Pizza napolitana gourmet y birra, nueva opción en el microcentro porteño

Fuente: Clarín ~ Juan Pablo Padrevita es un italiano de Argentina. La atracción que siente por la península es muy fuerte. Y la que siente por la ciudad de sus ancestros, Nápoles, es irresistible. Es un sentimiento que creció de a poco y sin pausas al lado de sus abuelos napolitanos. Gente orgullosa de sus orígenes y agradecida a la Argentina por la oportunidad que recibieron. En su casa nunca faltaban pizzas humeantes cocinadas en el horno a leña. Para Juan Pablo ese sabor es parte de su genética.

Después de la muerte de la nonna María, estaba más convencido que nunca de que tenía que mantener encendido el vínculo con el lugar de origen de la familia. No podía permitir que esa conexión se diluyera. Algo que tenía en su corazón le decía que la pizza napolitana (la verdadera) iba a reforzar ese sentido de pertenencia que forma parte de su vida.

Las pizzas de Núvola, de Nápoles a Buenos Aires.

Las pizzas de Núvola, de Nápoles a Buenos Aires.

En el año 2015 viaja a la ciudad del Vesubio. Quiere aprender los secretos de la especialidad. Realiza un curso de capacitación avanzado en la AVPN (la prestigiosa Associazione Vera Pizza Napoletana), su sumerge en un mundo que lo fascina y emociona. Profundiza sus conocimientos profesionales sobre harinas, levaduras, fermentación y todos los aspectos vinculados a la elaboración.

Vuelve a la Argentina y finalmente abre Cincinnati (2018). Un lugar en el cual la pizza napolitana es protagonista. El mismo año suma otro ladrillo. Inaugura la Scuola Pizzaioli, una escuela para aprender los secretos del arte pizzero de la ciudad que adora. En 2020 una nueva fórmula, Antonio’s, más informal que la de Cincinnati pero la reina protagonista es siempre la misma.

Hace unos días abrió un nuevo local que resume el trabajo y la pasión de tantos años y lo bautizó con un nombre que es sinónimo de ligereza y que significa nube. Está, casualmente, a metros del consulado general de Italia. Un coincidencia que algunos podrían interpretar como una señal del destino.

Pizza gourmet Sole Mío. Foto: Núvola.

Pizza gourmet Sole Mío. Foto: Núvola.

El concepto es claro: pizzería napolitana moderna. Obsesión por la materia prima, los detalles y los dogmas campanos. Ojo puesto en las tendencias nutricionales y en los productos de alta calidad. El local es alegre y luminoso decorado con mayólicas blancas y azules. La planta baja presenta el salón comedor, una barra para despacho delivery y take away y un escenográfico horno a leña. El primer piso está dedicado a la escuela y eventos y el segundo regala una magnífica terraza porteña y una barra de tragos y aperitivos. 

La carta es atractiva y alineada con el modelo italiano. Generosa en cantidad y calidad de opciones. Entradas, 33 pizzas (clásicas, contemporáneas, gourmet y STG “Especialidad Tradicional Garantizada”), ensaladas y postres. Para vivir a pleno la experiencia napolitana, arrancar con un “fritto” clásico: una tortillita frita de pasta (bucatini) condimentados con voluptuosas crema de pistacho y salsa bechamel, parmesano, mortadela y pistacho molido. Gran comienzo.

Todas las pizzas salen bajo la mirada atenta de Padrevita y de dos grandes profesionales como Germán Pantuso y Ezequiel Ortigoza. Las masas son etéreas, aireadas, suaves como la caricia de un ángel. Muy digeribles. La versión con flores de calabaza fusiona con éxito tres quesos de sabor y textura diferentes (mozzarella fior di latte, ricota, provola ahumada) con la delicadeza de las flores y la energía de la nduja, peperoncino y pimienta negra.

La interpretación con espárragos es contundente. Espárragos verdes y tiernos, alcaparras de Chubut, provola ahumada, panceta crocante, escamas de provolone y buen aceite EVO. La Crocchettona es una combinación muy suculenta que ensambla felizmente la frescura láctica de la mozzarella fior di latte y el ahumado de la provola, bacon crocante, crocchè (tradicionales croquetas de papas doradas y tiernas), una delicada crema de nueces, el perfume de la albahaca fresca y el inconfundible sabor del aceite EVO. Buenos postres típicos. Vino y cerveza italiana disponibles. Sucursales en Liniers (Capodimonte) y Pinamar (Mare).

Teléfono +54 11 2676-4799

Horario Lun. a mie. de 8 a 18 hs. Jue. y vie. de 8 a 24 hs. Sáb. de 18 a 24 hs.

Instagram @nuvola.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *