La reina de la coctelería. Mona Gallosi nos recibe en su casa junto a su marido y su hijo Delfo, de cinco años

Fuente: La Nación ~ Pionera entre las bartenders porteñas y creadora de Puente G –un espacio multifacético que conecta gastronomía, arte, tragos, pasado y presente–, nos abre las puertas de su mundo privado y dice que la pandemia cambió sus prioridades

Bartender autodidacta, pionera en hacerse un lugar detrás de una barra siendo mujer, Mona Gallosi (43) –nació como María Cecilia, pero desde chica le dicen Mona– hizo de su oficio una profesión y de su nombre una marca registrada. Es cálida, inteligente, disciplinada y con don de gente, virtudes que junto a su sonrisa radiante y su pasión por lo que hace la convirtieron en una de las damas de la coctelería porteña. Pero cuando las luces se apagan, las cocteleras se guardan y el bar cierra sus puertas, Mona vuelve a casa con su marido, Juan Pedro Zambon (57) –productor de espectáculos– y Delfo (5), su hijo, para cocinar para los tres, leer un libro de cuentos o simplemente hacer planes a futuro. Así, en la intimidad de su casa de Belgrano y junto a sus dos hombres recibió a ¡HOLA!

–¿Cómo conociste a Juan?

–Lo conocí hace once años trabajando en Paraguay. Yo estaba en pareja, él también, pero tuvimos una charla hermosa y nunca me olvidé. Y eso que soy muy distraída con los nombres. Después nos volvimos a cruzar un par de veces, siempre en eventos, luego no nos vimos por mucho tiempo, y cuando nos volvimos a encontrar yo ya estaba separada, él también y surgió algo, como que nos vimos desde otro lado. Al principio sólo nos escribíamos, no nos llamábamos, ni nos veíamos. Estuvimos como tres meses escribiéndonos, hasta que se animó a invitarme a salir y, desde ese momento, del que pasaron nueve años, fuimos amantes, después novios, más tarde decidimos vivir juntos, después nació Delfo y por último nos casamos.

Dueña de un estilismo que ya la identifica casi tanto como su nombre, Mona da rienda suelta a su arte para preparar cócteles también en casa.
Dueña de un estilismo que ya la identifica casi tanto como su nombre, Mona da rienda suelta a su arte para preparar cócteles también en casa.Pilar Bustelo

–¿Quién es más consentidor y quién pone los límites con Delfo?

–Juan fue padre primerizo a los 52, podríamos decir que es un padre adulto. Quizás por eso la que pone más límites soy yo, la que reta un poco más soy yo, pero a la vez los dos somos como muy respetuosos de lo que el otro quiere, decide o hace. Nunca nos desautorizamos delante de Delfo. Yo soy como una mamá orquesta, lo llevo al colegio, lo voy a buscar, lo llevo a tenis, a equitación, a fútbol… Del pool me encargo más yo. Después, él tiene sus momentos de lucha y de juegos más corporales con el padre y conmigo sale a caminar, pintamos, nos sentamos a charlar, a mirar el cielo. Me he ido quince días a Europa por trabajo y Juan se hace cargo de todo perfectamente sin mí.

–¿A quién se parece?

–Gesticula, habla, se para y camina como el padre. Después es simpático, entrador y charleta como yo. Igual, con Juan somos muy parecidos: buenas personas, correctos, solidarios, y Delfo manifiesta todo eso. Cada vez que voy a una reunión de padres en el colegio me dicen que es contenedor con sus compañeros si alguien llora o le pasa algo, y creo que eso es lo mejor que saca de nosotros. Eso se mama en esta casa.

–¿Pensaron en tener otro bebé?

–Tuvimos dos etapas. Cuando Delfo tenía un año y medio nos dieron ganas, pero justo estábamos con el tema de armar Puente G y de la obra, y como disfruté un montón del primer embarazo, no quería vivir un embarazo estresada. Después nos agarró otro bichito, pero Juan se empezó a sentir muy grande, y la idea es estar en sintonía los dos. Y de repente nos dimos cuenta de que somos felices así, los tres. Ya está.

“Delfo gesticula, habla, se para y camina como el padre. Pero también es simpático y charleta como yo”, cuenta.
“Delfo gesticula, habla, se para y camina como el padre. Pero también es simpático y charleta como yo”, cuenta.Pilar Bustelo

–¿Cambiaron tus hábitos o tu rutina a partir del nacimiento de tu hijo?

–A mí me cambió la vida desde que llegó Delfo y ahora tengo con él una conexión que está buenísima. Porque tuve mis momentos también. El año pasado no fue mi momento de conexión con mi hijo, fue el momento de salir adelante en medio de la pandemia, de trabajar, trabajar y trabajar. Se me pasó muy rápido y cuando me quise dar cuenta, dije: “¡Epa!, yo no me quiero perder nada más de mi hijo”. Entonces este año el trabajo pasó a un segundo plano, sin descuidarlo claro, pero lo primero es mi hijo y mi familia, y después el trabajo. Antes no era así, eran las dos cosas a la vez, y es imposible.

–¿En qué advertís ese cambio?

–El uso del celular, por ejemplo. Antes estaba mucho más pendiente. Me escribías a las nueve de la noche y te contestaba. Y ahora no. Salí del trabajo, metí el celular en la cartera, y me olvidé. Trato de separar, y ese es un trabajo que estoy haciendo con mi psicóloga, para empezar a disfrutar de los momentos de ocio, a no sentir culpa por eso.

Fanático de los dinosaurios, se puso su mejor disfraz para la producción de fotos.
Fanático de los dinosaurios, se puso su mejor disfraz para la producción de fotos.Pilar Bustelo

–¿Cuándo supiste que lo tuyo pasaba por la coctelería?

–Lo descubrí a través del tiempo. Vine a Buenos Aires a estudiar diseño de indumentaria y para solventar mis estudios, empecé a trabajar en gastronomía. Me recibí de diseñadora modelista y cuando tuve que decidir qué hacer, me quedé con la gastronomía y la coctelería. Es que desde los 18 ya pululaba por las barras, en eventos, en bares, y siempre tuve facilidad para todo lo que tenga que ver con la gastronomía, tanto con el servicio como con la hospitalidad, las mezclas, la cocina. Cuando llegó el momento de pensar en un trabajo para mantenerme y poder estudiar a la mañana, no hubo otra opción que la gastronomía.

–¿Cómo fue desarrollarte en una profesión mayoritariamente masculina?

–Me costó un poco, pero no tanto. Es cierto que es un ambiente machista, pero eso cambió y sigue cambiando. Cuando yo empecé las oportunidades para las mujeres no eran tantas.

–¿Qué te distingue de otras mujeres? ¿Por qué te fue tan bien?

–Siempre fui muy estructurada, consecuente y ordenada para trabajar, y a las personas que veían eso en mí les resultó fácil darme una oportunidad. Empecé en un restaurante como camarera y estuve doce años. Fui camarera, cajera, bartender y, por último, manager, cajera y bartender, todo junto.

“Estoy trabajando con mi psicóloga para poder disfrutar de los momentos de ocio, a no sentir culpa por eso”, dice.
“Estoy trabajando con mi psicóloga para poder disfrutar de los momentos de ocio, a no sentir culpa por eso”, dice.Pilar Bustelo

–¿Dónde o de quién aprendiste los secretos de la coctelería?

–No era como ahora que con Google tenés todo al alcance de la mano. En esa época tenías que comprarte libros, investigar, leer, formarte, así que yo aprendía con todo lo que podía, aprendía con los clientes, con la gente que se acodaba en las barras, y también sentándome en otras barras a observar lo que hacían los demás.

–¿A nivel profesional tenés alguna asignatura pendiente?

–A mí me hubiese gustado ser perfumista, pero en Argentina tenés que estudiar física y química, y eso ya me complica. Quizás esa sea mi asignatura pendiente. Tengo un olfato superdesarrollado por mi trabajo y me dan ganas de experimentar, también me tienta la posibilidad de trabajar en Nueva York, Londres, Berlín, lugares emblemáticos de la coctelería, y seguir aprendiendo, claro. Siempre hay para aprender.

Maquillaje: Melisa Dibenedetto con productos Dior Agradecimientos: JT, Jazmín Chebar y Simonetta Orsini

Comparten los mismos gustos y pasiones –la gastronomía, la música, los viajes– y, en unas semanas, disfrutarán de una luna de miel de diez días en Miami con la excusa de ir a una boda. El principito de la familia se queda en casa con la abuela materna.
Comparten los mismos gustos y pasiones –la gastronomía, la música, los viajes– y, en unas semanas, disfrutarán de una luna de miel de diez días en Miami con la excusa de ir a una boda. El principito de la familia se queda en casa con la abuela materna.Pilar Bustelo

Donde probar los mejores cócteles de autor en Buenos Aires

Fuente: Ámbito ~ Bartenders con renombre, técnicas de vanguardia, cristalería adaptada a cada bebida y el ingenio que tenemos los argentinos a la hora de crear hacen que la ciudad ofrezca un gran abanico de propuestas.

Si de coctelería se trata, Buenos Aires logró ser, a lo largo de los últimos años, una de las ciudades que ofrece de las mejores y más originales propuestas mundiales. Bartenders con renombre, técnicas de vanguardia, cristalería adaptada a cada bebida y el ingenio que tenemos los argentinos a la hora de crear hacen que la ciudad ofrezca un gran abanico de lugares y propuestas para saborear cócteles que sorprenden por demás. En los siguientes parrafos, bares y restaurantes con reconocidos bartenders que realizan sus cócteles de autor adaptados a la propuesta de cada espacio.

  • Con vista al río

Enero Restaurante es la propuesta que se impone en el polo gastronómico de la Costanera. Con un imponente local ofrece una decoración moderna y vanguardista junto a una gran terraza con una llamativa vista al Río de la Plata.

Un spot ideal para disfrutar de la interesante carta de coctelería de la cual se puede elegir más de doce cócteles de autor y diez clásicos. El bartender Lucho García es quien comanda la barra y desde donde salen opciones como el cocktail Enero (vodka, cherry brandy, schrub de granada y arándanos, jugo de limón y jugo de naranja) y el Flamingo Lychee (vodka, reducción de lychees y vermouth bianco, lemon grass y frutos rojos), entre otros. Para acompañar la carta de comidas ofrece varias entradas como mollejas laqueadas, burrata, palta grillada, y principales como ñoquis de provoleta, milanesa de entraña o yellow curry, entre otras opciones.

Dirección: Avenida Rafael Obligado 7180, CABA.

  • A base de plantas

Con una propuesta culinaria 100% basada en plantas, diseñada por el chef norteamericano Matthew Kenney, Mudrá es un innovador restaurante ubicado en la fundación Patagonia Flooring Design & Art Center que presenta un ambiente ideal para desconectar de la ciudad. Su renovada carta de coctelería suma mezclas de autor a base de bebidas de renombre, productos de temporada y preparaciones artesanales como infusiones, almíbares y aceites naturales. Uno de los cócteles más destacados de su carta es el Ice Tea hecho a base de fresas y rosas con Chandon Rosado y perfumado con aceite de mandarinas orgánico. Por otro lado, si la pasión son los cítricos podemos encontrar el Panki de Maracuyá a base de vodka de pan (apto celíacos) y mix de maracuyá o por el contrario si el mood nos dicta buscar un cóctel con carácter encontramos al Negroni Mudrá hecho con Campari infusionado en membrillo, Gin El Profeta y Averna.

Dirección: Av. Córdoba 3942 – Fundación Patagonia Flooring Design & Art Center, CABA

  • Con acento mexicano

Oleada invita a descubrir los sabores de la comida mexicana bajo el formato plant based. La carta exhibe platos sencillos pero cargados de sabor, como tacos, quesadillas, totopos, aguachiles, postres. Para acompañar esta propuesta el mixólogo Alejandro Caia creó una carta de cócteles inspirada en México y en las bases de la carta del chef Matthew Kenney -referente mundial de la cocina plant based-, con tragos de autor elaborados con agua de mar, fermentos naturales, licores hechos a base de plantas y jugos naturales.

Algunos de los más recomendados son Carnevale di Gaspare, a base de Campari, miel de vainilla, jugo de zanahorias y fruta de la pasión; Fungi Mezcaloni, con mezcal de setas asadas, Campari y Cinzano rosso; Paloma con tequila de maíz, flor de Jamaica y kefir de pomelo; Mojito Clementina con ron de lemon grass, mix de mandarina, kefir de limón y peperina; Mojito de Olas con ron cítrico, cordial de limas, hierbabuena y bitter angostura y kefir de limón y piperina; Margarita de Olas de tequila de aguacate, triple sec carajo y mix de limones; y Margarita de Tomates y Fresas con tequila cacao amargo, cordial de tomates asados y fresas, entre otros.

Dirección: Fitz Roy 1722, Palermo, CABA.

  • Una experiencia sensorial

Tomate se ubica en la calle más canchera de Palermo, rodeado de las mejores marcas de moda, ofreciendo una propuesta que tienta por demás. Sus mesas ubicadas en la vereda, con unas llamativas y cálidas iluminaciones, invitan a comensar a vivir la experiencia de este lugar. El diferencial aquí es el jardín secreto, que es un oasis en medio de la ciudad, y se encuentra en el fondo del salón rodeado de árboles y plantas.

La coctelería es una parte importante de la identidad de Tomate, con tres barras distribuidas entre la vereda, dentro del salón y en el jardín dan la pauta de que se bebe bien. El reconocido bartender Lean Milan es quien invita a vivir el cóctel como una experiencia sensorial contando una historia particular detrás de cada uno de estos. Muchos de los insumos utilizados son de producción propia de manera natural y orgánica. Entre los cócteles de autor hay quince delicadas opciones para elegir, cada una con su cristalería y su garnish pensado especialmente para sorprender al comensal, como el cóctel Gin-Ko preparado con gin Beefeater, cointreau, sake maserado en pieles cítricas, jugo de limón, bitter casero de ginko biloba, ajenjo y anís, entre otros.

Dirección: El Salvador 4676, Palermo

  • Una vuelta al mundo

La Calle es un bar oculto que se encuentra detrás de la mítica pizzería La Guitarrita, ubicado sobre la calle Niceto Vega, en pleno corazón de Palermo. El concepto de este lugar es remitir a una calle y que los comensales sientan que están tomando cócteles en medio de la ciudad, con pisos de adoquines y luces características. Aquí los cócteles de autor fueron creados para representar calles o ciudades del mundo, desde el nombre hasta sus ingredientes. La materia prima que utilizan es de primera línea lo que logra cócteles de tendencia internacional, utilizando técnicas como shrubs, fermentaciones naturales, hielos cristalinos y coctelería de diseño. En su carta se puede encontrar opciones como La Vie en Rose que combina Hennessy VS con licor de sauco y cordial de limón, Abbey Road con gin Gordons, Pimm´s, Oleo Cítrico y Cordial de Lima o La Calle con Johnnie Walker Red, syrup de jengibre, jugo de limón y Grolsch lager.

Dirección: Av. Cnel. Niceto Vega 4942, C1414 CABA

  • En una cevichería

Si de disfrute y buen gusto se trata, La Mar es su perfecta representación. Esta conocida cevichería palermitana se ha consagrado como un lugar ideal para disfrutar y compartir de platos cargados de la más rica cultura culinaria proveniente del Perú, elaborados con frescos productos nacionales. Variada es su propuesta gastronómica con alternativas como ceviches, tiraditos, causas y patatas, anticuchos y aderezos, sudados, arroces y guisos de mariscos, la cual es acompañada por dieciocho diferentes cócteles que componen su carta de autor concebidos especialmente para maridar con su impronta peruana. El bartender Valentino Desidero es el encargado de la preparación de estos brebajes que son elaborados con bebidas nacionales e importadas, almíbares y productos de estación, entre los que se resaltan: Walker Julep (Johnnie walker red, syrup, menta y huacatay frescas, jugo de pomelo y tónica), Herbal Tonic (gin Tanqueray infusionado con huacatay, syrup de huacatay y tónica), Red Cinnamon (Johnnie Walker red, almíbar de Canela, jugo de limón y ginger ale, con caramelo de pimienta rosa), y mucho más.

Dirección: Arévalo 2024, Palermo

Cuánto gana un barista (y cuánto cuesta formarse en Córdoba): Tres opciones para iniciarse en el oficio cafetero

Fuente: InfoNegocios ~ Aunque en Argentina los sueldos no difieren mucho de lo que ganan otros profesionales vinculados a la gastronomía, cada vez más jóvenes ven en esta ocupación un “ticket de ida” hacia el extranjero, en donde la demanda está en auge. Cecal, Káapeh y Ethiopía son algunos de los principales formadores de nuestra ciudad. Llenate la taza, y mirá de qué se trata, acá.

Según la Specialty Coffee Association, barista es “el último de los profesionales del café, quien garantiza el final del ciclo de vida del grano”. En otras palabras, se trata del último eslabón de una larga cadena productiva: es en quien -tanto el consumidor, como el productor- cargan la responsabilidad de presentar de manera correcta al café; la cara visible de la bebida y quien (también) se suele llevar los aplausos (o debe atender las quejas).

Las nuevas tendencias gastronómicas dentro del nicho están resultando en un público cada vez más exigente, lo que abre nuevas oportunidades laborales en el sector. Por eso, son muchas las personas que se acercan a este “mundillo” buscando no solo un hobby, sino un oficio.

Cuánto se puede ganar (y… ¿existe la “fuga” de baristas?)
Franco Reggi
, uno de los dueños de la cafetería Ethiopia, explica que en Córdoba los sueldos de un barista varían mucho: “Para alguien que se está iniciando, lo normal es que se pague entre $ 200 y $ 250 la hora, pero no siempre es así. Me han comentado que, incluso, en algunos lados pagan hasta $ 120”. Luciano Cuello, barista y socio de Káapeh, explica que uno de los motivos de esta disparidad es que el oficio no está incluido actualmente entre las escalas salariales de los gremios gastronómicos. 

Más allá del escenario local, son muchos los interesados en formarse en estas tareas para conseguir empleo en el extranjero. “Te diría que cerca del 60% de la gente que se prepara en nuestros cursos son jóvenes entre 20 y 35 años, que llegan con la idea de irse a trabajar a una cafetería en otro país. Uno de los destinos en los que más piensan es Australia, en donde la hora se paga cerca de US$ 35”, dice Reggi.

Tatiana, por ejemplo, tiene 28 años y trabaja para una cadena de cafeterías de especialidad en Barcelona. Ella realizó el curso de Káapeh, y nos cuenta que el sueldo promedio mensual para baristas en España oscila entre los € 1.400 y € 1.500 brutos (40 horas semanales).

“Viví y trabajé en España y Andorra, y diría que en ambos países es uno de los laburos más demandados; tienen mucho consumo cafetero. Además, hacen una diferencia importante entre quienes trabajaron sirviendo café, y quienes son baristas. Por eso siempre le recomiendo a conocidos que quieren viajar y trabajar que aprovechen los cursos que hay en Argentina: tenemos gente muy formada, y en el exterior estos talleres son carísimos”, completa. 
 
Otro caso parecido es el de Nicolás, quien desde febrero trabaja en una cafetería especializada en productos orgánicos en Puerto Escondido (México). Él relata que allí la situación es diferente: “El estado de Oaxaca, que es donde estoy, es uno de los más pobres del país, y están muy acostumbrados al café de olla, que es la manera tradicional de prepararlo, simplemente hirviendo los granos. Por eso muchas veces es común ver que no se aprecie el rol del barista, ni del resto de los productores vinculados al café”.

Según Nicolás, en ese contexto también varía mucho la paga; él empezó cobrando MEX$ 1.250 por semana, y tras sumar responsabilidades y más conocimientos, alcanzó los MEX$ 1.600 por semana (lo que equivale a cerca de US$ 80).

Los gajes… 
Más allá de la retribución económica, Tatiana y Nicolás cuentan que el barismo no está exento de sacrificios: ambos preparan, en promedio, entre 150 y 200 cafés diarios. Además, se encargan de regular las máquinas y molinillos (tarea que deben repetir entre 3 y 4 veces al día, porque la variación climática y atmosférica las desequilibra), atender al público y administrar la caja.

Así y todo, es una experiencia que recomiendan: “A los que se quieran meter en esto, les diría que no dejen que les gane el estrés. Que se animen a saber más del tema y a emprender”, sostiene Nicolás.

Por su parte, Tatiana dice que sueña con regresar a la Argentina a iniciar un emprendimiento cafetero propio, “me metí en un mundo hermoso y me encantó. Más allá de las dificultades económicas, me encantaría volver y apostar a que la gastronomía siga creciendo en nuestro país”. 

Tres cursos para iniciarse

1. La Káapeh
Cuello dicta, personalmente, estos cursos en la sede de Káapeh ubicada en Güemes (sobre Belgrano al 647, en la galería Convento). El taller consta de 10 clases, que se dan a lo largo de 5 semanas (dos por semana, de una hora y media cada una).

Es para principiantes, y apuntan a ver el contenido de manera personalizada, por lo que tienen apenas 5 alumnos por turno. El temario es el siguiente: 

  • Proceso del café: de la planta a la taza
  • Carta italiana
  • Manejo de la máquina de espresso
  • Técnicas adecuadas para la extracción del espresso y texturización de la leche
  • Diferentes formas de preparar el café (métodos de filtrado)
  • Técnicas de arte latte, de vertido libre y etching

Además, en el pasado incluían una unidad de entrenamiento sensorial, para afinar el olfato e iniciar a los presentes en el mundo de la cata. El contexto sanitario (y los protocolos de bioseguridad), hicieron que esto se suspendiera de manera momentánea. 

“Nuestra idea es que los chicos aprendan lo básico para sumarse a este mundo. Pero hay muchísimas cosas que se aprenden con el hacer, y un mes no alcanza. Por eso le damos bola principalmente a la parte práctica, y también invitamos a los que estén interesados a que vengan a la cafetería y practiquen con las máquinas, incluso después de haber terminado el curso” comenta Cuello.

Los próximos turnos disponibles son a principios de Octubre; la formación tiene un costo de $ 9.000 y los interesados pueden contactarse a través de la cuenta de instagram de Káapeh.

2. Ethiopia
Esta cafetería lleva más de dos años formando baristas en Córdoba, y por sus cursos han pasado ya más de 300 interesados. 

Este curso también se divide en partes teóricas y prácticas, y abarca temas como: variedades de café, métodos de secado, buenas prácticas de manufactura y limpieza, entre otros.
“Mucha gente nos busca para aprender art latte, y es uno de nuestros fuertes. Pero hacemos especial hincapié en que la gente se vaya sabiendo hacer un buen café: que esté bien tirado, respeten la temperatura, usen la cantidad correcta de agua, entre otras cosas” destaca Reggi. Aquí los alumnos también pueden venir a seguir practicando fuera de los horarios de cursado.

A diferencia de Kaápeh, en Ethiopia concentran los contenidos en 4 clases, de 4 horas cada una. Tiene un costo de $ 8.000, y el próximo turno arranca la semana que viene, el lunes 20 de septiembre (aunque quedan ya solo los últimos cupos disponibles).

3. Cecal
La clásica escuela gastronómica se subió a la movida del barismo este año por primera vez. Según Lucio Torres, responsable del área académica: “Los chicos salen sabiendo tirar un buen café; también aprenden a manejar la molienda del grano, hacen catas, y conocen sobre el proceso de tostado, elaboración y terminación”.

Desde la academia resaltan su trayectoria de cerca de una década formando a gente para la industria. Al mismo tiempo, señalan que cuentan con una bolsa de trabajo, en donde los “egresados” pueden cargar su CV y entrar en contacto con posibles empleadores. 

Los cursos constan de 8 clases teórico-prácticas, de tres horas cada una, y están conformados por cupos de 16 alumnos. Los interesados deben pagar una inscripción de de $ 1.500 y dos cuotas de $ 5.000.

Torres comenta que apuntan a principiantes, pero adelanta que ya están trabajando en un segundo nivel, para aquellos que estén más avanzados.

De la mano del mejor bartender del mundo, abrirán un restaurante exclusivo en Puerto Norte

Fuente: Rosario3 ~ Delta es la nueva propuesta gastronómica que abrirá sus puertas en septiembre en Puerto Norte Hotel Desing y tiene a un grupo de empresarios rosarinos y a reconocidos chefs y bartenders de Buenos Aires detrás. Actualmente, los pisos 5 y 6 del mencionado lugar se encuentran en plena obra para la inauguración de este nuevo proyecto que fusionará la cocina creole de New Orleans con los sabores de Vietnam en el Sudeste Asiático. 

Esta nueva apertura viene liderada por un grupo de socios locales: Reinaldo Bacigalupo, Gonzalo Garcia Fradua, Santiago Pardo y Caco Rossetti, quienes se sumaron al prestigioso Tato Giovannoni, creador de Florería Atlántico en Buenos Aires, Gintonería en Rosario y Córdoba y bartender nombrado número 1 del mundo por la prestigiosa lista 50 Best.

También participan Pedro Peña y Germán Sitz, los cocineros detrás de los negocios de calle Thames: Niño Gordo, La Carnicería y Chori, con próximas aperturas en San Pablo y México DF.

Imágenes exclusivas de cómo lucirá Delta en Puerto Norte.

 Según destacaron los socios, las inmejorables vistas del Delta le darán nombre al concepto, inspirado en la relación que tiene Rosario con el río. Cabe destacar que contará con un rooftop ubicado en la terraza y donde se realizarán happy hours, además de utilizarse como una alternativa al aire libre para eventos exclusivos de djs de todas partes del mundo.

«Estamos creando un espacio a la altura de las ciudades que marcan tendencia en el mundo, con una propuesta que resalta todo lo que el Delta tiene para ofrecernos, con un nivel de coctelería y gastronomía de nivel internacional», señaló Giovanonni.

Por su parte, el diseño interior está siendo desarrollado por un grupo multidisciplinario liderado por Henry Cicciari y su estudio Kick y, en palabras de los socios, toma materialidades de las antiguas casas de verano a la vera de los ríos, invadidas por la vegetación, los géneros claros, y los detalles de iluminación que permiten que incluso de noche el río se viva a pleno dentro del salón.

Otra de las protagonistas del lugar será una amplia barra que estará coronada por una mesa del chef inédita en la Argentina, con capacidad de hasta ocho personas que podrán vivir una experiencia diferente que hasta ahora solo se da en el exterior, según destacó el grupo.

Cuatro argentinos, elegidos entre las 100 figuras más influyentes en la industria de los bares del mundo

Fuente: Clarín Gorumet by Carmen Ercegovich ~ Después de un año de haber cerrado parcial o completamente sus puertas, los bares argentinos comenzaron a revivir lentamente en 2021, con la habilitación de las mesas en espacios al aire libre, primero, y la ampliación del aforo, después.

Sin embargo, como sucedió en tantos otros rubros que debieron reinventarse, aún durante la fase más dura de la cuarentena, los hombres y mujeres detrás del negocio de las barras locales nunca dejaron de trabajar ni de buscar alternativas para seguir adelante. 

Por ese esfuerzo, tres de ellos (y un cuarto compatriota exiliado en España) obtienen ahora reconocimiento internacional al ser incluidos en una lista de las 100 figuras más influyentes de la industria de los bares del mundo.

La portada de la revista Drinks International que eligió a las 100 personalidades más influyentes de la industria de los bares.
La portada de la revista Drinks International que eligió a las 100 personalidades más influyentes de la industria de los bares.

Los argentinos Renato «Tato» Giovannoni, Inés de los SantosSebastián García y Diego Cabrera fueron elegidos para integrar el ranking Bar World 100 – The Industry Most Influential Figures 2021 junto a destacados colegas de 22 países. El ranking, publicado por la reconocida revista británica Drinks International fue elaborado en base a la votación de 120 consultores y especialistas de la industria en 60 ciudades de América, Europa, Asia y África.

Quiénes son los argentinos en la lista de los 100 más influyentes

Tato Giovannoni

Tato Giovannoni frente a su bar, Florería Atlántico.
Tato Giovannoni frente a su bar, Florería Atlántico.

Elegido mejor bartender del mundo en 2020, Renato Tato Giovannoni ya había integrado la lista de los más influyentes de la edición 2019 de Drinks International y su nombre resuena en concursos internacionales desde que su bar Florería Atlántico ingresó al ranking de los 50 Best Bars, donde permanece desde hace varios años y llegó a ocupar el top 3 de los mejores del mundo.

Esta vez Tato ocupa el puesto N° 18 de los más influyentes, y los editores de la revista destacan que «ha revivido y puesto en primer plano la singularidad de la cultura coctelera argentina» a través de múltiples emprendimientos, ya que además de Florería Atlántico (en el barrio de Retiro), es dueño de otros locales en Buenos Aires, Córdoba y Rosario, produce destilados y tragos enlatados.

Por si todo esto fuera poco, 2021 marca el comienzo de su expansión internacional como empresario gastronómico con la apertura de su primer bar en Reino Unido. Esta semana inauguró Abajo London, un proyecto en sociedad con el chef Fernando Trocca que desembarcó en Londres con buena repercusión de la prensa británica.

Diego Cabrera

Diego Cabrera, bartender argentino residente en España.
Diego Cabrera, bartender argentino residente en España.

Nacido en Argentina pero emigrado a España en 2001, Diego Cabrera ocupa el puesto 50 de la lista de los más influyentes para Drinks International. Su bar madrileño Salmon Guru ocupa el puesto 22 de los mejores del mundo entre los 50 Best y Cabrera fue reconocido como Mejor Profesional de la Coctelería en los Premios Nacionales de Gastronomía de Real Academia de Gastronomía de España. 

Cabrera está al frente, además, de una taberna de tapas llamada Viva Madrid y en 2020 inauguró Guru Lab, su tercer local en la capital ibérica.

Inés de los Santos

La bartender Inés de los Santos.
La bartender Inés de los Santos.

De larga trayectoria como bartender -empezó en 1999-, Inés de los Santos es también una empresaria multifacética, autora de libros de coctelería, oradora en charlas TEDx y figura televisiva (fue jurado de El Gran Bartender y participó en MasterChef Celebrity).

En la lista de Drinks International ingresó en el puesto N° 93, donde destacan sus rápidos reflejos para generar un proyecto en plena pandemia, cuando lanzó su tienda online de tragos listos para beber. En abril de este año, además, inauguró CôChinChina, un bar de inspiración franco-vietnamita que se suma a Orilla, su otro proyecto con sucursales en Buenos Aires y Miami.

Sebastián García

Sebastián García, "el Cantinero", en la barra de Presidente Bar.
Sebastián García, «el Cantinero», en la barra de Presidente Bar.

Más conocido como «el Cantinero», Sebastián García es uno de los socios y director creativo de Presidente, uno de los mejores bares de Buenos Aires y también del mundo, de acuerdo con ranking 50 Best de 2020, donde ocupó el número 50. En esta oportunidad, el reconocimiento es personal, ya que García debutó entre los más influyentes de la industria ingresando al puesto N° 98.

Entre los logros mencionados por los editores británicos para seleccionarlo, está la iniciativa de haber lanzado una carta de coctelería sustentable y la integración de productos locales al menú. Además, resaltan las actividades de García como promotor del consumo responsable de alcohol entre los jóvenes a través de sus workshops online y presentaciones como embajador de los bares porteños.

Para García, integrar la lista de «influyentes» junto a colegas que admira en el contexto de la pandemia es un doble reconocimiento por el desafío que implica atravesarla. «Nos da un poco de aire y sobre todo es un mensaje para los chicos que recién arrancan, de que se puede llegar con esfuerzo«, dice. Una buena noticia para que, esta vez, quienes suelen preparar los tragos sean los que brinden.

Cómo es CôChinChina, el nuevo bar de Inés de los Santos en Palermo

Fuente: Clarín Gourmet by Pietro Sorba ~En marzo de 2020, la conocida empresaria y bartender Inés de los Santos estaba a punto de concretar una idea que venía “masticando” hace tiempo. Imaginó un bar inspirado en la elegancia vintage trasladada a esta época. Ese inolvidable e injusto mes del año pasado hizo desaparecer dramáticamente ese anhelo tan esperado. Todo se descompaginó. Complicaciones con la obra, la pandemia y la incertidumbre general fueron impadosos. El proyecto se desactivó para evitar daños aún más profundos. Había que respirar hondo y pensar en otro plan. 

Dos meses más tarde aparece un local. Inés lo visita. Encuentra techos altos, amplitud y una terraza. El “aire” abundaba. Se podía respirar con tranquilidad. La experiencia de tantos años en el rubro la ayudó a entender de inmediato que ese era el lugar para expresar un nuevo concepto que se adaptara al momento.

Pensó en el “viaje”. Ese viaje que ya no se podía hacer normalmente y que había que reproducir de otra manera. Pensó primero en una fórmula que tuviera conexión con Europa. Francia. Llegó a la conclusión que esa imagen era demasiado familiar y conocida para muchos argentinos. Necesitaba de algo más intrigante.

Fusión franco-vietnamita en CoChinChinaBar.
Fusión franco-vietnamita en CoChinChinaBar.

La aguja de la brújula empezó a moverse decididamente hacía el sureste asiático y paró sobre Vietnam. Un lugar hermoso que expresa una cocina de fusión muy interesante ya que fue colonia francesa y parte de esa herencia quedó para siempre en el recetario local. La parte del concepto decorativo estaba resuelta. Un bar escenográfico lleno de energía. Una barra protagonista. Ambientes diversificados para situaciones diferentes.

Ahora faltaba quien construyera un menú que acompañara el concepto. El destino quiso que un gran chef argentino, acostumbrado a prestigiosos escenarios internacionales, quedara varado en Buenos Aires. Ese cocinero es Máximo López May. Cuando Inés de los Santos se enteró de su presencia no dudó un instante en convocarlo. Tomaron un café y pocos minutos después empezaron a trabajar, codo a codo.

Máximo, experimentado conocedor de las cocinas del mundo, aceleró sin dudar sobre una fórmula de fusión franco-vietnamita. La comida tenía que estar a la altura de la coctelería de Inés, sin disminuir su peso específico. Un gran desafío que el chef supo encarar y que finalmente resolvió.

El Tapioca Pudding de CoChinChinaBar
El Tapioca Pudding de CoChinChinaBar

Dividió la carta en 5 capítulos: Petit Entremés, Con la Mano, Banh-Mi, Platos y Dulces. Buscó equilibrios y contrastes. Los encontró. El coctel de la casa es inspirado en el Champagne Cocktail. Coñac francés, vino de ciruelas, cordial de manzana verde y espumante extra brut. Un gran estímulo para las papilas.

La terrina de carnes es un impecable ladrillo de texturas. Condimentos sutiles. Pequeñas rebanadas perfectas acompañadas por etéreos crocantes de arroz, mostaza de Dijón y alcaparrones dulces gratamente ácidos. La Costilla 15 horas “Bo Luc Lac” es impactante. Dos huesos grandes rodeados por medio kilo de carne suculenta y tierna. Los jugos son muy umami. Ajo muy presente. Sabor cárnico intenso y elegante. Azúcar, sal y picante que se cruzan. Lo acompañan vegetales caramelizados sutilmente quemados. Una fiesta.

Cierre de gran frescura con el Tapioca Pudding. Minúsculas esferas transparentes de tapioca que tomaron el sabor de la leche de coco que conviven con una compota fría de mango y escamas crocantes de coco. Hay boutique de coctelería y espacio al aire libre. Take away y delivery.

CôChinChina

Cocina contemporánea de autor, fusión franco-vietnamita y asiática

Armenia 1540, Palermo, CABA

Teléfono 11 2247 6452

Horario Miércoles a domingo de 12.30 a 23.

Instagram @cochinchina.bar Precio promedio por persona

Los secretos de Tato Giovannoni, el mejor “bartender” del mundo que es dueño de un bar en Güemes

Fuente: La Voz ~ El máximo héroe nacional de la coctelería habla del premio al mejor “bartender” del mundo que recibió el año pasado, pero también de sus secretos para crear cócteles, bares y bebidas.

En el mundo de la coctelería argentina, Tato Giovannoni es algo así como el máximo héroe nacional. En 2020 fue elegido como mejor bartender del mundo, tiene marcas propias de gin (Príncipe de los Apóstoles), de vermú (Giovannoni), de gaseosas (Pulpo Blanco), y ahora también de vodka (se llama Pan y acaba de lanzarse al mercado).

¿Seguimos? Vive en Río de Janeiro, muy cerquita de ese mar turquesa. Viaja (o viajaba) por el mundo, mientras su bar porteño, Florería Atlántico (al que se accede desde la puerta de una cámara frigorífica que está ubicada dentro de una florería en Retiro), siempre estaba catalogado como uno de los mejores del planeta.

En la historia del premio sólo tres ciudades acaparaban el podio de bartender: Nueva York, Tokio (le tocó una sola vez) y Londres. Y desde 2020, su nombre y la ciudad de Buenos Aires figuran en esa histórica lista de la organización de “Los 50 Mejores Bares del Mundo” (The World’s 50 Best Bars). Un dato histórico que ya está en los libros.

“La verdad es que es algo increíble, todavía me cuesta creerlo. Me agarró muy de sorpresa, es un reconocimiento de mis pares del mundo entero, y eso es lo más hermoso. Viene acompañado de muchos años de trabajo, de un reconocimiento al trabajo que hacemos en Florería Atlántico desde hace años, por reconocer a pequeños productores argentinos para crear una identidad nacional. En mi vida y después en el bar, siempre tuve una búsqueda desde el principio, que es defender la argentinidad y nuestras costumbres, para llevarlas afuera, para hacerlas conocer. Gracias a la gastronomía, logré representar a nuestro país en el mundo, y eso es lo que más orgullo me da”, le dice a Tato a VOS.

–¿Cuál creés que es tu diferencial para haber llegado tan alto?

–Seguramente inspiré a mis colegas con la creación de mis gins, vodkas, etcétera. Haber lanzado mis propios bares y mis propias marcas de bebidas sin dudas que influye, eso no es normal y trae inspiración a los demás, porque pasás de estar atrás de la barra a ser un empresario más completo. Tiene algo de argentinidad eso también: resolver las cosas con felicidad. En este caso, la falta de bebidas argentinas de calidad. Nosotros tenemos una forma de resolver las cosas muy particular, es otro rasgo de nuestra identidad.

Tato Giovannoni, elegido como el mejor «bartender» del mundo.

Me Río de Janeiro

Tato vive en Río de Janeiro desde hace ocho años; según cuenta, es “un lindo lugar para pasar la cuarentena”. “Vivo acá para que mis hijos crezcan cerca del mar, como yo crecí en Pinamar. También para abrir negocios. Un bar que no funcionó (Kiosco Atlántico, en la playa) y un restaurante”.

Cuatro meses antes de la pandemia, Giovannoni abrió el restó Brasero Atlántico, en el barrio São Conrado, donde vive en Río. “Tuve que cerrarlo ocho meses, pero por suerte reabrimos en diciembre. Vendemos mariscos, pero también carne y dulce de leche. Cuando los clientes escucharon nuestro acento, empezaron a pedirlos… y bueno, más argentinidad por el mundo. Por suerte, este mes se trabajó bien. Hubo algunos cierres esporádicos en los últimos meses, pero bien. La gente se está vacunando y hay un panorama mejor. Abrieron los teatros y los cines, se puede trabajar”.

–Para los que comienzan en el mundo de la gastronomía: ¿qué hay que sumarle a la técnica para ser realmente mágico en la barra?

–La técnica es lo menos importante tal vez, porque son cosas que se pueden aprender. Lo que uno no puede perder es su esencia. Y el conocimiento de uno mismo es lo más importante. Luego, hay que saber que nuestro ego tiene que estar de lado y que lo que importa es pensar en el cliente, en hacerlo feliz para que pase un buen rato. Esa es la llave de nuestro mercado. No hay que arrancar desde cero haciéndonos los creativos, hay que obtener conocimiento de los clásicos de coctelería y su técnica básica. Luego, bajamos esos conocimientos a lo que nos guste hacer. Tenemos que absorber, aprender mucho. Tenemos que crear un paladar lleno de colores y aprender bien el concepto de hospitalidad.

–¿Cuán importante es trabajar conceptos en cada bar, en cada cóctel?

–Para mí, es fundamental porque no funciono si no tengo una idea clara. Cuando adquiero toda esa información que quiero tener sobre algo, recién me siento capacitado para armar un trago, una carta o un bar. Yo sin eso no funciono, pero no quiere decir que todo el mundo haga lo mismo. Hay gente que hace cosas increíbles sin hacer este proceso, pero a mí me gusta hacerlo así.

–Si tuvieras que resumir la historia de la coctelería argentina… ¿podés contar de dónde venimos y hacia dónde vamos, según tu experiencia?

–La historia argentina es riquísima. Buenos Aires ha sido y ha vuelto a ser una de las capitales del mundo de la coctelería casi desde sus inicios. Fue tan importante como Nueva York, Londres, La Habana, París y Berlín, las capitales desde 1900 hasta 1960. Luego hubo un bache muy grande, pero tenemos maestros que nos han inspirado. Por ejemplo, el surgimiento del bar Gran Danzon (también en Retiro) nos dio un lugar fuera de los hoteles cinco estrellas para tomar buenos cócteles clásicos. Fue y es una escuela para muchos de nosotros. Y hoy la coctelería argentina está en crecimiento y en expansión. El ojo está puesto en el producto nacional, no como antes, por suerte. Lo local, la argentinidad, esa es la búsqueda de hoy. El crecimiento de los destilados argentinos es increíble y clave, hay mucha gente haciendo cosas, por eso los bartenders tenemos más herramientas que antes, porque tenemos productos de calidad con identidad regional.

Tato Giovannoni, elegido como el mejor «bartender» del mundo.

–Tenés etiquetas propias de gin, de vermú y ahora de vodka… ¿qué buscaste en cada caso, para el producto y en el concepto de cada uno?

–Con el gin desde 2013 quisimos llevar los sabores nacionales al exterior. Ya se exporta a más de 20 países y está entre las marcas más vendidas en la Argentina. Siempre con expectativas bajas fuimos construyendo algo que tuvo mucha repercusión. También hacemos gaseosas, agua tónica y ginger ale, para acompañar el gin. Dos gaseosas de calidad, Pulpo Blanco se llama la marca. Y en breve salen más productos, más gaseosas. Después hicimos el vermú Giovannoni, un homenaje a mis antepasados. En mi cabeza quise entender y crear cómo la hubieran hecho ellos: vinos orgánicos, sin azúcares agregados, con vinos nobles. Lo hice con el enólogo Matías Michelini, y es un producto muy diferente a las marcas comerciales. También ya se exporta a cinco países, estoy muy orgulloso. Y el vodka es lo último: se llama Pan porque es un homenaje a Argentina, gran exportadora de trigo, “el granero del mundo”. El trigo torrado da sabor a pan tostado, es increíble, me encantó el resultado.

–Última: tenés un bar en Córdoba, pero ¿qué rol cumplís en la Gintonería?

–Sí, tenemos dos gintonerías: una en Córdoba, en la galería Barrio (en Güemes); y otra en Rosario. Así como las cervecerías llegaron a todos lados, nosotros quisimos hacer algo parecido con el gin. Participo de la creación de las cartas de bebidas (de cócteles) y de comidas también, y en el día a día lo manejan mis socios de allá; en el caso de Córdoba, Rodri Rodríguez. Los dos negocios van creciendo año a año, así que muy contentos con esos espacios también. Hace dos meses iba a ir, pero por la pandemia me cancelaron. Seguramente en poco tiempo nos vamos a ver.

Día del cóctel: 8 tragos imperdibles, en 8 bares de 8 barrios, para celebrar

Fuente: La Nación ~ Ya clásicos, o recién inaugurados, un día para regalarse un mediodía trago en mano o un relax antes del atardecer

No existe un día estricto en el que se haya inventado la coctelería. Pero en la arqueología de las bebidas, lo que sí se encontró es el registro escrito más viejo de la palabra “cocktail”: un 13 de mayo de 1806 el diario neoyorquino The Balance y Columbian Repository publicó una definición de cocktail, explicando que se trataba de “una bebida alcohólica estimulante compuesta de un destilado de cualquier tipo, azúcar, agua y bitters”.

Las mesitas en la esquina de Los Galgos
Las mesitas en la esquina de Los Galgos

En honor a esa fecha, este jueves se vuelve a celebrar el Día internacional del cóctel, en un contexto sin dudas poco festivo para los bares. Segunda ola de covd-19 mediante, la coctelería argentina se reinventa con mediodías y atardeceres tempraneros, manteniendo la inventiva, creatividad y potencia de sus bartenders. Aquí, una recorrida por la ciudad porteña a través de ocho cócteles para celebrar su día.

Dry Umami en Palermo

Palermo abunda en propuestas cocteleras, pero este día puede ser la gran excusa para conocer Cochinchina Bar, un nuevo lugar que juguetea con aromas orientales y que ya se perfila como una de las principales aperturas de 2021. Detrás, como socia e ideóloga, está nada menos que Inés de los Santos, sinónimo de coctelería y gastronomía en el país. Y junto al jefe de barra Lucas Rothschild armaron una carta muy tentadora. Un buen comienzo puede ser su Dry Umami, versión del Dry Martini, para beber bien helado y calentar el espíritu.

Dry Umami en Cochinchina
Dry Umami en Cochinchina

Lo preparan con varios gins distintos, uno de ellos macerado en polvo de hongos shitake, otro con algas nori, kombu y hijik. Es seco, muy sabroso, repleto de umami (el llamado quinto sabor), apenas perfumado con un poco de vermut dry macerado en algas tomillo y pieles de limón, decorado además con unos crujientes alcaparrones. Dirección: Armenia 1540. Instagram: https://www.instagram.com/cochinchina.bar/

Boulevard Oroño en San Telmo

No se puede siquiera imaginar el día del cóctel sin mencionar a Doppel, uno de los principales templos de la coctelería porteña. Con horario de apertura limitado (miércoles a viernes de 17 a 19, sábados y domingos de 12 a 19), el lugar mantiene intacta la magia que le dan Guillermo Blumenkamp, Ariel Figueroa y el resto del equipo. Para estos días frescos, una hermosa opción es el Boulevard Oroño, un cóctel creado por Ariel en homenaje a otro bartender, el rosarino Matías Jurisich.

Boulevard Oroño en Doppel
Boulevard Oroño en Doppel

Lleva ron Bacardi Carta Oro, Hesperidina y un Amargo Obrero que maceran previamente con naranja, canela, clavo de plor, cardamomo y tomillo. Delicia. Dirección: Av. Juan de Garay 500. Instagram: https://www.instagram.com/doppelbar/

Three White Soldiers en San Nicolás

Ocupando los últimos dos pisos de uno de los edificios emblemáticos del centro de Buenos Aires, Trade Sky Bar, le dio -literalmente- altura a la coctelería. Y en momentos cuando el aire libre se torna tan necesario, esta terraza es perfecta. La carta diseñada por Lucas López Dávalos recorre cócteles elegantes, traslúcidos y en apariencia despojados, que esconden gran complejidad.

Three White Soldiers en Trade bar
Three White Soldiers en Trade bar

En tiempos invernales, el Three White Soldiers es una gran elección: whisky Chivas Mizunara infusionado con carne wagyu (una técnica conocida en coctelería como fat wash), con bitter aromático y un toque de sal marina. Lo sirven on the rocks, con un hielo transparente. Para beber mirando el horizonte. Dirección: Av. Corrientes 222, piso 19. Instagram: https://www.instagram.com/trade.skybar/

Firpo en Balvanera

Un día histórico merece un cóctel con historia. Esa es la especialidad de Ariel Lombán, el cantinero de Los Galgos, el bar notable que reeditó la mejor gastronomía porteña. En estos días especiales, los cócteles de Lombán se mudaron a la vereda. Háganse un favor: siéntense en una de esas mesas en la esquina de Lavalle y Callo, levanten la vista y miren los edificios que los rodean. Una postal de esa Buenos Aires que tanto enamora al mundo. Para beber, esta vez el consejo es ir por un Firpo, cuya receta Lombán la recuperó del antiguo Manual del bar, publicado en 1924 por Antonio “Tony” Fernández.

Ariel Lombán en Los Galgos
Ariel Lombán en Los Galgos

Un aperitivo que lleva Cinzano Rosso, Hesperidina, Pineral y toque de maraschino. Dirección: Av. Callao 501 Instagram: https://www.instagram.com/losgalgosbar/

Castelar Solamente en Recoleta

Barrio pituco si los hay, Recoleta merece tener un bar como Presidente. Una gran casona, la señorial barra, los ambientes separados, el jardín de invierno, el salón -casi- secreto al fondo, las lámparas de caireles, todo apuesta a la elegancia sin dejar de lado su potente energía festiva. En tiempos pandémicos, Presidente abrió su vereda, sumó café de especialidad desde las 9 de la mañana, también rica comida, y mantiene siempre los cócteles creados por el reconocido Seba García y equipo.

Castelar solamente en Presidente
Castelar solamente en Presidente

Un imperdible es el Castelar Solamente, cóctel cítrico y frutado, alto todo público. Lleva gin, se endulza con licor Strega y sauco, gana acidez con un cordial de cítricos, profundidad con gotas de bitter y perfume con eneldo. Para un mediodía de sol junto con unos langostinos fritos empanados en panko. Dirección: Quintana 188 Instagram: https://www.instagram.com/presidentebar/

Mai Tai en Villa Crespo

Hay dos estrategias para enfrentar el frío. La más obvia: meterse en la cama para ver una serie. La más divertida: rebelarse y buscar el verano eterno que siempre late en algún lado de la ciudad. Por ejemplo, en Oh No! Lulu, el playero bar dirigido por Ludovico De Biaggi.

Mai Tai en Oh no, Lulu!
Mai Tai en Oh no, Lulu!

Ahí, el mandato es brindar con su Mai Tai, un emblema de la famosa coctelería ticki (inspirada en la Polinesia), que mezcla ron blanco y ron dorado, licor de naranja, orgeat (una suerte de almíbar de almendras) y jugo de lima. Batido y servido en un vaso con un penacho de menta y una rodaja de naranja para sumar aún más aromas. Vereda, sol y energía veraniega para combatir las bajas temperaturas. Dirección: Aráoz 1019. Instagram: https://www.instagram.com/ohnolulutikibar/

Ah pero en sifón en Chacarita

Sobre el corredor de la Av. Jorge Newbery en Chacarita, Sifón es una parada obligada. Un bar que, más allá de la crisis pandémica, atrae con su vereda y propuesta descontracturada a decenas de jóvenes que quieren olvidar el mundo que los rodea. Desde wraps a tostados pasando por berenjenas asadas a los arancinis fritos, Sifón supo hacerse un merecido nombre. Y mucho tienen que ver los cócteles que sirve, donde la soda marca la columna vertebral: tragos burbujeantes y generosos, ligeros en alcohol pero con intenso sabor. Un clásico: el Ah pero en sifón, mezcla enrojecida de Aperol, Campari, cordial de naranja y soda.

Ah, pero en Sifón
Ah, pero en Sifón

Dirección: Av. Jorge Newbery 3881 Instagram: https://www.instagram.com/sifon.soderia/

Negroni Balestrini en Retiro

La curva que hace la calle Arroyo marca una de las calles más lindas de Buenos Aires. Ahí, hace ya varios años, brillan las flores de Florería Atlántico, que dejó su sótano inmóvil para tomar la vereda. Casa de Tato Giovannoni, este bar se ganó todos los premios por haber, representando a la gran coctelería argentina.

Negroni Balestrini en Florería Atlántico
Negroni Balestrini en Florería Atlántico

Los cócteles de Tato son siempre imaginativos, como lo demuestra el Moises Ville, con ginebra El Profeta, arak, Pan vodka y pepinos encurtidos. Pero un brindis justifica volver a las fuentes con su Negroni Balestrini, omnipresente en la biblioteca de Tato: gin Príncipe de los Apóstoles, Campari, amaro y agua del Océano Atlántico. Dirección: Arroyo 872 Instagram: https://www.instagram.com/floreriaatlantico/

Un bartender cordobés, elegido como el mejor del país en el World Class Argentina 2021

Fuente: La Vos ~ El lunes 5 de abril se disputó en Buenos Aires el World Class Argentina 2021, una competencia que año a año elige a los mejores hacedores de tragos del país.

La última edición quedó para el cordobés Francisco Vaccalluzzo, bartender de Francis, bar especializado en coctelería ubicado en una galería de Achaval Rodríguez al 244 en barrio Güermes. 

En un mensaje en las redes, desde el bar felicitaron al ganador: “No hay palabras de agradecimiento suficientes por todo el apoyo recibido. Francisco Vaccalluzzo es el ganador de Worldclass Argentina 2021 y será el representante en la final mundial a disputarse en Madrid el próximo 5 de julio. ¡Vamos Fran, vamos Córdoba, vamos Argentina!”.

Así, el cordobés representará a Argentina en el campeonato mundial que se espera para mediados de año en Europa. 

La competencia

El certamen eligió primero a los ocho mejores del país y luego los puso a competir en distintas pruebas como: recrear la experiencia del bar en casa con una conocida marca de gin; luego una improvisación de un cóctel con un bar snack sorpresa y un desafío basado en textura con un whisky de primera línea. Finalmente y para cerrar, los seis mejores tuvieron que hacer 6 cócteles en 6 minutos, y 2 cócteles sorpresa en 2 minutos extra.

El primer desafío fue juzgado por los periodistas Agustín Neglia y Natalia Torres y el resto de las pruebas por profesionales gastronómicos como Marina Beltrame, Pablo Pignatta, Adriano Marcellino y Luis Morandi.

Además de Vacaluzo, quien fue el ganador, participaron Flavia Arroyo (Casa Cavia); Santiago Elkin (Niño Gordo); Gabriela Nieva (Oak Bar); Marcos Dujmovic (Uptown); Magalí Caviasso (El Riel); Manuel Menendez (Chila) y Machi Martínez (Tiki Bar).

Campari empieza a producir en el país el espumante que acompaña al Aperol Spritz

Fuente: BAE Negocios ~ El grupo italiano comenzó a elaborar el Cinzano Pro-Secco en Mendoza y evalúa exportarlo

De color vibrante y frescura veraniega, el Aperol Spritz es uno de los cócteles de moda en el mundo. En línea con esa tendencia y apostando al enorme potencial del segmento de aperitivos, Campari empezó a producir en Argentina Cinzano Pro-Secco, el espumante pensado como pareja perfecta para ese trago.

El proyecto, desarrollado durante la pandemia y en tiempo récord, busca así reemplazar a un producto que se estaba importando (con todas las dificultades que eso supone) y tener ahora una versión 100% elaborada en Mendoza y aprovechando la excelencia de la materia prima de nuestras tierras. Fuera de Italia, Argentina se convierte así en el único país del mundo donde se fabrica por ahora este producto.

Para elaborarlo eligieron a la bodega Pernod Ricard. El producto tendrá una variedad de uva chenin blanc como aliada en busca de una acidez y una neutralidad similar a las del Pro-Secco original. Apuntan a llegar a un volumen de un millón de litros.

Por ahora, la producción estará destinada al mercado local, pero evalúan la posibilidad de exportar a otros países de la región. «Hoy por hoy Argentina es competitivo y por eso lo estamos evaluando. También está el tema del Mercosur, que un país como Italia tiene impuestos extra región. Ese factor juega a favor. Si las variables se mantienen favorables podemos empezar a salir», señaló Nicolás Vilcinskas, Managing Director Argentina, Perú and South América Partnership Markets de Campari Group.

El producto, más que salir a competir con otros espumantes, está pensado para mejor la experiencia del Aperol Spritz y apuntalar el consumo de Aperol principalmente. En conjunto, tienen un precio de entre $800 y 900 pesos. Se comenzó a comercializar a fines de diciembre.

«En Argentina, el consumo creciente de Aperol Spritz es determinante para el crecimiento del segmento Vinos Espumosos en general¨, apuntó Vilcinskas. ¨El consumo de Aperol Spritz en Argentina crece a razón de tres dígitos interanual. Es el octavo país en crecimiento considerando 2019 versus 2018, y además Aperol crece por encima del promedio de la categoría de aperitivos en general¨, destacó. Puntualizó que, si bien partiendo de una base más chica que otras marcas, Aperol saltó 50% el año pasado mientras que el segmento de aperitivos creció entre 4% y 5 por ciento.

Aperol desembarcó en Argentina en 2012 con un volumen muy pequeño. Hacia 2016 comenzó la producción local del aperitivo a cargo de Campari Group bajo licencia internacional, importando sólo las hierbas e infusionándolas localmente. «De 2016 a 2020 el consumo creció un 500%, y de 2018 a 2020, el alza fue de un 100%. Por eso ciframos tantas expectativas en este cóctel y en este lanzamiento para llevarlo a su mejor expresión¨, afirma Mariano Maldonado, Director de Marketing de Campari Group.