La nueva parrilla de Palermo que moderniza los típicos restaurantes con asador a la estaca

Fuente: Clarín Gourmet by María Florencia Pérez – Estaban en circuitos como el de la Costanera o sobre la calle Lavalle -donde todavía resiste estoica La Estancia-. Hasta hace 3 o 4 décadas atrás, los asadores a la estaca instalados en las vidrieras de las viejas parrillas porteñas eran una insignia de tradición rural carnívora. Con los años empezaron a ser vistos como una sobreactuación costumbrista reservada para el turismo y en la mayoría de los casos se fueron extinguiendo.

Pensar una parrilla contemporánea que incorpore este elemento para capitalizar no sólo sus bondades culinarias sino también su valor simbólico no era un desafío para cualquiera. Hacía falta ingenio, arrojo y pericia gastronómica: tres condiciones que ostenta la dupla compuesta por Germán Sitz y Pedro Peña.

José, el carnicero es la nueva criatura de los dueños de locales de la vibrante calle Thames en Palermo como Niño Gordo o La Carnicería e incluso está ubicada enfrente de esta parrilla que desde hace una década es un referente en el segmento de los restaurantes de carnes contemporáneos.

Cómo es la nueva parrilla José, el carnicero

El guiño al pasado es inmediato: pocos de los transeúntes que pasan por la puerta resisten el atractivo hipnótico de las grandes piezas de carne vacuna, de cerdo y de cordero que se asan sin prisa en las tres estacas instaladas en la vidriera de este pequeño local con toldo y nombre escrito en luces de neón.

Se puede comer en la barra con vista a las parrillas horizontales de donde salen las piezas de menor tamaño como el ojo de bife con hueso o en las mesas ubicadas detrás de una gran heladera exhibidora donde se estacionan hasta 50 días las carnes de producción propia que luego llegarán a la mesa.La barra de José, el carnicero. Foto: Constanza Niscovolos.La barra de José, el carnicero. Foto: Constanza Niscovolos.

Aquí un bife es más que un aséptico y humeante trozo de carne sobre un plato, como si estuviéramos en una carnicería, la exuberante brutalidad de la fibra animal se encuentra a la vista mientras madura para ganar terneza e intensificar su color.

A pesar de tratarse de una parrilla, hay muchos platos de cocina que salen de un horno que también es a leña: la decisión no es caprichosa, es más bien el desafío de traducir la tradición campestre al lenguaje de un restaurante contemporáneo. Y la buena noticia es que la misión está cumplida.Así se maduran las carnes de José el carnicero. Foto: Constanza Niscovolos.Así se maduran las carnes de José el carnicero. Foto: Constanza Niscovolos.

Qué comer en José, el carnicero

En las entradas y las guarniciones hay una intención evocativa con esos platos “de antes” que no se suele encontrar en las parrillas tradicionales. Claro que están aggiornados con las técnicas, los productos y la estética de hoy.

Es el caso de la lengua a la vinagreta ($ 18.500): delgadísimas fetas de carne con hongos shiitake, salsa de ostras y alcaparras y sus hojas fritas (un impacto inesperado de crocancia y sabor). También, el untuoso paté de pollo con nabo, oporto, pepino y una baguette tibia de costra crujiente ($ 12.600). Entre los acompañamientos, algunos de los exponentes son las ochentosas papas rejilla ( $ 7.100) que salen con ketchup y polvo de ajíes o la típica ensalada de papa y huevo ($ 8.100) que en este caso se renueva con aderezo de rusa, ananá y perejil.El paté de pollo de José, el carnicero. Foto: Constanza NiscovolosEl paté de pollo de José, el carnicero. Foto: Constanza Niscovolos

Las carnes que salen del asador son para compartir. Las opciones son lechón, cordero y vacío ($ 45.000 cada una): todas encuentran en esta forma de cocción su mejor expresión porque se asan lentamente mientras se hidratan con salmuera y ganan terneza y ese ahumado delicado que aporta la leña que lejos de invadir los sabores y los aromas propios de estos productos, los mejora.

Por fuera de estas opciones hay tres platos principales: no podía falta el suculento ojo de bife con hueso ($ 40.000) que se sirve con manteca de trufa y chimichurri de shiitakes, una milanesa con hueso ($ 42.500) y una figurita difícil en la Ciudad de Buenos Aires, un pacú de Entre Ríos (36.500). A este pescado de río lo sirven con una salsa verde de cilantro, cebolla y limón.La milanesa con hueso de José, el carnicero. Foto: Constanza Niscovolos La milanesa con hueso de José, el carnicero. Foto: Constanza Niscovolos

A la hora de los postres, la Torta argentina ($ 10.600) -más conocida como Chajá en el interior del país- cumple con los fanáticos del bizcochuelo con crema pero el imbatible es un discreto flan ($ 9.600) de textura etérea que en boca muta en un dulce de leche ligero y delicioso.El ojo de bife con hueso de José, el carnicero. Foto: Constanza NiscovolosEl ojo de bife con hueso de José, el carnicero. Foto: Constanza Niscovolos

La carta de vinos a cargo de la sommelier Sorrel Moseley-Williams apuesta por tintos con personalidad propia de terruños de diferentes puntos del país -hay desde un bonarda hasta una garnacha-, lo mismo vale para las cepas blancas: se puede probar desde un malvasía hasta un torrontés. La etiqueta que no pasa desapercibida es Bife, el vino de la casa elaborado especialmente para La carnicería y José, el carnicero, donde aparece uno de los anfitriones, Germán Sitz, recibiendo un puñetazo por parte de su socio.

Está visto que la solemnidad de los restaurantes de esta categoría aquí se la toman con soda. Y es literal: el agua con gas se sirve en un sifoncito enfundado en su clásica malla de plástico, otro anclaje al ayer que los nostálgicos sabrán apreciar.

José, el carnicero. Thames 2316, Palermo. Abierto de martes a domingo desde las 20. IG: @xjoseelcarnicerox

Pese a la crisis se multiplican locales de alta gastronomía en Córdoba

Fuente: Perfil – Cocina de autor, cartas cortas, locales pequeños con limitada capacidad de comensales donde el chef es el principal protagonista, forman parte de la nueva oferta que crece no sólo en la Capital sino también en localidades cercanas. Referentes del sector analizan el nuevo escenario y cuentan las claves para emprender y capear la compleja coyuntura económica que impera en el país.

Aun con la crisis económica que impera en el país y con múltiples desafíos por afrontar, en Córdoba se vive una tendencia particular, ya que cada vez se da con mayor frecuencia la apertura de restaurantes que apuestan a una oferta premium y a un público catalogado principalmente en el segmento ABC1.

Cocina de autor, cartas cortas, locales pequeños con una limitada cantidad de comensales y que tienen a los chef como los verdaderos protagonistas, son algunas de las características de estos nuevos espacios. Javier Rodríguez, el multipremiado chef de El Papagayo, es uno de los referentes en este tipo de gastronomía en Córdoba y señalado por muchos como el impulsor de la avalancha de nuevas ofertas que se presentan de manera masiva en la capital provincial y varias de sus ciudades satélites.

En diálogo con PERFIL CÓRDOBA, el profesional aseguró que el crecimiento de opciones de calidad “no solamente se da en restaurantes, sino en toda la oferta gastronómica. Vemos que crecen las opciones de cafetería de especialidad, pizzerías de autor y restaurantes. En los últimos dos años, particularmente tras la pandemia, Córdoba se convirtió y se afianzó como la segunda mejor plaza gastronómica después de Buenos Aires, que a su vez está entre las mejores del mundo”.

Rodríguez coincide con aquellos que afirman que su restaurante marcó un rumbo en la ciudad. “El Papagayo demostró que se puede hacer este tipo de gastronomía. El cordobés sale, gasta, le gusta tomar un buen vino, no tiene miedo en gastar. Antes decían que el cordobés no gastaba pero tal vez era porque no había propuestas. Hoy nadie tiene miedo de abrir un lunes por la noche. Córdoba es espectacular, es una ciudad generosa, es tierra fértil en muchos aspectos y la gente está ávida de propuestas”, indicó.

Alta Gastronomía 2

El chef agregó que “el nivel se está elevando mucho en todos los sentidos, la vara está alta. Cuando hablamos de cavas tiene que haber cierta categoría, para ciertos vinos tiene que haber una determinada calidad de copas, hay una inversión que hasta hace poco no había. Además, se ha mejorado el diseño. Pablo Della Torre o Lucía Roland, mi esposa, han revolucionado el diseño gastronómico. Hoy hay que apostar más fuerte por la calidad, ya que el que antes salía cuatro veces por mes, ahora sale una o dos, pero busca calidad. La clientela está, los márgenes eran bajos pero ahora son más bajos. El que se descuida pierde, hay que estar muy atentos”.

Evolución. Fredy Morozovsky, empresario gastronómico dueño de varios locales en la ciudad entre ellos la flamante parrilla ‘Matorral’, que inauguró esta semana, consideró que todos los sectores muestran una evolución y en la gastronomía se están generando nuevas cosas, “se está evolucionando”.

El empresario sostiene que si bien los tiempos no ayudan, la llama emprendedora y la apuesta a que mejore la economía genera nuevas aperturas. “La época no es la ideal para abrir un restó, porque los costos evolucionan más rápido de lo que uno puede llegar a trasladar al cliente. Además, uno siempre intenta mantener la calidad y la materia prima aumenta rápido. Sin embargo, si bien no es la mejor época, se sigue emprendiendo porque te entusiasmás con algún proyecto nuevo, porque ves una oportunidad y también porque somos optimistas y apostamos a que esto mejore”.

Sushi top. Pablo Grillo, empresario creador de ‘Imari – Cocina Japonesa’, uno de los espacios que revolucionó la oferta de sushi en Córdoba en los últimos años, destacó que es una realidad el crecimiento de la oferta gastronómica en Córdoba. “Económicamente algunos proyectos no son tan viables, hay proyectos pensados para poca gente y está creciendo el interés en el diferencial de productos. Está cambiando el paradigma, se exige más calidad y aparecen propuestas nuevas”, indicó.

Grillo, al igual que varios de sus colegas, destacó el potencial que ofrece el turismo a la hora de generar nuevas propuestas. “En Córdoba tenemos a los turistas, lo cual permite generar el tipo de oferta que estamos viendo en la actualidad. Se está empezando a entender que hay ofertas que son costosas, no caras”, completó el empresario.

Hub gastronómico. A su turno, Gabino Escribano, titular del restaurante El Celta y actual vicepresidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Córdoba, confirmó la tendencia y destacó el potencial que tiene Córdoba para transformarse en una referencia en materia de turismo gastronómico.

“Córdoba es un motor del turismo nacional, tenemos conectividad y venimos trabajando junto a varios estamentos estatales para hacer de la gastronomía un atractivo, un activo importante de la ciudad. Hay gente que viene a la ciudad exclusivamente para vivir la experiencia de comer en un determinado restaurante”, indicó. Y añadió: “Han crecido diferentes opciones, además de restaurantes, por ejemplo bodegones, café notables y café de especialidad. Se han puesto en valor muchos espacios”.

En Chacarita, un restaurante de alma porteña especializado en hongos donde comer matambrito de gírgolas

Fuente: Clarín Gourmet by Pietro Sorba – Este es un lugar alegremente anárquico. Remite a la mística del laboratorio de un alquimista. Tiene alma porteña, colorida y atípica. Su fórmula, vegana y disruptiva, utiliza los hongos como materia prima predominante. Y no se trata únicamente de los clásicos champiñones que, hoy en día, se encuentran en la mayoría de verdulerías y supermercados del país. Sería demasiado fácil y aburrido.

El 26 de noviembre de 2016 Manuela Donnet hizo realidad una intuición que hace tiempo estaba rebotando en su cabeza. ¿Por qué no utilizar este alimento para implementar una propuesta gastronómica diferente y coherente con sus convicciones veganas?

Un desafío ambicioso. Armar un emprendimiento vegano en un país dominado por la tiranía de la carne vacuna y de la proteína animal es como empezar un partido de fútbol con un gol en contra. A eso hay que sumar el desconocimiento del público (y la desconfianza) hacía este alimento antiguo y “misterioso”. Sin embargo la convicción fue más fuerte de la dificultad.

Cómo es Donnet

Manuela, su hermano Gregorio y el equipo que los acompaña activaron el radar para rastrear todos los hongos disponibles en el mercado. El resultado fue más allá de sus previsiones más optimistas.

Hoy en día cuentan (según disponibilidad de los productos) con champiñones de París, portobellos, gírgolas (grises, pardas y reinas), pholiotas, enokis, piopinos, melenas de león, hongos de pino, shitakes, morillas, orejitas, trompetas y hongos pollo.Donnet por dentro. Rafael Mario Quinteros.Donnet por dentro. Rafael Mario Quinteros.

Los transforman en recetas atractivas, sanas y orgánicas que prescinden de las harinas refinadas. En este juego sutil no faltan semillas y brotes. Pickles, vinagres, almíbares y fermentados son de elaboración propia. Las cocciones son rápidas. No existe menú convencional. Se come lo que impone el mercado, la estación, la creatividad de Manuela y de sus colaboradores.

Qué comer en Donnet

El caldo confortable de miso de garbanzos se fusiona con los pequeños hongos enokis y pholiotas. Sabores delicados que juegan con la energía de los pickles de ají amarillo y de mostaza y una garua de “queso” de almendras.El caldo de Donnet.El caldo de Donnet.

El matambrito de gírgolas es un plato de recuperación. Los tronquitos de los hongos se cocinan a la chapa hasta que su textura y el color se acerquen (con éxito) a los de la carne porcina.

Los hongos al horno son un plato esencial. Gírgolas simplemente acariciadas por aceite, sal, ajo y limón, acompañadas por un alioli.Los hongos Donnet.Los hongos Donnet.

Los hongos Donnet son portobellos enteros salteados y flambeados, servidos sobre una deliciosa crema fermentada de castañas de cajú y unos agradables crackers de semillas.

Teléfono 112749-9773

Horario Martes a sábados de 20 a 24 horas.

Instagram @donnet_te_ama

Precio del cubierto promedio $25.000 (con servicio incluido y sin bebidas).

La reapertura de un clásico restaurante del Bajo de San Isidro que cuenta con las mejores vistas al Río de La Plata

Fuente: Cronista – En su nueva locación en el Bajo de San Isidro, provincia de Buenos Aires, el clásico restaurante Malloys abrió su nuevo local donde se combina una variada propuesta gastronómica y las mejores vistas del Río de La Plata.

El Bajo de San Isidro se ha convertido en un polo gastronómico con una enorme variedad de ofertas y opciones. Sin embargo, el nuevo local del Malloys de la Costa ofrece un espacio completamente descontracturado donde se combina una amplia propuesta gastronómica para toda hora del día, coctelería de autor, arte y las mejores vistas del Rio de La Plata.

Un lugar ideal para un almuerzo de domingo en familia, reuniones de cumpleaños o un plan de cita con buena coctelería.

A tan solo 20 minutos del centro porteño, Malloys de la Costa abrió, hace unas pocas semanas, su nuevo local posicionándose como uno de los restaurantes más elegidos del sector por su innovadora carta donde se combina comida fusión asiática, italiana y típica argentina en un local con ambientación y decoración cuidadosa, coctelería de autor y su explanada donde podrás disfrutar de las mejores vistas del Rio de La Plata.

Manteniendo su trayectoria de su antiguo local (ubicado a pocos metros de su nueva locación) y su alta puntuación en Google con 4.2 y mas de 23.000 opiniones, es una parada obligada para disfrutar en zona norte.

El restaurante cuenta con un amplio deck exterior donde se encuentra su barra de coctelería de autor, mesas y sillones bien espaciados siendo una propuesta ideal para disfrutar de un fin de semana al aire libre.

Malloys posee con una explanada con reposeras y sillas a orillas del rio para que el visitante pueda relajarse después de comer contemplando de las mejores vistas del Río de La Plata y disfrutar de los deportes acuáticos como el Kitesurf, Windsurf y Standup Paddle.

En su interior, el restaurante cuenta con 2 grandes salones con una capacidad para 300 comensales y una decoración inspirada en temáticas caribeñas. Un gran mural de más de 25 metros de largo y 6 de alto, decora el espacio. Palmeras, vegetación, playa y el mar representan el mural como también la imagen de «bar de playa» de Malloys.

El salón principal es un gran espacio con su techo recubierto de madera y mimbre junto con mucha vegetación y su amplio ventanal para que toda la luz y las visuales del rio ingresen hacia el interior. Sus mesas bien espaciadas y sus cómodos sillones, convierten a ese restaurante en una buena opción para los días de frio o lluvia.

También cuenta con un salón más pequeño donde la madera también es la protagonista con pisos, revestimiento y techos brindando un ambiente natural repleto de luz gracias a todo su perímetro materializado con grandes ventanales hacia el exterior y las vistas hacia el río.

¿Qué comer en Malloys y cuanto cuesta?

Malloys propone una innovadora carta para todos los gustos. Para grandes, chicos, vegetarianos y opciones celiacas. Podrás optar por opciones de comida fusión asiática y sus exquisitos Rolls tradicionales, especiales y tiraditos. A su vez, ofrecen una amplia propuesta de comida a las brasas, cocina típica argentina y unas opciones de gastronomía italiana.

Cabe destacar que la atención de los mozos quienes te asisten en todo momento para sugerirte y recomendarte los mejores platos del día.

Pese a que los fuertes son los platos principales, las entradas de Malloys son realmente imperdibles. Es famosa (y sugerida por los mozos para comenzar a disfrutar de sus platos) la «Provoleta Malloy» ($7400) acompañada con rúcula, morrón asado y cebolla caramelizada. A su vez, los langostinos panizados super crocantes con salsa tártara ($8800).

Como buen restaurante «de playa» no puede faltar una buena opción de salmón a la parrilla. El mismo preparado y laqueado en salsa BBQ picante y acompañado con papas fritas ($23.300) Para los amantes de las carnes, el Bife de Chorizo de ternera mariposa con guarnición de papas fritas y muy jugoso es una gran opción ($21.600)

Milanesa de Ternera Malloys a la napolitana acompañada con papas fritas y huevo frito fue otra sugerencia de los mozos ($11.600).

De postre, la carta es un poco más tradicional con opciones como Apple Crumble con helado de crema americana ($5.400). También podrás optar por el tradicional flan con dulce de leche y crema ($3400) o el brownie tibio con helado ($5.400).

Cabe destacar que los postres son bien grandes y empalagosos para compartir.

Malloys se encuentra ubicado en la calle Sebastián Elcano 1723, San Isidro y se encuentra abierto todos los días de 12 del mediodía a 2 de la madrugada.

Un dato importante es que no toman reservas y se sugiere ir con tiempo para evitar demoras en espera de una mesa.

Podrás seguirlo en sus redes sociales como @malloysbardecosta para conocer mucho mas del nuevo local de San Isidro.

Hamburguesas Dean & Dennys, la cadena que revolucionó la comida rápida con su enfoque gourmet

Fuente: IProfesional – Conocé la historia y oferta de franquicias de Dean & Dennys, una cadena pionera del concepto Fast Good que ofrece hamburguesas de alta calidad.

Dean & Dennys, la cadena que capturó el paladar de los amantes de hamburguesas más exigentes, no solo se destaca por la calidad de sus productos, sino también por su atractiva oferta de franquicias. Fundada en 2012 por cuatro amigos, Joaquín Rozas, Hugo López, Francisco Ribatto Crespo y Martín Ribatto, la marca creció exponencialmente y apunta a llegar al 2028 con 100 franquicias en operación, convirtiéndose en un referente indiscutido dentro del sector gastronómico.

La historia de Dean & Dennys comenzó en el corazón de Palermo Soho (CABA), con una simple, pero ambiciosa idea: ofrecer hamburguesas de alta calidad, preparadas con ingredientes frescos y locales, en un ambiente acogedor. Desde su primer local, la cadena no paró de expandirse, llevando su propuesta gastronómica de Buenos Aires al interior del país, conquistando a una clientela fiel y entusiasta.

Un factor clave en el éxito de Dean & Dennys es su propia planta de producción, inaugurada en 2015 en el barrio porteño de Villa Crespo. Esta planta tiene una capacidad para abastecer unas 100 sucursales, lo que habla del compromiso de la marca con el crecimiento y la expansión. Hoy en día, según lo revelado por Francisco Ribatto Crespo a iProfesional, la planta produce unas 600.000 hamburguesas por mes.

Dean & Dennys es pionera del concepto Fast Good, que combina las mejores cualidades del fast food tradicional con lo mejor de las hamburgueserías artesanales. Es decir, los procesos, la sistematización y la velocidad de servicio del fast food, pero ofreciendo hamburguesas gourmetscon altos estándares de calidad como alternativa a la comida chatarra. Esta visión les permitió adelantarse a la tendencia y captar a los consumidores que buscan opciones más saludables y sabrosas dentro del ámbito de la comida rápida.

Además de su enfoque en la calidad y la innovación, Dean & Dennys se compromete con la sostenibilidad y el cuidado del medioambiente. La marca se presenta como una hamburguesería Green, implementando prácticas amigables con el entorno como la separación de residuos, la reutilización del aceite de cocina para la producción de biodiésel y el uso de iluminación de bajo consumo. Además, colaboran con diferentes fundaciones y ONG’s con donaciones y capacitaciones.

Un aspecto distintivo de los locales Dean & Dennys es su enfoque pet-friendly. Todos los locales cuentan con áreas designadas para que las mascotas puedan acompañar a sus dueños. Además, para hacer de la experiencia aún más especial, ofrecen un menú especialmente pensado para perros y les entregan un snack de Mon Ami para que se entretengan mientras sus familias disfrutan de la comida. Este detalle fue muy bien recibido por los clientes, que valoran la posibilidad de compartir momentos especiales con sus mascotas en un entorno acogedor y amigable.

Actualmente, Dean & Dennys cuenta con 28 franquicias y 9 locales propios distribuidos entre Buenos Aires, Salta, Misiones, Tucumán, Corrientes y Chubut. También tienen 10 locales franquiciados en obra y próximos a inaugurarse en Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

«Con las últimas aperturas en Tandil, Belgrano R y Ciudad de Corrientes, comprobamos que el modelo es muy bien recibido en distintos puntos del país, y que cada vez más gente elige alternativas de mejor calidad y experiencia que hacen frente a las grandes cadenas del fast food tradicional. Son ellos quienes conforman el gran caudal de comensales que se acercan día a día a probar nuestros productos y vivir la experiencia Dean & Dennys», señala a iProfesional Francisco Ribatto Crespo, director Comercial del grupo, quien busca expandir la marca a provincias como Neuquén, Mendoza y Santa Fe, entre otras donde aún no tienen presencia.

Los socios de Dean & Dennis fueron los pioneros del concepto Fast Good, que combina las mejores cualidades del fast food con lo mejor de las hamburgueserías artesanales

Los socios de Dean & Dennys fueron los pioneros del concepto Fast Good, que combina las mejores cualidades del fast food con lo mejor de las hamburgueserías artesanales

Para obtener una franquicia Dean & Dennys se requiere desde u$s140.000

Para aquellos emprendedores interesados en unirse a la familia Dean & Dennys, la cadena ofrece una oportunidad de franquicia que promete ser tan exitosa como su propia historia.

«Elegimos el modelo de franquicias, ya que a la empresa nos facilitan la expansión y a su vez nos permiten ofrecer  al franquiciado un negocio donde todo está prácticamente todo resuelto a la hora de lanzarse a operar. Contamos con profesionales en todas las áreas, un robusto equipo de capacitación que busca garantizar la estandarización a lo largo del país, e invertimos en marketing y publicidad a nivel nacional para dar a conocer nuestra marca y concepto», dice Ribatto Crespo.

La inversión inicial arranca de los u$s140.000, dependiendo del formato que se escoja y el tamaño del local, que debe ir de los 140 metros cuadrados a los 300. El valor incluye el canon de ingreso, equipamiento y la adecuación del local. Actualmente, la empresa tiene tres opciones de negocio disponibles: las góndolas para shopping, locales exclusivos para take away y delivery, y el formato tradicional a la calle con opción drive-thru.

La inversión se recupera entre los 18 y los 24 meses

Según la experiencia con otros franquiciados y considerando una facturación promedio anual de $720.000.000, el tiempo estimado para recuperar la inversión oscila entre los 18 y los 24 meses, dependiendo de la ubicación y la gestión del negocio.

Dean & Dennis cuenta con 28 franquicias y 9 locales propios distribuidos entre Buenos Aires, Salta, Misiones, Tucumán, Corrientes y Chubut

Dean & Dennys tiene 28 franquicias y 9 locales propios distribuidos entre Buenos Aires, Salta, Misiones, Tucumán, Corrientes y Chubut

Ribatto Crespo busca socios comprometidos con el trabajo y la marca. Aunque es valorado, no es excluyente tener experiencia en gastronomía, ya que la empresa ofrece a los futuros franquiciados un completo programa de capacitación y apoyo continuo. Sin embargo, es fundamental que el franquiciado tenga habilidades de gestión y una actitud proactiva para garantizar el éxito del negocio.

«Nosotros hacemos mucho hincapié en la administración del negocio, fundamentalmente en las variables referidas al control de mercadería, del personal y de la operación. Por lo tanto, es clave la presencia y, si se trata de un inversor, lo ayudamos a buscar ese partner ideal que pueda estar en el día a día del negocio», indica el director comercial.

Teniendo en cuenta el contexto actual del país, Ribatto Crespo remarca que uno de los grandes atractivos de la franquicia Dean & Dennys es que los precios de su oferta gastronómica resultan conveniente frente a lo que una familia debe desembolsar para ir a cenar a un restaurante. Hoy un combo de la cadena oscila entre los $7.000 y los 12.000 pesos.

La cadena de hamburgueserías Dean & Dennys proyecta un crecimiento de 70 franquicias más para los próximos 3 años; un número que los socios estiman alcanzable, teniendo en cuenta que, por un lado, cada vez más el público se inclina por la buena comida y, por otro lado, para los franquiciados, la marca representa una oportunidad de negocio sólida y bien estructurada.

Cuatro parrillas de Buenos Aires fueron elegidas entre las mejores del mundo

Fuente: Cronista – Un ranking internacional calificó a una parrilla porteña como la mejor del mundo, y destacó entre las 101 mejores a otras tres también ubicadas en Buenos Aires. ¿Cuáles son?

 La carne argentina, y sus parrillas, siguen ubicándose en lo más alto del mundo. Por segundo año consecutivo, la parrilla porteña Don Julio obtuvo el primer lugar entre los 101 mejores restaurantes de carne del mundo

Pero no fue la única destacada en el listado. Otras tres parrillas, también ubicadas en la Ciudad de Buenos Aires, fueron elegidas entre las mejores 101 del mundo: Fogón, La Cabrera, de Gastón Riveira, y Elena, premiado restaurante del Hotel Four Seasons Buenos Aires.

El ranking fue elaborado por Upper Cut Media House, una distinguida empresa de medios de comunicación con sede en Londres, que desde 2019 publica los ‘World’s 101 Best Steak Restaurants’. 

La evaluación de este año abarcó más de 850 restaurantes de carne de todo el mundo, reflejando mejoras significativas en la calidad de la carne, los métodos de cocción y el servicio al cliente.

La mejor parrilla del mundo es argentina y porteña

Don Julio, ubicada en el barrio porteño de Palermo, fue elegida como la mejor parrilla del mundo. Unimportante galardón que se suma al listado de premios que acumula el restaurante de Pablo Rivero, entre ellos una estrella Michelin y el puesto 19 de los 50 mejores restaurantes del mundo.

Don Julio, en Palermo

Ubicada en Guatemala 4699, Don Julio seduce a todo turista que visita Buenos Aires y quiere probar la mejor carne argentina. Toda la carne vacuna que ofrecen en su menú proviene de ganado Aberdeen Angus y Hereford alimentado con pasto, criado en el campo a las afueras de Buenos Aires. 

«Es un honor para nosotros estar otro año en lo más alto de este prestigioso ranking que tanto valoramos todos los que amamos el fuego y la carne.
Gracias Argentina, no somos más que un grupo de personas que estamos orgullosos de haber nacido aquí y poder mostrar un poco de lo que tenés para brindar al mundo. Gracias a toda la comunidad que hace posible que cada día hagamos lo que más amamos», celebraron en un posteo en sus redes sociales.

En segundo lugar del ranking se encuentra la Bodega El Capricho, de España, y en la tercera posición el restaurante Margaret by Neil Perry, de Sydney, que ingresó como la nueva entrada más alta de la lista. 

Cuatro parrillas de Buenos Aires entre las mejores del mundo

 Los restaurantes de carnes que figuran en la lista en América del Sur y América Latina son los siguientes: 

  • Puesto 1: Parrilla Don Julio, Buenos Aires 
  • Puesto 26: Prime Steak Club, Mexico City 
  • Puesto 32: Holsteins, Monterrey 
  • Puesto 33: Tributo, Quito 
  • Puesto 36: Fogón, Buenos Aires 
  • Puesto 64: La Cabrera, Buenos Aires 
  • Puesto 72: Elena, Buenos Aires 
  • Puesto 78: Brick, Guadalajara 
  • Puesto 95: A Figueira Rubaiyat, San Pablo 
Elena, del Four Seasons Buenos Aires, otro de los premiados

Para elaborar el ranking, Upper Cut Media House, con oficinas y representantes en Múnich, Viena, Zúrich, Madrid y Tokio, evalúa hasta 900 restaurantes basándose en 28 criterios detallados. 

Con sólo 31 años, el chef Nacho Bravo abrió su propia parrilla de carne de pastura en Palermo

Fuente: Ámbito – Casa Pasto ofrece excelentes cortes a argentinos y extranjeros. Reservar con anticipación es clave, ya que abre únicamente sábados y domingos.

El joven chef Nacho Bravo no sólo tiene un catering de asado desde hace casi diez años, sino que también lleva a cabo experiencias premium para clientes de Airbnb donde les enseña a hacer su propia parrillada. Con 31 años, tiene su propio canal de entrevistas en YouTube donde intercambia opiniones con diferentes gastronómicos y, como si fuera poco, está al frente de dos restaurantes: uno de sushi con carne y su propia parrilla, Casa Pasto.

Casa Pasto se inauguró a principios de este año en pleno Palermo Soho, frente a la Plaza Armenia; un verdadero polo foodie. Lo primero que hizo Nacho fue convocar a su frigorífico de confianza, el cual le provee cortes de raza Angus y Hereford de excelente calidad, y así fue que se animó a emprender su propia parrilla exclusiva a puertas abiertas.

Allí se pueden probar carnes de novillos pesados, criados 100 % a pastura y seleccionados especialmente para el lugar, acompañadas por vegetales orgánicos de estación provenientes de Finca Tres Raíces, un pequeño productor orgánico certificado de la localidad de Rawson (Provincia de Buenos Aires), lo que hace que la carta varíe en cada temporada. Todos los productos van, literalmente, de la granja a la mesa.

Asesorado por un estudio de arquitectura, Nacho remodeló una casona antigua donde predominan los grises y negros —tanto en sus paredes como en su piso de cemento alisado— combinados con la madera Guayubira de sus mesas y sillas, el hierro de las barandas y escaleras y la luz natural que reciben todas las mesas gracias al enorme tragaluz del pasillo principal, que genera una sensación muy cálida. Además, el lugar dispone de un deck techado sobre la vereda con capacidad para diez cubiertos.

Para empezar la experiencia, en la panera viene un pan de campo elaborado con masa madre y, a modo de copetín, llegan a la mesa unas pequeñas empanaditas de asado, fritas y con masa casera. Luego, como entrada, la carta ofrece achuras y embutidos, como un chorizo 100 % de cerdo, morcilla o mollejas (estas últimas se hacen confitadas y se sirven con limón caramelizado y crema de choclo).

Como plato principal, se proponen distintos cortes que se pueden pedir con el punto que el comensal desee, entre los que nunca faltan bife de chorizo, ojo de bife, entraña, matambrito de cerdo y asado banderita, todos sumamente recomendados.

Para acompañar, cuentan con ensaladas o platos de vegetales, de los que se sugiere probar el platón de tomates, crema de zapallo con cebollas fritas y morrones asados, o tartar de remolachas. Además, se pueden pedir las papas fritas, que son con triple cocción y se sirven muy crocantes.

En cuanto al postre, el menú incluye dos bien argentinos: el flan casero (que pasó por varias pruebas hasta lograr la receta definitiva) y los infaltables panqueques con dulce de leche.

En la barra se luce la bartender Ailén Álvarez, quien para maridar con las carnes creó algunos cócteles, como el Amor Francés (Chardonnay, dry gin, syrup floral y cherry brandy), el Encanto Ámbar (Aperol, licor triple sec, cordial de calabaza y manzanilla) y El Viejo (bourbon, ron dorado, canela, vainilla y perfume de nuez), entre otros.

Como solo abre los sábados y domingos de 12 a 00 h, es necesario reservar con anticipación.

Una parada obligada para extranjeros y, por qué no, para argentinos con ganas de reivindicar el asado nacional de calidad. Ideal para festejar en grupo, visitar en familia o brindar en pareja.

CASA PASTO

Horario: sábados y domingos de 12 a 00 h.

Dirección: Nicaragua 4557, Palermo.

Instagram: @casapastobsas

El cochinillo y las llamas que nunca se apagan

Fuente: Clarín – La traba de la corbata del hombre que sirve un plato de cochinillo en la mesa de al lado brilla como si fuera de oro. Hay que esperar que el caballero se incline por fin sobre nuestra mesa y sirva el vino de la casa para corroborar que la traba no brilla como si fuera de oro. Es oro. Y tiene grabado el nombre del restaurante donde trabaja desde hace casi 50 años: Botín.

“Es que para mí es un orgullo servir en el restaurante más antiguo del mundo”, se presenta Javier Sánchez Alvarez, mientras estira su corbata y recomienda probar el jamón ibérico de bellota y el queso puro de oveja.

Efectivamente, según el libro Guinnes de los Records, este restaurante ubicado en el número 17 de la calle Cuchilleros de Madrid es el más antiguo del mundo. Su fachada se deja ver desde una de las escalinatas de la Plaza Mayor. Para poder sentarse a comer en esta taberna de piedra y madera de 1725 hay que reservar con dos meses de anticipación. Excepto que uno pase por ahí a la hora de las brujas, en el preciso momento en que se acaba de caer una reserva.

“Pasen por acá”, invita el señor de la corbata, que nos llevará al subsuelo por una escalerita estrecha en forma de túnel. La mesa está ubicada delante de otra escalera, más angosta aún, que desemboca en una cava del año 1590, con cientos de botellas enmohecidas.De 1590. La cava, en el subsuelo.De 1590. La cava, en el subsuelo.

“No se equivoquen, muchas de esos vinos aún se pueden beber”, asegura el caballero que pronto nos servirá un cochinillo asado, como el que cruje en la mesa contigua. Entre bocado y bocado, irá contando que está planeando hacer una gran fiesta para celebrar sus bodas de oro: “Con mi mujer me separé hace un tiempo, pero por suerte me queda este otro gran amor, que es mi trabajo”.

¿Cómo no enamorarse de este rincón del mundo que mantiene la llama de su horno encendida desde hace 300 años? Nunca nadie jamás la pudo apagar. Ni las dos guerras mundiales, ni la larga guerra civil, ni la pandemia.Cochinillo segoviano. Tras casi tres horas de horno, se corta con cuchara.Cochinillo segoviano. Tras casi tres horas de horno, se corta con cuchara.

“Durante la cuarentena nos ingeniábamos para mantenerla encendida, porque el horno es de barro y no puede perder calor”, explica el señor de la corbata, quien nos invitará a conocerlo al terminar la cena. Habrá que pasar entonces por mil y un recovecos de techos bajos para llegar hasta la “joya de la corona”, como dice Vicente, quien pala en mano está al frente del fogón decorado con azulejos del siglo XVIII. De impecable “toque” blanco (el icónico gorro alto de chef), posará para la foto con un cochinillo asado en la bandeja. “Saco 70 por día”, se agranda. Cada plato cuesta 29.80 euros. ¿Es mucho? Depende.Desde la Plaza Mayor. Allá abajo, en número 17 de Chuchilleros, está Botín.Desde la Plaza Mayor. Allá abajo, en número 17 de Chuchilleros, está Botín.

Si uno cierra los ojos y escucha el crujir de la leña de encina e imagina al gran Goya de adolescente fregando platos en la cocina antes de pintar sus Majas, todo parece poco. Como pocos, poquísimos, eran los años que tenía el caballero de la traba de oro cuando empezó a trabajar de mozo en Botín. “Arranqué con 13 años y mi única preocupación era que me creciera la barba para parecer de 14, la edad mínima permitida para trabajar”, confiará al servir las natillas con la pasión de aquel niño encerrado en un cuerpo con seis decenios encima.

Cuáles son los bodegones más baratos de CABA: comer rico y a buen precio

Fuente: IProfesional – Hay una gran cantidad de bodegones con buenos precios y platos para conocer en la Ciudad de Buenos Aires. ¿Cuáles son los más baratos?

Explorar y conocer nuevos lugares para comer en Buenos Aires no tiene por qué implicar grandes cantidades de dinero. Es posible encontrar diversos bodegones con platos de calidad y precios asequibles.

La búsqueda de bodegones económicos pero deliciosos en la Ciudad de Buenos Aires llevó a la popular creadora de contenido Rocío Strat, conocida como @Lachicadelbrunch, a explorar y compartir sus hallazgos en las redes sociales.

¿Cuáles son los bodegones más baratos de CABA?

La creadora de contenido Rocío Strat, mejor conocida como @Lachicadelbrunch comparte en sus redes sociales, especialmente en Instagram y TikTok, recomendaciones de cafeterías, bares y restaurantes.

Con más de 3,5 millones de seguidores en su perfil de Instagram y 455 mil en TikTok, todos sus videos y recomendaciones dan que hablar. Los lugares que la influencer visita se vuelven populares debido a la viralización de su contenido.

Cuáles son los bodegones más baratos de CABA: comer rico y a buen precio

En esta oportunidad, compartió un video visitando los bodegos más baratos de la Ciudad de Buenos Aires. Uno de sus videos más virales con más de 1,3 millones de reproducciones, 94,9 mil me gustas, 240 comentarios, 35,6 mil guardados y 12,4 mil veces compartido.

En esta guía de bodegones para comer pastas baratas de Buenos Aires, visita siete restaurantes y cuenta su experiencia en cada uno de ellos, destacando los mejores platos de pastas y sus precios.

Los siete bodegones baratos que recomienda @Lachicadelbrunch son los siguientes.

Albamonte Ristorante

Ubicado en el barrio de Chacarita en Avenida Corrientes 6735, este restaurante se destaca por la cantidad de queso que les ponen a sus pastas.

Además, las porciones son abundantes, en el video se puede ver un plato de sorrentinos y otro de fussiles. El precio promedio de las pastas es de 5.000 pesos con salsas incluidas.

Spiagge Di Napoli

Restaurante especializado en pastas, en donde los platos estrella son la lasagña y los ravioles de masa de espinaca con mucho queso.

El precio promedio es de 6.000 pesos con salsa incluida. El bodegón se encuentra en la calle Independencia 3527, Boedo, Buenos Aires.

Spiagge Di Napoli es un bodegón especializado en pastas

Spiagge Di Napoli es un bodegón especializado en pastas

La Cantina Pierino

En el barrio de Almagro, en Lavalle al 3499, este bodegón es ideal para comer fussiles con albóndigas o ravioles scarparo. El precio aproximado es de $5.000, con salsa incluida.

Bar Alemán

En el Bar Alemán en Devota, Avenida San Martín 5992, hacen pastas caseras que son imperdibles. Tienen un goulash con gnochis espectacular además de milanesas para compartir.

El precio promedio es de 6.000 pesos la pasta con salsa incluida.

Il Vero Arturito

Este bodegón tiene dos sucursales, una en la zona del Abasto en San Luis 2999 y otra en Palermo, Bonpland 1712.

Además de las pastas como los fussilis a la parissiene, tiene milanesas con papas y queso. El valor promedio de la pasta con salsa es de 7.000 pesos.

Algo para destacar es que cuentan con opciones para celíacos.

En Trattoria Vespoli los sorrentinos son el plato estrella

En Trattoria Vespoli los sorrentinos son el plato estrella

Doña Cocina

Doña Cocina es un bodegón que la creadora de contenido recomendó en varias ocasiones, debido a su precio y calidad.

Se encuentra en Bulnes 802 y tiene un precio promedio de $6.500.

Trattoria Vespoli

Por último, una recomendación fuera de la Ciudad de Buenos Aires es Trattoria Vespoli en Mar del Plata.

Un lugar especial para comer sorrentinos ya que fueron creados en esa misma ciudad y los de este bodegón son increíbles, al igual que la lasagña. Se ubica en la calle 3 de febrero al 3158, sin embargo, se recomienda ir con reserva dado que es tan popular que casi siempre está lleno.

Todos estos bodegones son excelentes opciones para salir a comer a lugares que ofrecen platos, especialmente pastas de calidad a precios accesibles. Gran parte de ellos cuentan con porciones abundantes por lo que se pueden compartir y ahorrar un poco más.

El shopping DOT inauguró Ronda, su nuevo espacio gastronómico con 15 restaurantes y bares en 5.500 metros cuadrados

Fuente: Clarín Gourmet by Gimena Pepe Arias – Fusiona gastronomía, entretenimiento, arte y moda.Cuáles son las mejores propuestas para comer y beber.

Las propuestas gastronómicas de los shoppings son cada vez más sofisticadas con respecto a los típicos patios de comidas. Acercarse al centro comercial permite, en un mismo lugar, tener la posibilidad de elegir múltiples opciones donde están representadas la mayoría de las propuestas culinarias que son tendencia. De eso se trata Ronda, el nuevo multiespacio del Grupo Enter recientemente inaugurado en el shopping DOT (Vedia 3600, Saavedra).

Ronda es una propuesta que fusiona gastronomía, entretenimiento, arte y moda. El proyecto que requirió una inversión de 4 millones de dólares está conformado por un espacio de más de 4.000 metros cuadrados cubiertos y 1.500 al aire libre con un concepto circular, pensado tanto para familias como grupos de amigos que buscan un plan diferente.

Cuenta con quince espacios de gastronomía y once pistas de bowling. Próximamente se dará apertura a tres anfiteatros de obras breves, dieciocho hoyos de mini golf, tres espacios de indumentaria curados por BAF y más de 10 obras e instalaciones artísticas.

Cómo es Ronda, el nuevo espacio gastronómico de DOT

Ubicado donde años atrás se encontraba un supermercado y una gran tienda de ropa cuya marca se fue del país, Ronda sorprende con un estilo muy diferente al patio de comidas que se encuentra en el tercer piso de DOT.

“Esto es una categoría nueva, no es un patio de comidas como los food court de los shoppings. Es más una tienda departamental que tiene a la gastronomía como una pata fundamental pero también entretenimiento, arte y moda. Todos conviven en un mismo espacio”, explica Nicolás Bargagna, fundador del grupo Enter, que en los últimos años participó de las aperturas de Maldini, Aribau, Casa Paradiso y Banda en el Estadio Monumental.La barra de Ronda. Fotos Constanza Niscovolos La barra de Ronda. Fotos Constanza Niscovolos

El lugar es muy espacioso, con luces cálidas y toques delicados que hacen que uno se olvide que está dentro de un centro comercial. La capacidad es de 500 comensales adentro y calculan que otros 300 en el patio exterior. La propuesta es vivir una experiencia completa que abarque un paseo en sí mismo. “Buscamos tener una permanencia 4 o 5 veces mayor que un patio de comidas”, señala Bargagna.

En esta primera etapa están abiertos todos los locales gastronómicos, espacios de moda, arte y bowling, mientras que a partir del mes de julio se completa el esquema con la apertura del minigolf y las salas de teatro.Espacio Ronda, arte y diseño en el área de gastronomía. Foto: Constanza NiscovolosEspacio Ronda, arte y diseño en el área de gastronomía. Foto: Constanza Niscovolos

El espacio donde las mascotas son bienvenidas, cuenta con estacionamiento dentro del shopping DOT que escaneando el ticket con la aplicación ¡appa! brinda dos horas de parking sin costo. Ronda está abierto todos los días, desde las 10 de la mañana, de domingo a miércoles hasta medianoche y de jueves a sábados hasta las 2 AM.

Qué comer y beber en el nuevo espacio de gastronomía de DOT

Las opciones de comida son diversas y muy amplias. La elección de los locales fue muy pensada, para que los visitantes encuentren opciones para comer algo dulce, para almorzar o cenar e incluso para tomar un helado o beber una copa de vino en el bar de Ronda o en la barra que está a cargo del bartender Diego Zelaya.Orno, en el centro de Ronda. Foto: Constanza Niscovolos Orno, en el centro de Ronda. Foto: Constanza Niscovolos

Para quienes prefieran el servicio a la mesa, Il Quotidiano cuenta con un sector apartado donde los clientes son atendidos por camareros evitando así las filas de la caja y la consiguiente búsqueda de mesa.

En el corazón del emprendimiento se encuentra Orno Pizzería y sus pizzas al estilo napolitano horneadas a 400°, con bollos que fermentan 72 horas lo que hace que este plato italiano sea más digerible, crocante por fuera y suave por dentro. Los sabores son clásicos y exóticos, como pepperoni, carbonara, o pupmkin con calabaza ahumada, ricota y ajo asado.No pueden faltar las empanadas, el pan de ajo y los fainá sticks.

Los amantes del sushi encontrarán su lugar en Fabric Sushi y su nueva barra de Handrolls “Handororu”.

La hamburguesería Carne del chef Mauro Colagreco se hace presente con 7 opciones que incluyen una variedad vegetariana y una opción para niños. Bajo el mismo formato que se maneja la hamburguesería se pueden elegir acompañamientos como papas especiales, pinchos de halloumi o aros de cebolla.Grandes sándwiches de focaccia de Paolo focaccería. Grandes sándwiches de focaccia de Paolo focaccería.

Dentro de las nuevas marcas, se encuentra Paolo Focaccería que prepara sándwiches de focaccia de mortadela, de jamón crudo, vegetales grillados e incluso con milanesa de bife que se acompaña con lechuga, tomates secos, queso danbo, dijonesa y manteca de hierbas. También ofrecen ensaladas muy completas con opciones vegetarianas o con pollo, atún o salmón.

Para el team dulcero, calentitos y recién hechos a la vista de los clientes Creperie prepara 16 variedades de crepes saladas, 10 dulces entre las que se destacan la de pasta de maní, Nutella; manzana, canela y miel y el clásico, con dulce de leche. También venden waffles de 4 sabores y torres de pancakes. Las bebidas son todas naturales, como licuados con frutas o smoothies.La CreperieLa Creperie

Para comer allí o para llevarse a casa, Parador Atalaya con sus famosas medialunas dulces y saladas, variedad de alfajores y conitos y productos artesanales de pastelería.

Scarlett se impone con tortas de todo tipo y tamaño, cookies, alfajores, budines y bagels. Todos sus productos frescos de manera artesanal, sin conservantes ni aditivos y priorizando la alta calidad de materias primas.La medialunas de AtalayaLa medialunas de Atalaya

En un simpático puesto, a modo de foodtruck Antiche Tentazione endulza el paseo con en gelato italiano 100% artesanal con sabores innovadores y divertidos toppings para completar la experiencia.

Al fondo se encuentra el patio -que se conecta con las oficinas de Mercado Libre- donde están las franquicias de Je Suis Raclette, con sus clásicas papas bañadas en queso caliente raclette y los banderines de Suiza y Almacén Andes Origen.Baos de tofu crocante de Koko Bao Bar. Foto: Constanza Niscovolos Baos de tofu crocante de Koko Bao Bar. Foto: Constanza Niscovolos

También está Koko Bao Bar con sus baos con papas fritas rotas (sándwiches con pan al vapor) con seis opciones de relleno destacando el de bondiola desmechada, roast beef y el tofu crispy para quienes no quieran comer carne. Cumplidos dumplings y platitos para picar con croquetas, winter roll, papas rotas o roll frito de bondiola.

Para contrarrestar el frío otoñal y hasta esperar a la primavera, próximamente habrá un cerramiento. Los jueves, viernes y sábados música en vivo con diversos Dj´s.