Cuatro argentinos, elegidos entre las 100 figuras más influyentes en la industria de los bares del mundo

Fuente: Clarín Gorumet by Carmen Ercegovich ~ Después de un año de haber cerrado parcial o completamente sus puertas, los bares argentinos comenzaron a revivir lentamente en 2021, con la habilitación de las mesas en espacios al aire libre, primero, y la ampliación del aforo, después.

Sin embargo, como sucedió en tantos otros rubros que debieron reinventarse, aún durante la fase más dura de la cuarentena, los hombres y mujeres detrás del negocio de las barras locales nunca dejaron de trabajar ni de buscar alternativas para seguir adelante. 

Por ese esfuerzo, tres de ellos (y un cuarto compatriota exiliado en España) obtienen ahora reconocimiento internacional al ser incluidos en una lista de las 100 figuras más influyentes de la industria de los bares del mundo.

La portada de la revista Drinks International que eligió a las 100 personalidades más influyentes de la industria de los bares.
La portada de la revista Drinks International que eligió a las 100 personalidades más influyentes de la industria de los bares.

Los argentinos Renato “Tato” Giovannoni, Inés de los SantosSebastián García y Diego Cabrera fueron elegidos para integrar el ranking Bar World 100 – The Industry Most Influential Figures 2021 junto a destacados colegas de 22 países. El ranking, publicado por la reconocida revista británica Drinks International fue elaborado en base a la votación de 120 consultores y especialistas de la industria en 60 ciudades de América, Europa, Asia y África.

Quiénes son los argentinos en la lista de los 100 más influyentes

Tato Giovannoni

Tato Giovannoni frente a su bar, Florería Atlántico.
Tato Giovannoni frente a su bar, Florería Atlántico.

Elegido mejor bartender del mundo en 2020, Renato Tato Giovannoni ya había integrado la lista de los más influyentes de la edición 2019 de Drinks International y su nombre resuena en concursos internacionales desde que su bar Florería Atlántico ingresó al ranking de los 50 Best Bars, donde permanece desde hace varios años y llegó a ocupar el top 3 de los mejores del mundo.

Esta vez Tato ocupa el puesto N° 18 de los más influyentes, y los editores de la revista destacan que “ha revivido y puesto en primer plano la singularidad de la cultura coctelera argentina” a través de múltiples emprendimientos, ya que además de Florería Atlántico (en el barrio de Retiro), es dueño de otros locales en Buenos Aires, Córdoba y Rosario, produce destilados y tragos enlatados.

Por si todo esto fuera poco, 2021 marca el comienzo de su expansión internacional como empresario gastronómico con la apertura de su primer bar en Reino Unido. Esta semana inauguró Abajo London, un proyecto en sociedad con el chef Fernando Trocca que desembarcó en Londres con buena repercusión de la prensa británica.

Diego Cabrera

Diego Cabrera, bartender argentino residente en España.
Diego Cabrera, bartender argentino residente en España.

Nacido en Argentina pero emigrado a España en 2001, Diego Cabrera ocupa el puesto 50 de la lista de los más influyentes para Drinks International. Su bar madrileño Salmon Guru ocupa el puesto 22 de los mejores del mundo entre los 50 Best y Cabrera fue reconocido como Mejor Profesional de la Coctelería en los Premios Nacionales de Gastronomía de Real Academia de Gastronomía de España. 

Cabrera está al frente, además, de una taberna de tapas llamada Viva Madrid y en 2020 inauguró Guru Lab, su tercer local en la capital ibérica.

Inés de los Santos

La bartender Inés de los Santos.
La bartender Inés de los Santos.

De larga trayectoria como bartender -empezó en 1999-, Inés de los Santos es también una empresaria multifacética, autora de libros de coctelería, oradora en charlas TEDx y figura televisiva (fue jurado de El Gran Bartender y participó en MasterChef Celebrity).

En la lista de Drinks International ingresó en el puesto N° 93, donde destacan sus rápidos reflejos para generar un proyecto en plena pandemia, cuando lanzó su tienda online de tragos listos para beber. En abril de este año, además, inauguró CôChinChina, un bar de inspiración franco-vietnamita que se suma a Orilla, su otro proyecto con sucursales en Buenos Aires y Miami.

Sebastián García

Sebastián García, "el Cantinero", en la barra de Presidente Bar.
Sebastián García, “el Cantinero”, en la barra de Presidente Bar.

Más conocido como “el Cantinero”, Sebastián García es uno de los socios y director creativo de Presidente, uno de los mejores bares de Buenos Aires y también del mundo, de acuerdo con ranking 50 Best de 2020, donde ocupó el número 50. En esta oportunidad, el reconocimiento es personal, ya que García debutó entre los más influyentes de la industria ingresando al puesto N° 98.

Entre los logros mencionados por los editores británicos para seleccionarlo, está la iniciativa de haber lanzado una carta de coctelería sustentable y la integración de productos locales al menú. Además, resaltan las actividades de García como promotor del consumo responsable de alcohol entre los jóvenes a través de sus workshops online y presentaciones como embajador de los bares porteños.

Para García, integrar la lista de “influyentes” junto a colegas que admira en el contexto de la pandemia es un doble reconocimiento por el desafío que implica atravesarla. “Nos da un poco de aire y sobre todo es un mensaje para los chicos que recién arrancan, de que se puede llegar con esfuerzo“, dice. Una buena noticia para que, esta vez, quienes suelen preparar los tragos sean los que brinden.

Gastronomía en casonas antiguas, la tendencia que crece y atrae a los mendocinos

Fuente: Los Andes ~ El año 2020 y lo que va del 2021 no ha sido un año del todo bueno para el rubro turístico y gastronómico que digamos. De hecho, si hubiese que hacer un balance general, probablemente la aguja se inclinaría para el otro lado. Y es que la falta de turistas extranjeros y la baja de visitantes argentinos ha sido considerable, sumado a las restricciones que han llevado a que las reuniones sociales entre mendocinos y mendocinas hayan mermado. Sin embargo, no todo ha sido tan oscuro, sobre todo si se intenta mirar el vaso medio lleno, como suele decirse.

Flora B tiene una sucursal en Chacras desde 2019 y hace unos días inauguró su bistró en la calle Tucumán al 300 (Godoy Cruz). La casa donde está data de 1916.
Flora B tiene una sucursal en Chacras desde 2019 y hace unos días inauguró su bistró en la calle Tucumán al 300 (Godoy Cruz). La casa donde está data de 1916.Ignacio Blanco | Los Andes

Dentro de las buenas noticias y esta mirada más positiva, vinculada con la reactivación, durante los últimos meses se ha evidenciado una tendencia que va en crecimiento dentro de lo que tiene que ver con la gastronomía local. Y son en aquellos restaurantes, bistrós, salones y cafeterías que tiene su sede en históricas y casi centenarias casonas mendocinas y que han sido recuperadas para tal fin.

Bodegas centenarias, casas coloniales o de estilo español y construcciones con imponentes fachadas son solo algunos de estos espacios que han sido refuncionalizados y disfrutan por estos días de la fascinación de mendocinos y mendocinas. “Hay que tener en cuenta que la pandemia nos ha dejado cosas muy malas, pero también otras buenas, como ha sido para la gente de un lugar descubrir lo que teníamos a la vuelta de la esquina y no conocíamos. A ello se suma que, por lo general, las casonas son espacios que cuentan con un jardín grande y no están tan encerrados quienes las visitan. Todo lo que sea espacio amplio y abierto atrae a la gente en este contexto”, destacó la chef española Nadia Harón, responsable de La Casona 1891, ubicada en la calle Rawson de Maipú.Mendoza 24 de julio de 2021 sociedad San Martin. Restaurante Maria Paz, funciona en la posada Molino La Tebaida, una casona antigua donde General Jose de San Martin tuvo su chacra mendocina. Foto: Mariana Villa / Los AndesMariana Villa | Los Andes

“Por lo general, la gente no viene solamente a comer al lugar; sino que es todo parte de una gran experiencia. La gente valora mucho la ambientación, la arquitectura y todo el paseo; que incluye distintos mercaditos y un jardín en el corazón de la manzana para disfrutar de la tranquilidad y el aire libre en medio del centro”, agregó a su turno Valentina Cortijo, encargada del Patio Lorenza, ubicado en calle San Lorenzo de Ciudad y en una imponente casona centenaria ambientada y adaptada.

“Creo que es toda una movida a nivel mundial, en todo el mundo hay una revaloración de las estructuras viejas y vintages, un poco como contrapartida y que logra el equilibrio con lo industrializado. Se evidencia toda una tendencia social en la gente a retomar las viejas casas y que tienen historia. Puede verse como una respuesta a la falta de contenido que hay en todo lo que tiene que ver con la actualidad, donde se instala una estructura liviana en cualquier lado. Pero la gente se engancha en la historia también”, destaca a su turno Jorge Galea, uno de los responsables de Flora B, un bistró que inauguró recientemente en calle Tucumán, de Godoy Cruz y en una histórica casona de más de cien años.

Atractivo

Tantas semanas de confinamiento y la imposibilidad de salir del país desde el inicio de la pandemia de coronavirus llevó a que una gran cantidad de mendocinos se inclinara por visitar distintos rincones de Mendoza, algunos de ellos clásicos del turismo interno y muchos de ellos desconocidos. Con los bares, cafés y restaurantes ocurrió algo similar, sobre todo luego de las flexibilizaciones que se aplicaron en Mendoza hace un año y que le permitió a estos locales reabrir al público (con protocolos).

Desde entonces, las alternativas que combinan el momento de esparcimiento con el paisaje, la arquitectura antigua y el aire libre asomaron como una alternativa, y se fueron sumando algunos más. “Oficialmente, abrimos en marzo del año pasado, pero cuando se dio el brote de la pandemia debimos cerrar. Y luego reabrimos en julio de 2020, por lo que hace unos días cumplimos el primer aniversario”, destaca Valentina Cortijo, de Patio Lorenza, una de las osadas emprendedoras que inauguró su espacio en plena pandemia.Patio Lorenza, en calle San Martín al 300, es otro de los espacios que combinan una antigua casona estilo español con un mercadito de emprendedores y un jardín interno para disfrutar de un café o algo para comer.Gentileza

Ubicado en calle San Lorenzo al 351, este espacio incluye distintos locales comerciales de emprendedores mendocinos (desde ropa hasta objetos y productos de diseño y autóctonos) y tiene su culminación en un café y restaurante con un espacioso y atractivo jardín en el corazón del centro mendocino. “La casa es una de esas casonas españolas. Fue construida en 1923 por el arquitecto Alberto del Castillo con materiales traídos directamente desde España. Eso es algo que impacta a la gente, que ve herrería que no es tradicional, mayólicas, pisos, carpintería de medio punto, madera gruesa y herrajes que no son comunes”, resume Cortijo sobre la arquitectura del lugar. Y es este precisamente el principal magnetismo del lugar, el que atrae a los habitués en una primera instancia.

Antes del inicio de la pandemia –la primera inauguración coincidió con el brote-, Valentina estuvo trabajando intensa y arduamente en la refacción del lugar, poniéndolo a punto para el paseo en el que se ha convertido. Y más allá de lo difícil de los primeros meses, en el último año pudieron trabajar de forma ininterrumpida y a buen ritmo.Con mayólicas, herrería y carpintería traída de España, el Patio Lorenza funciona en una casona céntrica construida por Alberto del Castillo en 1923. Foto: Nicolás Rios / Los AndesNicolás Rios | Los Andes

“El atractivo principal es la arquitectura, sin dudas. Es distinta y la ambientación de la casa te hace sentir que estás en otro lado. Además, el mercadito está atendido por los propios emprendedores y eso también le otorga una muy buena energía”, agrega.

Aunque inicialmente la idea era hacer del restaurante un nicho temático en lo que tiene que ver con tapas, la misma pandemia y el día a día los llevó a adaptarse. Por esto mismo es que actualmente el lugar apuesta a tres momentos importantes: brunch, almuerzo y after (cierra a las 19:30). Y mantiene sus clientes fijos, de esos que van 2 o 3 veces por semana. “No hacemos delivery en lo que es cafetería, porque lo que ofrecemos es la experiencia de venir al lugar, disfrutar la arquitectura y volver, eso es casi todo. La gente se instala en el jardín y disfruta”, destacó Cortijo, quien resaltó que –incluso- de cara al comienzo de la primavera y con la llegada de los días más cálidos, están con intenciones de ampliar el mercadito.

Aunque no funciona como un restaurante abierto regular, La Casona 1891 (ubicado en calle Rawson de Maipú y en el predio de El Torreón) desde hace 5 años también combina la imponencia de una casona antigua y sus detalles arquitectónicos con una propuesta gastronómica. De hecho, y aunque desde el comienzo funciona como un salón para eventos puntuales y específicas, su responsable –Nadia Harón– reconoce que no descarta convertirlo en una alternativa de rutina para quien quiera acercarse.

“El atractivo del lugar no es solo la casona, sino todo el entorno. Está dentro de un parque que fue diseñado por Carlos Thays, el paisajista (el mismo del Parque General San Martín). De hecho, todo el desarrollo urbanístico y paisajismo mantiene la misma línea, es todo un desarrollo integral”, destacó la chef internacional.

Desde el primer momento, La Casona 1891funciona como salón de eventos privados, por lo que ha sido reservado desde para reuniones de pocas personas (7 u 8) hasta otras de 300 o 400 personas (bodas, cumpleaños), todo antes de la pandemia. Pero el coronavirus los llevó a adaptarse en 2020. “El año pasado hicimos delivery de platos tradicionales cocinados por mí y distintos postres. E iba desde grandes pedidos –cuando se permitían reuniones hasta 10 personas– hasta pedidos particulares. Mucha gente pedía la comida de varios días (croquetas, por ejemplo) para dejarla congelada”, siguió Harón.En la misma casona de Tucumán al 300, donde funciona Flora B en la parte de adelante, funciona el Colegio María Reina en la parte de atrás. Ignacio Blanco | Los Andes

De cara a la primavera, y justamente con este magnetismo evidente del mendocino por disfrutar de los espacios que combinan arquitectura histórica con gastronomía, la responsable de La Casona 1891 se entusiasma para lo que viene. “De a poco se han ido reactivando los eventos y, con la llegada del buen tiempo en septiembre, estamos pensando en ofrecer una propuesta para convocar al público en general, eventos más generales y que no sean tan puntuales”, concluyó.

En el barrio Bombal, más precisamente en calle Tucumán al 300 (Godoy Cruz), sobresale una vistosa casa. En ella funciona actualmente el Colegio María Reina y comparte estructura y arquitectura con el flamante Flora B, que abrió hace apenas algunos días.

La casona data de 1916 y perteneció a la Federación Agraria de Mendoza. Cuando salió a remate a mediados del siglo XX fue adquirida por la familia Raganato. Más acá en el tiempo, la Fundación Saber instaló el Colegio San Francisco Javier en el lugar, hasta llegar a la actualidad y la sede del mencionado Colegio María Reina en el lugar.

“El colegio quedó atrás y Flora Bestá en el antiguo salón de actos. Es una estructura de más de cien años, con piso de pinotea y se ha reservado la estructura y arquitectura”, destaca Jorge Galea, quien junto a su esposa Soledad Álamo son los encargados deFlora B en el lugar. Y aunque el proyecto integral data de junio de 2019 en Chacras de Coria, con otra sucursal especializada en la cocina mediterránea y saludable, hace poco más de una semana abrieron su nuevo espacio en esta histórica estructura godoicruceña.

“Pudimos sobrevivir a la pandemia y encontramos este lugar que perteneció a la familia Raganato y es patrimonio histórico de Godoy Cruz. Logamos tomarlo como un lugar particular y son 120 m2 para el disfrute de la gente, del lugar y la historia”, resume Galea.

El Este también se destaca

La Tebaida es una zona con historia en el departamento de San Martín. Allí se encontraba la quinta en la que se instaló el libertador José de San Martín en sus años en Mendoza, y allí se encuentra el molino y es precisamente el nombre del hotel rural que se instaló en la actualidad en la zona. En una de las alas del hotel se encuentra el María Paz Restó, uno de los espacios que también es parte de esta tendencia.

Aunque la casa no es tan antigua como otras (data de entre las décadas del 50 y del 60), la arquitectura -fue construida por la familia Argerich– y todo el entorno lo convierten en algo muy vistoso y atractivo para los mendocinos y visitantes. “Es una casa muy bonita, con un patio en el medio y mucha vegetación. Hay palmeras y árboles añosos que se respetaron desde el comienzo y hasta un algarrobo viejo y un aguaribay. El entorno remite a la gente a una zona alejada del ruido, por más que esté todo a dos cuadras”, destaca la responsable de María Paz Restó, Irene Viggiani.María Paz Restó, en San Martín, es otra de las opciones que combina gastronomía, arquitectura y un agradable entorno.Captura web

En 2015, Irene y un grupo de socios entraron en escena para abrir el restó. En ese momento, el turismo extranjero era muy fuerte, y la alternativa del hotel rural los atraía como moscas a la miel. Sin embargo, el contexto cambió y actualmente no solo que el turismo internacional no llega, sino que los ex socios de Irene siguieron sus propios caminos. “En cierto punto, la pandemia nos favoreció. Porque hubo mucha gente de Mendoza que descubrió San Martín y este lugar, por un lado; pero también porque desde hace ya tiempo la gente del Este vio que existe un lugar para ir a comer algo rico y casero sin necesidad de tener que ir a Chacras o al Valle de Uco”, explica la responsable del lugar, quien además es contadora.

El lugar cuenta con menú a la carta y se va renovando en cada estación. En verano apuntan toda la actividad y movimiento para la cena, pero en invierno y primavera también habilitan los almuerzos el María Paz. “Tenemos un público fiel y muchos son fijos. Pero todavía hay gente que viene por primera vez, y muchos del Gran Mendoza. De hecho, hay personas que vienen a comer y se quedan a hacer noche en el hotel. Y aunque la casona no es tan vieja como otras, el lugar es muy acogedor: un lindo comedor, un patio amplio y añoso y mucha vegetación que da tranquilidad”, concluye Irene.

Circuito Newbery, en Chacarita: 10 restaurantes y bares para salir más allá de Palermo

Fuente: Clarín Gourmet by María Florencia Pérez ~ Hace cuatro años, estas cinco cuadras de la avenida Jorge Newbery se empezaron a configurar como un corredor gastronómico con identidad propia sin perder la impronta barrial de Chacarita. Las inauguraciones recientes de bares y restaurantes -pandemia mediante- y las que se aproximan terminan de delinear un perfil desafiante y singular, el lado B de Palermo.

En total son diez lugares, un circuito breve e íntimo, con muchos locales atendidos por sus propios dueños. La mayoría de ellos, emprendedores jóvenes que trabajaron fuerte el concepto de su propuesta para no caer en el fenómeno “copy & paste” que se da en polos gastronómicos masivos. Hay un fuerte sentido de pertenencia y comunión con todo el barrio que está en auge.

Cerca hay muchos espacios que sintonizan muy bien con su personalidad. Del otro lado de la avenida (en Charlone 499) una taquería de culto, Georgie’s. A solo una cuadra de Newbery, en dirección opuesta, la atmósfera mágica de Obrador (Charlone 202), probablemente la esquina más linda de Chacarita. A pasos, otro circuito pujante: Dorrego, que alberga La Fuerza, Apu Nena y Picarón, entre otros.

En la hoja de ruta de Newbery conviven lo clásico con lo emergente, la estética hipster con la sobriedad de ayer. Los habitués agradecen el clima distendido de esta avenida arbolada y la perseverancia creativa de sus anfitriones. https://datawrapper.dwcdn.net/aCivN/1/

10 restaurantes y bares para visitar en avenida Newbery

1- Donnet

Hongos, la base de los platos de Donnet.
Hongos, la base de los platos de Donnet.

La propuesta culinaria de este restaurante especializado en hongos es sin dudas la más singular del corredor Newbery. Su creadora, Manuela Donnet, apuesta a la cocina vegana y crudivegana con productos de estación agroecológicos, orgánicos y biodinámicos.

Este restaurante funciona desde 2017 adonde antes estaba el tradicional café Los 3 hermanos. Y conserva la estética de bodegón pero con una gastronomía muy disruptiva. Girgolas de diferentes colores, champignones y morillas, entre otros productos del mundo fungi, son el corazón de su carta.

Donnet funciona donde antes estaba el café Los 3 hermanos. Foto: Juan Manuel Foglia.
Donnet funciona donde antes estaba el café Los 3 hermanos. Foto: Juan Manuel Foglia.

Los Hongos Donnet son uno de los hits: una base de fermentos de castañas con hongos macerados en licor de olivas verdes, galletitas crudas y polvo de verdeo. También tiene mucha demanda la degustación con diez platos que cambian todos los días.

Abierto de miércoles a domingos de 19 a 23. Newbery 4081. IG: @donnet_te_ama

2- Bar Guevar

Bar Guevar abrió en 2012.
Bar Guevar abrió en 2012.

Es el pionero de la zona: abrió sus puertas en 2012 con una propuesta convencional de comida casera que atendía a la demanda de uno de los teatros off de la zona.

Es un bar informal con una oferta gastronómica sin un concepto unívoco. En las pizzarras exteriores del local se expone parte del menú. Tienen desde risottos y pastas como ñoquis, fetuccinis y sorrentinos caseros hasta algunas tapas (rabas, hummus, pasta de berenjenas).

Loa cocina de Bar Guevar.
Loa cocina de Bar Guevar.

Los viernes por la noche son los días más concurridos. Tienen mesas interiores y en invierno ofrecen mantas para quienes se sientan en las mesas de la vereda.

Abierto de lunes a domingos, de 11 a 24 horas. Newbery 3902. IG: @barguevar

3- Cuervo Café

Cuervo Café, un galpón con onda hipster en Chacarita.
Cuervo Café, un galpón con onda hipster en Chacarita.

Este café de especialidad es el vecino más nuevo del corredor. Es un taller despojado que funciona como tostadero de las otras dos sucursales palermitanas de Cuervo. Difícil resistirse al aroma y la estampa hipster de esta esquina.

En esta nueva casa los clientes pueden interactuar con el proceso de selección y tueste de granos de especialidad. La experiencia “educativa” sobre el café es completa: entre otras cosas, ofrecen cinco tipos diferentes de filtrados.

Cuervo café abrió su tercera sucursal en Chacarita.
Cuervo café abrió su tercera sucursal en Chacarita.

El “flat white”, un café que consiste en dos shots de ristretto y leche sutilmente vaporizada, es la bebida más popular. Para acompañar, sabores salados como el avocado smash o el scon de queso parmesano y muy buena pastelería.

Abierto de martes a domingos de 14 a 20. Guevara 393. IG: @cuervocafe

4- Almacén comunal

Almacén comunal, una esquina luminosa de Chacarita.
Almacén comunal, una esquina luminosa de Chacarita.

La historia de esta esquina luminosa de Chacarita arranca con la búsqueda de dos amigos que se plantearon armar el lugar al que a ellos mismos les hubiera gustado ir. Una cocina de producto, con una criteriosa curaduría de materias primas para que la calidad se convierta en la coordenada principal.

La jornada arranca desde temprano y cierra a la noche. Es el lugar donde desayunar un egg avocado toast y huevo de campo con café de especialidad y cenar una bondiola de cerdo braseada en barbacoa casera. Vinos de baja intervención, cervezas artesanales y vermús premium, algunas de las opciones para el brindis.

Egg avocado toast de Almacén comunal.
Egg avocado toast de Almacén comunal.

La propuesta funciona tan bien y la empatía con el barrio es tan fuerte que los creadores de Almacén Comunal están próximos a abrir un nuevo espacio gastronómico sobre Newbery.

Abierto de martes a domingos de 9.30 a 0 horas. Guevara 405. IG: @almacencomunal

5- Sede Whisky

Sede Whisky, a pasos de Newbery.
Sede Whisky, a pasos de Newbery.

“23 de agosto de 2018. Aquí murió la mirada conservadora del whisky. QEPD”, dice una placa en la entrada de este bar. En el barrio del cementerio más grande de la Ciudad enterraron varios preconceptos en relación a esta bebida.

Un bar descontracturado, joven, accesible, que no baja línea sobre cómo consumir whisky y que no está pensado exclusivamente para varones es toda una novedad en este nicho. En la barra están todos los tragos clásicos a base de este destilado y también creaciones de autor.

Sede Whisky buscar romper los clichés sobre este destilado. Foto: Juan Manuel Foglia
Sede Whisky buscar romper los clichés sobre este destilado. Foto: Juan Manuel Foglia

Su Old fashioned con whisky, Hesperidina y moscato, es un homenaje a la pizzería Imperio, ícono del barrio. La gastronomía que incluye platos veganos y sin TACC fue pensada para maridar con sus etiquetas y cócteles. Un plus: el servicio gratuito de locker para quienes compran una botella que puede guardar allí por tiempo indefinido.

Miércoles a sábados desde las 18. Guevara 421. IG: @sedewhisky

6-Sifón

Sifón, en una vieja casa chorizo.
Sifón, en una vieja casa chorizo.

Un bar joven en torno a un producto simple, vintage y popular como es la soda. Así se pensó este hit del corredor Newbery. Los vermús, los tragos y hasta el vino, todo se consume con las burbujas que salen del sifón.

Los platos se hacen a la plancha: choclos, tostones veggies, provoletas, polenta, berenjenas. Esa costra deliciosa que aporta este tipo de cocción es una de los fuertes del lugar.

La vereda calefaccionada de Sifón. Foto: Juan Manuel Foglia.
La vereda calefaccionada de Sifón. Foto: Juan Manuel Foglia.

El ambiente también dice mucho: una vivienda chorizo que hace añorar la casa de los abuelos con sus grietas y ladrillos a la vista. El patio interno y la vereda calefaccionada son un punto obligado de encuentro de los sub-35 en toda temporada.

Abierto de lunes a viernes desde las 17. Sábados y domingos desde las 12. Newbery 3881. IG: @sifon.soderia

7- Lutero Bar

La noche en Lutero.
La noche en Lutero.

Las tardes y las nochecitas tienen una cadencia amable en la ochava de Newbery y Fraga. La fórmula es sencilla y rendidora: bar de tapas acompañadas de cervezas artesanales, vinos orgánicos y tragos de la casa.

Papas con alioli de cilantro y salsa brava, fainá al verdeo, babaganush, crema de remolacha y menta y sus exitosas pizzas estilo italiano: los sabores de Lutero tienen influencias de aquí y de allá y una presentación muy fotogénica.

Lutero, una ochava que invita a la calma.
Lutero, una ochava que invita a la calma.

Hay una cuota bohemia en la propuesta: muestras de artistas en el interior del local y sesiones nocturnas musicalizadas por DJs. Los sillones invitan a distenderse como en casa, ya sea en el interior o en la vereda.

Abierto de martes a sábados de 17 a 23. Newbery 3801. IG: @luterobar

8- Ulúa

Cocina tradicional mexicana en Ulúa.
Cocina tradicional mexicana en Ulúa.

Tres amigos mexicanos decidieron convertirse en genuinos embajadores de la cocina de su tierra por estas latitudes. Por eso este local se abstiene de los típicos burritos y los nachos para darle lugar a los platos tradicionales que sus compatriotas comen en casa.

Enmoladas (tortilla de maíz rellenas con pollo y salsa de tomate y bañadas en mole) y Pozole (una sopa a base de maíz blanco con caldo de cerdo acompañada con lechuga, rabanitos y orégano y que se come con tostadas de maíz y salsa picante) son solo algunas de las opciones de la carta.

En Ulúa se festeja el Día de los muertos con un altar de ofrendas.
En Ulúa se festeja el Día de los muertos con un altar de ofrendas.

Entre los tragos se destaca, la Margarita de Jamaica (con flor de Jamaica, jarabe de Jalapeño). Y la carta de vinos derriba el mito de que la cocina mexicana no combina con esa bebida. En fechas como el Día de los muertos hacen celebraciones especiales con “mini instalaciones” como altares de ofrendas. Tienen mesas calefaccionadas en la vereda.

Abierto de miércoles a sábados de 20 a medianoche. Sábado y domingo de 13 a 17 horas. Newbery 3791 IG: @ulua_ba

9- Feel in Pita

La concurrida vereda de Feel in pita.
La concurrida vereda de Feel in pita.

La vereda llena cada mediodía es un clásico de este take away gourmet, abundante y saludable. Quienes esperan su pedido para llevarlo a casa se mezclan con los que almuerzan in situ. 

Su historia arrancó hace cinco años bajo el nombre Roll’in Luí y tras un cambio societario fue rebautizado en honor al pan típico de Medio Oriente. Pan pita y rolls rellenos de falafel, vegetales y/o legumbres con improntas étnicas varias, ensaladas voluptuosas, sopas, currys: todo para llevar o comer en formato street food.

Falafel en Feel in Pita.
Falafel en Feel in Pita.

Sus muchos seguidores agradecen los precios amigables, la creatividad de la propuesta y la buena voluntad para customizar sus productos a gusto del cliente.

Lunes a sábado de 12 a 16hs. Newbery 3674. IG: @feelinpita

10 – El Newbery

El Newbery abrió sus puertas en 2021.
El Newbery abrió sus puertas en 2021.

Otra apertura de 2021, en este caso inaugurada en el marco de la galería de arte Central Newbery. Una esquina atractiva, escenario frecuente de intervenciones artísticas y shows musicales en la vereda.

El concepto culinario pasa por una cocina casera, de mercado adaptada al formato bar. En la carta hay desde empanadas de asado braseado a una tabla veggie para compartir, tragos, vermús, cervezas y una selección de etiquetas de vinos clásicos y modernos.

Brindis en El Newbery.
Brindis en El Newbery.

Tiene un salón con una exposición permanente de obras de arte que se puede recorrer libremente y fue pensado para hacer eventos sociales y corporativos. En la vereda hay capacidad para 70 personas.

Abierto de miércoles a domingos de 12 a 23 horas. Newbery y Charlone. IG: @elnewbery

Excepción en pandemia: El polo gastronómico que crece alrededor de un frondoso pulmón verde en Saavedra

Fuente: La Nación ~ Muchos descubrieron el lugar cuando las restricciones por la pandemia de Covid-19 comenzaron a flexibilizarse durante el año pasado, y la gente buscaba un espacio verde, más allá de las plazas barriales de cercanía, para salir a pasear o jugar un rato a la pelota. En grupos de amigos, en familia, en circuitos runners o en bicicleta, cada vez más gente comenzó a visitar el Parque Carlos Mugica, en Saavedra, y el boca a boca lo convirtió en un punto de encuentro obligado para porteños y también vecinos del conurbano bonaerense. Su cercanía con la General Paz facilita el acceso, y la fisonomía de sus calles zigzagueantes, sus veredas angostas y el perfil residencial de la zona le dan a este pulmón verde un encanto especial.

La concurrencia masiva de gente, además, le dio un potencial inesperado, y en sus alrededores comienza a gestarse lentamente un nuevo polo gastronómico. La movida aún es incipiente, pero la llegada de algunos jugadores fuertes hizo que muchos pusieran ahora el ojo en la zona. El parque tiene una frondosa arboleda y está circundado por las calles Alberto Gerchunoff, Carlos Pellegrini y Rogelio Yrutia, y es esta última arteria el primer eslabón de este nuevo desarrollo comercial.

La apuesta inicial llegó de la mano de Dandy, que en mayo pasado inauguró su segundo local en el barrio, porque esta sucursal frente al Parque Mugica se suma a la que ya funciona en García del Río y Pinto, frente al parque Saavedra. En ambos casos, los locales tienen grandes espacios abiertos y visuales repletas de verde. Pero en el Dandy del Parque Mugica, al modelo clásico del restaurante se le sumó el formato de autoservicio, lo que le da un plus a la experiencia gastronómica.

En mayo pasado, Dandy inauguró su segundo local en el barrio
En mayo pasado, Dandy inauguró su segundo local en el barrioVictoria Gesualdi / AFV

“La zona tiene mucho potencial de desarrollo por varios motivos. Está muy bien comunicada, es segura, todavía se puede estacionar sin dar demasiadas vueltas y el movimiento de gente constante que tracciona el parque la hace muy atractiva, sobre todo los fines de semana —argumenta Francisco Bazán, director de marketing y franquicias de Dandy—. Por ahora, los locales más atractivos están sobre la primera línea frente a la plaza, en este caso sobre Rogelio Yrutia. Pero a medida que se vaya posicionando como polo gastronómico, creo que irán surgiendo nuevas propuestas sobre las calles interiores del barrio, como un efecto cascada”.

La circulación restringida, los toques de queda y las medidas que se implementaron para contener los contagios de Covid-19, golpearon fuerte al sector gastronómico, y si ahora los empresarios analizan abrir nuevos locales es porque, de alguna manera, dicen, “pueden ver la luz a final del túnel”. Todos coinciden en que les costó mucho pasar el invierno, que lamentablemente muchos no sobrevivieron y debieron cerrar las puertas, y que se perdieron miles y miles de puestos de trabajo como consecuencia de las restricciones y los sucesivos toques de queda.

“La recuperación del sector llevará años, pero de a poco se va recuperando la venta. Una buena noticia es que estamos contratando más personal —señala Bazán—. Esperemos que pronto se extienda un poco más el horario de circulación, porque eso es clave para el negocio gastronómico. Que los cines y los teatros estén en funcionamiento otra vez fue una gran noticia también. Llevará mucho tiempo recuperar todo lo que se perdió. La gastronomía fue muy golpeada, pero ahora vemos que hay una luz al final del túnel”.

Un barrio dentro de otro

Para los que están medio perdidos en el mapa porteño, el parque está a metros de la Avenida General Paz, y aunque forma parte de Saavedra, la zona tiene nombre propio, Barrio Parque Cornelio Saavedra (ex Barrio Perón) y por sus características algunos dicen que se parece a “un barrio cerrado”. En realidad, se trata de un suburbio que nació en la década del 40, durante el primer gobierno de Juan Domingo Perón, como un conjunto de viviendas sociales que, con el paso de los años se fueron aggiornando hasta convertir a la zona en un enclave residencial muy buscado. Según cuenta el sitio web del barrio, entre 1946 y 1947, la Fundación de ayuda social María Eva Duarte de Perón entregó los fondos necesarios para comenzar a proyectar la construcción del vecindario en las tierras donde Cornelio Saavedra tenía su estancia. Así se inició la edificación sobre la base de un diseño conocido como “ciudad jardín”, un modelo urbanístico de fines del siglo XIX, impulsado por el urbanista inglés Ebenezer Howard. “El 19 de septiembre de 1948 se dio luz verde a la obra —cita el texto del sitio online—. Tan solo 580 días después, ya estaba finalizada con un total de 428 casas, distribuidas en torno a un centro cívico, un templo con vivienda y despacho para el cura párroco, un cine, una escuela y una sala de primeros auxilios”.

El parque fue un polo de atracción durante la pandemia
El parque fue un polo de atracción durante la pandemiaFabián Marelli – LA NACION

Donde la historia recuerda que funcionaba el cine del barrio, sobre la misma calle Yrutia, ahora hay un supermercado chino. Al lado, está la cafetería y heladería E’ Arrivato, el local gastronómico pionero de la zona, muy concurrido sobre todo a la hora del desayuno. Y unos metros más allá, también sobre esa misma cuadra, los hermanos Francisco y Mateo Tolosa comenzaron a remodelar un espacio para abrir en los próximos meses un bar de tragos y una pizzería. El nombre está en proceso de registro, por eso aún no pueden revelarlo, pero el proyecto es un sueño que hace muchos años se viene gestando. “Somos de Puerto Madryn, de familia gastronómica de toda la vida. Mis viejos tuvieron durante muchos años un restaurante; después se agotaron del servicio y abrieron una casa de comidas. Con mi hermano nos criamos entre ollas, y hace tiempo que tenemos ganas de hacer algo juntos”, cuenta Francisco Tolosa, que después de haber intentado varias carreras universitarias se decidió por la gastronomía.

Fanáticos de la masa, y de la pizza

Después de haber estudiado en el Instituto Ott de Educación Superior, a Tolosa se le presentó la oportunidad, en 2015, de ir a trabajar al multipremiado restaurante El Celler de Can Roca, en Girona. “Siempre me gustó la pastelería, la masa y los panificados, y en El Celler de Can Roca estuve a cargo de la pastelería al lado de Jordi Roca. También fui jefe de partida de carnes y desarrollé la carta de las cenas justo el año que viajaron a Buenos Aires para un ciclo gourmet en La Rural. Fue una experiencia increíble”, cuenta Tolosa, que poco a poco se convirtió en un fanático de la masa, y de las pizzas.

“Mi hermano tuvo su propio emprendimiento de panificados en Madryn. Los dos somos locos de la masa, por eso ahora decidimos meternos de llenos con la pizza y abrir nuestro propio restaurante —dice Tolosa, y se lo nota el entusiasmo en la voz—. La idea es hacer una pizza napolitana pero algo distinto de ese típico borde alto, oscurito y con ampollas. Quizá un borde un poquito más bajo, con la moda de los alvéolos presente [que son estas típicas burbujas en la masa], pero no tanto como para que la gente deje el borde sin comer”, grafica el chef.

Victoria Gesualdi / AFV

En cuanto a la estética del local, Tolosa quiere imprimir un aire de playa, algo parecido a la movida gastronómica que se ve en la costa oeste de Estados Unidos, ejemplifica. “Además de la estética playera y colorida, también tomamos de toda esta zona de California la movida de la cocina de producto, y la idea es volcarlo a la pizza pero con mucha sencillez. Que no sea una presentación tan sofisticada pero sí vistosa. También vamos a incorporar algo de la pizza Detroit, de una pizza de molde, más esponjosa, con el queso que se gratina y cae por los costados”. Al menú pizzero, añade Tolosa, se le sumará una propuesta de coctelería de alto vuelo.

En cuanto al barrio, para Tolosa fue un descubrimiento. “Es un lugar que no para de sorprendernos. Viene gente de todas partes, a correr, a pasear en bicicleta o simplemente a disfrutar del parque. Tenemos una vereda súper amplia para expandirnos hacia la calle, aunque también nos gustaría copar un poco de la vereda del parque. Es un lugar que tiene mucha onda, y que hasta ahora estaba mucho más explotado de día que de noche. Algo que poco a poco va cambiando con esta movida gastronómica que surge alrededor de la plaza”, asegura Tolosa.

Día del Amigo: encuentros y brindis en los bares de Palermo

Fuente: La Nación ~ A las 17, la Plazoleta Julio Cortázar, conocida como Plaza Serrano, de Palermo, estaba medio vacía. Sin embargo, 30 minutos después la postal era otra: grupos de chicos empezaron a llenar el espacio para festejar el Día del Amigo, el segundo que se celebra en pandemia. Pero fue el primero con bares y restaurantes abiertos, aunque con aforo.

“El año pasado no lo pudimos celebrar y queríamos festejar este año, con los protocolos adecuados”, dijo Sharon, que estaba con sus amigas, Camila y Martina, en el bar Lado V (Honduras 4969). Hacía dos meses que no se veían. “A pesar del contexto de la pandemia, necesitamos también salud mental, despejarnos un poco con amigos”, señaló.

Desde el sábado pasado, la Ciudad flexibilizó las restricciones impuestas a los locales gastronómicos, que están autorizados a extender el horario de apertura hasta la medianoche y ampliar el aforo al 50% en los salones interiores. Además, se autorizan hasta seis clientes por mesa en los locales, y ocho, en el exterior.

Con cervezas en las manos, Gabriel, Ignacio, John y Matías se reunieron en Temple Bar (Costa Rica 4677). “Hacía un montón que no nos juntábamos y hoy era la excusa perfecta para tomar unas cervezas en compañía”, señaló Gabriel. “De a poquito vamos saliendo más. El año pasado no pudimos festejarlo”, agregó Matías.

Abril Taus estaba sentada en otra mesa del mismo bar, junto a sus amigos Jorge Hernández, Sofía Noez y Dafne Quiroga. “Es un día muy comercial, pero está bueno para juntarse. El Día del Amigo es todos los días, siempre están para confiar cuando uno pasa una situación fea. Quiero brindar por la amistad”, dijo mientras alzaba su cerveza y miraba a sus compañeros.

En La Puntita, un local que se dedica a la elaboración de waffles en Gurruchaga 1876, la fila daba la vuelta la cuadra.

“Todos los días viene mucha gente, pero no tanta como hoy [por ayer]”, aseguró Brian, el encargado del comercio, al dialogar con la nacion. “Para controlar el aforo interior, permitimos que haya cuatro personas por mesa y por 45 minutos”, afirmó.

Cintia Martínez, Jennifer Capia y Jessica Hidalgo aguardaban en la fila para entrar al local. “Somos amigas de la infancia y hacía más de dos meses que no nos juntábamos. Mantenemos siempre las precauciones y las tres estamos vacunadas, pero quisimos pasarlo bien un rato después del trabajo, ya que el año pasado lo pasamos encerradas y trabajando”, indicaron.

Gastronómicos ven con buenos ojos la implementación de un pasaporte sanitario

Fuente: La Capital ~ La gastronomía rosarina no pudo lograr su objetivo de ampliar el horario de atención hasta las 23, durante esta semana y muy especialmente por el Día del Amigo, y desde el sector cuestionaron esa decisión porque eso provocará “que haya más reuniones en casas particulares, donde se relajan los protocolos”. Además, sus referentes valoraron como “positiva” una eventual implementación del pasaporte o certificado de vacunación que fomentan desde los gobiernos provincial y municipal, ya que a su entender, “incentivará aun más a los jóvenes a vacunarse”.

“La posibilidad de implementar el pasaporte de vacunación nos pareció una herramienta positiva”, afirmó este martes Alejandro Pastore, referente del corredor gastronómico de Paseo Pellegrini, en declaraciones al programa “Todos en la Ocho”, de LT8.

El referente también pidió que sea el Estado quien fiscalice el cumplimiento de esa certificación.

Sobre los festejos por el día del Amigo, Pastore explicó que “la limitación del horario a las 22 fue el planteo que le hicimos al ministerio de Salud provincial, porque después las reuniones si no se pueden hacer en bares y restaurantes, se producen en domicilios particulares, donde se relajan los protocolos. La provincia desestimó nuestro planteo de extender el horario por el Día del Amigo”.

Acerca del futuro de la actividad en el caso de que los indicadores epidemiológicos arrojen buenas noticias, el referente del paseo Pellegrini explicó que “Rosario se constituyó en una plaza muy atractiva en el contexto de pandemia. Hay mucha gente de Buenos Aires y Córdoba que viene a visitarnos los fines de semana y considero que en ese aspecto, cuando termine la pandemia, estamos con un futuro promisorio como ciudad”.

Gastronómicos, de cada $100 que ingresan, $40 se van en impuestos

Fuente: TN ~ De cada 100 locales gastronómicos que abren, 40 se cierran dentro del primer año y medio de vida. La estadística del consultor especializado Martín Blanco, que impacta en tiempos de normalidad, se agrava aún más en medio de una pandemia donde se perdieron 11.800 empresas y 175.000 puestos de trabajo, según las cifras que manejan en el sector hotelero y de los restaurantes.

En los grupos de WhatsApp de los gastronómicos circuló el posteo del “Zorrito” Von Quintiero tras cerrar su restaurante Bruni. La mayoría coincidía y lo festejaba. En el texto, el ahora exempresario gastronómico se despedía de su actividad y le daba la bienvenida a una vida “libre de IVA, Ingresos Brutos, ART, seguros de vida” y muchos otros costos más.

Según datos de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra), aproximadamente un 39,8% del precio que paga el consumidor se origina en impuestos nacionales, provinciales y municipales. Es decir, cuatro de cada 10 pesos de un ticket promedio se van en carga impositiva.

Esto incluye Ingresos Brutos, tasas de Seguridad e Higiene, IVA, Ganancias, aportes patronales y otros impuestos de los tres niveles de gobierno.

Pero la recaudación no termina ahí. Santiago Olivera es uno de los emprendedores detrás del mercado Mercat Villa Crespo y el veggie Lado V. Su nombre resonó en los medios en 2020 porque tuvo que cerrar su cervecería Bad Toro, para lo que tuvo que gastar aproximadamente $4 millones.

Cuatro de cada 10 pesos de un ticket promedio se van en carga impositiva. (Foto: NA).

Decidido a seguir emprendiendo, abrió nuevos locales durante la cuarentena y los mantuvo a pesar de los cierres y la baja en la afluencia. En diálogo con TN.com.ar, narra una de las últimas escenas al borde del ridículo: “Hace unos meses, en medio de las restricciones más fuertes, vinieron de Sadaic [la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música] a cobrarnos por pasar música en un local sin gente”.

“Por primera vez a mis 44 años siento ganas de emprender en otro país y hasta ahora nunca me había pasado en ninguna de las crisis anteriores de la Argentina: durante estos meses llegaron impuestos y facturas de servicios como si no hubiera una pandemia y como si no hubiéramos estado imposibilitados de trabajar”, describe, y añade: “Todos los que leímos el posteo del Zorrito nos sentimos 100% identificados y esto va más allá de este gobierno, porque es transversal a todos”.

Bad Toro no fue el único bar que debió cerrar sus persianas en el último tiempo. De acuerdo con datos de Fehgra, durante 2020 el sector gastronómico cayó un 44% (contra un 9,9% de la economía general). Es la crisis más grave en la historia del sector desde 1980. Entre la gastronomía y la hotelería, se perdieron 11.800 empresas y 175.000 puestos de trabajo en la pandemia.

Es que los números de la gastronomía ya no venían bien antes de la pandemia, y la cuarentena les asestó el golpe final. Según Martín Blanco, director de Moebius Marketing, una agencia especializada en el mundo foodie, un negocio de este tipo al que le va bien necesita vender entre 3000 y 5000 tickets al mes. Con ese volumen ganaba de un 10% a un 15% de utilidad sobre ventas y podía recuperar su inversión entre tres o cuatro años.

Antes de la pandemia, de cada 100 restaurantes, bares y cafés, 20 locales se llevaban el 60% de los tickets de la zona y tenían utilidades superiores, de hasta un 20%. Unos 40 locales apenas ganaban un 5% o “flotaban”, sobrevivían. Finalmente, 40 cerraban antes de los 18 meses.

En la pandemia la situación es distinta. Los 40 que cerraban en 18 meses comenzaron a hacerlo antes. Los que sobrevivían se endeudaron o cerraron. Y los 20 “top” sobrevivieron ganando “poco o nada”. Cada restricción, como la que solo les permitió abrir hasta las 19 o la que no los dejó operar durante los fines de semana, les quitaba un tercio de la facturación, aclara Blanco.

Marcelo Boer es otro emprendedor gastronómico que se sigue animando a abrir locales pese a la pandemia. A inicios de 2020 debutó con Mudrá y en 2021, con Oleada, dos restaurantes que tienen un menú basado en plantas. “Es cada vez más complicado operar y tener una utilidad razonable: el promedio general debe estar en 10% cuando en otras partes del mundo llega hasta el 20%”, dice, en diálogo con TN.com.ar.

“Para que esto vuelva a crecer es indispensable poder pensar en una reestructuración impositiva desde el lado de la Ciudad, con Ingresos Brutos, y con el IVA en Nación, con un proyecto que vuelva a hacer rentables a los restaurantes para seguir generando empleos y valor al turismo”, señala el emprendedor.

En ese sentido, hubo algunas exenciones impositivas por parte de la Ciudad durante la pandemia y algunos programas especiales para pagar salarios por parte del gobierno porteño y el nacional. El Repro 2, el más famoso de todos, les otorgó a los gastronómicos $22.000 por empleado para ayudarlos a pagar sueldos y también benefició a dueños de pymes de esta industria específica. Sin embargo, desde el sector se cansaron de repetir que una porción muy baja de las empresas que se anotaron lo consiguieron.

En Provincia, bares y restaurantes podrán ampliar su capacidad con clientes vacunados: cómo funcionará

Fuente: Clarín ~ Lo anunció el gobernador Kicillof y comenzará a regir el próximo lunes. “El control queda en la responsabilidad social, quien no cumpla deberá afrontar las consecuencias”, dijo el funcionario. Las restricciones para ingresar a lugares públicos en la Provincia se flexibilizan para los vacunados. Axel Kicillof anunció este lunes que los porcentajes de aforos permitidos para lugares con presencia de clientes se ampliará para que puedan ingresar sólo personas que tienen la primera dosis de alguna de las vacunas.

La medida comenzará a regir a partir del próximo lunes porque es necesario “adaptar y ajustar procedimientos para cumplir con esta nueva modalidad”, según explicaron las autoridades bonaerenses.

El gobernador explicó en conferencia de prensa en La Plata que en una semana, los municipios que están en fase II (que hasta ahora tenían vedada las actividades de cualquier naturaleza en espacios cerrados) permitirán un aforo del 30% pero con la certificación de la vacunación que otorga el Estado bonaerense.

En fase III, que tenía permiso para que los comercios o servicios en lugares cerrados utilicen hasta un 30% de sus espacios, pasará a ser del 50%, porque podrán ingresar un 20% ciudadanos inoculados contra el COVID-19. Y, por quienes están transitando la fase IV, podrán extender del 50 al 70% la capacidad de los lugares públicos siempre con la condición de que ese porcentaje extra haya recibido alguna de las dosis del antídoto contra el coronavirus.

Bares y boliches de la Provincia podrán ampliar su capacidad con clientes que estén vacunados. Foto: Fernando Orden

Bares y boliches de la Provincia podrán ampliar su capacidad con clientes que estén vacunados. Foto: Fernando Orden

Kicillof adelantó 24 horas el anuncio de medidas epidemiológicas para presentar otras “buenas noticias”. Es que el 75% de los habitantes de la provincia que viven en alguno de los 40 distritos comprendidos en el Area Metropolitana Buenos Aires (AMBA) pasarán a convivir con restricciones de la denominada Fase IV.

El nuevo esquema para el Gran Buenos Aires opera después de constatar ocho semanas consecutivas de baja de casos positivos de Covid, según informó Kicillof.

Por eso, se puede aplicar una nueva reducción en las medidas restrictivas de funcionamiento social y laboral que permite –como quedó dicho- extender el aforo en gimnasios, restaurantes, cervecerías y sitios de esparcimiento hasta 50% de la capacidad. Y 20% más si el cliente está inoculado. Pero además, se permite la reapertura de natatorios, eventos religiosos con hasta 100 personas, gimnasios en espacios cerrados, eventos culturales al aire libre con hasta 100 personas. Y reabren bingos y casinos.

Así lo establece la resolución de la Jefatura de Gabinete firmada en abril de este año, que estableció el sistema de fases en la Provincia. Incluye, para la Fase IV a la que ingresó el Conurbano, la vuelta de las prácticas deportivas con hasta 10 personas al aire libre o en espacios ventilados (o sea, el fútbol 5, por caso).

Ahora, Kicillof incluye el “factor vacuna” para habilitar más actividades sociales y comerciales. Para comprobar que está vacunado, el eventual cliente que quiera entrar a un local que está “completo” deberá exhibir el cartón que entregan en los vacunatorios o la app “vacunate PBA” donde consta la fecha de la aplicación del remedio.

“El control queda en la responsabilidad social. Un comerciante sabe cuánta gente puede dejar entrar y donde está el límite. Si no respeta la normativa y hay una inspección deberá afrontar las consecuencias”, explicaron esta tarde en la Gobernación.

Es el mismo sistema de control que existe hasta ahora. La supervisión del aforo en el sector gastronómico y nocturno es casi nulo. “Es responsabilidad de los municipios”, dijeron cerca del despacho de Kicillof.

Las inspecciones y operativos de control que se hacen en Provincia están encabezados por agentes municipales. Pero no en todas las jurisdicciones hay medios para supervisar a todos los locales que tienen presencia de público.

La Provincia “evalúa” que solo los vacunados ingresen a bares y restaurantes, como en Francia

Fuente: La Nación ~ El jefe de Gabinete Carlos Bianco dijo que “es una posibilidad”, ya que la consideró una “buena medida”; aunque dijo que en territorio bonaerense no hay falta de voluntad de vacunarse

Mientras que en Francia se requerirán pases especiales de Covid-19 para ingresar, por ejemplo, a bares, restaurantes, centros comerciales o transportes; el jefe de Gabinete de la Provincia, Carlos Bianco, anticipó que la gestión de Axel Kicillof “evalúa” también dicha posibilidad. Sin embargo, destacó que no existe falta de voluntad entre los bonaerenses para acceder a la vacunación, como sí ocurre en el país que gobierna Emmanuel Macron.

En cuanto a la medida de que solo los inoculados contra el coronavirus puedan acceder a determinadas actividades, Bianco dijo, en diálogo con Radio Futuröck: “Es una posibilidad, la estamos estudiando. Hoy la normativa nacional, el DNU, no lo habilita, y está vigente hasta el 6 de agosto. Lo estamos estudiando como posibilidad, me parece una buena medida, una medida inteligente”.

No obstante, el líder de los ministros provinciales reparó: “Apunta a un problema que no estamos teniendo de manera masiva en la Provincia, que es que en Francia los jóvenes no se querían vacunar. Es una medida que se enfoca a ese público. Cuando les ponés una obligación de vacunarse para los lugares que les gustan, como bares, restaurantes o recitales, se van a terminar vacunado”.

En un mensaje a la población, el presidente Macron envió un duro mensaje para aquellos franceses que aún no tienen pensado acceder a sus dosis. “Ya no tengo ninguna intención de sacrificar mi vida, mi tiempo, mi libertad y la de mis hijas, por quienes se niegan a vacunarse. Esta vez, usted se queda en casa, no nosotros”, sostuvo.

Manifestantes antivacunas protestaron en París, el sábado, contra las medidas más recientes del gobierno francés para evitar el avance de la variante Delta
Manifestantes antivacunas protestaron en París, el sábado, contra las medidas más recientes del gobierno francés para evitar el avance de la variante DeltaAP Foto/Michel Euler

El sábado, cerca de 100.000 personas -entre manifestantes de ultraderecha y de extrema izquierda- protestaron en varias ciudades de Francia contra las medidas para frenar la diseminación de la variante Delta.

No solo se quejaron contra el pase sanitario -que es una credencial disponible para cualquier persona plenamente inoculada, que se haya recuperado recientemente del virus, o que tenga una prueba negativa-, sino también contra la orden de que todos los trabajadores de salud estén vacunados para el 15 de septiembre.

Cuál se estima que será el gasto promedio por persona para el Día del Amigo

Fuente: Ámbito ~ El próximo 20 de junio se celebrará un nuevo Día del Amigo, el segundo en pandemia, y a diferencia de 2020 se espera que por las menores restricciones las ventas y la demanda de servicios gastronómicos aumente. Se estima que el gasto promedio por persona será de $1.150 promedio.

“El antecedente de esta festividad durante el año pasado es muy malo, con una actividad nula, por lo cual la expectativa está puesta en que este Día del Amigo se prolongue desde el martes hasta el fin de semana con diferentes encuentros en restaurantes, bares y confiterías”, evaluó el director de la consultora Focus Market, Damián Di Pace.

En ese sentido, consideró que este año será una “una fecha muy especial para todo el sector gastronómico y de servicios”. La consultora proyectó un gasto promedio por persona para el de $1.150 con una mayor participación en la demanda de servicios gastronómicos, alimentos y bebidas, que en bienes de tipo de regalería.

Las expectativas de incremento de las ventas son altas para el 67% de las pymes consultadas y que se encuentran involucradas en la oferta de la fecha, según datos proporcionados por la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FECOBA).

Ante ese contexto, un 33% piensa incorporar personal adicional para esa oportunidad. En tanto, la mayoría de los comercios también destacaron que estipulan mayor cantidad de público en los establecimientos.

A su vez, el 67% de los sondeados tiene expectativas de mejora a través de la modalidad de envíos, por lo que la consultora remarcó: “Las ventas por delivery también tienen buenas expectativas frente a la fecha”.

En cuanto a los tipos de regalos, la consultora señaló que hay opciones que van desde los $350 hasta los $500, como las de las velas perfumadas, tazas con golosinas, bombones y almohadón personalizado, entre otros artículos.

En tanto, desde los $600 y hasta los $1.000, el consumidor podrá encontrar como alternativa un kit de baño, de bebida, automate, remera, bufanda, gorro de lana o un vino tinto.

Con un precio un poco más elevado, que va desde los $1.100 hasta los $1.500 se puede encontrar una lata con golosinas, un set matero, un cuadro de fotos personalizado, una picada chica o champagne de 750 mililitros.

Con relación a la promoción para cenar en una casa, el trabajo aseguró que entrarán en vigencia promociones de $2.590 promedio para dos personas. En ese caso, el menú puede incluir hamburguesas con un botellón de cerveza, pizza, empanadas y bebida o picada con una bebida y postre.

En cuanto a la metodología, la consultora explicó que realizó un sondeo con 4.693 casos en los que preguntó “qué se va a regalar, qué se va a comer y dónde se van a juntar”.