Fabric Sushi anuncia su plan de expansión 2022 y suma más de 60 sucursales

Fuente: Cronista ~ Lo mejor de la cocina nikkei vuelve a Puerto Madero y abre nuevos locales en Adrogué, Caballito y Parque Leloir.

Continuando con el plan estratégico de expansión característico de Fabric Sushi, la empresa anuncia sus nuevas aperturas consolidando su liderazgo en las zonas más concurridas de Buenos Aires y GBA: Fabric Sushi Adrogué, Fabric Sushi Caballito Honorio y Fabric Sushi Parque Leloir, ya se encuentran abiertos al público, disponibles también en formato take away y delivery. La reapertura que promete un gran éxito es Madero Dique, el mismo se encontrará ubicado sobre el Dique 4 y con una envidiable vista, el renovado Fabric Nikkei Sushi Bar, será sin duda un océano de sabores ubicado en el corazón de Puerto Madero; Alicia Moreau de Justo 246.

Asimismo las aberturas próximas a inaugurar serán Fabric La Paz, Fabric Obelisco, Fabric Canning, Fabric Quilmes, Fabric Recoleta Mall y Fabric Costanera.

Los nuevos restaurantes ofrecen una amplia oferta gastronómica que va desde los tradicionales rolls de sushi, pasando por las combinaciones más osadas de makis, rolls y niguiris, sin olvidar los ceviches y los platos calientes ¡toda una oda a la cocina nikkei!

Estas nuevas aperturas de Fabric Sushi completan un total de más de 60 sucursales (divididos en locales propios y franquiciados) distribuidas en Argentina, Uruguay y Bolivia, lo que la convierte en uno de los grupos gastronómicos más importantes y de mayor relevancia de Argentina.

Tras la inauguración en 2008 de su primer Delivery & Take Away, Fabric Sushi creció con los años en presencia, reconocimiento y cantidad de sucursales hasta convertirse en sinónimo de comida japonesa en Buenos Aires. Su concepto de cocina nikkei, enfocado en resaltar y fusionar sabores y aromas de Japón y Perú a través de la excelencia de sus ingredientes y la perfección de la composición de sus piezas y platos, hacen del acto de sentarse a comer una experiencia única.

Sigamos esta conversación en @fabricsushi

SOBRE FABRIC SUSHI

Más info y sucursales: www.fabricsushi.com.ar/

La Confitería del Molino reabre sus puertas: cuándo son las visitas y cómo anotarse

Fuente: Página12 ~ Con un cupo limitado de 8 mil lugares, el icónico bar del centro porteño dará a los visitantes la posibilidad de recorrer el subsuelo, la cúpula, y disfrutar de música en vivo y de la exposiciones de objetos históricos.

La emblemática Confitería del Molino, ubicada en la esquina de las avenidas Callao y Rivadavia, a pasos del Congreso, volverá a abrir sus puertas para los visitantes. Será para mostrar los extendidos avances de su restauración. El evento, que se hará con un cupo limitado que prevén que se agote rápidamente, permitirá a los espectadores recorrer el subsuelo, la cúpula, y disfrutar de música en vivo y de la exposiciones de objetos históricos.

El evento tendrá lugar el próximo 8 de julio, en la víspera de su 106° aniversario. Según informó la Comisión del Molino, se otorgarán 8.000 entradas, que podrán adquirirse desde el día lunes 4 de julio a las 12, a través de la web oficial www.delmolino.gob.ar.

Los recorridos duran 40 minutos y habrá ocho turnos disponibles desde las 12 a las 19 hs. El recorrido se hará por escalera. Se podrá visitar el primer piso, la planta baja y el subsuelo. Una vez finalizado, habrá acceso opcional a la azotea, ingresando por Av. Callao 32.

En un comunicado, los organizadores explicaron que «se comenzarán a realizar visitas periódicas al edificio, para que la comunidad pueda ver el avance de un lugar histórico de Buenos Aires que, con el esfuerzo de trabajadoras y trabajadores del Congreso Nacional, pronto volverá a ser ese punto de encuentro para quienes quieran disfrutar de un café y su emblemática pastelería».

También, desde la Comisión se invita a continuar participando activamente de la recuperación histórica, acercando fotos u objetos que consideren que puedan formar parte del museo de sitio a instalarse en el Molino.

La tarea de restauración

La Confitería tiene cinco pisos y una azotea con mirador. Según la Ley 27.009, de expropiación y restauración, «el subsuelo y planta baja deberán ser concesionados como confitería, restaurante, pastelería o cualquier uso afín«, mientras que el resto del inmueble albergará «un museo dedicado a la historia de la confitería» y «un centro cultural a denominarse ‘De las Aspas’”.

La puesta en marcha del Plan de Restauración Integral del Edificio del Molino (RIEM) contempla, de esta manera, la dimensión material e inmaterial de los bienes culturales. En este marco, un equipo multidisciplinario de especialistas del Congreso se encuentra trabajando para recuperar el patrimonio material e inmaterial del inmueble.

De 1912, reabre uno de “los tres mosqueteros” de la gastronomía porteña con la promesa de cambiar la oferta del microcentro

Fuente: La Nación ~ La Confitería Ideal cerró en 2016, después de un largo proceso de deterioro y decadencia; fue restaurada con los elementos originales, incluidos los vitraux y una imponente cúpula.

La abertura en forma de óvalo que separa el primer piso de la planta baja deja ver el imponente vitraux y la cúpula, la marca característica de la Confitería Ideal, considerada una de “los tres mosqueteros” de la gastronomía de bares notables de la ciudad. Ese hueco de la construcción original había sido tapado en alguna de las intervenciones que sufrió el tradicional espacio porteño en su largo proceso de decadencia y abandono que terminó con el cierre. Sin milongas como antaño aunque con el espíritu tanguero de siempre, ahora prepara un regreso que promete ser un viaje al pasado, pero con propuestas y atracciones actualizadas a la época.

Junto con el Café Tortoni y la Confitería del Molino, la Ideal formó parte de un tridente gastronómico imbatible hasta que cayó derrotada tras largos años de decadencia. En 2016, cuando fue adquirida por un grupo gastronómico, comenzó un plan de restauración que se frenó por la pandemia. Fundada en 1912 por el inmigrante gallego Manuel Rosendo Fernández, se encuentra hoy en la etapa final de preparación para su reapertura en los próximos meses. Mientras la renovación va concluyendo, se lanzó una convocatoria para sumar más de 100 empleados y se están terminando de definir los menús para los distintos momentos del día.

“Habrá una mezcla de lo histórico con lo actual”, cuenta Francisco Bustuoabad, gerente general de la Ideal, situada en Suipacha 384. “En la planta baja habrá lugar para 180 personas y en el primer piso, para 160, con una carta diaria de desayuno, almuerzo con menú vegano y para celíacos, y sumaremos algunos clásicos de la época con el vermú preteatro, que era un símbolo del lugar”, agrega. El de las 16, las opciones de brunch y platos elaborados por el chef Gustavo Nari serán parte de la cena. “A la noche habrá opciones más delicadas. Se le quiere brindar al cliente una propuesta diferente a lo que puede encontrar sobre la avenida Corrientes, con productos como merluza negra, langostinos a la chapa o sorrentinos de cordero braseado”, enumera Bustuoabad.

La puerta del hall principal se corrió unos metros para ganar espacio en la recepción del gran salón de planta baja
La puerta del hall principal se corrió unos metros para ganar espacio en la recepción del gran salón de planta bajaFabian Marelli – LA NACION

La oferta gastronómica será en el lugar o al paso, ya que el hall de entrada fue acondicionado para montar heladeras exhibidoras donde se mezclarán la pastelería moderna con los clásicos, como palmeritas o fosforitos. También se venderá un vino elaborado por Catena Zapata para la Ideal, un blend de petit verdot, malbec y cabernet franc, y un aceite de oliva.

La confitería, en pleno microcentro porteño, tiene 2000 metros cuadrados en total, divididos en dos plantas de acceso al público y cuatro pisos de elaboración de productos, donde se encuentra la sección de fuegos, pastelería, panadería, cocina y lavandería. Las cuadrillas de cocina estarán formadas por 60 personas en diferentes turnos, algunas de ellas produciendo los pedidos que se venden por redes sociales. Se estima que abrirá sus puertas a las 7 y funcionará hasta la medianoche, o quizás hasta la madrugada los días de teatro.

En cada ornamento de la Ideal, se realizó un trabajo artesanal para restaurarlo y que conserve son características originales
En cada ornamento de la Ideal, se realizó un trabajo artesanal para restaurarlo y que conserve son características originalesFabian Marelli – LA NACION

Actualmente, cuando las persianas metálicas se levantan, los curiosos pegan la cara contra el vidrio para tratar de ver qué sucede dentro del salón principal. La expectativa es grande y se nota en el barrio. “La inversión que queremos que se destaque es la puesta en valor del edificio y que la ciudad lo recupere en su plenitud edilicia y gastronómica. La apuesta es muy grande”, admite Bustuoabad. “La capacitación de los empleados comenzará en julio y en los próximos tres meses estaremos abriendo. El entrenamiento es pensado para capacitar al staff porque quizás hay muchos jóvenes que no conocen dónde están trabajando y su historia”, agrega.

El fondo del salón conservará las barras y las heladeras históricas que estarán operativas cuando abra la confitería
El fondo del salón conservará las barras y las heladeras históricas que estarán operativas cuando abra la confiteríaFabian Marelli – LA NACION

Manuel Rosendo Fernández eligió materiales provenientes de Europa para su confitería. Arañas, sillones, el mármol para las escaleras y la boiserie (la carpintería que cubre las paredes) de roble de Eslavonia tallada por artesanos. La flor de lis forma parte de la identidad del localy aparecía en cielorrasos, paredes y vitrinas. Hoy se encuentra en el piso, en el hall de ingreso, un agregado de la restauración.

La puesta en valor respetó al máximo la originalidad del edificio, con algunas modificaciones como el corrimiento de la puerta de ingreso para darle mayor amplitud al hall. Toda la boiserie se mantuvo, se restituyeron todos los dorados a la hoja con papel de oro, se pulieron las arañas y se restauraron los vitrales y la cartapesta de la cúpula.

El vitraux y la cúpula de la planta alta son sellos característicos de la Ideal
El vitraux y la cúpula de la planta alta son sellos característicos de la IdealFabian Marelli – LA NACION

Los pisos son nuevos, de mármol, sustituyendo a las placas de granito que se habían agregado en algún momento. Para el dibujo del pisolos arquitectos se guiaron por la intuición y el concepto de los pisos que tenían las construcciones de la época, ya que no contaban con registros fotográficos.

En el fondo del salón aparecen las barras históricas, que conservan las piedras y las heladeras. Todo el equipamiento fue restaurado y dotado de elementos modernos, que se adaptaron al estilo para conjugar la modernidad con los rasgos históricos del edificio. Lo mismo pasó con la boiserie, que oculta 22 equipos de refrigeración y calefacción en cada planta para aclimatar el lugar.

La confitería Ideal se encuentra en Suipacha 384, a pocos metros de la avenida Corrientes
La confitería Ideal se encuentra en Suipacha 384, a pocos metros de la avenida CorrientesFabian Marelli – LA NACION

En cada piso se repite la funcionalidad. Arriba de las barras se están terminado de acondicionar dos escenarios para eventuales presentaciones. Los camarines serán reservados para los artistas, aunque también utilizados por grupos de clientes para hacer reuniones más íntimas. No será el único espacio así: en la planta alta habrá un sector ambientado como un camarote de tren y cerrado con la misma finalidad.

La restauración de la Ideal estuvo a cargo del estudio Pereiro, Cerrotti & Asociados, especializado en proyectos gastronómicos de recuperación patrimonial; también trabajó en La Giralda y el Café Petit Colón. La responsable de la puesta en valor de los dorados a la hoja, los muros y las boiseries es Agustina Esperón Ahumada, restauradora de obras de arte, quien se encargó además de recuperar las molduras de la cúpula confeccionadas en cartapesta. Los vitrales de la claraboya y de la fachada estuvieron a cargo de María Paula Farina Ruiz, formada en el Centro Internacional de Vitrales de Chartres, Francia.

Los expertos en restauración trabajan en todos los elementos en forma artesanal; la puesta en valor comenzó en 2016
Los expertos en restauración trabajan en todos los elementos en forma artesanal; la puesta en valor comenzó en 2016Fabian Marelli – LA NACION

Por el mail cv@confiterialaideal.ar o las redes sociales de la confitería continúa la convocatoria para todas aquellas personas que deseen postularse para trabajar allí. El lugar y los equipos ya casi están listos para una reapertura esperada durante años, que genera expectativa y promete convertirse nuevamente en un símbolo de la ciudad.

Un restaurante único en la Argentina: funciona en una granja y solo cocinan con lo que producen

Fuente: iProfesional ~ (@lapebeta) Concebido y desarrollado por Esteba Nofal, La Pebeta tiene huerta orgánica y corrales con animales que tienen una crianza diferente. Una rareza en el país.

Los Farm to Table son restaurantes que están ubicados en una granja y donde lo que se sirve en la mesa se produce allí mismo. Al igual que muchas otras experiencias que se están sumando, como los restaurantes donde el chef elige lo que comés, esta es una cocina de kilómetro cero que hace referencia a la distancia que viajan los productos hasta el plato.

En un mundo donde ya a nadie le asombra que en Dubai haya flores frescas todo el año a pesar de estar en un desierto, donde la centolla viaja de Ushuaia a Europa y acá compramos productos coreanos, tener un menú basado en lo que se produce localmente es casi un milagro. Y lo es, por eso son tan pocos.

La Pebeta es el sueño de empresario Estaban Nofal que comenzó a armarla en el año 2000 sobre 10 hectáreas a las que luego se sumaron más. Allí se plantaron árboles frutales, se instaló una huerta, se crían animales, todo siguiendo las reglas de la permacultura, un sistema de diseño enfocado al uso sustentable de la tierra para crear un ecosistema funcional. Un pequeño oasis de vida.

Los precios de los platos oscilan entre $700 y $2.500

Cómo es la experiencia de La Pebeta

Ubicada en Los Cardales, la experiencia La Pebeta comienza con la visita a la huerta orgánica. Y no es casual, hay una voluntad casi educativa en este paseo donde el recorrido guiado por Marcelo, el responsable de la granja, propone entender el proceso de producción de un alimento. Tanto supermercado nos hizo olvidar que en la naturaleza todo tiene su tiempo y cumple un rol. Luego la visita continúa en los corrales donde las gallinas se crían sueltas y tienen un ciclo de vida mucho más largo que en un criadero.

Lo mismo pasa con los jabalíes, las vacas y el resto de los animales: se respeta su ciclo de vida, se alimentan con las pasturas del lugar, abonan los suelos y aunque en definitiva terminarán siendo nuestro alimento, la crianza será diferente.

El La Pebeta hay un menú basado en lo que se produce localmente: casi un milagro

La cocina de La Pebeta es totalmente coherente con la propuesta. Cuando se carnea un animal, se lo utiliza en su totalidad, de la nariz a la cola. Los cortes se distribuirán en las diferentes preparaciones, para obtener un máximo aprovechamiento del animal. Nofal sostiene que, por ejemplo, nunca servirían mollejas, porque para tener la cantidad de porciones necesarias para abastecer al restaurante tendrían que matar demasiados animales, lo cual no está en sintonía con la filosofía propuesta por La Pebeta.

Todas las preparaciones están en relación a la cosecha del día

Todos son productos de estación, todos los vegetales están en relación a sus tiempos de siembra y cosecha, por eso no hay lechuga, alcauciles o espárragos todo el año sino solo cuando la naturaleza lo establece. Están haciendo algunas pruebas para poder tener tomates todo el año cultivándolos en invernaderos lo cual permitirá extender la temporada. Se recolectan las semillas y se utilizan para seguir produciendo y mejorando. Uno de los platos de la carta es una ensalada de la huerta que realmente representa la riqueza y variedad del lugar.

El vino, el menú y los precios de La Pebeta

La experiencia La Pebeta comienza con la visita a la huerta orgánica

Además de empresario y consumado sibarita, Nofal es uno de los grandes coleccionistas de vino del país así que fue él quien eligió los vinos que acompañarán platos como la tapa asada con chimichurri, porotos alubias y batata; el fantástico T-Bone que cuando aparece en carta es una fiesta; el estofado de legumbres con hierbas frescas o la lasagna de pollo con hojas de brócoli y cardos, por ejemplo.

De todas formas, hay que saber que los platos que prepara el chef Gonzalo Bonesi, varían diariamente porque todas las preparaciones están en relación a la cosecha del día. Los precios de los platos oscilan entre $700 y $2.500. Además de la selección de vinos, hay cervezas, limonadas y algunas otras bebidas.

Es fácil salir de La Pebeta y fantasear con irse a vivir al campo por la paz que contagia

En estos días de frío, se puede elegir comer en el salón que cuenta con salamandras distribuidas en el lugar para hacerlo bien confortable. Afuera, los braseros y el sol calientan a los que no le teman al frío.

Como todo lugar que está vivo, La Pebeta cambia constantemente como si mudara de ropa y siempre propone una experiencia que tiene mucho de bajar 10 cambios, cambiar el ritmo interno y disfrutar de lo que nos rodea. Es fácil salir de La Pebeta y fantasear con irse a vivir al campo por la paz que contagia.

En el establecimiento, además del restaurante, funciona una proveeduría

Además de restaurante, también proveeduría

Además de la huerta y el restaurante, hay una proveeduría para poder trasladar un poco de la experiencia a casa. Verduras frescas, quesos y distintos productos están disponibles todos los días.

También hay talleres, de poda por ejemplo, o de cuidado de cítricos que se combinan con el almuerzo. La Pebeta abre de miércoles a domingos de 12 a 16 y los sábados también por la noche, de 20.30 a 23. Las reservas se pueden hacer desde el IG del lugar. Calle San Antonio de Areco, a 5 minutos de la ruta provincial 6 a la altura del kilómetro 184, Los Cardales, Campana, Buenos Aires.

Dónde comer. Lo mejor y lo peor de Lokanta, el restaurante más novedoso de Narda Lepes

Fuente: La Nación ~ Con precios que parten de los 2500 pesos por persona, la última apuesta de la cocinera, en La Imprenta, reivindica con calidad sabores del ADN argentino con una estética moderna que se vuelve algo fría por la noche.

Una esquina luminosa con una terraza que crece sobre la vereda. Las sillas old fashioned recuerdan a las de las escuelas, con nostálgico caño blanco y fórmica celeste. La estética es limpia, moderna; un salón alargado rodeado de distintas estaciones de cocina a la vista. Y los sabores: esos sabores de siempre, los que están impregnados en el ADN argentino, con un acercamiento particular que tiene nombre y apellido: es Narda Lepes, la reconocida cocinera que desde que abrió Narda Comedor, hace poco más de cuatro años, sigue sumando novedades. Esta es la última apuesta: Lokanta, renovado restaurante en La Imprenta.

Como sucede con otros emprendimientos de Narda, Lokanta abre todo el día; arranca con cafés, pastelería y desayunos (granolas, huevos revueltos con palta, dulces medialunas con jamón y queso) para terminar de noche con platos potentes que reconfortan en invierno. Cada día se exhiben almuerzos de vitrina, todos vegetarianos, casi siempre con legumbres y con la posibilidad de elegir una proteína a elección. A tono con el barrio, en ese límite entre Palermo y Belgrano de alto tránsito comercial cercano a Las Cañitas, los comensales evolucionan según la hora. Las mañanas son tranquilas, de mediodía es bullicioso y ajetreado, un sábado o domingo con sol será necesario ir con paciencia y esperar por alguna mesa libre. Es una clientela ecléctica, familias completas, grupos de amigos, alguna que otra pareja y mesas con oficinistas de la zona. Esta variedad no es casual; es lo que busca el lugar, en un espacio amplio donde pueden sentarse más de cien personas en simultáneo. De noche, al menos en estas primeras semanas de frío, Lokanta baja ese ritmo acelerado con un salón que se tranquiliza.

La suprema Maryland, con panceta y papas pay, y la pesca del día, donde muy buenas opciones
La suprema Maryland, con panceta y papas pay, y la pesca del día, donde muy buenas opciones

En su esencia es el local más cercano a Doña Petrona. Toma esa idea de inmigrante, de abuelo. Es también más clásico, mediterráneo, con algo de los Balcanes, de griego, de español, de italiano”, describe Narda. Sus palabras se trasladan a los platos que pueden ir de una polenta blanca con queso azul a una suprema Maryland, pasando por una vistosa combinación de remolacha, lentejas, arroz y yogurt.

Lo que más me gustó

Lucila Rodríguez es la jefa de cocina y tras cuatro años de experiencia en Narda Comedor sabe muy bien lo que quiere lograr: sabores francos con algunos juegos que dan frescura a recetas conocidas. Aquí trabajaba codo a codo con el también cocinero Mario Spinelli, que falleció hace unas semanas y al que recuerda con cariño y admiración. La carta es breve, siguiendo una línea fácil de identificar con Narda Lepes, con presencia de vegetales que pueden funcionar de platitos para compartir, de guarnición, de entrada, de principal. Ahí son evidentes los guiños mediterráneos, las hierbas frescas, los frutos secos, las combinaciones de dulces y ácidos. Rico el halloumi grillado con castañas de cajú, nueces pecán, avellanas y almendras, endulzado con almíbar de membrillo y servido con hojas de espinaca, aceite de albahaca, damascos y pasas de uva. Adictivo el pan turco que llega tibio junto con una mezcla de queso, miel, nueces y amapolas. La burrata combina con unas peras asadas, radicchio, rúcula, vinagre, miel, pickles de mostaza y pistachos y la papa rosti suma queso crema y rabanitos. La pesca del día viene en un empanado impecable y entre lo más rico de la carta está la milanesa Maryland, que trae panceta, papas pay, morrón asado como debe ser y una deliciosa crema de choclo amarillo dulce. Hay canelones de la abuela (el clásico de hojas verdes, ricota, nuez, moscada) y, ahora en invierno es más que bienvenido el osobuco regado de su jugo de cocción y servido con risoni, una pasta italiana con forma de arroz. Es un plato para levantar temperaturas bajo cero: la carne viene desmechada y servida en forma de bloque; la pasta es cremosa y contundente. Se suman postres como la tarantela de manzana con mucha crema batida; y el combo “abundancia”, que incluye variedad de opciones para compartir entre dos. En resumen, hay algunos platos algo más aventureros, otros de más larga tradición, todos sumando detalles y oficio de la mano de Lucila.

Compartir diversos platos siempre es una propuesta interesante en los restaurantes de Narda Lepes
Compartir diversos platos siempre es una propuesta interesante en los restaurantes de Narda Lepes

Los sándwiches merecen un párrafo aparte: no sólo los “especiales” como el de pan focaccia con una ganadora combinación bondiola, straciatella y tomate, sino en particular los más simples, los amados sándwiches de miga que acá suben de calidad, cantidad de relleno y frescura: hay de jamón natural y queso; de mortadela, queso y tomate; de atún, lechuga y pepino; y uno más original que recupera la ensalada de papa, huevo y tomate.

Lo que menos me gustó

Lokanta es uno de esos lugares transversales, que apuestan a convocar a todo el mundo: para eso tiene esos turnos amplios, salones luminosos, la oferta que va de medialunas mantecosas a platos vegetarianos, de carnes a frituras, de arroces a huevos fritos. Abrir todo el día tiene ventajas bienvenidas, pero también algunos riesgos. Para mí gusto, el mejor horario para comer en Lokanta es de noche, cuando el salón se calma; pero la experiencia mejoraría con una estética algo menos diurna. Los tonos azules, las luces claras, el techo de doble altura con reflectores, el espacio despojado, todo da una sensación de verano y de sol. No se trata de un error, sino de algo buscado por el lugar. Aun así, no le vendría mal un cambio en la iluminación que lo haga más amigable, más íntimo y cálido para el horario de la cena.

El osobuco con risoni, ideal para el invierno
El osobuco con risoni, ideal para el invierno

Del lado de la cocina, no hay fallas: los platos son realmente ricos y apuestan a lo seguro, sumando gestos propios. En la enorme mayoría esos gestos convencen: aportan frescura y curiosidad. En mi caso extrañé mucho la banana frita en la Maryland, que reemplazaron por una salsa criolla de banana; es original y sabrosa, pero no es suficiente: la Maryland que sirven podría ser perfecta, salvo por esa ausencia. También esperaba mayor intensidad en la lechuga crocante con bagna cauda: al leer bagna cauda mis sentidos se preparan para el sabor inconfundible de las anchoas; en este caso estaban demasiado suaves, al fondo del plato.

Platos de vitrina que cambian todos los días
Platos de vitrina que cambian todos los días

Conclusión

Pocos cocineros entienden tan bien el pulso gastronómico de la Argentina como Narda Lepes. A lo largo de sus locales (Comedor, Comedor Diario, Bocha, ahora Lokanta), esta cocinera lo demuestra con creces, a veces exigiendo a sus comensales más espíritu de aventura, a veces refugiándose en la tradición. Lokanta elige la tradición con algo de juego, es la cocina de Petrona cruzada con Ottolenghi. Pero como sucede en sus otras propuestas, es más que nada 100% Narda: ahí está su mirada, su búsqueda e ideología, sus gustos interpretados por un equipo de cocina que trabaja de manera aceitada. En Lokanta hay milanesas de costra perfecta, papas fritas, lechugas jugosas, quesos varios, hierbas y frutos secos, yogures y sándwiches. Hay golosos panqueques y hay delgadas masas philo. Hay fruta, hojas verdes, pickles, semillas. Todo con precios que pueden arrancar en unos $ 2500 por persona (se agradecen los vinos con opciones que arrancan por debajo de los $1500). Un restaurante amplio en el mejor sentido de la palabra.

En San Telmo, fue habitué del lugar hasta que logró convertirse en dueño y llegó a servir una paella récord para 100 personas

Fuente: La Nación ~ (@elcasalrestaurante) Descubrió El Casal de Catalunya por casualidad; de comensal pasó a estar al frente de un restaurante conocido por sus comidas españolas.

En un pintoresco restaurante en el barrio de “La Barceloneta” Samuel Luque probó una deliciosa paella de pescados y mariscos. El arroz estaba en su punto justo y la materia prima era bien fresca. Tras aquella gran experiencia culinaria se fascinó con el plato originario de Valencia. “En ese viaje me maravillé con toda la gastronomía española y tras mi regreso a Buenos Aires comencé a buscar restaurantes que ofrecieran algunos de sus platos tradicionales, entre ellos la paella. Un viernes, de casualidad, con un amigo descubrimos el histórico Casal de Catalunya”, cuenta el emprendedor gastronómico. Esa noche se enamoró del ambiente familiar y de los antiguos mosaicos y vitrales. Samuel se volvió un habitué: siempre se sentaba en la misma mesa y conversaba con los mozos de oficio. Años más tarde, sin imaginarlo, cumplió el sueño que tanto anhelaba: estar al frente del legendario restaurante afamado por sus abundantes paellas, “Pa amb tomaquet i pernil” (pan con tomate y jamón serrano), tortillas y cochinillos.

El restaurante el Casal de Catalunya está situado en la calle Chacabuco 863, en pleno barrio de San Telmo. Aunque muchas veces pase inadvertido se trata de una verdadera joyita arquitectónica de fines del siglo XIX. Su fachada tiene porte señorial: portones alargados de madera vidriados y herrajes, pisos originales, mosaicos de colores (anaranjado, mostaza y azul), muebles de cedro y cristalería de principios del siglo.

Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es Samuel
Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es SamuelRicardo Pristupluk – LA NACION

Un punto de encuentro con historia

La historia del Centro Catalán comenzó a escribirse el 12 de junio de 1886 cuando un grupo de la colectividad, residente en Buenos Aires, se reunió para sentar las bases de la nueva asociación. Desde sus inicios una de las premisas fundamentales era mantener vivo el sentimiento y el espíritu catalán en Argentina. Es el más antiguo del mundo fuera de Cataluña y con los años se transformó en un verdadero punto de encuentro de la comunidad. Además de la propuesta gastronómica, tiene diversas áreas destinadas a diferentes prácticas culturales. Entre ellas, una amplia biblioteca repleta de obras de antaño; talleres de lenguaje, clases de “Sardanas”, una de las danzas tradicionales y también de “Bolillos”, la técnica ancestral para realizar encajes y pasamanería. Aquí el arte también pica en punta. A diario organizan muestras de pintura y fotografía e incluso cuentan con su propio teatro: Margarita Xirgu (que actualmente tiene varias funciones).

Al ingresar, una imponente escalera caracol de mármol de carrara con barandas de hierro te da la bienvenida. Luego, aparecen los coloridos vitrales y la barra de cedro repleta de destilados nacionales e importados. “En este sector me encantaría armar un bar de tapas en donde el cliente pueda sentarse a tomar un vermú, copa de vino o cerveza y picar algo “, anticipa Samuel, mientras acompaña a una pareja a ubicarse en una mesa redonda en medio del salón.

Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es Samuel
Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es SamuelRicardo Pristupluk – LA NACION

“Vamos a empezar con una tortilla bien babé”

El reloj marca la una del mediodía y en el restaurante están ansiosos para recibir a los comensales. Las mesas lucen impecables con su mantelería roja y blanca y vajilla. Mientras que en la cocina ya se huelen diferentes aromas: pimentón, ajo, azafrán, tomillo y romero, entre otras especias.

“Vamos a empezar con una tortilla bien babé”, ordena un parroquiano. Al instante Agustín, uno de los camareros, toma nota del pedido y les sugiere probar los pimientos del piquillo rellenos con salmón y sofrito de tomate. “Acá muchos tienen la tradición de venir en grupos grandes de amigos y familiares. Tenemos clientes desde hace varias generaciones. La mayoría quiere recordar algunos platos de su infancia. Para otros es una manera de viajar con los sabores. Ayer, por ejemplo, en aquel sector del salón armamos una paella para más de 30 personas. Hubo música en vivo, se armó un clima festivo muy lindo”, relata Samuel, quien comenzó a dar sus primeros pasos en la gastronomía a los quince años cuando su padre lo incentivó a trabajar.

“En esa época papá era jefe de cocina y durante mis vacaciones arranqué a acompañarlo. Primero fui lavacopas en una confitería llamada El Águila. Tenía un salón hermoso y una terraza espectacular. Recuerdo que estaban muy de moda todos los tragos largos y salían con las bandejas de ingredientes (de acero) repletas de canapés, cazuelas, papas y salchichas”, rememora. Luego trabajó en otros bares de la ciudad hasta que logró tener sus propios negocios. Actualmente, junto a su hermana, también están al frente del clásico restaurante y parrilla “Pepito” y del Café y Bar Cristóbal.

Luque admite que le fascina la simpleza de la gastronomía española y la gran calidad de sus ingredientes. “No hace falta buscarle un montón de vueltas a un plato cuando el producto es bueno”, opina, quien actualmente está estudiando la carrera de chef. Cuando tomó las riendas del restaurante del Casal decidió mantener varias de las recetas originales. Rosa Quispe, la histórica jefe de cocina, es quien se encarga de custodiar los secretos de los sabores mediterráneos.

Tortilla y pan con ajo, los que nunca fallan

Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es Samuel
Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es SamuelRicardo Pristupluk – LA NACION

La tortilla de patatas y cebollas con embutido es una de las grandes vedettes de la casa. “La papa se corta en rodajas y fríe en el momento. La cebolla la salteamos con un poquito de vermú para que le aporte más sabor. El toque final es el chorizo colorado Candelario, de primera calidad”, cuenta Samuel. Está la versión pequeña y la entera (muy abundante y para compartir). A la versión clásica la acompañan dos rellenas: una con setas, pimientos y jamón; y otra de espinacas, gambas y queso fresco.

El Pa amb tomàquet i pernil, (rodaja de pan de campo, frotada en ajo, tomate y jamón serrano) es un clásico que nunca falla. De las entradas también se destacan los huevos rotos con papas, jamón serrano y aceite trufado; y los hongos y setas a la plancha. Los caracoles al sofrito de tomate y las ranas fritas a la provenzal con papas, son dos caballitos de batalla que tienen fanáticos por toda la ciudad. “Los piden muchísimo. Hay clientes que llaman para consultar si tenemos y en base a eso deciden acercarse. Algunos, entre risas, me dicen: “Si no hay caracoles no voy”.

Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es Samuel
Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es SamuelRicardo Pristupluk – LA NACION

“Marche una paella Marinera”, canta Agustín. Trae arroz azafranado, pescados y mariscos. A su lado, Luque reconoce que para este plato es fundamental un buen caldo casero, que le aporte gran sabor. Y por supuesto, la calidad de la materia prima. Tiene que estar bien fresca. También suelen solicitar mucho la tradicional con arroz azafranado, mariscos, pollo y cerdo; y la de campo con tocino y chorizo ibérico. ¿El récord de paella que han hecho hasta el momento? Una gigante para cien personas. Continuamente están ideando diferentes recetas con variedad de carnes y vegetales. Para los que prefieran una versión veggie, está la llamada “De la huerta” con hongos y hortalizas.

Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es Samuel
Casal de Catalunya, en el barrio de San Telmo. Su dueño es SamuelRicardo Pristupluk – LA NACION

Un ritual que se sirve con papas

En la lista de los imperdibles no puede faltar el cochinillo de campo horneado, que viene acompañado con papas, batatas y una ensalada. Es un verdadero emblema y, sobre todo, por las noches suele llevarse todo el protagonismo. Suele pesar aproximadamente cuatro kilos y tiene una cocción de dos horas. “Lo adoban con sal, oliva y ajo. Luego lo servimos con diferentes salsas: alioli, chimichurri y salsa criolla. Mucha gente es fanática y vienen desde hace años a disfrutarlo en familia. Se suelen formar grandes tertulias”, detalla Samuel. Al instante cuenta un curioso ritual que tienen los mozos cada vez que sirven esta especialidad: utilizan un plato para cortar cada porción en lugar de un cuchillo. Luego, tiran la vajilla al suelo y comienzan los aplausos y festejos de los comensales.

“Así demostramos lo tierna que es la carne. Es que prácticamente de corta sola”, agrega. Se dice que cortar el cochinillo de este modo es tradicional en Segovia y que fue un inventó de un afamado asador de la ciudad, que tras cortarlo con el plato tuvo tanta mala suerte que se le resbaló de las manos, cayó al piso y se hizo trizas. Para su sorpresa los clientes quedaron maravillados y desde entonces se expandió por España. De hecho, el ritual está presente en la mayoría de las bodas ya que aseguran que “trae suerte”. “A la gente le divierte un montón y los mozos se copan cada vez que alguien solicita un cochinillo entero. Todos se quedan sorprendidos y hasta le sacan fotos o filman con sus celulares”, reconoce Luque. Para finalizar, recomiendan probar la clásica Crema Catalana, que preparan con canela, cáscara de naranja y limón; y la mousse de turrones, un semifreddo con crocante de frutos secos.

“¿Qué tal está la paella?”, le consulta Samuel a uno de los comensales. A él, sin duda, le recuerda a aquella que degustó en La Barceloneta. “Me encanta. A diario vamos probando diferentes arroces e ingredientes. Es que tiene que ser perfecta”, remata Luque y se acerca a la cocina a custodiar el caldo, uno de los secretos de su plato insignia.

Los nuevos 5 bares escondidos que hay que conocer sí o sí en Buenos Aires: solo entran «entendidos»

Fuente: Cronista ~ La Ciudad Autónoma de Buenos Aires está llena de bares temáticos o con modalidades «speakeasy». Siempre está bueno tener la experiencia divertida de ir a uno de estos con amigos o con tu pareja.

En Buenos Aires podemos encontrar restaurantes y bares temáticos con tendencias muy particulares que le dan identidad y se diferencian totalmente del resto; se trata de auténticos espacios que proyectan plenamente lo que ofrecen.

Cuando hablamos de arte culinario no sólo hablamos de la comida, sino de una experiencia completa que incluye otros factores relacionados al mundo de los sabores y las emociones. Es que la ciudad tiene una gran variedad de propuestas, algunas clásicas o típicas de barrio; otras más elegantes.

Los bares temáticos no son algo nuevo, pero en los últimos años alcanzaron un vuelo creativo que los transformaron en una opción ideal para una salida con amigos, pareja o familia.

The Hole Bar

The HOLE Penitentiary Bar es un bar miembro de The Hidden Group inspirado en la mítica prisión de Alcatraz. Inaugurada en San Francisco, Estados Unidos, en 1934, la cárcel albergó a los reos más famosos del siglo XX. Después de 29 años cerró sus puertas.

Cuenta con una carta de tragos premium y cócteles diseñados por bartenders reconocidos, The Hole recrea aquella vieja prisión, con celdas en sus dos pisos. Un guardia dentro de un habitáculo, con apenas una ventana enrejada, abre la puerta metálica, desgastada. A continuación se cierra y te recibe un descontrolado oficial penitenciario que te recuerda que la prisión, ahora, se convertirá en tu hogar.

Aparece un Cadillac estacionado, carteles en la pared ofreciendo una recompensa de 10 mil dólares por capturar a Al Capone, uno de los presos más famosos de la época. A un lado, otro que firma: «se busca», haciendo referencia al atracador de bancos John Dillinger.

Horarios y ubicación

  • Armenia 1743, Palermo.
  • Abre de martes a sábados de 20 a 04 hs.
  • Reservas por este link.
  • Instagram: @thehole_bar

Uptown BA

Se ingresa a través de una escalera que simula ser una boca de subte, ya que el bar consiste en una réplica exacta de una estación de Nueva York. Después de cruzar el molinete se abren las puertas de un vagón y llegás a un salón.

Ambientado con música pop y electrónica, y con muchas otras salas para recorrer. Esta inspiración también es llevada a la carta, puesto que los tragos y los platos proponen un recorrido por los barrios icónicos de La Gran Manzana. En las redes sociales abundan las imágenes de personas que visitan Uptown, ya que es muy intagrameable.

Desde su inauguración en 2017, el bar no paró de crecer y personas de todo Buenos Aires se acercan a este punto de la Ciudad para conocerlo. Todas las noches que abre se arman unas largas filas para poder ingresar al lugar.

Horarios y ubicación

  • Arévalo 2030, Palermo.
  • Abre de martes a sábados a las 20 hs. Martes cierra a la 01, miércoles a las 02, jueves y viernes a las 03, y los sábados a las 04 hs.
  • Reservas por este link.
  • Instagram: @uptown.ba

Airport Palermo

La particularidad de este emprendimiento gastronómico es que está ambientado como un simulador de avión, te atiende una «azafata» y en su terraza habita un Aero-45: una aeronave que voló en Checoslovaquia en medio del conflicto bélico.

Cuenta con una gran terraza decorada bajo la temática aeroportuaria: garrafas que parecen bombas, partes de avión desperdigadas, elementos de camuflaje y en enero incorporarán incluso una antena. El avión se complementa con esta gran ambientación; además, hay un sector vip para seis personas donde los asientos son butacas como si fueran las de primera clase.

La comida viene en las típicas bandejas que se usan en los vuelos y ese espacio hasta cuenta con ventanas de un avión. Y su carta tiene tragos de autor que llevan el nombre de una capital con su respectivo aeropuerto.

Horarios y ubicación

Kenya Rooftop

Kenya es una joya escondida en la gran ciudad. Se encuentra ubicado en el Rincón de Milberg y su ambientación parece sacada de la película El Rey León: con un árbol mágico en medio de la terraza y un mural de un león.

Además de ser un lugar instagrameable, e ideal para tener una velada por la noche; ofrece una carta muy amplia para todos los gustos. Tienen carnes, opciones vegetarianas y platos aptos para celíacos; los más pedidos son kebabs de cerdo, las hamburguesas de ojo de bife, el salmón rosado con cabutia, el crepe de salmón y puerro, carne hecha al horno de leña y una gran variead de sándwiches.

En cuanto a los tragos, hay cerveza tirada y tragos de autor muy ricos que te llevan a un safari en la Sabana. Por último, lo que no puede faltar, el postre, entre los que se destacan el volcán de chocolate, cheesecake y las clásicas frutillas con crema.

Horarios y ubicación

  • En el Shopping Remeros Plaza, Av. Sta. María de las Conchas 4711, Tigre.
  • Abierto de miércoles a domingo a partir de las 12 hs.
  • Reservas al: 011 15-4023-2555
  • Instagram: @kenya.rooftop

OH No! Lulu

Homenaje a la cultura tiki: la propuesta de OH No! Lulu, es un mix ideal entre excelente gastronomía, un ambiente relajado y toda la onda para pasar un buen rato tanto en pareja como con amigos. Ni bien uno entra, se ve todo el ambiente súper decorado y te transportan a Hawaii.

Con Ludovico De Biaggi como bar manager, vas a encontrarte con muchos tragos riquísimos, exóticos y con los vasos más locos que existen. Además su cocina hawaiana se combina con toques asiáticos e internacionales que te genera agua a la boca de solo ver la carta.

Horarios y ubicación

  • Aráoz 1019, Palermo.
  • Martes a domingos, a partir de las 20hs
  • Seguilos en Instagram: @ohnolulutikibar
  • Reservas al +54 9 11 2723-3357

Cómo son y cuánto cuestan las hamburguesas Kevin Bacon, la marca que cambió de nombre desde que el actor habló de ellas

Fuente: Clarín Gourmet by Daniela Gutierrez ~ El primer local inauguró en 2018 y tiene seguidores fieles. Su dueño, Patricio Lescovich, se jacta de la calidad del producto que ofrece al público.

-Creo que no, pero cuando se entere va a estar muy orgulloso.

La pregunta se la hicieron a Patricio Lescovich, dueño de la hamburguesería Kevin Bacon en una entrevista en YouTube, a fines de 2019, y quedó publicada en el canal «Quiero Burger», años antes de que el actor de Hollywood dijera que «hablaría con su abogado», al enterarse de que usaban su nombre para una marca en Argentina sin su consentimiento.

La respuesta de Lescovich, sin embargo, está relacionada con su propio orgullo por el producto que sirve en los locales de Palermo y San Miguel (las tres sucursales actuales) y también llegó a servirse en un cuarto local que tuvo la cadena en Don Torcuato antes de la pandemia. Porque más allá del guiño del nombre, las hamburguesas Kevin Bacon, lanzadas en 2018, parece que gustaron desde un comienzo.

Patricio Lescovich, dueño de la hamburguesería Kevin Bacon, contó en una entrevista en 2019 cómo se le ocurrió ponerle el nombre del actor a su local sin imaginar cuál sería la reacción de la estrella al enterarse años después.

Entonces, en plena expansión, nada hacía sospechar que en algún momento, la reacción inesperada del famoso protagonista de Footlose lo llevaría a tomar la decisión de cambiar el nombre del local de un día para el otro como sucedió esta semana, cuando quitaron el tradicional logo y lo reemplazaron por las letras KB.

Cómo son las hamburguesas KB -ex Kevin Bacon- y cuánto salen

«Tranca Kevin, nosotros no solo somos una cara bonita, también hacemos tremendas burgers«, publicaron ayer en una story en la cuenta de Instagram de @kb.fastgood por toda respuesta al actor, que había dicho que la cadena argentina «no tenía su aprobación para usar su foto» en el logo de la marca, y que ciertamente la foto elegida «no era una buena foto».   La respuesta de la hamburguesería Kevin Bacon. Foto.: Instagram.

La respuesta de la hamburguesería Kevin Bacon. Foto.: Instagram.

¿Y cómo son esas «tremendas burgers»? La propuesta es artesanal, con medallones de carne caseros acompañados por una diversa variedad de ingredientes y aderezos. El pan es especial: «Usamos un pan tipo brioche, no es un brioche real pero lleva huevo y mucha manteca», describe Lescovich en la entrevista en Youtube antes mencionada. El brioche es un pan ligeramente dulce y esponjoso, que, al sumarlo, en la composición final otorga a la hamburguesa una experiencia interesante para paladares exigentes. 

Con respecto a la carne que usan, explica que se trata de un blend de roast beef, tapa y grasa. Para darle forma a la hamburguesa tienen un lema: «La carne no se amasa». Solo la pican y la unen «con mucho cariño». Esta técnica sin amasado logra que los medallones no queden tensos ni duros y que, al morderla, se deshaga en la boca. 

Dentro del menú hay opciones simples, dobles y triples, de carne vacuna, pollo, vegetarianas y veganas. Se pueden pedir las hamburguesas solas o armar combo con acompañamiento y gaseosa o cerveza. 

La estrella de la casa y favorita del dueño es, como no podía ser de otra forma, la «Kevin Bacon», compuesta por 220 g de carne, doble cheddar, doble bacon, cebolla morada, cebolla crispy y salsa Kevin Bacon (similar a la salsa Stacker de Burger king) se sirve acompañada de papas fritas y cuesta $ 1.000.

Otra muy vendida es la «Kevinator», medallón de carne de 220 g, doble queso cheddar, doble panceta y alioli a $ 1.100. Y muy solicitada dentro de las favoritas de los carnívoros es la «Big Kevin»– 220 g de carne, doble queso cheddar, lechuga, pepinillos y aderezo especial de las mil islas-, cuesta $ 1.010.Las hamburguesas Kevin Bacon tienen sus fieles seguidores.

Las hamburguesas Kevin Bacon tienen sus fieles seguidores.

Quienes eligen no comer carne vacuna pueden probar la «Not Kevin», que se prepara con una hamburguesa de la firma Not Co, especialista en productos veganos y viene con pan de papa vegano, queso cheddar vegano, tomate, pepinillo, lechuga, cebolla morada y alioli vegano (con papas fritas por $ 1.000).

Pero los fanáticos de las hamburguesas se sienten atraídos también por los acompañamientos. «Las hamburguesas son muy ricas, pero lo que me sorprendió es la opción de armar tu combo con un bowl de mac and cheese,(los clásicos fideos con queso), es la primera vez que lo veo en una hamburguesería», dice Lautaro Corbella, que fue hace unas semanas con su grupo de amigos al local de Gorriti y probó esta opción de acompañamiento ($ 390).

Habrá que ver ahora de qué manera repercute en el futuro del negocio este episodio que le dio fama repentina al local con una publicidad inesperada en la televisión estadounidense. Posiblemente todo dependa de cuán seria haya sido la afirmación del actor de que «hablaría con sus abogados». 

Sin vidriera: hallazgos gastronómicos en Buenos Aires que casi no se ven desde la calle

Fuente: Cronista ~ Aquí los curiosos son aventureros que se entregan a la experiencia y al sabor. Cuatro lugares y propuestas sin vidriera: un hotel, comida callejera y comida por pedido/Desde una casa de empanadas bolivianas en Saavedra que son un fuego hasta el restaurante de un hotel boutique de Palermo donde todo parece cuidado al milimetro.

No son bares temáticos, ocultos, ni lugares misteriosos. Son propuestas, en las que no nos condiciona su visita por lo que pasa detrás de la vidriera y lo que se ve: si hay gente, si hay movimiento o si nos gusta la ambientación. ¿Cuántas veces hemos pasado por un lugar y decidimos visitarlo porque siempre se lo ve lleno, o porque tiene espera?

Aquí los curiosos son aventureros que se entregan a la experiencia y al sabor. Cuatro lugares y propuestas sin vidriera: un hotel, comida callejera y comida por pedido.

La vidriera es aquel lugar de un comercio desde donde se exhibe, y se muestra cómo funciona hacia afuera. En gastronomía una vidriera, es lo primero que entra a los ojos, es donde inicia la experiencia, aquel disparador que incentiva ir a comer o conocer un lugar nuevo.

¿Quién no recuerda ver a Audrey Hepburn detenida y extasiada por la deseable vidriera de Tiffany & Co en la famosa película Desayuno con Diamantes? La exposición es la primera chispa del deseo. Hay que ser sincero y aceptar, que hoy las redes sociales son las primeras vidrieras para nuestros ojos, y el deseo ocurre desde aquel segundo que vemos pasar una historia o un scrolleo de Instagram.

Invito desde MALEVA a conocer entonces 4 lugares diversos pero que los vincula aquello que está puertas adentro, sin exhibir. Lugares y propuestas gastronómicas a las que no sabemos a qué hora llega el proveedor, cuándo abren las persianas o simplemente lugares tan cercanos que ni vidriera tienen para con el transeúnte, y hasta pueden llegar a ser tus vecinos del barrio.

El restaurante de un hotel, que se encuentra «al fondo» y esconde maravillas que parece ser sólo reservadas a sus huéspedes. Comida al paso o callejera: un simple mostrador invita por arrojo u osadía al tentado. Y por último dos propuestas de comida por pedido que son especiales y únicas.

1) Falafelandia: solo falafel, la exaltación de un producto único y protagonista / Av. Córdoba 5190 – Villa Crespo

Allí, en uno de los locales exteriores del (venido a menos) Mercado Uriarte, y medio escondido por un kiosko de diarios, con una gran barra a la calle, cocina a la vista, una puesta totalmente funcional y una brand sencilla, están Alex y Sebastián (socios, encargados y cocineros).

Hace dos meses cumplieron su sueño de tener un local para enaltecer el falafel. Es lo único que sirven, y qué bien lo hacen. En sándwich o en ensalada (Alex siempre te va a recomendar en sándwich, que es realmente el medio del falafel), una propuesta vegana, sabrosa y fresca sobre la calle, de parado y al paso, donde siempre hay alguien disfrutando de esos bocados al pie del mercado.

Alex y Sebastián, tienen planeado este negocio hace años. Sebastián es cocinero autodidacta y Alex lleva más de 20 años como profesional en gastronomía. Vivieron muchos años en el exterior por lo que supieron valorar la comida callejera, lo que ésta le aporta a la ciudad y a la cultura gastronómica de una sociedad.

Con la inspiración del renombrado L’ As du Fallafel (restaurante kosher en el barrio Le Marais en París), Falafelandia sirve el sándwich de falafel con berenjena frita, hummus (de una cremosidad única), rabanito, pepino, repollo y salsas como taratur (base de tahine y limón), zhug (de origen yeminita con limón y cilantro, ajies picantes y especias), harissa (de origen tunesina: ajo, cilantro molido, pimentón dulce y cayena), y por supuesto las más picante de las salsas, autoría de sus dueños. Todo cierra el bocado en un viaje a medio oriente.

Un producto único y valorado (toman el concepto japonés de shokunin: especializarse en una cosa y hacerla perfecta) a tal extremo, que se escucha en esa barra evocar a los recuerdos sensoriales de aquellos falafels probados en Beirut, Tel Aviv y París. Quizás como recuerdo nostálgico del sabor a la familia y a la cultura de sangre, o simplemente, para aquel que viajó y disfrutó de aquel sándwich por aquellos lares. Con esto, Alex y Sebastián cumplieron.

Reino del falafel, tierras de Falafelandia: una parada indiscutida si estas por los outlets de Av. Córdoba o de visita por Palermo viejo.Reivindicar la comida callejera en Buenos Aires (y para toda Argentina), es algo pendiente. En Falafelandia se comprueba que puede ser de calidad, fresca, perfecta y sobre todo: un valor que enriquece a la ciudad.

2) Taytay Empanadas: amor por el legado, por el norte y el calor de la famlia (y del horno) / (ahora sólo por pedido, pero en breve Conde 3800 – Saavedra)

A las empanadas de Taytay, se les percibe su historia por detrás. Ya son varias generaciones que saben que el horno debe estar a temperatura bien alta para estas empanadas, allí está la clave, para terminar el recorrido de estas cuando llegan a tu casa.

Hoy por hoy, pero hasta dentro de muy poquito, Taytay solo funciona por encargo y con retiro por parte del comensal. Grandes empanadas de tono amarillo congeladas, que llegan a tu casa directo al freezer o a un horno que esté en máxima su potencia.

La comida pedida, no es la que hace uno en casa por más casero que sea su origen, pero las Taytay lo son, por ser una construcción de varias generaciones, del esfuerzo y el amor por el legado (taytay en quechua es el saludo de respeto al Padre). El secreto de estas empanadas lo amasaron la abuela y el padre de Nicolás Cámara que por muchos años se ofrecieron en su local El Horno de Palermo que cerró en el 2000.

Nicolás con el afán de reconstruir los secretos y la historia de su padre, aprovechó el tiempo que una cuarentena nos dejó, y se abrió paso para recuperar las recetas de su abuela, las aggiornó y desde ese momento no se detuvo.

Pedirlas es cocinarlas: elegir los gustos, pedirlas por WhatsApp, coordinar el retiro, que lleguen a tu casa y encontrar el momento especial para terminar de darles amor en el horno y comerlas.

Es complejo encontrar buenas empanadas argentinas en Buenos Aires, cada vez se extiende más esa oferta de empanadas que parecieran venir todas de la misma fábrica. Las Taytay no son las tradicionales argentinas. Son bolivianas y vecinas, son norte, pero son señoras empanadas.

La empanada protagonista es la salteña de carne, de masa algo dulce, lleva ají amarillo, papa, arvejas, son grandes (enormes) y sumamente jugosas. Podría decirse que llegan a contener un caldo que debe tomarse luego desde el plato.

Las Pukapas, agárrate porque pican en serio (cebolla, ají picante y queso), y los Amarritos (jamón y queso), son una fiesta.

Dato Maleva: Próximamente abrirán en la calle Conde 3800 en el barrio de Saavedra, a metros del parque, para venderlas calientes de su propio horno, como solo ellos saben hacerlo.

3) Panagiotis: de Lesbos a Villa Crespo, una familia de artesanos de la masa filo / (take away) Castillo 245 – Villa Crespo

Hace más de 50 años, que esta familia griega se instaló en Villa Crespo, más precisamente en la calle Castillo 245 y comparten sus recuerdos de las Islas Lesbos, y la herencia de Efrosina y Panagiotis Andreu al barrio.

Allá por 1962, Panagiotis junto con su madre Efrosina, habrán encontrado en la cocina la mejor manera de recordar con entusiasmo su tierra, compartirla con sus colegas inmigrantes, darla a conocer a los porteños y trasmitir el amor por su cultura de origen.

Hoy, continúan trabajando tres hermanas con las mismas ganas: Elena, Eli y Efro, hijas de Amalia, la argentina que se casó con Panagiotis. Lo hacen con las mismas amasadoras y hornos con las que se abuela Efrosina cocinó y enseño a su nuera, que a su vez transmitió el oficio a sus hijas.

Panagiotis trabajó por muchos años a puertas cerradas y sus delicias salían de incógnito por aquella puerta de la calle Castillo para abastecer caterings, hoteles y famosos restaurantes. La modestia es solo de los grandes.

Amalia, aquella mujer que supo interpretar y trabajar a la par de su suegra, que absorbió y amó la cultura de su marido, le entregó a sus tres hijas la dedicación por la gastronomía, por la cultura del hacer y de la artesanía de la masa filo.

Sus hijas son quienes hoy se ocupan de mantener vivo el delicado trabajo de hacer masa filo (aquellas hojas tan delgadas de masa, casi translúcidas, sutiles, de una crocancia inigualable), de hacer un uso respetuoso de las especias, y de reverenciar al queso feta y las aceitunas negras.

Al entrar al sencillo local de Panagiotis para retirar el pedido (además de la alegría griega que se percibe) es el aroma a comida casera y especiada, lo que envuelve los sentidos y ya lo convierten en garantía del mejor banquete helénico.

Todo el menú que ofrecen es un perfecto homenaje a la cultura. Keftedes: albondiguitas de carne especiada con condimentos griegos, (el glorioso) Saganaki (bloque de queso feta fundente y denso envuelto en masa filo con baño de almíbar y miel); Tsatsiki (yogur griego con pepinos), la tradicional Mousaka (con una bechamel que recuerda al hogar), Gemista (una muy grata sorpresa de tomates rellenos calientes con arroz y carne, acompañados con papas y especias), las empanadas de masa filo rellenas de sabores gourmet (espinaca y queso, puerro y champiñones, tomate confitado, etc) y por supuesto todas las exuberantes delicias de masa filo, nueces y almíbar y la torta Portokalopita: de naranja y yogur (que es un goce la intensidad de la naranja y su humedad, la hace tierna y cremosa), entre otras alegrías más, dulces y saladas, o con ese manejo sutil de la combinación de ambos.

Hoy las tres hermanas, a raíz de los cambios de la postpandemia, interpretan que sus raíces pueden compartirse a una escala más barrial, al vecino al turista, al pasante. Saben que la calidez de sus orígenes es un valor agregado y también que se transmite con la palabra y la atención. Esa vidriera que solo indicaba: «Panagiotis, lugar de elaboración de masas y postres griegos» (para otros emprendimientos), empieza a tener el protagonismo que merece, deja de ser lugar para ser un espacio, una alegoría de Grecia en Villa Crespo para entrar en las casas de los vecinos, del curioso internauta o del avezado peatón.

Aseguran que prontamente darán un paso más y se transformarán en una vidriera – mostrador, donde se servirá café griego, las delicias dulces de masa filo, almíbar y frutos secos, pero sobre todo se compartirá el amor por la cultura de sus raíces y el legado de Efrosina y Panagiotis.

Dato MALEVA: los sábados de 12.30 a 14hs sirven directo del mostrador Souvlaki de carne (o su opción veggie) con Tsatsiki, tomate, pepino y cebolla morada, envuelto en pan de pita, para comer de paso.

4) Home Hotel Restaurante: como en la intimidad de una casa con un jardín soñado / Honduras 5860 – Palermo Viejo

Como una casa más, Home Hotel se encuentra en pleno Palermo Hollywood. Hotel boutique que nace en el 2005, y se integra en el contexto residencial del Palermo que era, y hoy se mantiene con valentía entre toda la movida de barrio.

Home es tal como indica su nombre, un hogar. Pero ese carácter no esta dado por su fachada o por haber refuncionalizado una casa del barrio. Sino por haber sabido jugar con las alturas, los materiales, las espacialidades de acceso, volúmenes, pero por, sobre todo, por conservar la intimidad de lo que sucede allí, y eso se percibe en Home Restaurante.

Los restaurantes de los hoteles, comúnmente parecen privativos de los huéspedes, y suelen estar retraídos en el espacio (al fondo), o no estar accesibles al movimiento de la calle, y Home no es la excepción, pero qué bien lo hace.

Para llegar al restaurante, como es habitual en los hoteles, debés atravesar el lobby, y la recepción que hace un servicio sumamente atento, lo que a veces desalienta al comensal para entrar al restaurante de un hotel. Pero Home es la propuesta de hogar para quién está de vacaciones o quién quiera disfrutar la sensación de estarlo. Pisás el hotel, y con toda la calidez que el ambiente crea, ya sos un huésped, con la posibilidad de probar opciones de brunchs y menus de almuerzo durante todo el día (hasta las 19hs).

Se percibe la propuesta boutique de lujo del hotel, en cada rincón, en cada espacio, en el servicio, en hacer placentera la visita. Pero a la vez hay algo de asequible, llano que hace que te sientas cómodo. Home Hotel, ganó numerosos premios internacionales, y tienen sus razones. Visitar Home, no solo es para ir a tener una experiencia gastronómica, es estar de vacaciones por el tiempo que puede durar el almuerzo o brunch.

A cargo de la chef Verónica Yarte, allí donde una inmersiva masa vegetal gana el espacio, está el restaurante. El claroscuro del lugar potencia el verde y lo convierte en un atractivo oasis para la vida urbana que se deja atrás, sumada a la propuesta infalible y logradísima de opciones de brunch para dos personas o de la carta.

Se ofrece: el clásico desayuno inglés con panceta, salchicha inglesa casera, hongos, huevos, porotos en salsa de tomate, tomate grillado y tostada; huevos rancheros con: tortilla mejicana, huevos fritos, salsa de tomate y jalapeños, pasta de porotos negros, guacamole , crema ácida, cilantro y papas), sándwich de bagels, huevos benedictinos, Bangers and Mash, salchichas inglesas, puré de papa y gravy de cebolla caramelizada), entre otras cosas saladas y lo mejor de mini patisserie y tortas.

Todas estas propuestas de sabores plausibles de comer a toda hora tienen dedicado trabajo de presentación y excelente materia prima.

Volviendo al término de home (hogar), se destacan los guiños en la cocina por los orígenes de Tom Rixton, uno de los dueños del hotel que es inglés, y supo con el menú recordar los sabores de familia: las salchichas inglesas son receta de su madre, y se incluyen en el English Breakfast, y el Bangers and Mash. La salchicha que Verónica Yarte artesanalmente consigue con la receta familiar en las cocinas de Home, es imperdible. Salvia, jengibre, nuez moscada y pura carne de cerdo hacen la salchicha más inglesa de Buenos Aires.

Espero ahora que llegue el verano, para cerrar los días de calor y sol, tomando un gin & tonic, o algún trago con alguno de los más de 50 vodkas importados que se guardan en su freezer especial, entre la calma de ese vergel.

La sensibilidad de Chunchuna Villafañe y Clara Riviello (paisajistas), la estética de Patricia O´Shea y Tom Rixton (dueños), la técnica de Rodrigo Cunill y Juana Grichener (arquitectos) y la cocina de Verónica Yarte (head Chef), hacen de este lugar único y pensado milimétricamente, para sentirse en casa.

///

Fotos: son todas gentileza de las propuestas mencionadas.

Foto destacada: es gentileza Unsplash (PH Patryk Pastewski).

McDonald’s lanza una plataforma para inspirar a los consumidores a lograr un mundo más sostenible

Fuente: Ámbito ~ «Cambiando un poco, cambiamos mucho» comunica las iniciativas socioambientales que lleva adelante Arcos Dorados e invita a los clientes a realizar pequeñas acciones por un futuro sostenible. La campaña comienza en el marco del lanzamiento de su octavo Reporte de Impacto Social y Desarrollo Sostenible, el único formalmente auditado de la industria en América Latina y el Caribe.

Arcos Dorados, la franquicia que opera la marca McDonald’s en 20 países de América Latina y el Caribe, avanza en la implementación de su estrategia socioambiental corporativa, Receta del Futuro, lanzando la plataforma de comunicación «Cambiando un poco, cambiamos mucho». Esta innovadora iniciativa busca motivar a los clientes a realizar cambios en su día a día que, por más pequeños que parezcan, pueden lograr un gran impacto en beneficio del planeta y la sociedad cuando se realizan en conjunto. Además, permitirá dar a conocer de manera simple y comprensible los pilares de su estrategia ESG (Environmental, Social and Governance, por sus siglas en inglés), cuya evolución y fortalecimiento se ve reflejada en el nuevo Reporte de Impacto Social y Desarrollo Sostenible 2021. https://a1461a0e0f90cbd2672385b8a609be5d.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

“Cada acción, cada activación, tiene que tener una justificación detrás. Debemos entender por qué nos proponemos hacer lo que hacemos, qué resultados buscamos, qué queremos lograr. La sustentabilidad dejó de ser una moda o un aspiracional: si queremos seguir siendo empresas valoradas y elegidas por nuestros consumidores, debemos entender las necesidades que hoy atraviesa el mundo. Somos actores y protagonistas de este cambio que nuestro planeta necesita. Debemos estar a la altura, sobretodo desde una marca como McDonald’s, con la gran escala que tenemos.” afirma Eduardo Lopardo, Director General de Arcos Dorados Argentina.

Por su liderazgo y escala, con cuatro millones de clientes diarios en los 20 países donde opera, Arcos Dorados es consciente de que cualquier pequeña acción que realice tiene la capacidad de transformarse rápidamente en un cambio de gran impacto. Por ejemplo, en 2018 dejó de entregar sorbetes y tapas plásticas con cada refresco en los mostradores de la mayoría de sus restaurantes; y ese pequeño cambio evitó el desecho de toneladas de plásticos de un solo uso. Bajo esa premisa y frente a los desafíos medioambientales que enfrenta el planeta en la actualidad, a través de esta campaña la empresa busca inspirar a otros a ser parte activa de la solución. Además de apelar al consumidor, el lema de la plataforma es parte del propio ADN que guía el trabajo cotidiano de todos sus equipos de trabajo.

«“Cambiando un poco, cambiamos mucho” es la traducción literal de nuestra Receta del Futuro hacia los consumidores. Los compromisos socioambientales atraviesan a toda la compañía y por eso es importantísimo que las millones de personas que nos eligen a diario puedan conocer todo lo que realizamos. Hemos trabajado con mucho empeño en desarrollar un mensaje claro y sencillo con el que los consumidores puedan identificarse y que los motive a sumarse a estas iniciativas». Gabriel Serber, Vicepresidente de Compromiso Social y Desarrollo Sustentable de Arcos Dorados.

“Cambiando un poco, cambiamos mucho” abordará diferentes temáticas relacionadas con los seis pilares estratégicos de “Receta del Futuro”, comenzando por el de economía circular. Recientemente Arcos Dorados publicó su Reporte de Impacto Social y Desarrollo Sostenible 2021 que destaca las cifras principales de cada eje. En materia de empleo joven, resalta las cerca de 400 mil oportunidades de formación y capacitación brindadas a los jóvenes de la región. En cuanto a abastecimiento sustentable, destaca que el 100% de sus empaques a base de fibra cuentan con certificación FSC (Consejo de Administración Forestal) que garantiza el manejo correcto de los bosques. Con el fin de promover la economía circular, la compañía recuperó más de 2 millones de litros de aceite de cocina que, en su gran mayoría, fue transformado en biodiésel.

En cuestiones de diversidad e inclusión, en 2021, aumentó la representación femenina en altos cargos, pasando de un 6% a un 20% y capacitó a más de 70.000 empleados en este tema. Respecto al pilar de familia y bienestar, el 100% de sus restaurantes fueron auditados por una entidad externa para garantizar los más altos estándares de seguridad alimentaria. Además, para combatir el cambio climático, Arcos Dorados asumió el compromiso de reducir la huella de carbono en toda su cadena de valor, incluyendo a sus proveedores, en un 31% para el año 2030; lo que le permitió ser la primera y única empresa de su industria, en América Latina, en emitir un bono financiero ligado a la sustentabilidad.