El Grupo HZ vuelve a innovar y lanza al mercado los primeros potes de helado en cartulina reciclable y biodegradable

El Grupo HZ, a través de su empresa Interpack, agranda la línea BIOHZ de productos de cartulina reciclable y biodegradable. Presenta los envases para helados BIOHZ ® que se degradan en menos de 18 meses mientras que los recipientes de telgopor tardan más 500 años.

Los potes de helados BIOHZ proponen reemplazar el Telgopor y se estima un impacto positivo al planeta muy alto dado que el consumo de helado anual per cápita en Argentina es de 7 kilos por persona.

El Grupo HZ lanzó al mercado a mediados del mes de junio el primer producto de la línea BIOHZ. Se trató de una cuchara, y ahora es el momento de los potes y vasitos para helados que también son: biodegradables, aptos para el contacto directo alimentos, de estructura resistente, no tiene blanqueadores y poseen un tratamiento antihumedad y antigrasa.

Los potes de helado presentan un diseño novedoso, diferente a nivel mundial, porque su caja térmica modular es totalmente única. Se trata de potes de un cuarto, medio y un kilo de helado y una caja térmica. Estos envases están pensados fundamentalmente para delivery y take away, por lo que se desarrolló un concepto modular de potes. Su ensamble es simple y rápido, la caja externa se entrega plegada, optimizando el espacio de transporte y guardado en punto de venta.

El envase mantiene la temperatura del producto por más de 45 minutos. A su vez, las cajas térmicas pueden ser utilizadas más de una vez, fomentando la reutilización.

La salida al mercado de los potes de helado, incluye lanzamiento de vasitos en diversos tamaños. Estos vasos, a diferencia de los potes de polipapel y vasos plásticos, son fabricados en cartulina con barrera antihumedad, sin laminados plásticos siendo una alternativa biodegradable y reciclable.

Esta segunda etapa de lanzamiento de la línea BIOHZ constará de unas cuatrocientas mil unidades en sus diferentes presentaciones. Interpack prevé continuar agregando nuevos productos biodegradables en su línea de gastronómicos.

Los plásticos descartables de un sólo uso son una de las problemáticas mundiales a resolver. Los cubiertos descartables se usan unos 20 minutos en promedio y si son de plástico tardan unos 400 años en degradarse. La línea BIOHZ al ser de cartón biodegradable tardará menos de un año y medio. HZ inició el desarrollo de esta línea de utensilios BIOHZ por la cuchara porque dentro de la línea de cubiertos es el producto que tiene más uso y consumo en la vía pública. “Como Grupo empresario somos conscientes de la necesidad de motorizar cambios a nivel social que nos movilicen a ser más sustentables, mitigando el impacto ambiental. Fomentamos el reciclado, aplicamos políticas medio ambientales en todas nuestras plantas y buscamos el desarrollo de alternativas de productos sustentables.” afirma Pablo García, gerente comercial regional del Grupo HZ. Interpack, empresa de packaging en Argentina, trabajó en conjunto con otras tres empresas del Grupo en su desarrollo: Celomat (envases flexibles), Selecta e Innovapack empresas de packaging en cartulina en Chile y Brasil.

“Nos desafiamos a pensar distinto, haciendo foco en las necesidades, en los cambios del mundo y en las nuevas tendencias, desarrollando propuestas de valor atractivas para diferentes mercados. No nos conformamos con lo que conocemos, continuamente estamos en la búsqueda de nuevos diseños, materiales y aplicaciones.” explica Santiago Villagra, gerente comercial del Grupo HZ.

Los productos BIOHZ se comercializan inicialmente en Argentina, Brasil, Chile, y Uruguay. El precio de venta sugerido es competitivo a las alternativas disponibles en el mercado.

“Para crear los potes de helados utilizamos la perspectiva “job to be done” y la pregunta que nos hicimos fue: ¿Cómo podemos trasladar helado durante 45 minutos de manera sustentable?

Nos centramos en la conservación de la temperatura y la elección de materiales biodegradables. Como valor agregado trabajamos sobre la optimización del espacio de almacenaje tan útil para las heladerías; desarrollamos un producto innovador y ecológico.” cuenta James Mac Donald, líder de Innovación+ Desarrollo regional.

Para conseguir los productos BIOHZ: https://www.interpack.com.ar/contacto/

Helados virtuales y cocinas ocultas, las ofertas de la gastronomía creativa

Fuente: La Nación ~ En el creciente mundo de las criptomonedas, emprendedores argentinos idearon una heladería digital, en la cual los helados se venden como piezas de arte. Por 0,4 Ethereum (US$800), el consultor en marketing digital de 27 años, Juan Ignacio Nassi, le propuso a la heladería Gianduia Gelatería crear postres digitales.

Finalmente, Nassi logró convencerlos y se lanzaron helados virtuales a través de NFT (tokens no fungibles). Gianduia se convirtió así en la primera heladería virtual del mundo. Cada activo digital representa un sabor diferente y se comercializan en la página OpenSea. “Es gestar la semilla, sobre todo en la Argentina. Acá todavía se está muy verde en materia de NFT”, apuntó Nassi.

Por otra parte, en los Estados Unidos, el emprendedor argentino Mateo Marietti, de 36 años, ideó CookUnity: una plataforma digital que conecta chefs y apasionados de la cocina, con consumidores que buscan una propuesta variada de platos.

Mateo Marietti, de CookUnity, en diálogo con José Del Rio, de LA NACION
Mateo Marietti, de CookUnity, en diálogo con José Del Rio, de LA NACIONFabián Malavolta

“Queremos democratizar la comida de calidad”, sueña Marietti. Comentó que la idea surgió pensando en las variables de geografía y precios: “Las mejores comidas que probé en mi vida no estaban disponibles en Buenos Aires, sino que las encontré en food trucks o en lugares que no estaban en el barrio donde vivía”. Perteneciente al fenómeno de las “cocinas ocultas”, el emprendimiento ya cuenta con 20.000 suscriptores y proyecta facturar US$100 millones este año.

La primera heladería digital del mundo es argentina

Fuente: iProfesional ~ La prestigiosa Gianduia Gelatería, junto a Juan Ignacio Nassi, lanzarán una colección de NFT y, de esta manera, se suben a la ola de la digitalización de activos. Sería la primera heladería en Argentina en comercializar activos digitales únicos a través de sus reconocidos helados.

Muchos se preguntarán por qué comprar un helado virtual. Juan Ignacio Nassi, uno de los creadores del proyecto, aseguró: «Por su procedencia y la historia que hay detrás de ese helado virtual. Así como yo, hay muchas personas dentro del mundo crypto, que coleccionan este tipo de activos».

Por otro lado, Nassi sostuvo que «los NFT constituyen una reserva de valor por sí mismos ya que su tecnología los hace únicos, intercambiables, escasos, transparentes e invulnerables» y culminó: «Hay un mercado en crecimiento, con miles de compradores y vendedores, que ya tiene un volumen importante». La primera heladería digital del mundo es argentina

La primera heladería digital del mundo es argentina

¿Una obra de arte?

En esta primera colección habrá veinte helados con diferentes sabores. El usuario podrá tener a tu disposición variedades y gustos de helados que los hace únicos e irrepetibles como Cookies y Cream, Dulce de Leche Rogel, Gianduia, Chessecake, Chocolate Intenso, Snickers, Cabsha, Sambayón al Malbec, Banana Toffee, Lemon Pie, entre otros. En esta primera colección, cada helado (NFT) costará 0,4 Ethereum que son, a valor de mercado, aproximadamente unos mil dólares. «Podes tener una colección de piezas de arte que son únicas», aseguró Nassi.

De esta manera, se lanzó la primera colección de estos activos digitales, llamada «Crypto Gelato». La misma consiste en veinte tokens representando, cada uno de ellos, un gusto de helado diferente. Se encuentran disponibles para la venta en Open Sea. El proyecto fue creado por Gianduia Gelatería con Juan Ignacio Nassi y está disponible para su compra en OpenSea a través de este link: https://opensea.io/assets/crypto-gelato-2. Para conocer más información del proyecto, podrán acceder a https://www.cryptogianduia.com/.  Ninguno de ellos es exactamente igual y están inscriptos en la blockchain de Ethereum.  En esta primera colección, cada helado (NFT) costará 0,4 Ethereum En esta primera colección, cada helado (NFT) costará 0,4 Ethereum

Una reserva de valor

Actualmente, los NFT son una tendencia mundial porque son piezas coleccionables únicas, de edición limitada, constituyen una reserva de valor debido a que hay un mercado fuerte que compra y vende estas piezas que está en pleno crecimiento y ya tiene un volumen muy relevante. Es importante destacar que se están moviendo millones de dólares por semana en estos mercados de compraventa como OpenSea, Rarible, etc.

Llos NFT son activos digitales escasos basados en Blockchain. Estos tokens únicos pueden representar prácticamente cualquier cosa: obras de arte, imágenes, bienes, tweets, artículos digitales, etc. Dicha tecnología brinda autenticidad y facilita la verificación de derechos de propiedad en un registro inmutable.

Este año, la industria de NFT ha visto un repunte importante, convirtiéndose en una tendencia muy popular, especialmente en el mundo artístico. En marzo, el artista Beeple vendió el NFT más caro del mundo, hasta ahora, por casi u$s 70 millones.

Franquicia de Buenos Aires lanzará nueva marca de heladerías en Rosario y abrirá en Bv. Oroño

Fuente: ON24 ~ Estiman que la apertura será en la primera quincena de mayo

La cadena de franquicias Tostado Café Club, que en 2015 nació en Buenos Aires para “reivindicar” el clásico sándwich, desembarcará en Rosario, concretamente, en la esquina de Bulevar Oroño y Córdoba, donde hasta hace un año aproximadamente funcionó la marca de indumentaria Hardfield, frente a Starbucks y a la renovada estación Shell.

La particularidad de esta apertura consistirá en que se tratará de dos unidades de negocio en una, ya que, por un lado, estará el café bar, con una variada carta gastronómica, y por otro, inaugurará una nueva marca de heladerías artesanal, que será la ópera prima de la franquicia a nivel nacional.

Es decir que Tostado Café Club, teniendo en cuenta que Rosario es una plaza muy fuerte en este rubro gastronómico, eligió a la ciudad para realizar el lanzamiento de su marca propia de heladerías, que, de acuerdo a fuentes de ON24, está previsto para entre el 5 y el 15 de mayo próximo. ¿El nombre? Por ahora, “es sorpresa”, afirmaron.

En total, el local, que actualmente está ultimando detalles de obra, dispone de unos 260 metros cuadrados, aproximadamente, y capacidad para unas 200 personas, sin tener en cuenta el aforo permitido actualmente por las restricciones, en el marco de la pandemia.

De acuerdo a lo que pudo averiguar este medio, el café bar estará dispuesto donde otrora funcionaba el salón de venta de indumentaria, al tiempo que la heladería se desplegará en el espacio de la excafetería que acompañaba a Hardfield en el mismo predio, pero con ingreso por Oroño.

Consultadas por el punto elegido, aseguraron que es estratégico por la concurrencia y por tratarse de una zona de encuentro, no para competir directamente con Starbucks. “Tostado es un fast food de comidas saludable con cafetería, con merienda, desayunos y almuerzos, donde el fuerte son los tostados, las empanadas y los sándwiches con pan masa madre y los yogures caseros. Tiene una carta más amplia”, indicaron.

Argentina insólita: empresario muestra una lista de 31 trabas que debe enfrentar para abrir una heladería

Fuente: Iprofesional ~ Un empresario enumeró en su cuenta personal de Twitter un listado interminable con impuestos y requerimientos que le exigen para abrir una pyme

La crisis económica profundizada por la pandemia tuvo como uno de sus resultados una fuerte cantidad de pymes que debieron cerrar sus puertas frente a la dificultad de sostenerse.

La situación no es tampoco fácil para quienes quieren poner en marcha un comercio: al coronavirus, se le suman la gran cantidad de impuestos y requerimientos que se exigen  para comenzar un pequeño negocio.

Este es el caso del empresario y político Agustin Spaccesi, quien publicó a través de su cuenta personal en la red social Twitter, la cantidad de cosas que necesta para abrir una heladería con solo 4 empleados.

«Firmas y trabajos matriculados exigidas por el Estado para abrir una heladería con cuatro empleados», escribió Agustin Spaccesi, presidente del Partido Libertario de Córdoba, tras lo cual enumeró en cinco tuits las 31 trabas.

Al finalizar el hilo en Twitter aclaró: «En este listado no están incluidos la catarata de funcionarios públicos a los que deberé rendir pleitesía, ni las habilitaciones. Así quieren que generemos empleo? Los empresarios PyME vivimos cumpliendo requisitos y cuando podemos tratamos de atender clientes…».

Los requisitos para abrir la heladería

A continuación, la lista completa con las firmas y trabajos matriculas exigidas por el Estado que publicó el empresario:

1) Abogado.

2) Contador.

3) Escribano.

4) Arquitecto.

5) Ing. especialista en seguridad e higiene.

6) Corredor inmobiliario.

7) Técnico habilitado para alta de tiqueadora fiscal.

8) Registro Propiedad del automotor.

9) Verificador del automotor.

10) Habilitador de caja de delivery.

Un empresario se encontró con una lista interminable de requisitos para abrir una heladería

11) Corredor de seguros.

12) Ing que aprueba matafuegos.

13) Electricista matriculado.

14) Gasista matriculado.

15) Médico para libreta sanitaria.

16) Inspector de Cía de seguro.

17) Tramitador autorizado IPJ.

18) Certificador de firma digital.

19) Censista de actividad comercial DGR.

20) Bromatólogo para que todos los meses analice el agua de red.

21) Empresa homologada de Emergencias médicas.

22) Seguro de caución EPEC otorgado por la compañía provincial.

23) Soft de gestión y venta homologado por Afip.

24) Inspector (Ing) de riesgos del trabajo por Art.

25) Seguro Integral de comercio de empresa homologada en la Superintendencia de seguros.

26) Bromatólogo para productos a comercializar.

27) Instalador matriculado en refrigeración.

28) Habilitación Senasa para camioncito de reparto.

29) Proveedor de agua embotellada autorizada por la municipalidad.

30) Empresa de desinfección habilitada por la municipalidad.

31) Médico examen pre laboral.

Pasión verde: el pistacho triunfa en las heladerías porteñas

Fuente: La Nación ~ Fabricado a partir de la semilla y con materias primas de calidad, el gusto se impone aunque no se consigue en todos lados.

Ya es tradición: cada año las heladerías pugnan por descubrir el nuevo gusto de helado que marcará la tendencia de la temporada. Una larga lista que incluye el maracuyá, la sandía, los dulces de leche con golosinas, el coco, la limonada de menta y jengibre, el Nutella, la cerveza o el malbec, entre otros. Pero, para sorpresa de muchos, el sabor que en este 2021 genera récords de ventas y fanatismos es sin dudas el pistacho. Esa pequeña semilla de color verde pálido que pertenece al esquivo mundo de los frutos secos. “Viajé por primera vez a Italia en 2008. Y como heladero, lo primero que hice fue probar los sabores de allá. Lo del pistacho fue increíble. ¡No tenía nada que ver con lo que nosotros estábamos ofreciendo en Argentina!”, cuenta Gabriel Fama, presidente de la Afadhya (Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines) y propietario de la tradicional heladería Cadore, ubicada sobre Av. Corrientes. “En los años 70, 80 y 90, vendíamos algo que hoy llamaría un pseudo pistacho, más parecido a una pasta de maní. Al volver de Italia me empezó a dar vergüenza ofrecer eso. Desde Afadhya empezamos a trabajar con las empresas importadoras para que traigan materias primas de calidad. Y también era importante ver si los clientes iban a saber interpretar el nuevo pistacho. Por un tiempo incluso tuve los dos pistachos a la venta, el pseudo y el verdadero. Por suerte la enorme mayoría prefirió el segundo”, recuerda. En esta heladería icónica, el pistacho pisa realmente fuerte: “El dulce de leche es el emblema de Cadore, con el mismo consumo de granizado que de común. Y el pistacho se vende tanto como una de esas dos variantes. Para nosotros eso es muchísimo”, afirma Gabriel.

La ruta del helado de pistacho en Buenos Aires tiene muchas paradas obligatorias. Entre los nombres más conocidos, esos que hicieron del pistacho un leitmotiv de la casa, se encuentran lugares como Antiche Tentazioni, Cimino R, Pistacchio, La Mantequería, la propia Cadore. También heladerías recién estrenadas como Dolce en Zona Norte o Finde en Palermo. Y se suman propuestas históricas como El Ciervo, referente desde 1965 del barrio de Liniers; Gruta, con cuatro décadas de historia en Belgrano; o la marplatense Italia, que tiene además un local porteño.

“Para nosotros los italianos la importancia del helado de pistacho es similar a la del de dulce de leche en Argentina”, asegura Daniele Tiberi, el heladero detrás de Antiche Tentazioni, la sucursal de la heladería italiana que acaba de cumplir tres años en Argentina. Para muchos, este lugar es el no va más de los pistachos en el país. “Utilizamos los mismos insumos que en Italia. En este caso una pasta importada de pistacho de Bronte, de Sicilia. También la receta es la clásica italiana, con un ligero retrogusto salado y menos cantidad de materia grasa y de azúcares que el promedio de los helados en Argentina. Son distintas maneras de entender el helado. El helado llegó a este país de la mano de inmigrantes italianos y con los años ganó un perfil propio. El de Antiche Tentazioni mantiene el sabor de Italia”.

Como suele suceder con los frutos secos –y particularmente con el pistacho–, el valor de la materia prima es muy alto; el costo que exige elaborar un buen helado de pistacho es más alto que el de cualquier otro sabor clásico, por lo que difícilmente una cadena o heladería de bajo precio pueda realmente usar pistachos en sus recetas. No hay secretos: es la calidad de la materia prima lo que define la calidad del helado. Así surgen dos caminos posibles: utilizar una pasta de pistacho puro importada de Italia; o comprar pistachos al natural y elaborar la propia pasta. “Nosotros queremos hacer helados a la antigua, con los procedimientos y materias primas de antes, con énfasis en lo agroecológico y orgánico. Hoy se utilizan muchos colorantes, conservantes y saborizantes. Te metés en la parte de atrás de una heladería y encontrás un montón de latas con productos industriales”, advierte Pedro Jauregui Lorda, creador de La Mantequería, una fantástica casa de medialunas nacida en La Plata que hace un par de meses abrió también heladería (con sucursal en Buenos Aires y en La Plata). “El pistacho lo compramos en San Juan. Luego lo tostamos, en un proceso que debe ser muy exacto para evitar que se ponga amargo. Y lo pasamos por un molinillo de piedra para generar nuestra propia pasta que explota en sabor. Eso va a un helado con base de crema del 44% de grasa, proveniente de las mejores leches de Argentina. Y se endulza con mascabo. Levantamos la bandera de lo natural”, dice.

El éxito del pistacho lo tomó a Martín Harpe por sorpresa. Su heladería se llama, justamente, Pistacchio, pero fue una casualidad. “Así se llamaba la primera heladería que tuvo mi papá, en el barrio de Flores”, cuenta. “Cuando abrí este lugar, no tenía idea de que el pistacho iba a ser el éxito que es. De hecho, empecé utilizando una pasta muy rica, pero con más sabor a una almendra que a pistacho. Un día me traen una pasta de pistacho puro y fue un antes y un después. Era como esos pistachoso que aplastás con un poquito de sal y te los comés. Cuando algo realmente te gusta, seguro lo vas a vender con más ganas”, dice. Hoy Pistacchio es uno de esos lugares donde este gusto cotiza muy alto, incluso “demasiado”. “No te podés dar una idea: el pistacho se vende el doble de cualquier otro sabor, es una locura. Viene gente y lo pide de a kilos”, admite.

En los últimos años, los frutos secos ganaron popularidad dentro de una gastronomía que prioriza lo natural y la salud por sobre otros elementos. “Tal vez haya algo de eso en el auge del pistacho. En nuestro caso, no lo teníamos en la carta, pero justo antes de abrir hicimos unas pruebas, lo elaboramos y lo ofrecimos boca a boca. Fue una explosión”, dice Alejandro Raijman, de Dolce, una nueva heladería ubicada frente a la catedral de San Isidro. “Vengo del mundo de la pastelería y sé que es difícil armar un negocio utilizando todos productos premium. Acá apostamos a eso. Compramos el pistacho entero, lo refinamos en un molino en un proceso que demanda seis horas hasta convertirlo en una pasta. El sabor que probás es el fruto puro. Hoy ya quedó en carta; los mismos clientes no nos dejan sacarlo”.

Il Calabrese: la clásica heladería que reinventó sus sabores con agua de mar

Fuente: La Nación ~ “El primer gusto que elaboré fue el sambayón”, recuerda Pablo Commisso (48). Tenía tan solo 14 años cuando Don Pedro, un italiano, comenzó a inculcarle los secretos del maravilloso mundo de los helados. “Él era un señor mayor y tenía mucha experiencia en el rubro. Ese día me enseñó la importancia del punto de cocción del huevo: si le falta un puntito el helado te queda líquido y si te pasas es como si fuera huevo duro”, cuenta desde Il Calabrese, su clásica heladería en Mar del Plata. Desde entonces jamás se alejó de la cocina y hoy con sus más de 30 años de experiencia le rinde culto al oficio con recetas tradicionales y sus sabores exóticos.

Francisco Commisso, el nonno de Pablo, era italiano de la región de Calabria y en su pueblo se dedicaban a comercializar frutos secos. Tras las Guerras decidió emigrar y fue en alta mar donde conoció a María, quien se convertiría en su compañera de vida. En Argentina continuaron con el oficio y durante los veranos la pareja hacía temporada en Mar del Plata donde atendían una heladería (que se dedicaba más a la reventa de helados que a la producción propia).

Pablo nació y se crio en La Feliz. En la década del 80 sus padres decidieron instalarse definitivamente en la ciudad e inauguraron su propia frutería y verdulería, en Alberti y Tucumán, a pocas cuadras de la vieja Terminal. Desde chiquito, Pablito, como le decían sus amigos en el barrio, aprendió la importancia de la materia prima y la buena atención con los clientes.

En la misma cuadra del negocio familiar se encontraba la heladería La Veneziana, fundada en 1946, por Pedro Mazzaro, un italiano que trajo el oficio que aprendió en Venecia bajo el brazo. “Mi padre le vendía las frutas para la producción de helados, tenían una muy buena relación. Tal es así que un día le preguntó si yo podía ir a aprender con él. En 1987 entré como ayudante en la producción de helados y antes de terminar el primer mes ya estaba fabricando solo. Siempre me apasionó la cocina y la repostería. En casa me dedicaba a los postres”, cuenta, quien siempre fue muy curioso y aprovechó aquella oportunidad al máximo. “Fue mi gran maestro. Para mí toda esa experiencia para la elaboración artesanal fue fundamental. Al poco tiempo, también empecé a trabajar en una pastelería francesa y aprendí repostería y el mundo del chocolate”, afirma.

Oficio heredado

En aquel entonces, Don Pedro tenía más de 80 años y hacia tiempo que quería retirarse y darle paso a las nuevas generaciones. Así fue como vendió el fondo de comercio a dos nuevos socios con experiencia en el rubro. Pablo continúo trabajando allí hasta 1994, cuando le surgió la posibilidad de seguir sumando experiencia en otra heladería de la ciudad: La Góndola.

Tras los vaivenes económicos del país y la crisis del 2001, el maestro heladero quiso buscar su propio camino y con la premisa firme de “volver a la heladería de barrio y las recetas tradicionales” compró el fondo de comercio de una antigua heladería en una zona residencial. “Soy muy inquieto y siempre había querido encarar un proyecto propio. Los primeros meses fueron difíciles, pero tenía la convicción de que todo estaba dado para progresar”, afirma.

En septiembre del 2002 inauguró, en la calle Córdoba 3556, Il Calabrese, nombre en honor a sus raíces y a su abuelo. De hecho, como decoración en una de las paredes del local, cerca de la cocina, está la corneta de su bis abuelo y un bochero de bronce con el que antiguamente servía el helado el nonno Francisco.

En esa época también surgió el amor: Pablo conoció a Mariana, quien también tenía antecedentes en el rubro ya que su padre arreglaba maquinarias de las heladerías, y al tiempo se enamoraron. Ella también se sumó al emprendimiento en la parte de despacho y atención de los clientes. “Al principio estábamos los dos solos. Nos encargábamos de todo: proveedores, producción, salir a repartir los pedidos y el despacho. No fue fácil, poco a poco empezó a repuntar”, confiesa.

Toda la elaboración de sus helados es artesanal. La vainilla, por ejemplo, adquiere su característico aroma y sabor con chaucha de vainilla y el dulce de leche es totalmente casero. “Trabajamos con productos naturales agroecológicos de productores locales. La fruta tiene sabor natural y ningún agregado químico. El azúcar que utilizamos es orgánica y algunos sabores frutales llevan mosto de uva. A los granos de pistacho, por ejemplo, los procesamos con un molino en el momento de la producción”, cuenta, quien es admirador de los métodos de antaño. “Nada de premezcla ni pastas saborizadas”, agrega, quien es fanático del Chocolate con pasas al rhum y el dulce de leche.

Sabores: peras con espárragos, tequila y muchos más

Durante los primeros años ofrecían 25 sabores, ahora tienen más de 65 que van variando según los productos de temporada. En verano, en promedio llegan a producir entre 180- 200 kilos por día. Dentro de los clásicos el más solicitado es el chocolate amargo (que lleva un blend de cuatro variedades de chocolate) y el sambayón, que lo elabora con la misma receta que le enseñó Don Pedro, tiene fanáticos en toda la ciudad. También les hacen honor a sabores de otras épocas como la Crema rusa, quinotos al whisky, higos al cogñac y la inigualable crema moka (crema de café).

En la lista de los preferidos de todas las edades, están el dulce de leche (desde el clásico hasta el de Marroc con dulce de leche natural y trocitos de Marroc), Banana Split, el de Alfajor (con dulce de leche con sabor al alfajor marplatense, veteado con dulce de leche natural y trocitos de alfajor) y el Kinder. Tampoco falta la influencia italiana con el pistacho, el Limoncello, Biscotti italiano (Galletita estilo polvorón), el limón Amalfitano y el Mascarpone (queso italiano veteado con arándanos).

Pablo es sumamente creativo y le fascina crear sabores exóticos. “Trato de salir de la zona de confort, es un desafío permanente. Busco combinaciones de sabores que pueden llegar a quedar bien, por ejemplo, el de peras con espárragos a muchos cocineros les voló la cabeza”, expresa. También desarrolló desde un helado con azafrán y aceite de oliva, Chocolate Ruby (habas de cacao Ruby), de palta con jugo de lima, hasta uno con Wasabi. Otras de sus fórmulas que resultaron un éxito: pepinos con manzanas deshidratadas y el de maíz orgánico con arándanos.

“Volvió la tendencia de los helados con bebidas alcohólicas y cócteles. Acá tienen muchos adeptos”, asegura Commisso y anticipa que ya está disponible un sabor de verano con un aperitivo italiano a base de alcachofas combinado con menta fresca, azúcar negra, rum añejo y tónica. El año pasado para esta época fue un boom el de Aperol Spritz. Además, son muy afamados el de sambayón con espumante rosé y cerezas y el de Malbec con compota de arándanos. Y recuerda cuando creó uno con tequila. “Como esta bebida suele ir acompañada con sal, remplacé ese sabor con agua de mar purificada y lo acompañé con limones disecados”, explica. La tendencia llegó para quedarse: pronto se viene uno de Bourbon con caramelo de bananas. Otra de las novedades con influencia europea son los sabores florales y en esta línea desarrolló uno con lavanda.

En cuarentena se adaptaron rápidamente con el delivery y sumaron variedad de mini tortas heladas (de tres porciones) como la de creme brûlée o una con chocolate amargo y crema de limón. “Es una temporada atípica, de a poco va repuntando. Por suerte estamos trabajando bien”, dice. Consultado ante la posibilidad de expandirse con otro local responde: “Las heladerías antiguas siempre tuvieron una única sucursal. Por el tipo de elaboración que tenemos no es viable. Es un negocio familiar y no queremos industrializarlo”.

Pablo llega siempre temprano a la heladería y junto a su mujer y empleados comienzan a cortar la fruta, hervir la leche y preparar la maquinaria para la elaboración diaria. “La cocina es lo que más me apasiona del oficio. Creo que no podría estar lejos de ella. Es donde quiero estar y me siento cómodo. Todos los días en la elaboración se aprende algo nuevo”, concluye y aconseja probar unas de sus últimas creaciones: helado de leche de búfala con Ruibarbo caramelizado al horno.

Heladería Flamingo lanza una nueva tendencia: HELADO NEGRO

HELADERÍA FLAMINGO, la Clásica heladería de Av . Maipu 1202 en Vicente López, con más de 60 años de trayectoria en el sector, se suma a la tendencia de los sabores exóticos con un HELADO NEGRO,  que causa furor en todo el mundo y en las redes sociales. Sabroso e innovador, el Black Coconut (Coco Negro) busca convertirse en un clásico de la zona norte.

Black Coconut es un helado saludable, con gusto a coco y un aspecto sin duda particular debido al color totalmente negro:  que se obtiene del carbón activado de la cáscara del coco. Tiene, además, efectos desintoxicantes en el organismo y refuerza las defensas.

El sabor es absolutamente delicioso y ese tono oscuro es alucinante, resultando muy original, novedoso y divertido para el mundo foodie. Marca tendencia en las redes sociales con fotos de lenguas y bocas teñidas por el color negro.

Con el Black Coconut, FLAMINGO busca sumarse a las tendencias internacionales de sabores diferentes, originales y muy ricos. Ya viene marcando el camino con tres cremas muy solicitadas: Malbec a la Crema, Lavanda y Pimienta de Jamaica. 

Además, la heladería, amplió la gama de chocolates y dulce de leches ,incorporó una nueva línea de paletas y la noche de cócteles con helado. Lo novedoso y lo tradicional conviven de manera maravillosa, haciendo que la heladería siga siendo elegida por clientes de antaño, pero que ahora sume un público nuevo, más joven.

HELADERÍA FLAMINGO funciona en Vicente López desde 1954, es el socio nº2 de la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (AFADHYA). Desde 1996 incorpora además la cafetería. La segunda generación lleva adelante la heladería con la misma pasión por la producción de este alimento tan característico, sumándole además una constante búsqueda de productos nuevos, trayendo ideas e influencias de distintos viajes por el mundo y con la visión de hacer un refresh de marca y expandirla con nuevas sucursales.

«Black Coconut viene a completar una nueva paleta de sabores que ya son tendencias en otras partes del mundo, muy solicitado en Nueva York, muy buscado por el público joven. Queremos mantener el sabor y la calidad de siempre, pero darle la opción al consumidor de encontrarse también con nuevas experiencias», enfatiza Alejandro Marinetto uno de los dueños de Flamingo.

El helado negro, estará entre la paleta de sabores de FLAMINGO por una temporada, para luego dar lugar a nuevas tendencias. 

La noche de las heladerías 2020: cuándo es y dónde comprar con 50 % de descuento

Fuente: Clarin Gourmet ~ A pesar de la pandemia de coronavirus, 2020 no se iba a quedar sin su tradicional Noche de las Heladerías que se celebra desde 2017 con promociones y descuentos de hasta el 50 % en el valor final de la compra.

Sin embargo, para evitar las colas y aglomeraciones que se produjeron en ediciones anteriores, esta edición se organizó de manera diferente, teniendo en cuenta las normas de aislamiento y distanciamiento social que rigen en diferentes puntos del país.

En lugar de concentrarse en una sola noche, las promociones se extiendendurante toda la Semana del Helado Artesanal, del lunes 23 al domingo 29 de noviembre. Participan heladerías de CABA y de 20 provincias y el evento es organizado por la Asociación Fabricantes Helados Artesanales y Afines (AFADHYA). 

Durante este período, las heladerías adheridas tendrán ofertas tales como de 2×1 o 3×2 en la venta de helado por kilo, rebajas en los precios habituales, regalos de cuartos de kilo extra y otras alternativas.

Pero además,todos los clientes que compren un kilo de helado durante esta semana recibirán un ticket con un código para acceder a un show online de Coti Sorokin que tendrá lugar el sábado 28 de noviembre a las 21 hs. a través de la web https://vorterix.com/helado/. Una vez obtenido el código se podrá ingresar para ver el streaming desde cualquier dispositivo con conexión a internet.

De esta manera, las promociones este año se extenderán durante siete días y La noche de las heladerías 2020 podrá celebrarse con música.

La noche de las heladerías: dónde comprar y qué descuentos hay

Estas son algunas de las heladerías que participan en la Ciudad de Buenos Aires y las promociones que ofrecen:

ALMAGRO

El Podio (Av. Rivadavia 3778). 2×1 en el kilo de 19 a 24 hs.Mostrador y online.

BALVANERA

Bali (Tucumán 2774). Con cada kilo, 10 cucuruchos de regalo.

Lucano (Alberti 536). El sábado 28, con la compra de 1 kg, ¼ kilo de regalo.

El Podio (Independencia 2399). 2×1 en el kilo de 19 a 24 hs.Mostrador y online.

BARRACAS

Potenza (Av. Montes de Oca 778). Con la compra de ½ kg, ¼ kg. de regalo.

BELGRANO

Cabaña Tuyú (José Hernández 2265). 2×1 en el kilo.

CABALLITO

Il Trovatore (Av. Rivadavia 5078). 10 % de descuento en la compra de 1/4 kilo (solo por mostrador).

El Podio (Av. Directorio 200. Av. Rivadavia 5900 y sucursales). 2×1 en el kilo de 19 a 24 hs.Mostrador y online.

LAS CAÑITAS

Del Turista (Migueletes 987). 50 % de descuento en la compra de 1/4 y 1/2 kilo.

COLEGIALES

Cabaña Tuyú (Av. Elcano 3289). 3×2 en la compra de 1/4 kilo (solo take away).

Scannapieco (Alvarez Thomas 10). Con la compra de 1 kilo, ¼ de regalo.

FLORESTA

Lekker (Carrasco 500). Con la compra de 1 kilo, 1/2 de regalo en take away.

LINIERS

El ciervo (Carhue 124). 2×1 el martes 24en la compra den 1/4 y 1/2 kilo.

NUEVA POMPEYA

San Remo (Av. Saenz 1116). Jueves: 50 % de descuento en la compra de ¼ kilo.

PALERMO

Gelatería Cibiana (Rep. Árabe Siria 3045). El 26/11 de 18 a 23 hs, 50 % de descuento en la compra de 1/4 kilo.

Tufic-Tufic (Guatemala 4597). 50% de descuento en la compra de 1 kilo.

Fratello (Av. Cnel. Díaz 1521). Llevando 1 kilo, ¼ kilo sin cargo.

PARQUE CHACABUCO

El Podio (Hortiguera 791). 2×1 en el kilo de 19 a 24 hs. Mostrador y online.

RECOLETA

Artesanal Diecchi (Av. Santa Fe 1278). Con la compra de 1 kilo, 1/4 sin cargo.

RETIRO

Esmeralda (Esmeralda 962). Con la compra de 1 kilo, 1/4 sin cargo.

SAN NICOLAS

Cadore (Av. Corrientes 1695). Con la compra de 1 kilo, 1/4 sin cargo. El jueves, 1/2 kilo sin cargo con la compra de 1 kilo.

Vía Maggiore (Av. Callao 777). Con la compra de 1 kilo, 1/4 sin cargo. El sábado a partir de la 19,. 50 % de descuento en la compra de 1/4 kilo por mostrador.

VILLA DEL PARQUE

Luisito (San Blas 4306). 2 kilos a $ 1.200. El sábado 28, 50 % de descuento en la compra de en el 1/4 kilo.

Sorrento (Alvarez Jonte 3500). Un kilo en oferta a $ 650.

VILLA DEVOTO

Gaby’s (Baigorria 5284). Con la compra de 1 kilo, 1/2 sin cargo.

Tienda de helados (Av. Francisco Beiró 4449). 50 % de descuento en la compra de 1/4 kilo (solo mostrador).

VILLA PUEYRREDÓN

Per Te (Av. Mosconi 2999). Lunes y miércoles 2×1 en la compra de 1 kilo. Martes y jueves, el kilo a $ 400.

El listado completo de todas las heladerías participantes de CABA, GBA y cada una de las provincias con sus descuentos puede consultarse en la web http://www.afadhya.com.ar.

Helados exóticos. Con su propuesta conquistó a los vecinos de Palermo Hollywood

Fuente: La Nación ~ Yamila Nadid Guzman inauguró Alchemy, la primera heladería de sabores exóticos, café de especialidad y coctelería en Palermo. En tres años no solo recuperó la inversión de 300 mil dólares que le llevó abrir el local sino que diversificó su oferta a productos veganos y lanzó una exitosa estrategia para sortear el parate del negocio durante la cuarentena por coronavirus.

Aunque estudió licenciatura en administración de empresas, Yamila Guzmán, de 29 años, dejó la carrera porque lo que realmente quería era tener su propio negocio. Hacía tiempo le rondaba la idea de poner una heladería, contaba con ayuda familiar, principalmente de su mamá como futura socia, sabiendo que tenía vía libre para arrancar con el proyecto desde cero y hacerlo a su manera.

Quería abrir una heladería, pero con una propuesta diferente, bastante jugada: elaborar gustos exóticos, como helado de palta, de remolacha, de roquefort. Si eso ya era apostar fuerte, mucho más lo fue pensar en hallar la fórmula de un producto que desafiaba todas las leyes de la física y la química. Mezclar helados con cócteles y lograr una textura y un sabor que resultara agradable. El alcohol no se congela fácilmente y encontrar la fórmula exacta para convertir tragos en helados fue todo un trabajo de prueba y error.

Para hacer realidad el sueño de abrir Alchemy, Yamila se capacitó en la especialidad, hizo cursos de maestro heladero para aprender a balancear recetas y lanzarse a la práctica.

Ubicada en Palermo Hollywood, Alchemy es una heladería exótica y un concepto integral que arranca en la decoración del lugar. Ya desde la puerta de entrada los clientes se dan cuenta de que se van a encontrar con un menú diferente a otros lugares de la zona. No bien cruzar la puerta de entrada se topan con la barra de helados, en la que pueden ver a través de un vidrio todos los sabores y en la pared frente a los clientes se enuncian los mismos dispuestos como una tabla periódica de los elementos. «El branding de la marca está planeado en todos los detalles: los vasos de precipitado, los erlenmeyer y los matraz honrando a nuestro nombre que significa la unión de elementos imposibles», explica Yamila.

Otra de las apuestas arriesgadas fue incorporar café de especialidad en una heladería. «Me acuerdo cuando decidimos hacerlo, todos nos decían que era demasiado sofisticado el café para ponerlo en una heladería, sin embargo nosotros teníamos muy claro nuestro concepto y que necesitamos también un producto que acompañe esa experiencia, y así es que también hicimos alquimia con el café y hoy te servimos un afogatto de queso azul (el azul y el café maridan excelentes) que es toda una experiencia», revela.

En coctelería, la propuesta para la tarde noche, los tragos tienen nombres de distintos alquimistas de la historia y se presentan en tubo de ensayos, probetas y otros recipientes científicos.

Comienzo difícil

No todos los pasos fueron fáciles ya que, si bien contó con capital para iniciar el negocio, se vio enfrentada a desafíos impensados. Tuvo que pagar un derecho de piso demasiado alto. «Al ser nueva en el rubro, busqué asesoramiento y caí con un hombre muy conocido que resultó una especie de estafador. Le compré todas las máquinas a él y perdí todo lo que invertí porque ninguna servía. Tuve que salir a comprar todo de nuevo y fue terrible, pero eso no me detuvo».

Como a todo el comercio, la cuarentena los llevó a replantear el rumbo. Desde el 15 de marzo empezó a detenerse el flujo de clientes y ya desde la declaración del aislamiento, el 19 se terminó de detener. Así el 1 de marzo a la noche la encontró a Yamila pensando y pensando cómo reinventar el negocio para poder ajustarse al contexto del coronavirus. El resultado es un nuevo abono mensual de helado que consiste en una suscripción para que los clientes reciban 4 entregas de 1 kilo de helado por semana (así el kilo les cuesta solo 500 pesos y con delivery incluido). «Es como si fuera un abono de gimnasio pero de helado y la verdad que funcionó muchísimo y estamos llevando a clientes de capital y de provincia también. Fue una gran idea, y seguramente se mantenga luego del coronavirus ya que es una gran opción para los amantes del helado», proyecta.

«Crecimos un montón en estos tres años, no solo vendiendo nuestros helados exóticos, sino hasta desarrollando sabores para restaurantes y hoteles, Sin dudas, Alchemy no tiene techo y mi sueño más grande es internacionalizarla», promete.

En números

  • 300.000 dólares fue la inversión inicial (que se recuperaron en casi tres años).
  • 30.000 seguidores en Instagram
  • 2000 kilos de helado a la semana se venden en el verano.
  • $2000 cuesta la suscripción mensual a delivery de 4 entregas de 1 kilo de helado por semana durante la temporada de aislamiento por coronavirus.