27 Feb, 2021

Lo que dejó Masticar 2018: cumbre de chefs y fiebre por platos de autor

Durante el último día de la feria gastronómica que reúne los mejores sabores de nuestro país y a Perú como invitado en su octava edición, la atmósfera familiar, la euforia de querer comer algo rico y novedoso elaborado por reconocidos chef no perdieron el protagonismo. Infobae estuvo presente y dialogó con los chefs que participaron del evento

Miles y miles de personas esperaron a que finalmente a las 12 en punto la feria gastronómica más esperada del año abriera sus puertas. Los tres días anteriores el clima se vivió con la misma euforia, sin embargo tanto el sábado como el domingo, la familia se hizo presente desde el mediodía hasta la tarde-noche.

Cada edición de Masticar que se lleva a cabo es siempre sinónimo de éxito, diversidad en las propuestas con platos diferentes y sabores únicos ideales para quienes tienen las altas expectativas de querer probar y degustar otra comida.

El predio -que en un comienzo fue El Dorrego- hoy ya se extiende a mas de 4 cuadras. Para ingresar a la feria filas kilométricas se tenían que hacer para solamente comprar la entrada y por fin ingresar al tan esperado paseo gastronómico en el barrio de Palermo.

No hubo quejas, la gente solamente murmuraba -sorprendida-por lo bajo a su acompañante por la cantidad de personas que estaban haciendo la fila para el ingreso, diciendo entre risas “imaginate toda la gente que debe haber adentro si acá afuera es así”.

Filas ordenadas y cumpliendo con las ordenes de todos los organizadores de la feria para agilizar la entrada al predio. Accesos rápidos, especiales y generales, todo dividido y bien señalizado.

Una vez ya abonada la entrada, formabas parte del universo culinario más trendy de los últimos tiempos. Con diario en mano para recorrer la feria, comenzamos el recorrido.

Recorrido gastronómico: en búsqueda del mejor plato de autor  

Primera parada: agnolotis de cordero firmados por BASA. “La pasta de este plato está elaborada con huevo orgánico, sémola italiana y para realizar el relleno (braseado de cordero) lo cocinamos con caldo de carne y como decoración lo terminamos con queso mascarpone, pickle casero, vinagre de jerez, mostaza, cebollas y azúcar orgánico”, detalló a Infobae sobre su creación el chef a cargo Hernán Simesen. Otro de sus platos era una polenta ahumada frita con ragout de hongos, pero dijo que el pedido de los comensales fue parejo para ambos platos y que por lejos este año superó al pasado.

Segunda parada: una imperdible arepa colombiana en el food truck de i Latina. Llamó su atención el colorido uniforme que llevaban sus cocineros. Camisas estampadas con hojas y flores, pero el letrero decía “arepas y pollo”. Vanesa, al mando de la comanda gritaba una y otra vez “marchen 2 arepas, marchen 2 pollos” y entre pedido y pedido, compartió con Infobae el secreto de su plato en la feria: “Es una arepa de maíz amarillo, con morcilla colombiana dulce y queso de cabeza. Es un plato apto para celiacos, libre de gluten”. Como otros, Vanesa agregó que les sorprendió la cantidad de personas que se acercaron al food truck para probar sabores nuevos y platos que nunca escucharon.

Tercera parada: una lasaña de zuccinis por Pedro Picciau de Italpast. Unas ricas pastas para el domingo no faltaron. “Esta feria esta barbara, es en la que mas trabajamos”, comenta entusiasmado y muy contento, Picciau el chef y dueño de la trattoria. No es la primera vez que forman parte de la feria, y para esta nueva edición, la carta vino también renovada y la detallo para Infobae: “Como entrada, unas polpetinas de carne (albóndigas) con salsa sabbiata, como segunda opción, unos gnocchi di patate (de papa) con crema, mascarpone, champigñones, aceite de trufas, perejil y queso parmesano, y como ultimo y la estrella de la casa, la lasagna Della Stagione con zucchini, zapallo, cebollas, mozzarella, pesto de rúcula, salsa de tomates y salsa blanca gratinada”.

Cuarta parada: comida judía firmada por Tomas Kalika. El chef es conocido por su restaurante Mishiguene donde reúne los mejores sabores de la comida de la religión judía de las recetas de sus abuelas con técnicas modernas y actuales. Junto a Javier Itzcovich no se quisieron perder la feria y formaron parte con Tujes. Aunque su nombre suene vulgar, el dueño explicó a Infobae que se debe a que el garbanzo -el ingrediente esencial en el Hummus- tiene la forma de una cola y que el concepto remonta al ydish, el dialecto entre el hebreo antiguo y el alemán antiguo.

“No es una comida cualquiera, no es un choripan o una hamburguesa, esto es plato de hummus, con una base de puré super cremoso de garbanzos con pickles, huevo curtido en T, rabanitos, zanahorias que viene con pan lafa (como el árabe) y se le puede agregar falafel o carne de lomo picado”, dijo Tomas Kalika. Al ver una larga fila que impedía el seguir caminando, la pregunta fue: ¿Por qué tanto éxito? “Creo que es porque es una marca irreverente, graciosa y novedosa”.

Quinta parada: una bruschetta de salmón, unas ribs y un rico panqueque de dulce de leche de La Panadería de Pablo. Otra edición más en la que Pablo Massey participa. Para este 2018, el menú también fue diseñado en conjunto con Rodrigo Da Costa y ambos chefs dialogaron con Infobae. “Hacemos platos que nos represente como restaurant. Nos gusta que a la gente le resulte fácil y le guste”, dijo Massey.  

Da Costa, detallo los platos: “La bruschetta de salmón curado lleva salsa huancaina peruana, cilantro y cebolla morada; las ribs con una salsa de barbacoa whisky y ensalada de coleslaw y para lo dulce unos panqueques de dulce de leche”.

Y como para finalizar, un secreto de Pablo Massey para la cocción de los panqueques: “no tienen que estar quemados, tienen que estar blanquitos así conservan su humedad y la textura”.

Sexta parada: -y la más llamativa- Los reconocidos chefs, Pablo Buzzo y Mauricio Couly tienen su propio food truck por primera vez en la feria Masticar. Vinieron desde su amado Neuquén para que todos los comensales asistentes a la feria puedan probar las exquisiteces que hacen en sus tierras. Ubicados en la zona lateral del Patio Cervecero, llamó la atención el paso a paso de la mise en place de sus platos.

“Servimos en una bruschetta de pan de masa madre el queso fundido con pickle agridulce típico de Suiza y Francia. La otra es una tostada en pan de nuez con peras del valle acompañado con queso azul de leche de vaca con un toque patagónico”, explicó Cristian, uno de los cocineros a Infobae. Y también el oriundo de Neuquén, afirma que el éxito de su food truck es por el método de cómo sirven sus opciones gastronómicas.

Séptima y  última parada: el “heladete rosa” de Narda Lepes en su Narda Comedor. “Es el año más lindo de la feria, la gente tenía ganas que pase esto. Llegó en el momento justo, vos venís y es alegre acá no hay malas noticias”, compartió con Infobae la reconocida chef.  En las redes sociales y el boca a boca de todos los que asistieron a la feria gastronómica los días previos hablaban sobre los platos de Lepes, pero solo del “Mbejú que lo parió” -un crocante de mandioca con palta tucumana, huevo de campo, queso tandilense y  yogurt natural- y no del “Heladete rosa”. ¿Sus ingredientes? Narda lo detalló: “Es un helado de tomate de árbol que viene de Jujuy y Tucumán, frutillas de Entre Ríos, chocolate blanco, leche condensada, y merengues”. 

Las atracciones 

Clases de cocina no faltaron, talleres de oficios tampoco, la música sonó durante las tres jornadas sin parar, plazas dedicadas al entretenimiento de los más pequeños de la familia para dibujar y jugar, el famoso mercado con verduras, frutas y productos de estación y las kilométricas mesas comunitarias para ir a comer una vez retirado el plato, fueron parte una vez más de la feria gastronómica que batió récord de ventas y visitas.

Durante los 4 días que duró la feria las clases de cocina dictadas por los que más saben del mundo culinario estuvieron desboradas de aficionados que se apasionan por saber los secretos de los expertos y aplicarlos luego en sus hogares.

Para los amantes de las mermeladas y dulces, el sector del “Mercado” era el paraíso. Productos de todos los sabores -para probarlos antes de comprarlos-, de precios y cantidades. Pero no solo envasados, sino también fiambres, y frutas y verduras de estación.

Ya finalizando el recorrido buscando la salida del Mercado hacia la calle, da su entrada el reconocido chef francés Christophe Krywonis y dijo a Infobae, “Hoy estoy disfrutando la feria de otra manera. Pienso que hay que dejar lugar a los que tienen restaurante -y yo no lo tengo- para que la gente los conozca. Todos son muy ricos y considero que este ano la feria es la mejor de todas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *