uno de los principales desafíos del sector gastronómico y, aunque el propósito de Parra es ser 100% cashless en el futuro, en su versión inicial incorpora una opción de pago en efectivo para acoplar los viejos hábitos con lo que marca la “nueva normalidad”. Esta necesidad surgió del continuo feedback que Parra estableció con sus primeros clientes. “El menú digital, en ese sentido, es una solución muy adecuada para uno de los problemas crónicos del sector: la inflación”, detallan los fundadores. “La actualización de la lista de precios es mucho más eficiente y organizada en el menú móvil que incorpora la aplicación”.

3. Inversión y testeo.

Si bien en sus inicios Parra Payments planificó su negocio con una proyección a cinco años, la pandemia y “la nueva normalidad” no hicieron más que agilizar el proceso y confirmar cómo la tecnología podía mejorar el servicio y la experiencia en un local gastronómico.

Con capital propio y una inversión inicial de $1 millón, incorporaron a su equipo desarrolladores, especialistas del mundo foodie, expertos en marketing y UX, y pusieron foco en el diseño y la comunicación de la plataforma, que se encuentra en etapa de testeo en más de diez establecimientos de la Ciudad de Buenos Aires, incluyendo los restaurantes La Malbequería, Lo de Jesús y 13 Fronteras. Por ahora, se encuentra disponible de manera gratuita para Android y planean lanzarla en el corto plazo para iOS.

“A mí me gusta muchísimo salir a comer y encuentro que hay un gran número de establecimientos gastronómicos que podríamos llamar gourmet que hasta ahora no estaban habituados a hacer delivery ni utilizar sistemas de pedido como Rappi ni Pedidos Ya, cuyo costo de implementación les costaría entre un 25 y un 30% de sus ventas”, cuenta Rivas. “Es por eso que Parra plantea un costo fijo a través de su marketplace de un 1% para el establecimiento, a lo cual se sumaría la comisión de Mercado Pago. Para mejorar incluso esta cifra, nuestra intención para 2021 es sumar un sistema de pagos propio”.

Este año, una segunda ronda de inversión de $12 millones se utilizará para el desarrollo de IT, más opciones de pago y para impulsar el desarrollo comercial con la mira puesta en atraer más establecimientos gastronómicos y usuarios a la aplicación.

Para Rivas, existen tres elementos fundamentales para un inversor a la hora de evaluar el atractivo de una startup: la calidad de su capital humano y la visión de los fundadores de la empresa respecto de su propósito; que exista claridad respecto de cómo se puede monetizar el proyecto, y que se trate de un emprendimiento que les permita crecer a sus fundadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *